56

Amamantar en público: ¡Mamá, no te escondas!

amamantar en publico

Amamantar en público debería ser un acto absolutamente normal, incluso bello y mágico, sin embargo muchas personas siguen viéndolo como algo “incómodo”, algo que no debe ser mostrado. Pero, ¿por qué choca tanto ver a una madre amamantar a su hijo?, ¿por qué hacerlo a escondidas?, ¿acaso tú comerías tapado o en un sitio tan poco recomendable como un baño?  Me uno a la iniciativa de Mamá no te escondas, promovida por Misión: Mamá Ninja, Pau Almuni, Un papá como Vader, Joaquín Montaner y La parejita de golpe, para apoyar la normalización de la lactancia materna.

Superar el miedo

Antes de quedarme embarazada no tenía la menor idea sobre niños, y mucho menos sobre lactancia materna. A lo largo de mi vida apenas había tenido  contacto con bebés más allá de un hermano cinco años menor al que, a pesar de haber lactado hasta los 9 meses, no recuerdo verle al pecho. Y es que, cuesta mucho ver a una madre amamantar en plena calle, por no hablar ya de lugares cerrados como centros comerciales, cafeterías o medios de transporte públicos.

La cultura de la teta ha sido sustituida por la cultura del biberón, y a día de hoy es más fácil encontrar a unos padres alimentando a su hijo biberón en mano que a una madre con su hijo al pecho.

Como nos dijeron Mar y Elisa de Mammalia en una entrevista que tuvimos oportunidad de hacerles “En la población, la lactancia materna está poco presente y prima la “cultura del biberón“. Encontramos muestras de ello la mayoría de las veces que se hace referencia a crianza en cuentos, libros, juguetes, ilustraciones, noticias, medios de comunicación, arte… El conocimiento sobre lactancia materna queda relegado con frecuencia a falsos mitos y creencias populares, o se la relaciona con prácticas tercermundistas o pobreza.” Así que con este panorama es fácil pensar que amamantar es algo que se hace a “escondidas”, con pudor.

Durante mi embarazo me informé mucho sobre lactancia materna. Devoré artículos, posts y libros sobre el tema. También vi vídeos de bebés mamando (estaba absolutamente fascinada con el “enganche” espontáneo del recién nacido) y muchas infografías e imágenes con posturas, buenos agarres, etc. Lo hice precisamente porque desconocía absolutamente el tema. De hecho, nunca imaginé que amamantaría “tanto” tiempo a mi hija, mi objetivo inicial era llegar a los 6 meses de lactancia materna exclusiva. Y ya vamos por casi 19.

mama no te escondasRecuerdo que cuando nació Mara poner en práctica todo lo aprendido fue duro y creo que uno de los motivos principales fue que realmente nunca había visto a un bebé mamando más allá de los vídeos y las fotos que recopilé durante los 9 meses de embarazo. Al principio era tan mi inseguridad que apenas salíamos y, cuando lo hacíamos, sufría constantemente por ir a un sitio con sala de lactancia habilitada. ¡Cuánto han cambiado las cosas desde aquello! Poco a poco perdí el miedo: ¿en serio no podía hacer una vida normal porque había decidido dar el pecho? Ni hablar. Así que día a día fui creciendo, aprendiendo, perdiendo la vergüenza. Poco a poco. Hasta que un día el miedo que tenía a ofender a los demás, a “que me llamaran la atención” por algo tan normal como alimentar a mi hija, se desvaneció. Creo que lo llaman empoderar.

A nosotros nos encanta hacer cosas juntos. Nuestra hija nos acompaña en cada salida, cada excursión, cada viaje. Nos gusta hacer las cosas en familia, y el hecho de alimentar a Mara no iba a recluirnos en casa. Así que tan solo fui adaptando mi armario para poder amamantar en público cómoda pero sin esconderme. ¿Ropa de lactancia especial?, ¿sabanitas para escondernos? ¡Qué va! Las camisas y las camisetas con escote son mis aliadas. Dije adiós a vestidos y monos que no permitían a mi hija disponer de su alimento o consuelo allá donde ella quería, y cuando ella quería, e incluí la mochila de porteo ergonómico en mi vestuario como si de un complemento de moda se tratara (creo que hay pocas cosas tan prácticas y cómodas como la mochila o el fular para amamantar). Y no volví a esconderme en una apestosa sala de lactancia, un baño público o ¡el coche!.

Creo que hay pocas cosas tan bonitas, tan mágicas y tan especiales como ver a un niño mamando. ¿Por qué convertirlo en algo feo, obsceno o “raro”?

Divulgar para normalizar

Recientemente leía a través de las Redes Sociales que una fotógrafa americana llamada Ivette Ivens ha comenzado a fotografiar a madres dando de mamar a sus hijos con el objetivo de normalizar la lactancia materna a través de la fotografía. Es abrumador el éxito que ha tenido su iniciativa: ha protagonizado noticias en multitud de medios de comunicación de China a Alemania pasando por España o Colombia. Ivette ha utilizado su mejor arma, el de la fotografía artística, para animar a las madres a que alimenten a sus hijos dónde y cuándo quieran para que la sociedad entienda que este acto se encuentra dentro de la normalidad. Lactancia materna sin tabúes. Sus fotografías son de una belleza abrumadora y el proyecto una maravilla. Podéis ver en su página de Facebook sus imágenes de madres amamantando. A veces es necesario divulgar para normalizar; pese a que lo que hay que normalizar sea algo tan natural como alimentar a tus hijos como se ha hecho siempre: a la teta.

Fotografía de Ivette Ivens

Fotografía de Ivette Ivens.

Otra iniciativa que me fascinó fue la de otra fotógrafa, la de la israelí Tamar Shugert  quien quiso mostrar respeto a las madres que amamantan en el reto fotográfico “Make a Statement” (Haz un alegato) de la comunidad de fotografía 52Frames. Para ello se fotografió como si estuviera dando el pecho en el baño. Junto a ella, un montaje con la imagen de su marido comiendo espaguetis en ese mismo baño. ¿Por qué las mujeres son invitadas a ir a alimentar a sus bebés a un baño o sala especial? Nadie quiere comer en un sitio así, ¿por qué deberían hacerlo nuestros bebés?.

Fotografía de Tamar Shugert

Fotografía de Tamar Shugert.

“Mamá no te escondas”, queremos ver, aprender y maravillarnos de ese espectáculo único que es amamantar a tus hijos. ¿Te unes?


Diana Oliver

Diana Oliver

56 comentarios

  1. Me he sentido completamente identificada. Antes de quedarme embarazada no sabía NADA de lactancia. Cuando mi hermana (que tampoco sabe casi nada pero es médico) me decía que tenía que dar el pecho al menos 6 meses porque era lo mejor para el bebé siempre le decía que mi baja era de 16 semanas y por las características de mi trabajo al finalizar mi baja iba a tener que finalizar también mi lactancia. Por suerte o por desgracia en la semana 22 de embarazo me quedé en paro y desde ese momento hasta el día de hoy creo que no he leído nada que no verse sobre bebés/ lactancia. Mi nene ya tiene 10 meses y seguimos con la lactancia. La vergüenza la perdí en el hospital, le he dado de mamar hasta comprando en el súper XD

    • Jejeje… Yo igual, allá donde me pedía, tenía disponible su tetita 🙂 Un beso, Ana, y enhorabuena por esa lactancia.

  2. Me da la sensación de que culturalmente dar el biberón o ver a un bebé con “el bibe” es tierno, bonito… sin embargo lo de ir con la teta fuera es “cosa de gitanas” Afortunadamente en los últimos tiempos gracias a internet somos más las mujeres que hemos conseguido amamantar, y a mí me pasaba como a la autora, yo al menos si vi dar el pecho a mi hermana y conocía los discos de lactancia pero solo hasta los 3 meses, si mi madre hubiera sabido entonces lo de las llamadas “crisis de lactancia”… y gracias que con mi hermana “pudo” porque conmigo primeriza no, como tantas otras mujeres
    La clave es “normalizar” e informar, pero los radicalismos no ayudan nada, como ejemplo, una amiga lo llama “la secta de la teta” con una cara de asco, pero porque su hermana sí que se ha radicalizado, yo he intentado hacerle ver la otra cara de la moneda, pero veo claramente que si te radicalizas mucho puedes provocar mucho rechazo.

    • El radicalismo es terrible tanto hablando de biberón como de lactancia materna. Hay auténticas talibanas de la teta y talibanas del biberón. Y creo que hay determinadas actitudes que lejos de ayuda, empeoran. Creo que las tetadas y los desprecios a otras madres acaban pasando factura a la propia lactancia materna, que termina siendo vista como algo negativo. Yo creo que hay que ofrecer información, experiencias, apoyo. Apoyar la lactancia materna, y promoverla, como una herramienta de salud pública pero no como una imposición porque entonces estamos ante lo que no queremos.

  3. Me parece muy necesario que se haga visible la lactancia y todas podemos hacerlo simplemente no escondiendonos ni tapandonos con mantitas hasta el cuello cada vez que demos pecho. Como bien reflexionas en este post, las madres lactantes de hoy somos el espejo en donde se reflejarán las niñas que en el.futuro serán madres. Yo también pongo mi granito de arena escribiendo sobre este mismo tema en mi blog. Os invito a leerlo aquí.

  4. Yo como papá admiro muchísimo a mi “mamá jefa” particular y todas vosotras en general por lo que hacéis en este aspecto. Nosotros no hemos sufrido muchas malas miradas, afortunadamente, pero está claro que queda mucho camino por recorrer hacia la normalización.

    Hoy precisamente leía esto: http://www.eldiario.es/norte/euskadi/Dar-lugares-publicos-convierte-derecho_0_418558376.html. Y entre los comentarios se descubren perlas como “Si estás en un parque con mucha gente y niños puedes intentar hacerlo de forma discreta y que no moleste”. Se me enciende la cara nada más de leerlo. ¿Pero cómo se puede decir semejante cosa? ¿Qué puede molestar de una mamá alimentando a su bebé, encima en un parque? ¿Pero qué se creerá ese tío que han comido los niños a los que cree que va a molestar ver una teta, por amor de Dios?

    En fin, que enhorabuena a todas por vuestras lactancias y muchas gracias por lo que hacéis. No sabéis la envidia que nos dais a los papás.

    • Muchísimas gracias por tus palabras, Enrique. Imposible estar más de acuerdo contigo. Aún queda mucho camino por recorrer para conseguir que la normalización de la lactancia materna sea una realidad. ¿En qué momento algo tan normal como amamantar se convirtió en algo “molesto” o “incómodo”?
      Comentarios como ese que dices están más cerca de nosotros de lo deseable. Yo tan sólo tengo que mirar a mi entorno familiar para darme cuenta de que no se entiende que una niña con dos años siga mamando. Es terrible pero es así. Paciencia, paciencia y optimismo. Gracias de nuevo por tus palabras. Un abrazo.

  5. Hola,
    Soy un papá de una preciosa niña de 4 meses, que se pasa el día leyendo blogs de mamás. Nunca comento los post, solo me dedico a leerlos e intentar aprender algo. Pero este tema me tiene un poco mosqueado y quisiera comentar nuestra experiencia, que es simplemente que mi pareja nunca ha tenido pudor ni vergüenza en sacarse el pecho y dar de mamar a nuestra criatura. Mi retoño come cuando quiere y donde quiere, en el Bar, en el Bus, en el Metro, en el Super, en el parque, andando por la calle, en la oficina del BBVA…, solo faltaría que mi señora se tuviera que apartar del mundo para dar de comer a nuestro pequeño ser humano.
    El hecho de sentir culpa o vergüenza por alimentar a vuestros hijos donde os (les) de la gana me produce mucha tristeza y un poco de mala leche hacia quienes os pudieran mirar mal o haceros algún comentario despectivo.
    Mi opinión en este tema, es que no teneis que hacer caso a nadie más que a vosotras mismas y a vuestros preciosos hijos. Por favor mamás, no os escondáis.

    • Muchas gracias por tus palabras. Me ha encantado lo de “no teneis que hacer caso a nadie más que a vosotras mismas y a vuestros preciosos hijos”. Una verdad como un templo, aunque a veces se nos olvida y nos preocupamos por tonterías. Gracias de nuevo por tu comentario y enhorabuena por esa bebé 🙂

  6. Hola!!yo llevo dando el pecho 38 meses y la verdad q aun a veces me pide en la calle y no me importa,es más a mi hijo le da vergüenza y se tapa y yo le explico q el no se tiene q tapar que no está haciendo nada malo y entonces es cuando el se saca la mano de la cara me mira y me sonríe….eso es mejor que toda la gente que le dice q ya es grande para tomar teta…..yo cuando se lo dicen le digo a mi hijo q ellos q entenderán de teta!!!!lo pase fatal al principio y me plante dejar de dársela ahora pienso que me hubiera equivocado muchísimo el vínculo tan especial q tengo con el creo q es debido a gran parte mi teta y estoy orgullosa de ser a día de hoy madre lactante!!!!

    • Enhorabuena por tu lactancia, Raquel 🙂 Y a seguir hasta que os parezca bien. Un abrazo.

  7. Que bonita iniciativa!! Ya comparti en mis redes. Creo que es fundamental normalizar la lactancia materna!!

    • Creo que es el único acto mas institivo, primitivo, ancestral que van quedando, si se empiezan a fijar es el unico que se hace tal cual como ha sido siempre ha sido, pero esta sociedad tan desnaturalizada te intimida, estoy amantando porque lo encuentro algo unico y magico, pero no falta los ignorantes, un dia estaba en el mall dando teta semi tapada, pq el pudor tb esta, y pasa un grupo de hombre y me dicen cosas, cosas que no voy a repetir, degradantes incomodas,…., entonces ahi uno comienza con el problema. Es de esperar que el mundo madure y vuelva a lo natural que tanta falta hace. Viva la teta!

      • Vaya, lamento mucho que te hayas sentido incómoda, Carmen. Ojalá ese tipo de actos terminen. Gracias por tus palabras. Un abrazo.

  8. Yo creo que casi todas pasamos por el mismo proceso de en la calle no-cómo que no-que me da igual y donde sea. Supongo que además del pudor influye la torpeza inicial, que hace que, al principio, estés más cómoda sola o con gente muy cercana. Me pasó como a ti, que superé lo que me propuse, llegar al año, ya que vamos a los 15 meses, aunque ha sido mixta por necesidad.
    El problema, a mi parecer, está en que la cultura del biberón ha hecho invisible la lactancia y esa falta de costumbre es la que hace que la gente lo vea como raro, fuera de lugar y demás. Lo importante es que cada vez seamos más las que lo hagamos con naturalidad porque cuanto más se vea más se normalizará. A mí, honestamente, no me parecía el tema lo que me parece ahora que lo he vivido, conocido y aprendido. Es el desconocimiento, que es muy pero que muy malo.
    Me ha gustado mucho el post y traído muuuchos recuerdos.
    Un beso

    • Así es… Como dices el desconocimiento es muy malo y sobre la lactancia, lamentablemente, hay aún mucho desconocimiento. Bueno, eso, y los prejuicios que seguimos teniendo en general. Gracias por tu comentario, bonita. ¡Beso!

  9. Yo creo que con iniciativas como esta, entre todas, podemos ayudar a normalizar el tema de dar el pecho, como la cosa natural que es. A mi nunca me ha dado vengüenza, y mira que pensé que si, pero que va!
    Me encanta la iniciativa!
    Besos!

  10. A mí nunca me ha dado vergüenza dar el pecho, pero reconozco que alguna vez he usado esas salas de lactancia sin pensar que las diseñan para que me oculte, sino por comodidad y por tener un ambiente más tranquilo, un sillón mejor… Si hubiera estado dentro de un baño mugriento, desde luego no me hubiera sacado la teta allí, pero las que he usado eran acogedoras.

    • La idea del baño no es nada apetecible desde luego. Es cierto que cuando son recién nacidos a veces es más cómodo encontrar un lugar más “friendly”. Mi duda es siempre si que haya esas salas de lactancia es como dices por comodidad o por ocultar a las mamás. Siempre tengo esa duda… Besos.

  11. Hola chicas!!! Yo tb. me uno a la iniciativa … Tengo un bebé de 32 meses al que sigo amamantando porque tanto él como yo, así lo decidimos!!! Si os miraban con cara de espanto por dar de mamar, no digamos si el niño ya es más mayor de 6 meses, para qué deciros cómo me miraba a mí la gente, cuando el verano pasado, que aún no tenía los dos añitos, le daba el pecho estando embarazada!!! Había gente que hasta se me acercaba para decirme que eso no era sano (¿?)!!! Yo pasé del tema por muchas critica que recibí y hoy por hoy, le sigo dando teta en tándem con su hermanita de 6 meses y poco bien que se están criando!!! Adelante chicas, que la teta es decisión de nuestros peques y de nosotras!!!

  12. ¡Qué fotos tan bellas! Yo con mi primer hijo tuve algo de vergüenza al principio pero después siempre me pareció lo más natural del mundo, y jamás busqué un sitio apartado. Allá donde estuviese mi pequeño o pequeña con hambre, había un pecho preparado! Me da pena no haberme hecho fotos… son tan hermosas…

    • ¡Hola Alba! Muchísimas gracias por tus palabras 🙂 La verdad es que el algo precioso. Yo no lo cambio por nada. Besazo.

  13. Me ha encantado tu entrada, me he sentido muy identificada con como me sentía yo al principio. Los 2 primeros meses estaba tan insegura que, o no salía o usaba el sacaleches para llevar un biberón por si acaso no encontraba un sitio donde me sintiera cómoda. Cuando pienso lo mucho que me complicaba la vida… hoy el peque cumple 27 meses y seguimos disfrutando felices de nuestros ratitos 😀

    • Enhorabuena por esa lactancia, Jessica. Como dices, al principio estamos inseguras pero luego, poco a poco, es genial normalizar lo que es tan “normal”, ¿verdad?

  14. Me ha encantado el post!! A mí al principio me daba igual dar la teta donde fuese y con quien fuese, pero ahora que mi hija tiene casi 17 meses me cuesta más, sobre todo cuando estamos con mis padres y suegros e intentan distraer a la niña para que no tome pecho. Eso me cabrea una barbaridad y al final me voy a otra habitación pero en la calle y con otras personas no suelo tener mayor problema.
    Qué pena que algo tan natural y que se está haciendo desde que la humanidad existe se vea con ojos tan críticos a día de hoy. A veces me planteo si de verdad hemos avanzado tanto como muchos piensan o estamos retrocediendo a pasos de gigante.

    • Ufff… no puedo estar más de acuerdo contigo: ¿estamos evolucionando o retrocediendo? Lo que creo que además hay es una falta enorme de empatía y de respeto hacia las decisiones de los demás. Mucho ánimo con esa lactancia y mucha paciencia 🙂

  15. Me ha encantado el post, hoy mismo he publicado yo uno ( mamahorrorstories.blogspot.com )sobre una quedada que hicimos el sábado el grupo de apoyo de Fuensalida. La llamamos “La gran mamada” imagina las criticas, sabemos su connotación, pero pensamos que es otra de tantas cosas que se les ha robado a nuestros hijos.

  16. A mi me pasa me da pena pero no por la acción sino porque la gente voltea a verte como “que onda con esta señora?” y tambn me da pena cuando hay familiares o conocidos de mi esposo, tenemos la cultura de que es como si faltara a mi esposo por mostrar piel frente a conocidos hombres de mi esposo, estoy muy mal?

    • La verdad es que aún hay muchos prejuicios y mitos sobre la lactancia; por no hablar del tema de las connotaciones que algunas personas le dan. Si tu estás segura de lo que haces, ánimo y a por ello. Un abrazo.

  17. uy!!! Pero que post tan bonito!!! Yo me uno sin pensarlo dos veces! En cuanto pueda prometo post con tetas a la vista, porque después de 32 meses creo que no haya sitio publico donde no haya amamantado a la patita! jeje!
    Pero por triste que sea tienes toda la razón, a mi todavía me sorprende ver a a alguien dando teta en la calle, en una terraza, en un parque o en cualquier otro sitio, siempre creo que la rara soy yo por hacerlo! jiji!

    • Muchas gracias 🙂 Personalmente creo que solo se normaliza lo que es “normal” así, haciéndolo con naturalidad.

  18. A mí al principio me costó un poco “salir del armario tetil”, porque tenía las pezoneras, el dolor y no me apetecía que la gente me viese en esa situación. Cuando todo eso pasó, ya no tuve ningún problema, jamás pisé una sala de lactancia ni tampoco tuve ninguna mala experiencia, todo hay que decirlo. Por aquí la gente es bastante respetuosa, deberíais mudaros a Invernalia 🙂

    • Lo del “armario tetil” me ha encantado 🙂 Creo que en Invernalia mi alergia al frío sería feliz. Yo no tanto… jeje

  19. Qué fotografías tan bonitas, son preciosas. Estoy muy de acuerdo contigo, a mí también me costaba por pudor amamantar en público: me iba al baño, a salas de lactancia asquerosas o al coche en los centros comerciales… Hasta me daba pudor hacerlo en mi casa si teníamos visita. Al final, ya me daba igual dónde hacerlo. Es algo que tenemos que cambiar. Me temo que esto también va como las modas, se impuso la moda del biberón y tenemos que naturalizarlo, volver a lo que somos. Lo importante es que nosotras mismas nos respetemos, nos empoderemos y hagamos lo que sintamos.

    • Muchas gracias, Idoia 🙂 “Lo importante es que nosotras mismas nos respetemos”. Totalmente de acuerdo contigo. Besazo.

  20. Hola!!!
    Me ha encantado el post!!! quiero unirme a esto! Qué debo hacer???
    Yo cuando me quedé embarazada sabía que quería dar el pecho, pero me daba apuro enseñar la teta en público. Nunca me ha dado reparo ver a una mami amamantar, al contrario!!! me encantaba!!! pero cuando pensé que yo lo tendría que hacer, no sé, pensé que no sería capaz, las miradas inquisidoras, los comentarios, ….

    Pero al final, cuando nació la peque, vi que todo eso me daba igual. Que yo la amamanto donde quiero y que no tengo porqué esconderme!

    Me encanta la iniciativa!! 🙂 🙂
    Saludos

    • Hola! Pues nada, anímate a escribir sobre tu experiencia en tu blog 🙂 Un abrazo y enhorabuena por esa lactancia.

  21. A mi me daba pánico hacerlo en público al principio, la verdad es que me costó lanzarme, pero luego ya vi que con la combinación de ropa adecuada y con la mochila, la mayoría de veces la gente ni se entera.
    Ahora el problema es que me miran por la edad del niño, no llega los dos años y medio pero tiene el tamaño de uno de tres, y cuando la gente se da cuenta de que aún mama se les salen los ojos de las órbitas. Y si lo ven en directo ni te cuento 🙂

    • La mochila es un “complemento” ideal 🙂 Yo estoy feliz con ella, la verdad. No creo que haya nada más cómodo en el mundo. Ay la gente… un día a alguien se le van a salir los ojos de verdad y verás :-p

  22. Gran post! A mi me paso parecido pero he necesitado fos lactancias para “despertar”. Con la primera me escondi y me liberaba a ratos chiquititos…pero me las escuche de todos los colores. Quiza porque donde vivo esta aun menos normalizado. Pero con la segunda como bien lo defines me empodere…y me dio igual Todo y todos. Por eso hoy tambien me uno al #mamanoteescondas. Feliz dia!

    • Enhorabuena por ese empoderamiento 🙂 Y gracias por unirte a la iniciativa. ¡Besos!

  23. A mí esto me parece esencial. Cuando te estaba leyendo y estabas describiendo cómo nos hacemos las mujeres con el espacio público a base perder el pudor a sacarnos la teta yo estaba pensando, “es que esto es empeodrarse”. Pero te me has adelantado y ya lo has dicho tú. A mí ahora que el niño se hace mayor, me cuesta más porque soy consciente de que no está nada bien visto y me cuesta mil abstraerme de las miradas ajenas. Esto es inseguridad mía. Así que cuando me sobrepongo a ella, miro para arriba y pienso “¿Y a mí qué?”, me siento bien por un ratito, siento que he ganado una pequeña batalla. Eso es empoderarse, efectivamente. Muy buen artículo. Besotes!

  24. Maru! Muchas gracias por unirte a esta iniciativa, tu post es realmente lo que una puede sentir y los pasos uno a uno cuando empieza esta aventura. Todas esas ideas que una se hace antes y después, sin hablar de la sorpresa que es hacerlo la primera vez. Muchas, muchas gracias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

En cumplimiento de la legislación española vigente en materia de protección de datos de carácter personal y del reglamento europeo RGPD 679/2016 le informamos de:

Responsable: Diana Oliver + info

Finalidad: Gestión del envío de información solicitada, gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios. + info

Legitimación:: Consentimiento expreso del interesado. + info

Destinatarios: No se cederán datos a terceros para la gestión de estos datos.

Derechos: Tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. + info

Información adicional:: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en mi página web Marujismo.com + info