42

Los bebés de alta demanda ¡existen!

bebes-de-alta-demanda

Bebés De Alta Demanda, una realidad

No hace mucho que Un papá en prácticas escribía un post de desahogo inspirado en el día a día junto a un bebé de alta demanda. A diferencia de Adrián, yo siempre me he resignado a hablar de alta demanda. No porque piense que Mara no es un bebé de alta demanda, o porque crea que el concepto de alta demanda no tiene sentido, sino más bien porque me sentía mal por utilizar esa denominación. Sin más. Prefería pensar que éramos un poco exagerados, que definir a un niño como muy demandante era en cierto modo “etiquetarle” (no soporto las etiquetas, quizás porque he pasado media vida siendo etiquetada) y que, en el fondo, la mayoría de niños eran así. A día de hoy creo que me equivocaba.

Mi día a día transcurre entre gritos y lloros desde hace exactamente 22 meses. Gritos y lloros que se han ido intensificando en potencia y periodicidad. Día. Y noche. Nada ha sido fácil desde aquel 8 de octubre de 2013, y que conste que esto de la maternidad no lo imaginaba como algo sencillo, pero nunca hubiera podido pensar que sería tan difícil. ¿Qué hago ante esto? Intentar entender que necesita, por qué llora o se frustra. Ponerme en su lugar. Pero, sobre todo, armarme de paciencia. Infinita. Y, muchas veces, llorar. Porque, no nos engañemos, la tensión acumulada por tanta “actividad” pasa factura y a veces necesitas llorar para descargar.

A principios de año, Amalia Arce de Una mamá pediatra, escribía un post en el que relataba los motivos por los que ella creía que los bebés de alta demanda no existían sino que era una cuestión más de los propios padres que “somos un poco exagerados”. Durante este tiempo nos hemos enfrentado a algunos comentarios de este tipo, especialmente de familiares, que hacían referencia a “todos los niños son así”, “es lo que toca” o “qué exagerados sois”. A todos ellos les deseo un bebé de alta demanda para que comprueben por sí mismos si somos exagerados o no. Sin acritud.

Me parece mucho más acertada la respuesta de Carlos González en esta entrevista: “Decir que son de “alta demanda” no es más que una manera de llamarlos sin usar una palabra fea como “es un llorón”. Amén. A mi realmente me ha servido para no pensar en términos feos que sí son etiquetas realmente. Me ha servido para comprender que no, que no soy una exagerada sino que realmente Mara tiene una serie de necesidades y nosotros, como padres, somos quienes podemos ayudarla. Sin más. Entender esto, y sentirnos comprendidos y acompañados por otros padres con niños más demandantes nos ha ayudado muchísimo. No creo que mi hija tenga una patología ni nada por el estilo, de ahí que no crea que haya que estudiar más a fondo qué es esto de la alta demanda. No creo que haya una razón científica, y tampoco me gustaría que se identificara con términos como hiperactividad para sacar rentabilidad al agotamiento de los padres. Asimismo, no pienso que Mara no sea un bebé “normal”. ¿Normal en comparación a qué o a quién? Los bebés de alta demanda existen. Esos bebés necesitan ser comprendidos y sus padres apoyados. Practiquemos la empatía.

¿Qué características definen a un bebé de alta demanda?

Hay muchísima información en la red sobre bebés de alta demanda y, la mayor parte, es información de calidad. Abundan las referencias al Dr. Sears, médico y padre de una bebé demandante que define claramente las características de estos niños. Básicamente son éstas:

caracteristicas-de-los-bebes-de-alta-demanda

Recursos para padres

Si hay una cosa buena que tiene internet es esa capacidad de unir a personas en torno a intereses, preocupaciones o pensamientos similares. Es un medio estupendo, si sabemos utilizarlo bien, para entender mejor cosas que hasta ahora desconocíamos.

Hay varios recursos que ayudan a los padres a entender mejor a sus bebés de alta demanda:

1. La web Crianza de Alta Demanda de Mónica San Martín, mamá de una niña de alta demanda, es un recurso estupendo para encontrar muchísima información sobre el tema, apoyo, actividades…

2. Mónica también creó el grupo de Facebook “Crianza de Alta Demanda” donde las madres y padres encuentran un punto de desahogo en momentos de mucho estrés. A veces sólo necesitamos expresar nuestros sentimientos y decir “ya no puedo más”. Coger aire. Y continuar.

3. Muchos blogs recogen posts sobre bebés de alta demanda: Un papá en prácticas, Mamá sin Complejos, Madre Reciente, Mamá en Bulgaria. Muy útiles (y necesarios) para no sentirse solos.

¿Tenéis un bebé de alta demanda?, ¿qué opináis al respecto? Me encantará saber qué pensáis.

