9

La hermana mayor

preparar-la-llegada-de-un-hermano

Cuándo llega un hermano

Siempre he pensado que la llegada de un hermano supone un gran acontecimiento para todos y, de forma especial, para los que se convertirán en hermanos mayores. Proyectar a Mara transformada en la “hermana mayor” me produce una especie de mezcla entre miedo y melancolía, y no sé muy bien por qué. Supongo que en cierto modo no puedo dejar de pensar que con esto cerramos una etapa que no volverá y abrimos otra nueva (nunca se me han dado bien los cambios, ni recibirlos ni adaptarme a ellos). ¡Y qué rápido-despacio ha pasado!

Mara ya hace mucho que dejó de ser un bebé y poco a poco se ha ido transformando en una niña enérgica a la que le encanta correr, jugar al escondite, revolverse entre la arena, escalar y hacer equilibrismos, gritar enérgicamente, montar en patinete, cantar y bailar sin parar. Jugar, jugar y jugar. Poco a poco va ganando independencia, seguridad. Y nosotros nos convertimos en espectadores privilegiados de sus avances. Alucinados y maravillados.

Ahora volveremos a vivir todas y cada una de esas fases, supongo que con muchos miedos superados y con más confianza en nosotros mismos, pero probablemente también aterrorizados por otros motivos: ¿conseguiremos organizarnos? ¿Podremos dedicarle a los dos el tiempo y la atención que necesitan? ¿Aceptará Mara la llegada de Leo? ¿Volveremos a cometer los mismos errores?

Cómo le dimos a Mara la noticia

Mentiría si dijera que no me dio un pasmo cuando vi las dos rayitas allá por el mes de febrero. Estaba convencida de que no estaba embarazada pero me encontraba tan mal, tan mal, que comencé a sospechar. Y vaya tres primeros meses pasé entre angustias, malestar y agotamiento supremo.

bimaternidadA Mara se lo dijimos en la semana 12, justo el día en que fuimos a hacer la primera ecografía, esa que en cierto modo te da esa “tranquilidad” de que efectivamente ahí está el bebé y todo marcha viento en popa. Fuimos a buscarla a la escuela infantil (esa horribilis en la que “solo” estuvo 4 meses) y lo primero que le enseñamos fue la primera foto de su hermano: “Mira Mara, aquí dentro hay un bebé y esta es su foto“.

No sé muy bien qué pudo entender ella en aquel momento. Supongo que alucinaría: “¿un bebé? ¿ahí? ¿cómo?” Poco a poco fuimos mencionando más el tema y el aumento rápido de la barriga ayudó bastante a que entendiera que ahí estaba su hermano. Además, le pusimos nombre desde el minuto uno porque ya lo teníamos elegido con ella (estuvimos pensando que Mara era un niño hasta la semana 20). Tengo que decir que tuvimos un momento de duda entre Leo o Mario (más por mi que por el papá en prácticas), pero Mara siempre lo tuvo claro: Leo.

Morir de amor

Ha coincidido que a nuestro alrededor ha nacido en este tiempo un bebé. Mara pudo ver a Paula embarazada, y después a Olivia recién nacida, así que nos vino estupendamente para que viera de primera mano el paso de la barriga a los brazos. Y ha visto a Jorge convertirse en hermano mayor, un hermano mayor al que nos contenemos por no comernos cada vez que le vemos, y a Olivia pequeña y delicada en brazos de sus padres (la admira y la contempla como si fuera una pompa de jabón a punto de romperse).

Ver en casa la serie de ‘Llama a la comadrona‘ también fue un plus. Con ella Mara ha entendido perfectamente cómo nacen los bebés hasta tal punto de decirme por donde va a salir su hermano y convertirse en embarazada que se pone de parto. Y, por supuesto los cuentos. En casa tenemos una colección estupenda de cuentos para entender el nacimiento y la llegada de un hermano (“Nace Eugenia”, “Ella”, “Todos sois mis favoritos”, “Osa” y “Hola, bebé”) que a ella le encanta que leamos una y otra vez.

Sus reacciones ante la ecografía, Olivia, la serie o los cuentos me han producido una ternura increíble pero, sobre todo, no puedo dejar de morir de amor cada vez que le habla a la barriga. Cada vez que le da besos. Cada vez que la toca y le ofrece a su hermano algo de comer o de beber (“Leo, ¿quieres pan?“). Cada vez que incluye a Leo en sus historias (“Vamos mamá, papá, Mara, Leo y la tetita“). Cada vez que me pregunta si se ha movido y pone su mano sobre la tripa. Y entonces soy más consciente de que, efectivamente, ella “ya es mayor” (¡y va al cole de mayores!) y de que hace mucho que se convirtió en la hermana mayor con superpoderes a la que Leo contemplará atónito y entusiasmado a partes iguales.

la-llegada-de-un-hermano

¿Y vosotros? ¿Cómo le disteis a vuestro peque la noticia de que iban a tener un hermanito?

Diana Oliver

Diana Oliver

9 comentarios

  1. Ay Diana, me emocionan tus palabras porque siento lo mismo. A menos de 2 semanas de la fecha prevista, estoy hecha un amasijo de hormonas y sentimientos. Me da mucha pena que Álvaro deje de ser mi único peque tan pronto, pero a la vez también muero de amor como tú ante su madurez a la hora de entender la situación. Le hemos explicado todo poco a poco, y como dices, la tripa ha ayudado jeje! Y desde hace poco nos sorprende a menudo con comentarios alucinantes que indican que sabe más de lo que parece, como por ejemplo “estos calcetines son pequeños, para Alicia!”. Que solo tiene 23 meses! :S En fin, que espero el momento con alegría y a la vez con nostalgia…

    • Qué bonito ese niño por favor… <3 La verdad es que es tal cual lo has resumido: Alegría y nostalgia. Y quizás un poco de miedo por como serán sobre todo los inicios... Seguro que lo vemos más complicado muchas veces de lo que luego realmente es y nos sorprendemos de como se van desarrollando los acontecimientos 🙂
      Jo, dos semanas ya solo... ¡Deseando saber! Beso enorme, Azahara.

  2. Nosotros llevamos comentándoselo desde que vimos el test positivo. Incluso temíamos que fuera a contarlo por ahí, con todo lo que habla, porque a la familia no se lo dijimos hasta las 13 semanas. Sin embargo, o no lo ha entendido, o no quiere hacerse a la idea, porque enseguida cambia de tema y nunca hace referencia al tema del embarazo si no somos nosotros los que comentamos algo. Ahora, vamos a probar con los cuentos, a ver si así lo visualiza mejor.

    • Los cuentos pueden ser una idea genial 🙂 !Seguro que en cualquier momento os sorprende! Jejeje…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

En cumplimiento de la legislación española vigente en materia de protección de datos de carácter personal y del reglamento europeo RGPD 679/2016 le informamos de:

Responsable: Diana Oliver + info

Finalidad: Gestión del envío de información solicitada, gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios. + info

Legitimación:: Consentimiento expreso del interesado. + info

Destinatarios: No se cederán datos a terceros para la gestión de estos datos.

Derechos: Tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. + info

Información adicional:: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en mi página web Marujismo.com + info