15

De maternidades reales y maternidades imperfectas

maternidad real

 

No hay madres imperfectas reales y madres perfectas irreales. Creo que el abanico de madres y de maternidades en tan amplio y tan rico que quedarnos en definir una manera de vivir la maternidad como la “real” es un error.

Maternidad “real”, un concepto confuso

No es un secreto que la publicidad contribuye enormemente a la creación de estereotipos de género, culturales o sociales. Y, como no podía ser de otra manera, también ha contribuido a estereotipar una determinada imagen de la maternidad. Creo que negarlo es un error porque basta con echar un vistazo a la publicidad de hoy y de ayer para verlo claramente.

Con la llegada de Internet se han visto reforzados ciertos estereotipos en relación a las madres, los hijos y la crianza. Estereotipos que no solo han encasillado cómo debe representarse la maternidad, sino que también han elevado hasta lo imposible las expectativas de lo que es en sí misma la maternidad, de cómo se vive, o debe vivir, ésta. Sin embargo, gracias a la visibilidad de la maternidad en las redes sociales y en los blogs también se ha abierto esa definición de lo que supone “ser madre” hacia el lado opuesto: la maternidad absolutamente imperfecta.

Más de 16.000 publicaciones en Instagram contienen la etiqueta #MaternidadReal y Google nos ofrece casi 18 millones de resultados si tecleamos “maternidad real” en la barra de su buscador. La mayoría de los blogs de maternidad que hablan de esa maternidad, supuestamente real, lo hacen desde la premisa de que ser madre es eso: imperfección pura y dura, juguetes por el suelo, estrías, caos. Quizás la parte menos bonita o quizás una manera determinada de vivirla. Ahora bien, ¿no caemos en el mismo error al definir como “real” a un espectro de madres, de mujeres, determinado? ¿No hay infinidad de matices entre el blanco y el negro?

Habitual no es sinónimo de real

Cuando leo “maternidad real” me pregunto qué es eso de “real” y qué es “irreal”. Supongo que se entiende como real aquella alejada de lo “ideal”, de aquellos anuncios que reflejan la parte más dulce, más perfecta y fantástica de esta experiencia vital. Lo contrario a lo que muestran muchas de las fotos de madres y bebés, de sus casas y de su día a día, que inundan las redes sociales. Que muestran o que nosotros creemos que muestran porque una cosa es lo que vemos y otra muy distinta cómo lo interpretemos o lo que nosotros queramos ver en ellas.

Pero lo cierto es que no hay dos maneras iguales de vivir la maternidad, como no hay dos personas iguales por mucho que tengan en común. Opino que está bien, y es necesario, hacer visibles todas las formas de vivir la maternidad, desde el caos más absoluto y las estrías más pronunciadas tras el embarazo hasta la casa impoluta con jarrones de cristal que permanecen intactos pese a la presencia de niños y la recuperación más rápida y maravillosa tras el parto. Pero le hacemos un flaco favor a la ruptura de estereotipos relacionados con la maternidad si pensamos que nuestra propia maternidad es la única maternidad real posible.

Nada es blanco o negro. No hay madres imperfectas reales y madres perfectas irreales, por mucho que las madres imperfectas seamos las más habituales; habitual no es sinónimo de real. El abanico de madres y de maternidades en tan amplio y tan rico que quedarnos en definir una manera determinada de vivir la maternidad como la “real” es un error.

Dice mi amiga Pilar que para ella feminismo es “todo aquello que aporta”. Para mí la verdadera manera de dar visibilidad a la maternidad de hoy es esa: aportando, sumando, sin restar otras maneras de vivir la maternidad porque todas son igual de válidas y de reales. No hay una única maternidad real.

 

¿Qué opináis vosotros? ¿Creéis que hay una maternidad real y una maternidad alejada de esa realidad?