¿Compartes?
    Diana Oliver

    Diana Oliver

    42 comentarios

    1. Pues yo ni sabía lo que era un bebé de alta demanda hasta que llegó Valkiria a nuestras vidas, que por cierto, se lleva solo dos días con Mara, jejeje… Así que creo que si existen, claro que si! Y los padres tenemos que aprender a entenderlos y a llevar esas situaciones lo mejor posible para hacer la vida familiar apacible. El que diga que no existen nunca ha tenido ninguno…

    2. Diana, me ha gustado mucho y lo comparto. Yo creo que sí hay bebés diferentes, o a menos, que pasan por épocas diferentes por distintos motivos y que necesitan más contacto y exigen más de la madre y el padre (pero sobre todo, la madre) Eso es así.
      Un beso enorme

      • Así es. No es una cuestión de etiquetas sino de entendimiento. Un besazo, Idoia. Y mil gracias por compartir.

    3. Hola, yo por mi parte no creo para nada que sea una invención. Pero si me asombró muchísimo que con 9meses que tenía mi bebé me dijeran algo así. No creo que con esa edad pueda valorarse algo así, quizá sea mi desconocimiento sobre el tema.
      Un saludo!

      • Si con 9 meses no te lo has planteado es posible que no lo sea 🙂 Creo que la alta demanda, o altas necesidades como dijo alguien por aquí (la verdad es que suena mejor), es algo que se observa desde el minuto cero… Ya en los primero días comienzas a plantearte qué le puede estar pasando a tu bebé. Piensas que está malito, que le duele algo, etc. Y la cosa se mantiene meses y meses. Cuando comienza a poder comunicarse más la cosa mejora 🙂

    4. Claro que existen . Yo tengo un bebe AD y simplemente lo sabes. Esto es lo que yo aprendi de mi bebe de alta demanda pequefelicidad.blogspot.com/2015/03/lo-que-aprendi-de-mi-bebe-de-alta.html?m=1

    5. Nosotros siempre hablamos de lo “ceporrillos” (desde el cariño, ¿eh?) que nos parecen al lado de nuestra gusanita muchos de los bebés que vemos ahí tumbados mirando al cielo quietitos desde su silla. Nuestra peque encaja en muchas de las características de la lista, pero no llega a los extremos que contáis; y aún así ya hay muchos ratos en los que es agotador tenerla satisfecha, así que no me quiero ni imaginar lo que tiene que ser un bebé de AD. Mucho ánimo a todas las mamás y papás a los que os han tocado en suerte. Como contaba el Papá en Prácticas en algún post al respecto, también las emociones positivas serán así más intensas y memorables, ¿no?

      • Sí, realmente todo es intenso. Lo bueno y lo menos bueno 🙂 Es agotador. Muuuy agotador. Nosotros también pensamos eso cuando vemos a niños más tranquilotes… Yo siempre me planteo si da la coincidencia de que en ese momento están zen o si realmente el día a día es menos movidito. Seguro que hay de todo jeje.

    6. Yo no me he planteado etiquetar a mi hija como bebé de alta demanda, creo que eso nos llevaría a marcarla para siempre. Considero que cada bebé , igual que los adultos, tiene un carácter y unas necesidades distintas y los padres debemos intentar adaptarnos a su forma de ser y cubrir esas necesidades.
      Mi hija tiene seis meses y desde entonces está encima mío ( literalmente ): no quiere carro, llora todo el camino si va en coche, mama cada poco durante el día y por la noche no duerme más de dos horas seguidas. Practicamos colecho porque es la única forma de descansar mejor ya que ella mama cuanto quiere. En cuanto me levanto de la cama se despierta, no me deja hacer nada, suerte del fular! Mi vida ha dado un vuelco radical y hay días en que la situación me supera pero tengo que decir que estoy completamente loca de amor por mi nena. Gracias x el post, ayuda a comprender otras experiencias maternas.

      • Gracias a ti por tu comentario. Yo también pensé durante mucho tiempo que era una etiqueta pero prefiero pensar que es una manera de denominar situaciones algo más movidas. Has descrito a la perfección mi día a día desde hace dos años 🙂 Un abrazo, Mireia.

    7. MUy de acuerdo con tu post. El que no convive con un bebé de alta demanda no lo entiende y como bien decís muchas de vosotras, los comentarios de las personas más cercanaa son los más molestos.
      Yo ahora mismo debo estar en plena crisis de lactancia de los 2 años porque parece que vuelvo a tener una bebé recién nacida mamando cada poco tiempo día y noche y sinceramente estoy exhausta. Así que gracias por crear un espacio en el que poder desahogarnos y compartir nuestras experiencias de nuestro día a día. Muchos besitos para tod@s.

      • No te lo vas a creer pero tengo un post para el lunes sobre eso mismo: nuestra crisis de lactancia de los dos años. ¡Qué casualidad! Me encantará saber cómo la has vivido tú porque no es nada fácil y es muy agotador. Un beso fuerte y ¡ánimo!

    8. Ufff!! Cómo me veo reflejada en tu post y cada uno de los comentarios. Nosotros llevamos 19 meses de la felicidad más cansada del mundo. Son múltiples las situaciones que nos crean ansiedad, la hora de dormir, dar un paseo, hacer la compra ya son palabras mayores…y eso que lo hacemos con el mejor ánimo y pasando olīmpicamente de los comentarios tipo “es que no va en cochecito, os ha tomado el pelo”…Ahora mismo estamos atravesando algún tipo de crisis de lactancia porque mama cada diez minutos de día, y de noche no mejora mucho. Gracias por la compañía!!!

      • Ay, Silvia! Lo has dicho mejor imposible: la felicidad más cansada del mundo 🙂 Los comentarios de los demás se llevan bastante mal, especialmente cuando hablamos de familiares y amigos. Creo que hasta que no vives una situación similar no puedes saber lo que es. En fin. Mucho ánimo y gracias a ti por tu comentario. Besazo enorme.

    9. Vayaaaaaaaaaaa, pues me parece que nuestro pequeño de casi siete meses va a ser de alta demanda… Es muy bueno, muy sonriente y sociable pero solo juega solo si nos ve cerca, todo lo quiere tocar y manipular, todo lo observa. Siestas las justas, dos y cortas. Por la noche se duerme en la teta o en brazos de papá mientras le canta pasillo arriba pasillo abajo. Dependiendo de la noche se despierta dos, tres, cuatro, cinco veces… Y desde hace unas dos semanas ya se me lanza a los brazos, lo que los demás denominan mamitis y yo denomino “desde que nació ha estado conmigo día y noche salvo en contadas ocasiones y por no más de dos horas”…
      Bueno, todo esto para decir que puede que sea un bebé de alta demanda, lo cual no me ha importado antes de etiquetarle ni me importa ahora, para mi el más lindo, aunque ahora ya puedo decir en mi entorno de qué se trata, a ver si así no incordian tanto 😛

      • Creo que un niño de alta demanda no es solo un niño con muchos despertares, o con “mamitis”. CRIS, puedes ir al wc sin necesidad de sentartelo encima? Puedes salir y tomar una simple coca-cola con tu pareja sin tener que levantaros a los 5minutos por los lloros y berridos? Puedes llevar en el carrito a tu bebe? Lo puedes sentar en la silla del coche sin que sea un drama? Puedes cambiarle el pañal sin que te de patadas y llore como si lo mataran? Puedes comer antes de las 16 y cenar antes de las 12? Puedes vestirlo con tranquilidad?y asi no acabaría nunca… Mi hijo es un NO a todas. Claro que no todos son iguales, pero tampoco todos los niños intensos son de alta demanda.

        • Gracias por la aclaración. Ahora sí veo la diferencia, el nuestro es muy intenso aunque no hasta el punto que describes.

        • ¡Hola Noemi! Efectivamente no todos los bebés/niños son de alta demanda. En principio, como bien apunta Mónica San Martín, deben cumplir una serie de características que has resumido en varias ideas. Gracias por tu comentario 🙂

      • ¡Hola Cris! Creo que hay una serie de características que definen claramente a los bebés de alta demanda. Personalmente (opinión personal total) creo que “alta demanda” es algo más allá que esa denominada tan feamente “mamitis” o acciones propias de un bebé como es investigar, tocar, despertares… Gracias por tu comentario 🙂

        • Creo entonces que el nuestro no es de alta demanda. De todos modos voy a seguir este tema muy de cerca porque me parece interesantísima. Y la de padres que no deben saber que tienen bebés de alta demanda! Gracias a tod@s por instruirnos 🙂

    10. La alta demanda es algo muy relativo… Existir existe, que me lo digan a mí!!! Pero es cierto que no debemos quedarnos en eso, nuestros hijos son únicos con o sin alta demanda, y a veces quizá tendamos a justificarlo todo con esa “etiqueta”. Tú y Belén me habéis inspirado para mi vuelta al blog después de las vacaciones, allí dejo escrita mi situación actual con mi ya niño, no bebé, de alta demanda. Un besito y ánimo!!! Sentir que no estás sola es lo mejor.

      • Así es 🙂 No hay dos bebés iguales, eso está claro y es algo que no paro de repetir a mi entorno que se empeñan en “los niños”. Y sí, sentor que no estás sola es maravilloso. Gracias por tu comentario. ¡Ánimo! Un abrazo.

    11. Yo también lo “sufro” desde hace 20meses, y no creo para nada como han dicho por ahí que sean niños caprichosos, simplemente tienen más necesidades y lo llevan al extremo. A mi también me gustaría mandarles al pequeño bichito un par de horitas a todo aquel que se atreve a juzgarnos como padres y decirnos cosas como : “todos hemos pasado por ahí” ” esta enmadrado” ” esta muy consentido”…esto solo lo entiende quien lo vive.

      • No sé si tienen más o menos necesidades pero lo que está claro es que las expresan de otra forma más intensa y realmente agotadora. Como bien dices los comentarios del entorno es lo que más molesta porque “solo lo entiende quien lo vive”. Muchísimo ánimo y paciencia. Un achuchón.

    12. El término de Alta Demanda sirve para exactamente eso que dices: para no etiquetar al niño como llorón o caprichoso. A mi siempre me pareció curioso que el término siempre va asociado a la crianza respetuosa, en otros tipos de crianza no existe el término

      • Eso es algo que siempre he pensado. También con una maternidad/paternidad consciente. Supongo que para muchos el término “consentido”, “malcriado”, “manipulador” va mejor con este concepto 🙁 Un besote, Cristina. Y bienvenida de nuevo a la dura realidad de la rutina. Sniff, sniff… Las vacaciones son demasiado cortas.

    13. Yo estoy en las mismas! Gracias por la mención, por cierto. 🙂
      Realmente es agotador y creo que sólo alguien que tenga un hijo así y lo viva en sus carnes es capaz de entenderlo del todo. Ayuda contactar con otras familias en la misma situación, pero al cabo del día acabamos para el atrastre.
      Personalmente me preocupa cómo afecta esto a mi hija mayor, que no tiene ninguna culpa pero creo que a veces se siente desplazada por toda la atención que acapara su intenso hermanito.

      • A mi me ayudó bastante hablar contigo, la verdad. Saber que una madre con dos hijos totalmente diferentes puede definir perfectamente lo que es alta demanda y lo que no es ayuda bastante. ¡Gracias!

    14. Aquí una mamá de bebé de 21 meses de alta demanda,y claro que existen aunque yo tampoco lo digo a los 4 vientos porque la gente acto seguido te dice”es hiperactivo?”,que no es el caso pues cuando de concentra en una tarea ,pone todo su empeño si acaso los expertos lo relacionan con las altas capacidades.El tema del sueño es lo peor para nosotros, me paso el día intentando que duerma siestas y a veces nada…y por la noche,colechando, son infinitos despertares y jamás se ha dormido sólo, necesita teta. Es muy,muy intenso y llora o grita sin que aciertes a saber el motivo. mi receta son brazos, besos y teta.. Aunque reconozco que quisiera destetar pero no veo la forma!!

      • El maldito término “hiperactivo”. A mi me lo han dicho en alguna ocasión y realmente me molesta bastante. Creo que la hiperactividad es un gran invento de la industria farmacéutica para seguir incrementando sus ingresos a costa de padres preocupados y niños con necesidades. ¡Te mando mucho ánimo! Un abrazo grande <3

        • A nosotros cuando el niño tenía 9meses, la profesora de la guarde nos pidió permiso para que lo viera una psicóloga, porque jamás había visto en 11años nada igual (a un bebé tan “hipertactivo” )así nos lo dijo. No llegó a verlo la psícologa porque lo sacamos antes de la guarde.

            • Sólo quería hacer un pequeño inciso: La hiperactividad sí que existe, y no es fácil tratarla. A veces hacen falta fármacos y a veces no, pero depende sobre todo de que te atienda un buen profesional que sepa de lo que está hablando. Es cierto también que durante un tiempo estuvo “como de moda” y había muchos pseudo profesionales y padres empeñados en clasificar a los niños que les molestaban como hiperactivos, pero es un trastorno que va mucho más allá de la hiperactividad motora. Es perfectamente compatible el TDAH con ser capaz de concentrarse en actividades motivadoras (es como que se obsesionan) y con ser intelectualmente de altas capacidades. No quiero decir que el hijo de Noemí lo sea o lo deje de ser porque sería una locura hacer una afirmación en estas condiciones como es evidente. Pero trato todos los días con personas con este diagnóstico, gente que ha mejorado su vida sustancialmente con la ayuda de fármacos y me duele un poco que la gente afirme que es una invención. Un saludo!

            • Gracias por tu comentario, Kletva. Quizás el problema sea entonces que nos engañan una y otra vez para vendernos medicamentos y luego no sabemos a quien creer. Por mi parte prefiero dejar en cuarentena el tema de la hiperactividad y el TDAH porque la verdad es que me parece un asunto delicado.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *