7

Prepapá: “Salirse del camino siempre supone un acto de valentía”

autores erase dos veces

Pablo Macías y Belén Sánchez, los creadores de “Érase dos veces…”, a ambos lados de sus hijos.

Decir que me gustan los cuentos infantiles de “Érase dos veces…” es quedarse corto. Pablo Macías y Belén Sánchez son los creadores de una colección de cuentos que quiere dar una segunda oportunidad a los cuentos clásicos. Sin sexismo ni violencia. Sin estereotipos. “¿Por qué los príncipes son siempre los valientes, los que montan a caballo… y las princesas siempre tienen que estar guapas, perfectas y con tacones?”. Esta fue una de las cuestiones que llevó a estos valientes papás a lanzar un proyecto tan necesario como éste. Es difícil no enamorarse de sus cuentos, estáis advertidos.

Para quien aún no os conozca, ¿qué es “Érase dos veces…” y en qué se diferencia de otras colecciones de cuentos?

“Érase dos veces…” es el título de nuestra colección de cuentos infantiles. En realidad, se trata de dar una nueva oportunidad a los cuentos de siempre, pero despojándolos de la violencia, el sexismo y la desigualdad que esconden entre sus páginas. Hemos reescrito y reilustrado los principales cuentos clásicos para poder contárselos a nuestra hija y nuestro hijo sin tener que reinventar la historia sobre la marcha, ni tapar ilustraciones donde un lobo se traga de un solo bocado a una abuelita, unos niños perdidos en el bosque por la noche se muestran aterrorizados o una princesa espera a ser rescatada.

Creemos que la máxima potencia de nuestra colección de cuentos es en comparación con los clásicos. Elegimos seguir la línea argumental original, respetando los grandes “hits” de cada cuento, pero tratados de forma diferente. Queríamos que estuviesen presentes los principales elementos de cada historia. Por poner un ejemplo, en nuestra Cenicienta existe un baile convocado por el príncipe, hay zapatitos de cristal, aparece el hada madrina y una propuesta de matrimonio. Pero nada es como en el cuento clásico. Y en esa comparación es donde se pueden abrir debates entre pa-madres e hijxs, donde se puede preguntar y cuestionar lo establecido.

cuentos-infantiles

“Érase dos veces…” trata de dar una nueva oportunidad a los cuentos de siempre pero despojándolos de la violencia, el sexismo y la desigualdad.

¿Cómo surgió la idea?

Todos nuestros proyectos responden a la etapa vital por la que vamos atravesando.

En este caso, todo empezó cuando comenzamos a leerle cuentos a Violeta (nuestra hija mayor). Y, sin darnos cuenta, le empezamos a contar que las mujeres deben esperar a que aparezca un hombre y las salve, que la belleza es un valor esencial en la vida, que lxs niñxs deben ser buenos y obedecer para que no les pase nada malo, que el mundo está lleno de peligros, y que debía ser sumisa y aceptar su destino. Sí, todas estas cosas se transmiten a través de los cuentos clásicos. Esos que empiezan por “Érase una vez..:” . Por eso, nuestros cuentos empiezan todos por “Érase dos veces…”.

El Érase una vez se nos ha quedado desfasado. No queremos que nuestra hija y nuestro hijo crezcan con esos prejuicios y estereotipos. Queremos que sean más libres.

erase-dos-veces-blancanieves¿Qué cuentos podemos encontrar en “Érase dos veces”?

Hasta el momento tenemos 6 títulos publicados: Caperucita, Blancanieves, Cenicienta, Hansel y Gretel, La Sirenita y La Bella Durmiente.

Y a finales de este año, como ya es tradición, lanzaremos 3 nuevos títulos. Aun no tenemos claro cuáles serán, pero tenemos especial fijación por Pinocho o La Bella y la bestia. Casi seguro que estos dos títulos se sumarán a la colección.

¿Qué nos enseñan los cuentos clásicos que no os gusta?

Uf. Pues un montón de cosas. A veces nos hacen creer que lo “tradicional”, lo de toda la vida, necesariamente tiene que ser bueno. ¿Quién se atrevería a decir que los cuentos clásicos son malos? Pero, mira, a nosotrxs nos parecen espantosos, al menos para leer a lxs más pequeñxs. Porque… ¿es lo más adecuado irse a dormir con la imagen de un lobo que se come a tu abuela y después te come a ti? Pero claro, viene un leñador /cazador, le abre en canal, le llena el estómago de piedras y te salva.

¿No es terrible que un hombre, por muy príncipe que sea, convoque un baile para elegir esposa entre todas las mujeres casaderas del reino? ¿Y que todas las mujeres aspiren a convertirse en “esposa y princesa”?

Nos resulta preocupante que un cuento como La Sirenita nos haga creer que una mujer tiene que sacrificar su propia identidad por conseguir el amor de su vida. Y así un larguísimo etcétera.

Todos estos mensajes están incluidos en los libros clásicos que muchos padres y madres leen a sus hijas y a sus hijos cada noche. Y de un modo “normalizado” estos mensajes van calando y formando parte de la construcción de su mundo. Nosotrxs no estábamos dispuestxs a eso.

De la factoría Disney mejor no hablamos, ¿no?

Disney convierte todo lo que toca en objeto de deseo. Pero más allá de películas, disfraces y juguetes, vende modelos a seguir a través de sus personajes. Y lo hace de manera dulce, con canciones y estelas de color… así que nos lo comemos sin darnos cuenta sí o sí. Creemos que es cuestión de tiempo que vayan reconduciendo su enfoque, adaptándose a las nuevas realidades. De hecho ya se observa una evolución. Pero pensamos que han hecho muchísimo daño, especialmente en cuanto a temas de sexismo.

¿Por qué creéis que cuesta “tanto” normalizar en la literatura actitudes no machistas o cosas como la lactancia materna o el parto?

¿Cómo no va a ser complicadísimo hacerlo en la literatura si lo es en la vida cotidiana? Vivimos en un mundo donde mostrar imágenes de lactancia materna o partos a veces se considera obsceno o falto de gusto…. Si vemos una falta de respeto en una madre dando el pecho en público y nada de malo en la cosificación de las mujeres en el en el cine, la televisión o la publicidad…. es que algo está fallando.

Y esto se traslada a la literatura, sobre todo a la infantil. Tenemos que proteger a los más pequeños de imágenes de pechos, de partos (véase la ironía)!!!! Por eso, vemos a Sirenitas con conchas en sus pechos, y bebés tomando biberones en la mayoría de las ilustraciones. Cuando, si nos detuviéramos a observarles veríamos la naturalidad con la que ellxs lo ven. De hecho, antes de ilustrar nuestra Sirenita realizamos una pequeña encuesta a niños y niñas sobre si deberíamos poner conchas en sus pechos. La respuesta fue que no, que no tenía sentido que una sirena las llevara, que sería incomodo para nadar… y nos encantó.

Salirse del camino siempre supone un acto de valentía. Y mantenerlo, aun más.

Nos hemos acostumbrado a no analizar las cosas desde un punto de vista crítico. Y ese es siempre el primer paso para hacer las cosas diferentes. Por eso, nuestra Bella Durmiente toma teta y la Sirenita no esconde sus pezones.

El éxito de esta colección de cuentos se gestó y nació gracias al crowdfunding. Decidme si me equivoco pero, por lo que veo, para los 3 primeros cuentos de la colección pedíais 8 mil euros y finalmente conseguísteis casi 20 mil y para la segunda tanda, pedíais algo más de 11 mil y lográsteis reunir más del doble (noviembre de 2014). ¿Por qué creéis que este proyecto ha tenido tanto éxito?, ¿necesitamos darle una segunda oportunidad a los cuentos?

Teníamos claro que queríamos sacar estos cuentos sí o sí. Pero también pensamos que la inquietud que nosotrxs sentíamos por las versiones clásicas podían ser compartidas por otros padres y otras madres. Además, nos hacía especial ilusión que este proyecto fuese acompañado, conjunto, sumando energías de todas aquellas personas que quieren algo mejor para sus hijxs. Y el resultado fue espectacular. Y super emocionante. Darte cuenta de que hay mucha gente con tus mismos ideales, que apoya tu proyecto, que se convierte en motor, da alas para seguir trabajando por un mundo mejor.


Para alguien que se haya enamorado de este maravilloso proyecto, ¿en qué punto se encuentra la colección?, ¿aún podemos conseguirlos?, ¿se venden en tiendas?

Los libros se venden, sí. La mejor opción es conseguirlos a través del crowfunding, porque el precio es muy ventajoso, y además aparece reflejado el nombre de todos los mecenas que apoyan el proyecto. Pero claro, eso solo puede hacerse durante los 40 días de campaña.

Una vez terminado el crowdfunding, pueden pedirnos los libros directamente a nosotrxs, escribiendo un email a erasedosveces@cuatrotuercas.com

Además, tenemos algunos distribuidores que cubren librerías de Madrid, Cataluña, Andalucía y Extremadura. Y también les enviamos los libros a las librerías de otras zonas que entran en contacto directo con nosotrxs.

Los libros tienen una edición muy cuidada. Hemos puesto un cariño infinito en este proyecto y queríamos que realmente fueran una alternativa a los clásicos “de toda la vida”. Miden 22x22cms, son de tapa dura y están impresos en papel reciclado. Todos tienen 24 páginas, excepto el de Cenicienta que tiene 32.

Los 6 títulos están disponibles en castellano y también en catalán. Y los 3 últimos cuentan además con edición en euskera. Nos encanta la diversidad cultural, y siempre que esté en nuestra mano, trataremos de hacer versiones en cada lengua.

Para los siguientes, estamos viendo la posibilidad de sacarlos además en galego. Y no descartamos hacer en euskera y galego los anteriores.

El precio de cada libro es de 16€, y son preciosos. Como detalle, nos gustaría reseñar que en cada uno de los cuentos hay un pequeño homenaje a una gran mujer de la historia, a esas que no aparecen en los libros de texto.

Acabar con las desigualdad entre niños y niñas (las mujeres y los hombres del futuro) comienza con un cambio en su infancia. Esto es algo que depende de nosotros, los padres, pero ¿qué hacer con el mundo que les rodea? ¿no es necesario también un cambio mucho más profundo en la sociedad en general?

Como bien dices, el cambio empieza en la infancia. Nos preocupa mucho la “normailización” con la que se viven ciertas actitudes sexistas o violentas. Se da por supuesto que las cosas son así.

El mundo que nos rodea está plagado de juguetes para niñas y juguetes para niños, ropita rosa o azul en función del sexo del bebé, comentarios que asocian a las niñas un comportamiento más de cuidado y a los niños más de lucha… Como pa-madres podemos hacer muchas cosas en nuestro día a día.

Para empezar, no reproducir roles sexistas en nuestra propia casa. Y eso pasa por trabajar la corresponsabilidad. Si nuestrxs hijxs ven que tanto su madre como su padre se ocupan de sus cuidados, de la casa, de la compra, de llevarles al pediatra… interiorizarán la igualdad como algo natural.

Si ven que utilizamos un lenguaje inclusivo, si no atribuimos etiquetas y roles según el género (la niña cuida y es delicada, el niño lucha y es más fuerte…), si abrimos debates sobre la desigualdad desde su visión infantil (¿por qué crees que los príncipes son siempre los valientes, los que montan a caballo… y las princesas siempre tienen que estar guapas, perfectas y con tacones?).

Son muchas pequeñas cosas las que podemos hacer para que nuestrxs hijxs se conviertan en adultxs igualitarixs y corresponsables. Y estamos seguros de que esto es el primer paso para acabar con la violencia contra las mujeres, la física pero también la simbólica.

Creemos que el cambio empieza en uno mismo. Así que, en vez de querer cambiar el mundo, lo que queremos es cambiar nuestro pequeño mundo. Quizá, si muchos individuos se planteasen esa voluntad de cambio en su propia esfera individual conseguiríamos un cambio a nivel más colectivo.

En este sentido, somos super fans de una frase de Margaret Mead:

“Nunca dudes de la capacidad de un pequeño grupo de personas comprometidas para cambiar el mundo”.

¿Creéis que es posible cambiar el mundo a través de nuestros hijos?, ¿realmente el mundo tiene arreglo?

No sabemos si es posible cambiar el mundo. Pero lo seguiremos intentando. Lo que sí está claro es que pueden cambiar las personas. Y qué es el mundo sino la suma de muchas personas…

Y, desde luego, esa transformación necesaria viene de la mano de nuestrxs hijxs. Además, estamos convencidos de que esa intención de cambio para ellxs provoca también un cambio inmediato en los adultos.

¿En qué le ha cambiado a Pablo Macías y Belén Sánchez la maternidad / paternidad? ¿Os imaginábais que sería así?

¡En todo! Las ideas “preconcebidas” sobre la pa-maternidad se desmoronan ya en los 9 meses de embarazo. Y con la llegada de la criatura, lo que sientes o piensas no se parece a nada que hubieses podido imaginar. Lo que crees que vas a hacer se desvanece. Hemos ido evolucionando como padre y madre constantemente. Y seguimos. Afortunadamente, nos cuestionamos cada paso en el proceso de crianza, y eso es lo que nos permite tomar decisiones acordes con lo que queremos como familia.

Muchas veces la pifiamos, otras lo hacemos genial… Puede el cambio más importante es que hemos pasado de ser dos a ser cuatro. Algo que parece evidente no lo es tanto. En casa intentamos que las necesidades y los deseos de los cuatro se tengan en cuenta. Ni nosotrxs como pa-madre podemos perder nuestra identidad de persona, ni Violeta y Nicolás pueden dejar de construir la suya propia en todo momento. Pero siempre respetando los procesos individuales de cada uno, y los colectivos como unidad familiar.

Por cierto. Agenda, camiseta y tarjeta para futuros papás. A parte de vuestra página web, ¿en qué más sitios podemos encontrar esas herramientas para prepapás implicados? ¿Os habéis planteado un catálogo más amplio con regalos de ese tipo?

Esos 3 productos pertenecen a nuestro proyecto previo a los cuentos. Es la línea Prepapá.

Como comentábamos antes, nuestros proyectos son muy vitales, y durante el embarazo, percibimos que no existía un espacio reconocido para el “hombre embarazado”. Echamos mucho de menos esa posibilidad, sobre todo en prepapás que se implican en el embarazo y lo viven en primera persona. Por eso decidimos crearlo a través de nuestros productos. Es un proyecto que va mucho más allá de vender camisetas, tarjetas de felicitación o agendas para prepapás. Se trata de la inclusión del hombre en los procesos de gestación y crianza, desde un punto de vista racional y emocional. No se trata de competir, sino de compartir el proceso en pareja. Y de trabajar ya desde el embarazo en esa corresponsabilidad de la que hablábamos anteriormente, de una manera amable y conciliadora.

Y respondiendo a tu pregunta, apenas tenemos distribución física. Hay alguna tienda que nos pide algún producto de vez en cuando. Pero el 99% es online. Respecto a ampliar el catálogo, en su día le dimos muchas vueltas a cómo materializar esa necesidad que detectamos en unos productos físicos. Y los 3 productos que tenemos pensamos que abarcan todo. La camiseta es el producto más emocional, que permite al prepapá compartir con el resto del mundo su embarazo, mostrando metafóricamente al bebé dentro de su barriga. A los hombres no nos crece la barriga, pero nos sentimos embarazados también.

La agenda es la herramienta más práctica, y te permite organizar el embarazo desde el punto de vista del prepapá. Además, tiene un último apartado llamado “Comeduras de cabeza” donde puedes expresar todas las emociones que vas viviendo en esa mágica etapa.

Y la tarjeta de felicitación es el producto gracioso, simpático. Además de la parte de dedicatoria, tiene forma de L para colgar en el carrito durante la etapa de conductor novel.

Otras entradas

Diana Oliver

Diana Oliver

7 comentarios

  1. ¡Fantástico! Yo siempre he pensado en el sexismo de los cuentos clásicos, dibujos animados y canciones infantiles. A veces es inevitable que los abuelos y demás familiares contribuyan a inculcar estos valores indirectos en nuestros peques. Incluso en el cole… Pero aquí estamos los papás para amortiguar todo lo posible. ¡Compraremos uno seguro! Gracias por la info, Diana. ¡Muy útil!

    • Gracias a ti, Nieves. Me suena lo que comentas de “amortiguar”. ¡Qué duro es ir contracorriente! 🙂

  2. Me gusta mucho que adapten los cuentos clásicos para modificar los roles de género, tienen razón con que lo clásico no siempre es lo mejor. Sin embargo creo que el miedo y la violencia cumplen una función importante en los cuentos infantiles y es el de una aproximación sucesiva a la muerte, al abandono y demás miedos infantiles que son inevitables y tienen que aprender a manejarlos. El abandono de Pulgarcito por sus padres, es un ejemplo de cómo, a través del cuento, se puede ayudar al niño a elaborar sus propias herramientas para manejar sus miedos

    • Sí, ciertamente, como le digo a Paula os doy la razón pero no puedo evitar preguntarme si no se puede hacer de otra manera. ¿Creéis que es posible?

  3. No lo conocía y me parece muy buena idea, así que le echaré un ojo. Aunque tengo que decir que lo del lobo comiéndose a la abuelita no sé por qué pero no me parece tan terrible. Está claro que una de las labores de los cuentos clásicos es advertirnos de peligros y algunos hay que revisarlos, pero otros siguen vigentes.

    • La verdad es que están fenomenal. Lo que dices tiene mucha lógica, y estoy de acuerdo, pero me pregunto si no habrá una forma mejor de advertir de que existen peligros que así.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

En cumplimiento de la legislación española vigente en materia de protección de datos de carácter personal y del reglamento europeo RGPD 679/2016 le informamos de:

Responsable: Diana Oliver + info

Finalidad: Gestión del envío de información solicitada, gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios. + info

Legitimación:: Consentimiento expreso del interesado. + info

Destinatarios: No se cederán datos a terceros para la gestión de estos datos.

Derechos: Tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. + info

Información adicional:: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en mi página web Marujismo.com + info