5

El amor infinito

amor-maternal

 

Hoy es 10 de enero y Leo cumple dos meses. Dos meses de los cuales la mitad, o sea prácticamente uno, ha estado resfriado o con bronquiolitis. Es lo que tiene ser el pequeño. Y, además, serlo en invierno y con una hermana mayor en el cole (¿Cómo no calculamos esto para que Leo naciera en mayo?). La verdad es que para mí ha sido muy duro verle malito tan pequeño. Tan frágil… Y he sentido miedo. Ese miedo que forma parte de lo difícil de ser madre.

También ha sido complicado el tema logístico, tanto para poder trabajar como para atender a Mara. He sentido muchas veces que era imposible llegar a todo. He querido tirar la toalla y me he enfadado por encima de mis posibilidades con todos. Incluso conmigo misma. Cada vez estoy más segura de que no se pueden hacer tantas cosas a la vez y, además, querer hacerlas bien.

Han sido dos meses de caos. Dos meses en los que he llorado cuarto y mitad de los días. He pedido perdón un millón de veces. Y me he desesperado otro tanto.

Y, sin embargo, tengo que decir que estos dos meses han sido infinitamente mejor en muchos aspectos de lo que imaginaba; quizás es que me había creado una película con demasiada carga dramática. En mi juventud me gustaba el género de cine catástrofe, tipo ‘Titanic’ o ‘Independance day’; algo habrá quedado de aquello.

Mentiría si digo que en este tiempo no me hubiera tirado por la ventana unas cuantas de veces, pero me salen corazones por cada poro de mi piel que me impiden dar el salto.

No cambiaría por nada del mundo la cara de Mara cada vez que mira a su hermano y le dice “Te quiero, Leo, qué bonito eres chiquitín”.

No cambiaría la primera sonrisa de Leo.

No cambiaría las carcajadas de Mara cuando cree que su hermano entiende lo que ella le hace.

No cambiaría el olor a bebé que vuelve a inundar la casa.

No cambiaría este ser cuatro que me encanta.

No cambiaría este enamoramiento brutal que me ha vuelto más Dori que nunca.

Ni cambiaría este amor incondicional multiplicado.

Amor infinito al cuadrado.

 

leo-y-mara-amor-maternal

 

 

Quizás también te interese:

 

Diana Oliver

Diana Oliver

5 comentarios

  1. Que bonito. Que bonitas palabras. Ahora estoy en proceso de pensar en querer aumentar mi familia de 3 a 4, y estas palabras, a pesar del cansancio, demuestran el mejor regalo que habéis hecho a Mara. Me ayudan en reafirmar mis ganas de aumentar mi familia. Gracias

    • ¡Qué bonito Mireia! A mi me encantaría tener más pero no creo que tengamos en casa las condiciones logísticas para poder afrontarlo. Si tres niños me parece fantástico, cuatro ni te cuento. Envidia total. Un abrazo y muchas gracias por tus palabras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

En cumplimiento de la legislación española vigente en materia de protección de datos de carácter personal y del reglamento europeo RGPD 679/2016 le informamos de:

Responsable: Diana Oliver + info

Finalidad: Gestión del envío de información solicitada, gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios. + info

Legitimación:: Consentimiento expreso del interesado. + info

Destinatarios: No se cederán datos a terceros para la gestión de estos datos.

Derechos: Tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. + info

Información adicional:: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en mi página web Marujismo.com + info