13

Rafi López: “A los niños, al igual que los adultos, no les gusta dormir solos”

dormir-sin-llorar

El sueño infantil es uno de los principales motivos de desvelo de los padres, especialmente en occidente. Y son muchos los que buscan fórmulas para dormir a sus hijos sin recurrir a métodos como el que propone Estivill, es decir, buscan dormir sin lágrimas ni estrés sino respetando los tiempos y necesidades de los niños. Fruto de esta necesidad nació hace 11 años Dormir sin llorar. Su éxito fue tal que hasta publicaron un libro.

Hemos hablado con Rafaela López, fundadora de la web Dormirsinllorar.com y coautora del libro “Dormir sin llorar” sobre el sueño infantil.

Pregunta obligada: ¿cómo y cuándo surge la idea de crear una web en Internet sobre el sueño infantil?

Corría el año 2004, en aquel momento yo tenía a mi primer hijo, que no dormía lo que yo creía-quería-necesitaba y buscaba una solución a las malas noches. En aquel momento, el Método Estivill era la única opción que se conocía, pero no era mi opción. Así que decidí crear una comunidad de madres enfocada a encontrar soluciones sin lágrimas al sueño de los pequeños. En menos de tres meses se unieron más de 600 madres y algún padre. Quedaba claro que hay muchas familias que preferían dormir a sus hijos sin llantos y necesitaban un espacio donde reunirse. Eso fue lo que hizo crecer a Dormir sin llorar y su foro especializado en el sueño infantil.

De una web a un libro junto con otras 6 mamás. ¿Por qué y cómo os lanzáis a hacerlo?

Las familias que han pasado por dormir sin llorar han dejado escritos el foro más de 400.000 mensajes, con ideas geniales, palabras de apoyo, reflexiones maravillosas, soluciones buenísimas… es una biblioteca inabarcable. En muchas ocasiones Montse, Begoña, Rosalina, Cristina, Merche y Roberta, mis compañeras en esta aventura y moderadoras del foro, que en su día entraron como madres y se involucraron en la comunidad ayudando y orientando a las nuevas familias que llegaban con sus dudas y problemas, hablábamos de lo interesante que sería poder ordenar toda esa información y crear un libro. El libro que nos hubiese gustado encontrar cuando estábamos con nuestro bebé en brazos, con mucho sueño y sin saber cómo actuar ante el problema. La Editorial especializada en maternidad Obstare se interesó en nuestro proyecto y nuestro sueño se hizo realidad

Libro Dormir sin llorar

El libro divide etapas, edades e intereses para facilitar su uso.

Más que un libro al uso, “Dormir sin llorar” es una guía útil para padres, ¿qué ofrece la publicación a los lectores?

Hemos querido que el libro se defina como “practico”. Cuando no descansábamos bien, necesitábamos soluciones rápidas, ideas concretas, no teníamos tiempo para hacer un “Master en sueño infantil”. Por eso hemos clasificado la obra por etapas, por edades y por intereses. ¿Recuerdas los libros de “Elige tu propia aventura”? Nuestro libro es así, sólo lees lo que te interesa, lo que te pasa, y con la Guía dormir sin llorar creas tu propio plan de sueño personalizado.
Otra gran ventaja que ofrece, es que tiene una comunidad detrás. A veces, sólo con leer el foro se disipan todas las dudas y se obtienen unas cuantas buenas ideas para descansar más con un chiquitín en casa.

¿Qué opinas de métodos como el de Estivill basados en dejar a los niños llorar?

Obviamente no es mi opción. Pero no por las hipotéticas consecuencias (o no) que se pueden derivar de someter a los bebés a semejante estrés. Es mucho más sencillo: Si eres incapaz de dejar llorar a tu bebé sin consuelo durante 20 minutos (varias veces, varios días), tampoco es tu método. Y si hay alternativas para lograr el mismo resultado sin lágrimas, ¿Qué necesidad hay de pasar por semejante trago?

¿Por qué no es bueno dejar a un niño llorar hasta dormirse?

Primero, porque no es agradable, ni fácilmente soportable para los mismos padres. Cuando se deja llorar a un bebé para que se duerma lo pasan todos francamente mal. Ese mal rato es opcional, sin llantos también duermen bien.
Segundo, por principio de cautela: Ante la imposibilidad de consultar estudios que relacionen la aplicación de estos métodos de llanto controlado con problemas importantes en el futuro, debemos orientarnos en base a otros estudios, más fisiológicos que nos pueden dar alguna pista de lo que pasa en el organismo de un bebé al cual le están “enseñando a dormir” con un método de llanto controlado.

Hay un estudio que ha encontrado que un bebé ya manifiesta signos de estrés a los dos minutos de llanto en soledad¹. Y por otro lado, se cree que el funcionamiento real de estos métodos no es debido al aprendizaje, la neuroquímica también tiene mucho que ver. Esto es debido a que el cortisol (hormona que se segrega en casos de estrés) es neurotóxica, es decir, que daña a las neuronas² y por ello, nuestro organismo es capaz de contrarrestarla con otras moléculas antagonistas como son las endorfinas y la serotonina, que lograrán que el bebé caiga auto-sedado. En concentraciones altas, este cóctel puede provocar incluso el vómito involuntario³.

En conclusión, que el mecanismo de acción del llanto controlado (eufemismo con el que se conocen los métodos de extinción gradual) duermen al bebé por la acción de las endorfinas y la serotonina que su organismo segrega como respuesta al estrés al que está sometido. No aprende nada, simplemente se rinde y su organismo lo adormece.

Por otro lado, investigadores de Yale y Harvad han descubierto que el estrés en las primeras etapas de la vida puede alterar el cerebro de una forma similar al de los adultos que sufren depresión 4,5. Es un hecho que el bebé siente estrés cuando es sometido a este entrenamiento. En ocasiones estos métodos se aplican durante días y semanas. Incluso, hay recaídas cuando los niños son escolarizados o pasan una enfermedad siendo necesaria la aplicación de nuevo. ¿Es realmente necesario estresar a nuestros hijos para que “aprendan a dormir”? La respuesta es un rotundo no.

¿El colecho ayuda a “dormir sin llorar”?

Si, puede ayudar. Más que el colecho en si, la cercanía. Los bebés duermen mejor y más tranquilos en la misma habitación de los padres. Además esa cercanía evitará desvelos, porque podremos atenderlos rápidamente en la noche. Más adelante, cuando crezcan aceptan con agrado dormir en compañía de un hermano. Es sencillo: a los niños, al igual que los adultos, no les gusta dormir solos.

En nuestro caso, que tenemos una niña de 15 meses con tendencia a dormirse tarde (y por lo que vemos no es una excepción), ¿qué consejos nos darías?

Si lo lleváis bien, la pequeña está contenta durante el día, no manifiesta cansancio y está activa y no lo veis como un problema, la solución es fácil: no hagáis nada.
Ahora bien, si queréis cambiar la hora de ir a dormir a una hora más temprana: a esta edad os ayudará una agradable rutina de buenas noches que incluya un cuento, con luces tenues, nada de TV y escenificar la hora de ir a dormir creando un ambiente que invite al sueño. Poneros los pijamas, apagar las luces, bajar las persianas, decir buenas noches a todos los peluches y fotos de familiares.
Haced cada día lo mismo, pronto reconocerá la rutina y estará predispuesta para el sueño. Importante: debe haber pasado al menos 4 horas desde la última siesta, no lograréis dormir a un niño que no tiene sueño.

¿Por qué nos preocupa tanto el sueño de los niños?

Creo que nos preocupa nuestro sueño. Los tiempos han cambiado, pero los bebés no. Se comportan de la misma manera que los que nacían hace millones de años y no estamos en sintonía con ellos. Además, los mensajes que recibimos son contradictorios: no lo cojas que se acostumbra, no lo metas en tu cama que no saldrá nunca, no lo mezas que ….
Y justo nos prohíben lo que funciona. Es complicado dormir a un bebé sin tocarlo, sin mecerlo y sin cantarle… hacemos difícil lo sencillo y nos perdemos momentos maravillosos que nunca volverán.

¿Cuáles son los errores que más cometemos los padres con respecto al sueño de nuestros hijos?

Tenemos miedo. Miedo a que se acostumbre, a que siempre sea así, a estar haciendo algo mal… Y eso no es bueno. De todas las familias que he conocido, las que no tienen problemas de sueño con sus hijos viven la paternidad sin miedo.
Nada es para siempre, todo pasa y todo llega, es una de las frases más repetidas en el foro.

¿Cuál es la duda más frecuente que se consulta en el foro de dormirsinllorar.com?

Cuando dormirá toda la noche de tirón.

Y por último, ¿es posible “dormir sin llorar”?

Sí, sin duda, esa es la idea que siempre hemos querido trasmitir. No es necesario “enseñar a dormir a los niños” en base a una tabla de tiempos de soledad y llanto. Se puede conseguir descansar más y mejor con un bebé en casa. Solo hay que saber comunicarse con ellos, los bebés nos hablan a su manera, nos envían señales. Basta con observarlos.

En nuestro foro llevamos más de 10 años poniendo en común nuestras experiencias, muchos bebés de la comunidad dormir sin llorar lo han logrado sin derramar ni una lágrima.

Rafaela Lopez¿Quién es Rafaela López?

Rafaela López, Rafi, tiene 37 años y dos hijos, Víctor de 11 años (el responsable de la creación de la web hace una década) y Diego de 6.
Es analista química y clínica, monitora de lactancia y creadora y coordinadora de la web dormirsinllorar.
Actualmente, compagina sus obligaciones familiares con formación como Coach y psicóloga.

 

 


1– Haley D W, Cordick J A, Mackrell S, Antony I, Ryan-Harrison M H (2011) Infant anticipatory stress. Biology Letters, 7, 136-138.
2Narvaez D, Ph.D. in Moral Landscapes, (2011) Damaging children and their relationships for the longterm. [Recurso electrónico]
3– Jové R. (2006) Dormir sin lágrimas, Esfera, Madrid.
4– Kaufman J, Charney D. (2001) Effects of early stress on brain structure and function: implications for understanding the relationship between child maltreatment and depression. Dev Psychopathol, 13: 451-71.
5– Teicher MH, Andersen SL, Polcari A, Anderson CM, Navalta CP, Kim DM, (2003) The neurobiological consequences of early stress and childhood maltreatment. Neurosci Biobehav Rev ;27:33-44.
¿Compartes?
    Diana Oliver

    Diana Oliver

    13 comentarios

    1. Hola, tengo una bebe de casi ocho meses, le doy pecho y duerme conmigo, pero se despierta entre 5 y 10 veces en la noche, además las siestas por el dia son de 30 min. Soy una zombi todo el día y lo peor que en el trabajo también. Necesito que mi hija duerma mas porque ademas se pega todo el dia lloriqueando rascándose la oreja y frotandose los ojos. Necesito ayuda. Muchas gracias. Un saludo

      • Nosotros también seguimos durmiendo juntos. Y hasta que Mara decida que quiere su habitación. Es muy cómodo, ¿verdad?

    2. Hola soy madre de una niña de dos años, ella duerme conmigo, aunque tiene su habitación. He leído q luego dormirá con su hermano. Pero en mi caso es hija única, como adaptarla a dormir sola sin llorar. Gracias de antemano

      • Hola Noelia, pues yo no puedo ayudarte en este tema porque no soy experta en esto. Nuestra niña tiene 17 meses y duerme con nosotros en la cama. De momento estamos bien así los tres y hemos decidido que sea ella la que decida cuando irse a su propia habitación. Yo creo que en el foro de DormirSinLlorar.com podrán aconsejarte mejor sobre esto. Gracias por pasar, y espero que encuentres solución a tu preocupación 🙂

    3. Yo no conocía este foro, pero me ha gustado mucho la entrevista. Desde que estamos aquí el pichón ha dormido varias noches del tirón, así que sí, de todo se sale y se puede dormir sin llorar

      • Desde luego que sí, no sólo se puede dormir sin llorar, en mi opinión es lo recomendable para todos los miembros de la familia 🙂

    4. Este foro fue un imprescindible en mis noches de teta-permanente, cuando aun no sabía darle el pecho tumbada. Me hizo sentir que bueno, no era nada raro lo que estaba pasando y me dio otra perspectiva.
      De hecho, desde que decidimos no intentar dormir a M cuando le tocase por la hora, nos cuesta mucho menos dormirlo e incluso se acerca a mí cuando tiene sueño ¡es él el que se da cuenta de que está cansado! La verdad es que no tenemos rutinas fijas pero sí intentamos bajar el nivel de actividad y de juego y funciona

      • Nosotros nunca hemos marcado unos horarios de sueño pero como dices intentamos que el nivel de actividad a partir de cierta hora sea el mínimo. Eso y que no se duerma la siesta a las 6 de la tarde, claro 😀 Me quedo con una frase que me ha encantado: “Los tiempos han cambiado, pero los bebés no.”

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *