19

“Come para hacerte grande”

Esta es la frase estrella desde que Mara empezó con la alimentación complementaria, especialmente durante los últimos meses (será porque el susto del BLW no le permitía a los abuelos articular demasiadas palabras mientras veían a la niña comer).


En casa nosotros nunca le decimos a nuestra hija porqué tiene o no que comer, damos por hecho que si come es que tiene apetito y si no lo hace es, simplemente, porque no tiene. Pero entiendo que los abuelos y bisabuelos adoran decirle a la niña lo grande que se hará si come mucho: “Come, come, y así te harás grande como el papá/ la mamá”.

Debe ser una frase con solera porque recuerdo cómo en mi casa también se le decía a mi hermano: “Come, niño, que así te harás grande”. Por supuesto, se hizo más que grande, y dudo que fuera por los mensajes de ánimo que recibía para que comiera más. Yo no tengo recuerdo de ella y dudo si me la decían o no pero lo que está claro es que comiera o no al final he terminado creciendo (pese al ¡Ay, hija, qué delgada estás!).

 

come-para-hacerte-grande

 

Julio Basulto en su libro ‘Se me hace bola’ deja muy claro que los niños comen en función de lo que tienen que crecer y no al revés: “el cuerpo humano, por suerte, es bastante más sabio que la presión de nuestra sociedad para que el niño coma… No comerán en función de lo que no tienen que crecer. Si les damos menos calorías de las que necesitan, se despertarán sus ganas de comer. El apetito ha hecho sobrevivir a la especie humana durante millones de años”.

Abuelas, abuelos, hagan caso a Basulto que de alimentación sabe un rato. #PalabraDeMadre

 

come-para-hacerte-grande-1


¿Y vosotros? ¿Le decís a vuestros hijos frases del tipo “Come para hacerte grande”? 

19 comentarios

  1. A mí madre lo de la comida le superaba hasta que llegó el punto de que nos ponía el plato y si queríamos comíamos y sino, no. Al final mis hermanos y yo nos convertimos en unos tiquismiquis de la comida que más o menos se nos pasó cuando de mayores íbamos a casa de los suegros y esas cosas, pero nos quedan bastantes resquicios. No sé, yo creo que hay un punto intermedio entre la postura del “mi niño no me come” y la de meter la comida con embudo. Creo que un poco sí hay que estar encima, como lo puedes estar con el aseo, con los deberes, con las tareas, etc., sin montar dramas por supuesto. Pero bueno, no es un asunto fácil, yo llevo un mes introduciendo alimentos y me está costando, pero poco a poco verdad? 🙂

    • ¡Hola! Bueno, en casa realmente nosotros preferimos no “estar encima” de Mara para que coma y no sufrir por lo que come o lo que deja de comer. Normalmente comemos todos lo mismo pero, al igual que los adultos, siempre hay cosas que prefiere comer. ¿A quién no le pasa eso?

      • Eso por supuesto, siempre hay cosas que no pasamosjeje. Con estar encima me refiero por supuesto a favorecer que vaya probando de todo, a acostumbrar el sentido del gusto, a poner raciones que puedan acabarse (no es lo mismo comer una cucharada de más -o menos- que diez y a veces hinchamos a los niños como a pollos) y siempre con nuestro ejemplo y, por supuesto, siempre en un ambiente positivo y que no sea catastrofista, que tampoco yo lo había explicado bien 🙂

  2. ¿Y cómo sabes que es que no tiene hambre o que no le gusta lo que le has puesto y prefiere otra cosa?

    • ¡Hola Gonzalo! Normalmente nosotros le ofrecemos lo mismo que comemos todos en casa a nuestra peque. Si lo prueba y no lo come pensamos que puede que no le guste. Le ofrecemos otras cosas. Si no tiene hambre no se lo comerá. Y tampoco querrá el resto de alimentos que le ofrecemos.Con el tiempo se aprende a diferenciar tener apetito de no gustar algo.

      • Gracias por los respuesta. ¿Es bueno que no coma lo que no le gusta y se le ofrezca otra cosa? ¿Puede eso hacer que termine comiendo un número reducido de alimentos que no le aporten toda la variedad de nutrientes?

        • Yo desde luego cuando no me gusta algo, no lo como. Y no me gustaría obligar a mi hija a que comiera algo que no quiere, como no me gustaría que me obligaran a mi. Creo más bien que el efecto que se consigue obligando es el contrario. Este artículo es muy interesante con respecto a este tema: http://verne.elpais.com/verne/2015/09/10/articulo/1441901302_115340.html

          También te recomiendo leer (ai aún no lo has hecho) “Se me hace bola” de Julio Basulto.

  3. yo a mi hija no se la digo pero su padre si y últimamente bastante. Mi hija no es que coma mucha comida y claro, cuando hay gente el drama está asegurado. No le doy mucha importancia porque la veo muy bien pero uufff a veces se hace un poco cuesta arriba por las presiones del entorno.

    • Las presiones del entorno son difíciles de llevar. Yo lo sufro mucho e intento sacar toda la paciencia del mundo porque, al final, son cosas que dicen desde la buena voluntad, la preocupación, los lugares comunes… Pero es difícil. ¡Animo súper mami! Un besote.

  4. Esta semana hemos pasado por 2 momentos dramáticos, una cena y una comida en los que mi bichilla se ha negado a abrir la boca. era vernos servir el plato y ya estaba simulando una arcada. A mí me da lo mismo porque es muy buena comedora y tiene reservas para aguantar un mes sin comer (más la lactancia), pero su padre se pone de los nervios, hasta el punto de que al final hemos tenido una crisis grave por la insistencia de este hombre y los llantos de la niña. Total: una noche sin cenar, un desayuno medio bien hecho, un mediodía sin comer y a la hora de la merienda ya estaba que se subía por las paredes de hambre. No creo yo que haya sido para tanto el ayuno.

    • Vaya, siento leerte 🙁 A veces los peques, igual que los mayores, no tienen hambre o no les apetece algo. A mi me tranquilizó mucho leer Mi niño no me come de Carlos González porque Mara apenas come “comida”; al menos la cantidad que tenía en mente que debería comer un niño. Mucho ánimo, y mucha paciencia, Lucía. Besazo.

  5. En casa no me lo decían porque yo comía hasta que me saciaba y ya se podían poner patas arriba que no entraba ni un bocado más. Eso sí, comía de todo. Con mi niña hago lo que hago para mí: le pongo comida buena y variada y ella misma decide que y cuanto. Cero persecuciones, amenazas o augurios inciertos(también conocidos como mentiras).
    Yo odiaba y odio que se metan conmigo cuando como y no se lo voy a hacer a ella, lógicamente.

    • Pensamos exactamente igual, Marina. Para mi, el valor del ejemplo no tiene competidor e intento actuar siempre con los demás, incluida Mara, como me gustaría que actuaran conmigo misma. Cero amenazas u obligaciones 🙂

  6. Ahora que lo has dicho, mis padres sí que se la dicen pero yo ni le daba importancia (y creo que M tampoco). Eso sí, en mi casa nunca nos obligaron a comer ni nos persiguieron con el bocadillo por el parque. Yo antes de conocer a Basulto, tenía a mi abuela: “los niños son listos, si no comen, ya comerán” y también era una defensora del colegio por las tardes porque hacer madrugar a un niño “es un crimen”

  7. Jejeje… Pues fíjate que en mi casa, por ejemplo, eso no recuerdo haberlo escuchado, y sin embargo, siendo mi hermano mayor ya adolescente, si escuché algo a la inversa; mi hermano diciéndole a mi madre: -“¿Ves, mamá…? Si de pequeño me hubieras dado zumos de frutas y zanahorias (caseros, de los de licuadora minipimer, que era lo que se llevaba…), ahora sería igual de grande que mi amigo Fulanito…”- (Y eso dicho por mi hermano, que era ya en esa época, un tío grande… Claro, que su amigo lo era todavía más). 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

En cumplimiento de la legislación española vigente en materia de protección de datos de carácter personal y del reglamento europeo RGPD 679/2016 le informamos de:

Responsable: Diana Oliver + info

Finalidad: Gestión del envío de información solicitada, gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios. + info

Legitimación:: Consentimiento expreso del interesado. + info

Destinatarios: No se cederán datos a terceros para la gestión de estos datos.

Derechos: Tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. + info

Información adicional:: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en mi página web Marujismo.com + info