 

Quizás también te interese:

 

Otras entradas

Compartir es vivir
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someone
Diana Oliver

Diana Oliver

15 comentarios

  1. Te entiendo, pero no sé… Aunque es verdad que maternidad real es todo, está claro que hay creadas unas expectativas que muchas mujeres sienten inalcanzables y está bien que se les diga que no tienen por qué hacerlo, que lo que se ve en las revistas o en Instagram está muchas veces idealizado, que muchas “madres perfectas” (si es que eso existe) lo son sólo porque tienen dinero y ayuda doméstica… No sé si me explico

    • Lo que quería decir es que no existe un imperativo social para que, por ejemplo, las madres ordenadas empiecen a ser desordenadas… El hecho de ser una madre ordenada no genera una angustia específica por no estar cumpliendo con las expectativas sociales. Pero al revés sí funciona. No ser capaz de tener a los niños limpios, la casa impoluta, la comida en la mesa, el culo firme y el delantal en su sitio es para muchas mujeres percibido como una suerte de incapacidad y genera estrés y angustia.

      • Por eso decía al principio lo de la publicidad, los estereotipos en cine, tele, libros, etc. Pero yo creo que aunque es verdad, y estoy totalmente de acuerdo contigo, cuando se dicen cosas como “mujeres reales”, “madres reales” se termina estereotipando, se quiera o no y pienso que eso no ayuda nada a “normalizar”. No sé si me explico 🙂

  2. Totalmente de acuerdo. Por qué poner etiquetas y nombres a todo, qué mania tenemos. Lo real es distinto según la persona y la familia. Dejemos de mirar los anuncios y lo que hacen los demás y hagamos lo que pensemos que es mejor para nuestra familia, sin más. Y no pensemos que lo que mostramos, ninguno de nosotros, es la realidad total de lo que uno vive, puesto que cada uno puede elegir compartir lo que desee.

  3. ¡hola! para mi sólo hay una maternidad, la de cada una, la de criar a tus hijos como sabes, como puedes, como crees que es lo mejor para ellos, esté esta manera mejor o pero vista por el resto.
    claro que compartiendo y leyendo se aprende y se mejora, en maternidad como en todo, pero sin tener que seguir tendencias en las que no crees. porque algo “esté de moda” no tiene porqué ser lo mejor. y menos en maternidad, donde qué es lo mejor es muy relativo…
    ¡besos!

  4. Muchas veces pienso lo mismo cuando veo esa etiqueta. Sinceramente no creo que la maternidad real sea solo caos y desorden. En mi casa hay momentos de caos con juguetes por doquier y el cesto de la ropa sucia tan alto como yo pero no es siempre así. De hecho, la maternidad nos ha obligado a organizarnos más para evitar ese caos.
    A mí me parece igual de irreal una perpetúa e imposible perfección como el caos eterno.
    Me ha encantado el post😊!
    Un beso grande!

    • Yo creo que hay momentos para todo. También muchísimos caracteres y circunstancias. Es cierto que hay que dar visibilidad a otras maneras de hacer las cosas, que hay que romper con estereotipos determinados pero no creo que la mejor manera sea denominando una determinada manera de hacer las cosas o de vivirlas como la “real”. Besazo.

  5. Opino que es que esos anuncios con madres maravillosas, padres sonrientes, hijos limpios (y si se ensucian da igual, que echan mano de un detergente que viene del futuro y les soluciona la vida), casa recogida e impoluta, y encima todos de buen humor, pues no, no es real. No es que no sea habitual, es que es del todo imposible que, con niños, una casa esté así. Y sino, en vez de enseñar esas casas maravillosas, que cuenten el secreto de una vez! jajaja. Si vieras mi casa ahora mismo, te caes de espaldas, jajaja. Y no digo que esa sea la realidad de todo el mundo, es mi realidad, pero desde luego, me alejo galaxias de esos anuncios! Hoy es el segundo día de las primeras vacaciones del curso de mis churumbeles y ya estoy al borde del colapso. Ay omá!!! Y todavía quedan casi dos semanas!!!!

    • ¿Te puedes creer que yo casi siempre la tengo recogida? 🙂 Y no soy irreal por ello, por eso pienso que es cuestión de cómo somos cada familia. ¡Ánimo, Krika! Un beso.

  6. Diana, como muchas otras veces me has hecho pensar. Yo soy una de las que utiliza a veces ese hashtag, supongo que en contraposición a las famosas madres pinterest con esos rincones inmaculados blancos y niños sin un churrete en la cara. Sin embargo no me había planteado que una vez más acabamos enfrentando mujeres contra mujeres, modelos de maternidad diferentes puestos en la palestra una vez más…hay que darle una vuelta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *