11

Cuidar el medio ambiente desde casa con pequeños gestos

cuidar el medio ambiente desde casa

Cómo cuidar el medio ambiente desde casa

Me decía Mabel Lozano en una entrevista para el último número de Madresfera Magazine que no quería solo un mundo mejor para sus hijos sino “dejar unos hijos buenos para el mundo”. Aquella reflexión me hizo pensar mucho porque, ciertamente, solemos decir que el mundo en el que vivimos es horrible pero en verdad somos las personas las que podemos hacer que ese mundo sea mejor o peor a través de nosotros mismos, de nuestras acciones (aunque sean pequeñas) pero, también, a través de nuestros hijos. Como bien me recordó en otra entrevista en ese mismo número Juan Revenga, Albert Einstein solía decir que “Educar con el ejemplo no debería ser una manera de educar, sino la única forma de hacerlo”. A mí no se me ocurre otra forma de hacer un mundo mejor que empezando por nosotros, que al final somos el espejo de nuestros hijos.

Cuidar del medio ambiente desde casa a través de pequeños (grandes) gestos como el consumo responsable, la energía verde o la toma de conciencia de cosas tan simples como no malgastar el agua. Gestos sencillos que no nos cuestan nada pero que creo que pueden marcar la diferencia entre que nuestros hijos el día de mañana actúen de forma más o menos responsable con los recursos que hay a su alcance. O al menos, eso quiero pensar.

“No son las cosas grandes las que marcarán la diferencia, sino más bien los pequeños pasos que demos cada uno cada día”. Wangari Maathai, Nobel de la Paz (2004).

Y se hizo la luz

Aunque parezca algo insignificante, un gesto tan sencillo como la elección del tipo de bombillas puede marcar una gran diferencia. Paula González, experta en iluminación de Lamparadirecta, nos explica que “la única tecnología lumínica verdaderamente respetuosa con el medio ambiente es la tecnología LED” y que, por ello, son la apuesta principal de la Unión Europea. “Las bombillas incandescentes o halógenas – que son las bombillas más tradicionales- generan, durante su fabricación, un impacto considerable en la emisión de CO2 a la atmósfera. Además, la mayoría de energía generada se pierde en forma de calor por lo que no son eficientes. Por otro lado, las bombillas de bajo consumo o fluorescentes compactas son las más contaminantes. Al usar la misma tecnología que los tradicionales tubos fluorescentes, contienen zinc, níquel, plomo y entre otros, Mercurio. Este último elemento es altamente perjudicial, no solo para el medio ambiente, sino para la salud de las personas”, explica.

Es importante elegir bombillas de calidad, y no imitaciones. “No tienen porque comprar las marcas más caras, pero al menos comprar en lugares fiables. Existen en internet muchas imitaciones que provienen de países asiáticos que no solo no ofrecen una calidad mínima sino que no han pasado los controles de seguridad establecidos por la UE. Así que lo más seguro es que sea una perdida de dinero más que de ahorro. Otra recomendación es que no crean que el cambio a LED va a suponer un proceso complejo en la instalación. Esta creencia es muy extendida y totalmente errónea. Por ejemplo, en todas las bombillas el proceso consiste en quitar la vieja poner la nueva. En los tubos LED existen algunos productos que del mismo modo no se necesita hacer ningún cambio. Simplemente, reemplazar el uno por el otro y listo para usar. Lo único que necesitas saber para reemplazar es la potencia de tu vieja lámpara, que color de luz necesitas y cual es la base- o también conocido como casquillo- de la bombilla”, nos aclara la experta en iluminación.

Pero, ¿es más cara este tipo de iluminación? Pues la bombilla en sí misma es más cara pero la energía que emplean es menor por lo que se acaba ahorrando. “Imaginemos que la familia García tiene 15 bombillas halógenas que consumen 65W por hora, el precio de consumo es 0.12 KW/ h. las bombillas halógenas las compraron por 1.50 euros la unidad y tienen una vida media útil de 2000 horas. Tienen las luces encendidas una media de 5 horas al día, los 7 días a la semana y todo el año. Ahora, esta familia quiere empezar a ahorrar seriamente y se quiere cambiar a LED. Para ello, escogen una bombilla LED común de 7W, por un precio de 5 euros y una vida media útil de 20.000 horas. El ahorro anual serían 203,66 euros. Además, estas bombillas durarían una media de 10 años que durante su vida media útil supondrían un ahorro de 2.250 euros aproximadamente. La inversión se recuperaría en menos de 4 meses. Como se puede observar la diferencia en el ahorro sigue siendo significativa si nos cambiamos a LED. Además, hay que tener en cuenta la poca diferencia en el precio, el doble de vida media útil y que no supone ningún riesgo para la salud de nuestra familia y el medio ambiente. El LED se convierte en la mejor solución de iluminación tanto a corto como a largo plazo.

Además de elegir bombillas LED, Paula nos cuenta que podemos hacer mucho ahorrando luz tomando conciencia de nuestros malos hábitos. “Dejar la luz encendida sin necesitarla, usar la tecnología errónea o seguir usando electrodomésticos que quedaron anticuados” son algunos de esos malos hábitos, según Paula. Sobre aquel famoso dicho que asegura que “gasta menos dejar la luz fluorescente encendida que volverla a encender al rato”, Paula nos cuenta que, de algún modo, tiene su fundamento pero que es más un mito que una realidad. “Los tradicionales tubos fluorescentes usaban – y todavía se usan en muchos hogares- un balastro convencional que junto con el cebador se encargan de hacer arrancar el tubo y funcionar correctamente. Este sistema utiliza una energía mayor cuando el tubo está arrancando (lo podrás notar por un parpadeo en la luz) por lo que si estás pensando en apagar la luz de tu cocina para volver 30 segundos después, entonces sí, no tiene sentido apagarla. Esos 30 segundos es lo que el tubo necesitará para volver a encenderse y consumirá por lo tanto más energía que si se deja encendido. Sin embargo, si piensas dejar la habitación por más tiempo entonces es mejor apagarlo. De todos modos, no en todos los hogares encontramos balastros convencionales, también existen los más modernos balastros electrónicos que aunque también necesitan un tiempo de pre-calentamiento es muchísimo menor- al igual que la energía que consumen- y no tienen ese molesto parpadeo”.

Junto a la luz, tampoco podemos olvidar el papel de los aparatos eléctricos. Entre los que consumen mayor energía encontramos el horno eléctrico, la lavadora, el lavavajillas, el frigorífico, el aire acondicionado o la plancha por lo que, siempre que sea posible, lo ideal es “comprar aparatos eléctricos con mayor eficiencia” ya que suponen un ahorro pero, además, un beneficio para el medio ambiente.

El valor del agua

Otro gesto que puede hacer mucho por el medio ambiente tiene que ver con el consumo de agua. Apagar el grifo mientras nos lavamos los dientes o nos afeitamos, poner la lavadora o el lavavajillas lleno (y con programas de temperatura baja, por supuesto) o ducharse en lugar de bañarse (dicen que puede ahorrar hasta un 50% de agua) pueden ahorrar cientos de litros de agua. Importantísimo también no dejar correr el agua mientras fregamos los cacharros o lavamos algo a mano. Enjabonar todo y luego aclarar es mucho más beneficioso. Son gestos simples, sencillos y muy fáciles de llevar a cabo: No requieren inversión ni malabarismos, tan sólo toma de conciencia.

Como curiosidad, en el mercado encontramos dosificadores que reducen el caudal de agua y que se ponen de forma sencilla en el grifo y la alcachofa de la ducha. Desconocía completamente la existencia de estos cacharritos hasta que me lo dijo la madre de Adrián y me parece una idea genial para gastar un poquito menos porque ¡todo suma!

Por supuesto, ni que decir tiene que un grifo que gotea puede a la larga suponer un gasto inmenso de agua por lo que es recomendable arreglarlo cuanto antes. Lo mismo para las cisternas que pierden agua y las tuberías averiadas ya que, además, esto puede tener consecuencias peores. En nuestro caso, por ejemplo, el goteo continuo de una tubería bajo el fregadero nos ha supuesto no sólo un gasto mayor de agua sino tener que cambiar el mueble al completo (por no hablar del terrible olor a humedad que ha quedado en  el interior de todos los muebles de la cocina por el moho).

El agua no es un recurso ilimitado y somos afortunados de poder tener a nuestra disposición litros y litros de agua sin mover más que un dedo. ¿No debería preocuparnos hacer un consumo responsable de la misma?

Consumo responsable

Y, por supuesto, hacer un consumo responsable a todos los niveles: alimentación, ropa, calzado, etc. Desde que nos hemos mudado compramos el 98% de las cosas en el pequeño comercio de nuestro barrio (frutería, carnicería, pescadería, panadería…) y lo hacemos por varios motivos: Sabemos de dónde proceden los alimentos que comemos, ayudamos a seguir manteniendo el comercio local y reducimos el enorme coste ambiental que provoca el transporte. Intentamos comprar productos de temporada y siempre vamos con nuestro carro, evitando en la medida de lo posible el uso de bolsas que realmente sólo tienen la misión de servir como transporte de la compra del mercado a casa.

Fallamos en la parte de la ropa y el calzado. Gastamos muy poco en este tipo de productos e intentamos hacer un consumo mucho más responsable pero seguimos pisando tiendas que, pese a que nos espanta su filosofía, nos facilitan mucho las cosas. Y no sirve de excusa, desde luego. Esta es nuestra tarea pendiente con el medio ambiente pero también con nosotros mismos y con nuestra conciencia porque sabemos que las grandes marcas de ropa y calzado implican una explotación de recursos humanos y naturales brutal.

Siempre hacemos listas de las cosas que nos faltan según se deterioran y cuando podemos lo vamos comprando, arreglamos las cosas que se van rompiendo (pese a que soy terrible cosiendo) y donamos todo aquello que ya no usamos o le damos salida desde aplicaciones como Vibo o Wallapop.

En definitiva, Reducir, Reutilizar y Reciclar opino que son claves para un consumo más consciente y, por tanto, un mundo más sostenible. Estamos trabajando en ello y estoy segura de que lo conseguiremos.

¿Añadimos algún consejo más para cuidar le medio ambiente desde casa?

Otras entradas

Diana Oliver

Diana Oliver

11 comentarios

  1. Increible, no tenia ni idea de la mayoria de trucos que comentas, probare alguno y te cuento que tal me va. gracais

  2. Me ha encantado que escribas sobre este tema tan importante.

    Aparte de estos consejos tan interesantes, yo añadiría el tema de las cooperativas de energía que están Asia apareciendo en España, no sólo para ahorrar en la factura de la luz, sino para potenciar la energia verde y, en lo que nos dejan los gobiernos, el autoconsumo.

    La verdad es que este tema da para otro post… 😉

    • Pero un temazo porque el tema de la energía solar a mi me tiene completamente alucinada… 🙁

  3. Gracias por esta entrada, Diana. Yo añadiría la limpieza con productos ecológicos, que estoy descubriendo poco a poco, y el intentar utilizar el menor número posible de envases de plástico. Te dejo aquí una receta de jabón muy fácil que descubrí hace poco y que quiero hacer esta semana http://bit.ly/29jgXo3

    • Oh! La verdad es que desconocía completamente el tema de las nueces de lavado. Ya me contarás qué tal, si funciona bien creo que es una alternativa genial a tantos químicos. Tengo pendiente este mundo de la limpieza con productos ecológicos desde hace mucho 🙂
      ¡Gracias a ti, Paloma!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

En cumplimiento de la legislación española vigente en materia de protección de datos de carácter personal y del reglamento europeo RGPD 679/2016 le informamos de:

Responsable: Diana Oliver + info

Finalidad: Gestión del envío de información solicitada, gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios. + info

Legitimación:: Consentimiento expreso del interesado. + info

Destinatarios: No se cederán datos a terceros para la gestión de estos datos.

Derechos: Tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. + info

Información adicional:: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en mi página web Marujismo.com + info