65

Carlos González: “Vivimos en una sociedad que nos hace creer que tener hijos no es importante”

Entrevista a Carlos Gonzalez

Carlos González, pediatra y autor de numerosos libros de crianza como “Un regalo para toda la vida”, “Mi niño no me come” o “Creciendo juntos”.

El embarazo es un buen momento para leer (cuando llega tu hijo la cosa se complica para esos menesteres). Fue durante el mío cuando conocí “Un regalo para toda la vida”, un libro que recomiendo por la ayuda que puede proporcionar a una madre que quiere dar el pecho. Pero no sólo por eso. Página a página, su autor, Carlos González, desmonta infinidad de mitos que giran en torno a la lactancia materna y lo hace de forma amena y sencilla. Tras éste siguieron algunos libros más que terminaron de cambiar mi concepto sobre la maternidad, la lactancia y la infancia. Y es que cuesta no querer informarse sobre la maternidad cuando estás a punto de estrenarte en ella. Más aún en una sociedad como la actual, tan individualista, con tanta falta de apoyos, con tantos mitos arraigados en torno a la crianza o la lactancia. Hoy, más que nunca, se hace necesario estar bien informado. Nunca está de más leer; los libros siempre aclaran, refuerzan o cambian nuestras ideas iniciales. O nos hacen sentir menos solos . ¡Qué se yo!

Hace unos días asistíamos en familia al evento Todo Papás en el que participaba Un Papá en Prácticas. Daba la casualidad de que en el misma sala en la que se celebraba la mesa redonda sobre la Conciliación de la vida familiar y de la vida laboral, el pediatra Carlos González daba varias charlas sobre sueño, crianza y alimentación infantil. Al terminar una de ellas, me acerqué a él para solicitarle una entrevista por teléfono o por correo electrónico para el blog. Mi sorpresa fue mayúscula cuando me dijo que la podíamos hacer en aquel momento mientras tomábamos un café. Evidentemente, y pese a que no tenía nada preparado, no me lo pensé dos veces. Fue un auténtico placer disfrutar de esta charla con él. Por las cosas tan interesantes que dice y que te hacen pensar, pero también por su amabilidad y su sentido del humor. Este es el resumen de la conversación que durante una hora mantuve con Carlos González mientras Mara desmontaba la cafetería.

Sobre la obsesión que tenemos los padres por lo que comen nuestros hijos, ¿qué le dirías a unos padres que están preocupados porque “su hijo come poco”?

Que no se preocupen. Continuamente la gente dice “Mi hijo no come nada”, “Mi hijo no come bastante”… pero les diría que no se preocupen porque los niños ya comen demasiado. En España hay un 30% de obesidad infantil  y este es sin duda uno de los problemas más graves que tienen los niños españoles. ¿Por qué hay sobrepeso? Porque están comiendo demasiado o están comiendo mal. ¿Tú madre no te dice que tú no comes? ¿A que te lo sigue diciendo? Son las típicas frases maternas que si no te lo dice una madre… ¿Quién te lo va a decir? Es como lo de “Id al lavabo antes de salir que luego no podréis”.

¿Demasiados controles pediátricos?

Antes la gente no iba al médico. Tenías que estar muy malo para ir a visitar al médico. ¿Por qué? Porque era muy caro. Ahora la gente va al médico para todo. Bueno vas al médico no, “llevas al niño” al médico. Entre los 7 y los 50 años la gente no va al médico si no está con 40 de fiebre varios días seguidos pero para los niños… es otra cosa. Control del niño sano lo llaman. De alguna manera los médicos lo hemos promocionado. Se le ha ofrecido a la población que vayan al médico, que hagan revisiones, sin necesitarlo y eso causa preoupaciones.

Otro tema que  pone nerviosos a los padres es el sueño infantil. ¿Crees que es una preocupación “moderna”?

Yo creo que sí. A ver. A los padres les ha molestado siempre que el niño no duerma pero de ahí a tener que preguntarle al pediatra… De hecho, en mis inicios como pediatra no recuerdo que nadie me preguntara por el sueño de sus hijos. Creo que estas preocupaciones no las ha habido hasta que alguien les ha dicho que tiene que seguir un horario con sus hijos. No es una idea que parezca que pueda surgir espontáneamente en la mayoría de la gente porque la vida real no es así. A los padres se les puede ocurrir la idea, por ejemplo, de ponerle a tu hijo zapatos. ¿Por qué? Porque en algún momento va a caminar, porque todos llevamos zapatos, etc. Pero que se te ocurra que tienes que irte todos los días a la cama a la misma hora  cuando nadie se va a la cama todos los días a la misma hora, no tiene sentido. ¿A quién se le ha ocurrido? Ningún adulto se levanta a la misma hora un domingo, ni se acuesta tampoco a la misma hora. No creo que a la gente se le haya ocurrido de forma espontánea que los niños deben acostarse a la misma hora cada día. Y se les ha dicho que tienen que dormir solos, cuando toda la vida los niños han dormido con los padres.

Mucha gente piensa sobre el lloro de los niños: “ya se le pasará, no pasa nada porque llore”. ¿Pasa o no pasa?

Sí pasa. Pasa que está llorando y si está llorando es porque lo está pasando mal. Los niños lloran y no lo puedes evitar: lloran cuando les cambias, lloran cuando les vacunas, lloran cuando les bañas… Pero bueno, intentas que lloren lo menos posible porque sabes que ese llanto indica que lo está pasando mal, así que lo acortas intentando consolarlo, explicándole las cosas… ¿por qué? porque está llorando, no necesito más motivo. Muchas veces se usan argumentos “tontos” para dejarles llorar como “¿Qué pasa?, ¿por dejarle llorar se va a coger un trauma para toda la vida?”. No es ese el problema, es que a mi no se me ocurre hacerlo.

¿Por qué ese pensamiento continuo de que “los niños son malos”, que “nos retan” continuamente?

Son cosas misteriosas. Supongo que hay padres que algunas de esas cosas las pueden pensar espontáneamente si les han criado con pocas muestras de afecto, con gritos, con castigos, etc., entonces pueden pensar que eso es lo normal. Dicen que nuestros padres nos marcan y que pasamos el resto de nuestras vidas “con ellos” o “contra ellos”. De las dos maneras se depende de ellos, y lo más frecuentemente es “con ellos”, así que de algún modo hacer algo distinto a lo que han hecho ellos es como restregarles por la cara que lo han hecho mal y eso mucha gente no lo haría por nada del mundo. Eso, unido al desconocimiento es lo que lleva a muchos padres a actuar de uno u otra forma.

Sobre los llamados niños de “alta demanda“. ¿Existen?

Bueno, es una manera de hablar. Que hay niños que piden más que otros, que lloran más que otros… sí, es así. Y si esto es así porque el niño es así o por las circunstancias… pues no lo sé. Puede influir el carácter, el temperamento, cómo se le haya tratado los primeros meses… Decir que son de “alta demanda” pues no es más que una manera de llamarlos sin usar una palabra fea como “es un llorón”.

También depende de cómo definas “alta demanda” y como definas “existir”. El problema no es el nombre que uses sino las consecuencias que eso pueda tener. Si llamarles niños de “alta demanda” sirve para evitar otros nombres como llorones, malcriados o caprichosos y, además, sirve para comprender por parte de los padres que ese niño tiene mayores necesidades que cubrir pues será un nombre útil. Ahora, si esto sirve para que alguien piense que estos niños tienen un gen mutante o tienen una alteración cerebral y por tanto lo que necesitan es un medicamento que los “desdemande” pues entonces será un desastre. Del tema de la hiperactividad hablo en mi último libro,Creciendo juntos, porque creo que evidentemente se está exagerando muchísimo. No niego que pueda existir algún caso (yo no soy experto ni soy psicólogo) que necesite algún tipo de medicación. A lo mejor existe. Pero lo que no puede ser es que en Estados Unidos el 20% de los niños entre 10 y 15 años estén diagnosticados como “hiperactivos”. 1 de cada 5, ni más ni menos. Si me dijeran 1 de cada 100, bueno. Pero, ¿de verdad tantos?

¿Aguantamos menos los padres…?

Los padres, los profesores… A ver. O bien los niños son iguales que antes y les aguantamos menos, o bien los niños están más “pesados” que antes, lloran más que antes, se mueven más que antes… Si es lo segundo, deberíamos pensar qué les pasa, o qué hemos hecho para que estén así. No me extrañaría que fuera una combinación de las dos cosas: los padres aguantan menos pero los niños también aguantan menos porque los criamos de otra manera. No es lo mismo un niño que se ha criado con sus padres a uno que ha ido a la guardería, no es lo mismo un niño al que se le ha dejado jugar que un niño al que se le ha controlado cada segundo de su vida, no es lo mismo un niño que ha visto desde pequeñito la tele que otro que no. Son observaciones, son teorías… pero recuerdo perfectamente haber escuchado hace tiempo a un experto norteamericano, un catedrático de alguna universidad,  en un documental muy serio que hablaba sobre esto de la hiperactividad y decía que muchas veces se castigaba a los niños que “se portaban mal” sin recreo, cuando precisamente lo que necesita ese niño es más recreo. El recreo no es un invento moderno, ya en el sigo XVIII las escuelas tenían recreo porque vieron que un niño solo puede estar tranquilo y estudiar si se ha desfogado. Necesitan desfogarse, no se puede hacer de otra manera. Fíjate que cosa más curiosa. Yo he ido a cursos para adultos, cursos para médicos, y he escuchado a muchos expertos (expertos en educación) decir que las sesiones deben ser de un máximo de tres cuartos de hora porque más de 45 minutos de sesión no se aguanta, no se sigue… Y eso son congresos médicos. Así que entonces, ¿un adulto necesita un parón después de 45 minutos y un niño puede aguantar dos horas? Imposible.

¿Tan importante es “desfogarse”?

Mucho. De hecho, hay escuelas que experimentalmente han puesto cintas de correr en la clase. Es decir, los niños más movidos durante la clase el profesor está explicando y ellos desde la cinta escuchando. En los gimnasios hay una tele delante de la cinta de correr. Bueno, pues en vez de mirar la tele, aquí hay una clase de matemáticas. Es la eterna polémica, en mi último libro lo cuento, sobre qué es mejor: ¿es importante hacer cosas movidas para que el niño se desfogue o cosas tranquilas para que el niño se tranquilice?. Son las dos opciones de las que se ha hablado toda la vida y se ha demostrado que, si comparamos niños que les han tenido una hora de recreo pero que han estado leyendo cuentos con niños que también han tenido una hora de recreo pero más movida, en clase estaban más atentos los segundos. Y sobre esto además, hay que diferenciar entre el juego supervisado y el juego libre. No es lo mismo y los niños lo que más necesitan es juego libre pero cada vez tienen menos. Antes los niños iban a la calle a jugar, ahora van a actividades extraescolares y tienen un entrenador. Los niños tienen poquísimo tiempo libre, tiempo para decir “ahora hago lo que quiero”. La gente tiene la idea de que con los niños siempre hay que estar haciendo algo, no se les deja aburrirse y el aburrimiento es importantísimo. Aburrirse no es malo. Son los dos extremos, padres que meten a los niños en un campamento urbano y adiós muy buenas, y padres que se compran un libro para hacer cosas con los niños continuamente. Yo los mejores momentos que recuerdo de mi primera infancia son los aburrimientos. Mis primeros recuerdos de los tres años son de aburrimiento. Recuerdo ver las gotas de agua cayendo por la ventana los días de lluvia. Con 3 ó 4 años recuerdo eso, no recuerdo los juegos.

Con respecto a esto del aburrimiento. Mucha gente dice aquello de “llévale a la guardería que allí están entretenidos y no se aburren.

En una guardería española, lo dudo. En la mayoría de los países decentes hay una ley que estipula que haya una cuidadora por cada tres o cuatro niños, en España son ocho. Los informes de la OECD dan estos datos, y también cosas como el número de niños que van a la guardería en cada país, los permisos de maternidad, etc.  En el tema de las legislaciones que tratan el número de niños por cuidador estamos a niveles de Turquía y México no estamos a niveles de países como Francia, Alemania o Inglaterra. El niño que en Alemania va a la guardería no va a la guardería donde hay 8 bebés para una sola cuidadora, y mucho menos va durante el primer año de vida.

Pero en España es otra la situación: inexistentes ayudas a los padres y la falta de políticas de conciliación.

Sí, no tiene nada que ver. Me parece que ya hay un par de partidos que piden hasta los 6 meses de permiso, pero igual para el hombre que para la mujer. Si fueran 3 años para el padre y 3 para la madre me parece estupendo pero si solo son 6 meses… Es más lógico 11 meses para la madre y 1 para el padre, o 3 años para la madre, 5 meses para el padre. El día que un hombre de a luz pues tendrá derecho a esos 11 meses o a esos 3 años. Hay esta absurda mentalidad de que el hombre y la mujer tienen que hacerlo todo igual, y eso no es igualdad porque para empezar uno ha parido y otro no. Yo lo que propondría a los políticos, ya que todo lo quieren hacer políticamente correcto, es cambiar la acepción de las leyes y poner: “la persona que ha dado a luz tendrá derecho a…” en vez de “mujer”.

Pero los políticos no van a cambiar lo que la sociedad no tolera. Quedarse en casa cuidando de tus hijos está mal visto por la sociedad en general. ¿Cómo vamos a pedir que los políticos cambien las leyes si tenemos prejuicios?

Estas cosas pasan solo en España. En Alemania, por ejemplo, casi ningún niño va a la guardería (solo el 6%) porque les cuidan sus padres. Y leía hace poco en Internet, creo que en un foro, a una madre española que vivía en Alemania y que decía que esa situación era maravillosa pero que no era tan idílica, que existía mucho machismo: “si vas a trabajar y no te quedas con el niño en casa te miran mal”. Tiene la suerte de vivir en un país en el que en vez de darle 4 meses le dan 12 y dice que es machismo. Y yo pienso, vale, si no lo quieres ese permiso renuncia a él pero la posibilidad está ahí. Esa idea de que lo mejor es trabajar solo os las venden a las mujeres pero que ningún varón se la cree. ¿Para qué te compras un décimo de la lotería de Navidad? Para dejar de trabajar.

Recuerdo que hace unos años una madre contaba en una revista americana de la Liga de la Leche que harta de que todo el mundo le dijera cosas por no trabajar decidió decir que sí, que trabajaba en un proyecto de investigación sobre la influencia de las relaciones interpersonales en el desarollo psicocognitivo precoz de los niños. Lo que no decía es que trabajaba en casa y con un solo paciente que era su hijo.

Pero no solo los prejuicios o las políticas de conciliación, el dinero también influye en estas decisiones. 

Bueno, es un consumismo dedicado sobre todo a las mujeres. No es una cuestión de “es que necesito el dinero”, en algunos casos el dinero es imprescindible pero en otros no importa tanto el dinero como el apoyo de la teoría de “es que tengo que realizarme como persona“. Los tíos jamás pensamos que trabajar es bueno. Si yo ganara 50 millones de euros en una quiniela a lo mejor seguía escribiendo libros porque me gusta y me parece muy divertido, a lo mejor un arquitecto seguiría construyendo alguna casa o un cirujano operando de vez en cuando pero ¿cuántos taxistas seguirían trabajando?, ¿cuántos albañiles seguirían poniendo ladrillos? Pocos. La gente juega a la lotería para dejar de trabajar. Cuando se cambió la jubilación de los 65 a los 67 yo no escuché a nadie decir que era una maravilla poder trabajar dos años más para realizarnos más como personas, ni lo dijeron los hombres ni lo dijeron las mujeres. Si la cuestión es la igualdad hay muchas oportunidades para la igualdad. Los niños no necesitan a sus padres durante los 3 primeros años, necesitan a sus padres durante toda la infancia.

El tema de los horarios de trabajo en España tampoco ayuda.

Los horarios de trabajo y las vacaciones. Los niños tienen 3 meses y los padres 1. ¿Cómo se soluciona eso? No es normal que un niño de 11 años esté solo en casa todo el mes de julio mientras sus padres están trabajando. ¿Lo queremos hacer igualitario? Pues que estén con el niño 4 horas cada uno. Mi padre trabajando 8 horas mantuvo una familia y envió a 3 hijos a la universidad y ahora eso no se puede hacer es porque nos han estafado. ¿Me están diciendo que el nivel de vida ahora es más bajo que cuando yo era pequeño?, ¿en España hoy se vive peor que los años 60? Creo que no se vive peor. Comparativamente una persona que trabaje lo mismo que trabajó mi padre gana más, lo que pasa es que mi padre jamás tuvo coche y de vacaciones íbamos a Casteldefels, y ya de más mayores. Ahora todo el mundo ha estado en la India. Yo la India la había visto en un cromo. Lo más importante de nuestra vida debería ser criar a nuestros hijos. Lo gordo es que pese a que sigue siendo la prioridad nos damos cuenta demasiado tarde, cuando son mayores o cuando no los has tenido. Mis padres eran capaces de no tener coche, de remendar los calcetines y de no ir de vacaciones porque creían que su prioridad era criar a sus hijos y darles unos estudios. Ahora, mucha gente se da cuenta de esa prioridad demasiado tarde, y en vez de renunciar al coche o a las vacaciones prefieren gastarse el dinero en una clínica de fertilidad a los 38. Vivimos en una sociedad que nos hace creer que tener hijos no es lo importante, y de pronto te das cuenta de que sí, que es importante.

Otras entradas

Diana Oliver

Diana Oliver

65 comentarios

  1. Me ha encantado la entrevista, y he leído muchas de las cosas que dice justo en un momento en que necesitaba oírlas. Al margen de esto, me han gustado mucho las preguntas sobre la necesidad de movimiento de los niños. Un abrazo.

  2. Muchas gracias. Me han encantado la entrevista y los comentarios. Yo si creo que evidentemente hay cosas que se pueden hacer mal en la ma/paternidad, si lo ves desde la perspectiva de una persona muy vulnerable: el niño. Otra cosa es que como seres humanos debemos aceptar que todos cometemos errores o tenemos nuestras neuras que nos impiden ser padres ( personas) mejores con nuestros hijos, tener mas paciencia, comprension, tranquilidad, humor, mejores modales, etc…
    Es muy gratificante leer a otras madres que han tomado conciencia de lo importantes que son las relaciones afectivas y el amor en la vida de uno, pues que mayor amor que el que sentimos hacia nuestros hijos, aunque no siempre lo hagamos como nos gustaria.

  3. Gracias x compartir…una vez mas super deacuerdo con este sr….para mi lo mas importante mis hijos…y definitivamente mas deacuerdo con el no puedo estar

  4. Siempre me parece una pena que tena que haber profesionales que nos expliquen lo que simplemente parece sentido comun y un minimo de empatia: que si los niños lloran es por algo y que si no comen sera porque no tienen hambre… pero es bueno que existan. Sin embargo, yo nunca podré estar de acuerdo con Carlos Gonzalez porque tenemos una vision completamente divergente en lo que se refiere al papel del padre y de la madre en la crianza de los hijos. Si lo resumimos todo a “a mi me fue bien”, como hace él, nosotros también somos tres hermanos, y los tres tenemos carreras universitarias y puestos de trabajo importantes, sin embargo mi madre trabajaba por las tardes y mi padre se ocupaba de nosotros cuando saliamos del cole. Y no estamos traumatizados ni odiamos a nuestra madre, somos personas equilibradas y felices y hemos fundado familias muy estables. Trabajo con personas de toda Europa y tenemos a menudo discusiones sobre conciliacion en los distintos paises (yo tengo tres hijos): para mi el principal problema en España es la cuestion de los horarios, pero la idea de los partidos de dar las mismas oportunidades de baja a padres y madre va en el buen sentido. Es la unica forma de que los empleadores no discriminen a la hora de ofrecer empleo, si no saben quién se va a coger la baja. Yo creci muy bien con mi padre y mi hijo es un niño muy equilibrado “a pesar” de que mi marido dejo su trabajo y se ocupo de él durante su primer año de vida. Me parece muy bien que se valorice el papel de la madre, pero el del padre también, y el estigma social de un hombre que antepone sus hijos a su carrera es mucho mayor que para una mujer. Discursos del tipo “para eso son las madres las que paren” no hacen ningun favor a las mujeres, y mis compañeras confirman que en paises como Noruega y Alemania es mucho mas dificil para las mujeres ascender en sus carreras, si es lo que quieren. Una cosa es tener la opcion de que uno de los dos se quede en casa con los niños sin que eso suponga un estigma social, y otra cosa es que la madre esté obligada a hacerlo porque las guarderias no aceptan a los niños antes del año cumplido y el padre no tiene derecho a cogerse la baja. Lo que entiendo de las opiniones de Carlos Gonzalez es que si una mujer no esta dispuesta a renunciar a su carrera, no deberia tener hijos, y eso incluso aunque tenga una pareja dispuesto a renunicar a la suya y a involucrarse mas en la crianza. Pues a mi marido le va peor en el trabajo pero le gustan mas y se le dan mejor los niños que a mi, y sinceramente, me niego a pensar que mis hijos vayan a tener ningun problema ni que yo sea mala madre por ello.

    • Hola, en primer lugar gracias por tu comentario, me encanta saber qué pensáis de estos temas. Pienso que una no es mejor o peor madre por ocuparse de la crianza de los hijos o, por el contrario, dedicarse a su profesión. En mi opinión todas las madres queremos lo mejor para nuestros hijos (trabajemos o no, demos teta o biberón, les vistamos de rosa o de azul). Lo natural es que una madre, y un padre, busquen el bienestar de sus hijos y todas las decisiones que toman con respecto a ellos son basadas en el amor (se manifieste de una u otra manera). ¡Hay tantas formas de hacer las cosas! Y no creo que haya un manual para hacerlas de la mejor forma. Hay personas diferentes, y por tanto formas diferentes de hacer las cosas. En cuanto a conciliación, ascensos y trabajo, no creo que el problema sea solo en Alemania o Bélgica, creo que es una tragedia a nivel mundial en general. Las mujeres lo tenemos más difícil que los hombres en general en la mayoría de los países; un tema, en mi opinión, que es causado por machismo y paternalismo más que por tener más o menos facilidades en la crianza de los hijos. Es largo comentar por aquí todo lo que pienso sobre esto pero me guardo esta idea para un posible post para poder seguir debatiendo.
      Gracias de nuevo por tu aportación 🙂

    • Hola, estoy de acuerdo contigo en que el papel de la madre y del padre es vital para la crianza de un niño y que los padres que se ocupan de esta faceta mientras la madre trabaja son tan válidos como las madres. Sin embargo, creo que Carlos González no menosprecia dicho papel; todo lo contrario. Lo que dice es que las bajas por maternidad y paternidad deberían ser más prolongadas para que, efectivamente, pudieran ser igualitarias porque en la actualidad y en nuestro país lo aconsejable, desde un punto de vista estrictamente biológico y médico, es mejor que el periodo más largo se lo coja la madre porque debe recuperarse del parto en las condiciones óptimas para dedicarse a la crianza y después incorporarse al mundo laboral (de reducciones de jornada, excedencias… mejor no hablar). Por lo demás… completamente de acuerdo contigo. Sobre todo porque yo he tenido que escuchar de mi antiguo jefe eso de “si querías tener hijos quizá no deberías haber escogido este trabajo”. Teniendo en cuenta que soy periodista especializada en Medicina y que trabajaba en una publicación científica semanal… te puedes imaginar cómo me quedé. No sabes lo que me inspiran ejemplos como el tuyo. Un abrazo fuerte.

  5. Preciosa entrevista con frases con mucho sentido de uno de los mejores defensores de los niños. Gracias por tus palabras Carlos y felicitarte por esta gran entrevista!!

  6. Eres una máquina mamá jefa!!! Me ha encantado la entrevista y aún encima así improvisada. Enhorabuena!
    Cuando tuve a mi hija me sentía totalmente extraterrestre y cuando di con Carlos González…me salvó literalmente xD

    • Un millón de gracias, me sacas los colores 🙂

      Para mi Carlos González fue todo un descubrimiento. Comparto con él muchísimas opiniones, pero sobre todo, como dices, me hace sentirme menos “rara”. Gracias por tu comentario, eres un sol

  7. Oh, qué buena oportunidad.
    Una entrevista estupenda, y más si la hiciste sobre la marcha. Preguntas perfectas las tuyas y respuestas cargadas de sensatez, aunque alguna duela.
    Yo también descubrí a Carlos González en el preñe y en el despreñe, o despeñe porque me refiero al horror del postparto, y, si antes me daba pelín de mala espina, me conquistó. No hay como informarse para poder opinar. Je,je,je.
    Comparto.

    Besos

    • En mi opinión, la información es fundamental para poder opinar. Pero también para acabar con ciertos mitos o leyendas urbanas que hacen mal a la crianza, y a la maternidad en general. Gracias por comentar y compartir. Besos de vuelta.

  8. Me ha encantado la entrevista y toparme con tu blog! Soy 100% MARUJA! y tan maruja que soy que he abierto mi propio blog de maternidad (Maternideas) que te invito a que conozcas (apenas empiezo pero tengo muchas ganas de compartir con tod@s vosotr@s). Ya mismo me suscribo! 🙂

  9. Gran entrevista, totalmente de acuerdo en todo. Yo pedí una excedencia para cuidar de mi hija y pocas veces en mi vida he estado tan nerviosa, aún teniendo claro si no me la aceptaban me iba (no estamos sobrados de dinero, pero mi marido tiene trabajo fijo y eso nos daba bastante tranquilidad), lo pasé fatal pensando en hablar con mi jefe. Aún así, a veces colaboro desde casa y cuando me paso por el trabajo, todo el mundo me dice, sin preguntarme lo que pienso, que ya me falta menos para incorporarme, que veré lo que descanso…pero cómo voy a preferir estar en el trabajo, por muy gratificante que pueda ser, a estar con mi hija! Se trata a los niños como si fueran molestos, es un sinsentido. Por muy cansado que pueda ser criar, mi bebé tiene 14 meses y es toda una exploradora, seguimos con lactancia materna y se despierta hasta cinco veces por noche….ella ha sido mi mejor decisión, no cambio ni un segundo a su lado por nada. Por cierto, me ha encantado tu blog, tienes una nueva seguidora.
    Saludos.
    Silvia

    • Hola Silvia, sé de lo que hablas perfectamente. Dejé mi trabajo (después de 8 años en la misma empresa) justo cuando me tocaba incorporarme y es una de las mejores cosas que he hecho en mi vida. Como dices, es agotador pero enormemente gratificante. Gracias por tu comentario, y por tus palabras. De verdad, gracias 🙂

  10. Te leo desde Guatemala! Me ha encantado la entrevista y ver que en todos lados las manos tenemos los mismos dilemas! Aquí tenemos un permiso de maternidad de 12 semanas (4 antes del parto y 8 después del parto) y los papas solamente cuentan con 2 días!! 🙁 así que se hace lo que se puede! Por el momento soy mama trabajadora pero vimos lo importante que es estar con nuestro chiquito! Por lo que estamos tomando la decisión de que me quede en casa con mi bebe! Y entrevistas como esta solo confirman nuestra decisión!

    • Wow Dyana, qué gustazo recibir visitas y comentarios desde el otro lado del charco. Gracias por tus palabras. Me quedo alucinada con los dos días del papá… Lo de la mamá ya, ni te cuento. Es terrible lo poco que se valora el bienestar de los niños. La conciliación es algo que se ve muy lejano. Ojalá cambie, y no solo aquí en España. Muchas gracias por pasar y comentar.

  11. No sabes lo que te envidio, poder tenerlo frente a frente yo creo que si me pasara me echaría a llorar de la emoción. Para mí es un Dios, me salvó de hacer muchas cosas mal con mi hija, aunque algunas siga haciéndolas mal porque desgraciadamente vivimos en la sociedad que vivimos. Gracias por la entrevista y por supuesto, claro que comparto!

    • Gracias Yohana 🙂 No creo que las cosas en la maternidad se hagan mal o bien, ni que nadie tenga la fórmula mágica para criar. Existen muchas formas de hacerlo, y somos los padres quienes decidimos qué es lo que consideramos mejor para nuestros hijos. Muchas gracias por tu aportación y, por supuesto, por compartir 😀

  12. Buena entrevista, aunque discrepo en una…. Eso de “la persona que ha dado a luz tendrá derecho a…” en vez de “mujer”. Puede estar bien para las parejas que tienen hijos donde ella es la que va a parir, por que se sobre entiende que es la mujer la que da a luz. Pero creo que puede ser discriminatorio para las parejas que adoptan. Para esas parejas que ninguno de los dos va a dar a luz a su hijo adoptado entonces no van a tener derecho a una baja por maternidad/paternidad?? Yo si pienso que el hombre y la mujer pueden hacer las cosas por igual a excepción de gestar, parir y amamantar. La maternidad/paternidad debería ser igualitario tanto en la crianza como en las bajas, y vacaciones. Me parece vergonzoso que una mujer pueda estar de baja 16 semanas (que algo es algo y se podría aumentar) Mientras que el hombre solo tiene 2 semanas. Por otro lado Soy ama de casa pero a partir de ahora usaré esa frase de Trabajo en un proyecto de investigación sobre la influencia de las relaciones interpersonales en el desarollo psicocognitivo precoz de los niños. Me ha encantado! Besos.

    • Totalmente de acuerdo con lo que dices. A menudo los papás que adoptan son olvidados y tienen exactamente los mismo derechos que una mamá que a dado a luz. Creo que los permiso de maternidad son muy escasos y, en mi opinión, igualarlos al de los padres está bien siempre que sean mucho más largos. Creo que lo mínimo que debe estar un niño en casa es un año. Lo mínimo en mi humilde opinión. Gracias por tu comentario, yo también me he apuntado esa frase como respuesta genial.

  13. Me ha encantado,pedazo entrevista y encima improvisada!! Muy de acuerdo con lo que cuenta este hombre,me gustan mucho sus libros y lo que cuenta es tan lógico!
    Besos

    • Muchas gracias 🙂 La verdad es que a mi también me gusta cómo cuenta las cosas. Ha sido un honor poder entrevistarle.
      ¡Beso!

  14. Ole ole! Muy buena entrevista Diana! tiene que ser un hombre interesante para tomarse un café con él…

    Besets

    • Muchas gracias, Aneta. La verdad es que ha sido una experiencia muy chula. Muchas gracias por tus palabras 🙂

  15. Carlos González no solo ha cambiado la vida de miles de madres y de familias; Ha cambiado la manera de pensar , de actuar y de vivir la consulta de cada día de muchos pediatras. Hace muchos años que sigo sus charlas, leo sus libros y los receto, como si fueran medicinas, pero con la diferencia que son mejor que muchas medicinas que no sirven para nada: gotas para cólicos, infusiones…etc. Para mí es el faro que alumbra la pediatría social y comunitaria de muchos países donde ya es archiconocido.

    • Hola Carlos,la verdad es que yo antes de quedarme embarazada tenía una idea muy distinta sobre la maternidad. Leer a otros padres, informarme y libros como “Un regalo para toda la vida” o “Bésame mucho” me han hecho cambiar totalmente mi visión. Gracias por tu comentario 🙂

  16. Buenísimo como siempre, yo sin tener hijos era de las mujeres que veía bien una guardería y seguir trabajando pero al ser madre mi instinto me dice que debo estar con mi hijo, crecer con él, disfrutarlo, quererlo y no perderme nada de sus momentos, dormir con él, jugar y cogerlo mucho en brazos, y teta mucha teta, después de muchas criticas y muchos comentarios ignorantes el tiempo nos va dando la razón, mi hijo es feliz, sano, simpático, cariñoso y la única pega que pongo es que me hubiera gustado haber trabajado mas tarde, aun así lo cuidamos su padre y yo, hemos reducido nuestra jornada, hemos renunciado a muchas cosas pero no lo cambiamos por nada del mundo

    • Hola Rosana, sé de lo que hablas 🙂 Muchas gracias por tu comentario, me siento muy identificada.

  17. Felicidades! No te había leído antes pero me ha sorprendido la calidad de tu entrevista “improvisada” 😉
    A todo lo interesante que siempre aporta Carlos González añadiría la importancia de que las madres tomemos consciencia de lo que en realidad somos y lo que queremos, más allá de lo que la sociedad espere de nosostras, más allá de las opiniones, las teorías, los juicios, etc. Necesitamos informarnos, empoderarnos, acompañarnos y respetarnos. Sólo cuando logramos cuidarnos a nosotras mismas logramos cuidar mejor a nuestros hijos e hijas.

    • Gracias por tus palabras, Lorena. Estoy feliz de ver que la entrevista ha gustado tanto. Para mi ha sido un honor y es enorme la satisfacción que siento cuando leo cosas como éstas. Como dices, necesitamos informarnos, empoderarnos y, sobre todo, dejar de pensar en lo que los demás pienses de nosotras como madres.

  18. Yo pienso como Carlitos: los niños son el último mono y todo está por delante de ellos: trabajo, pareja, la serie que den esta noche en televisión. Si no están durmiendo estorban y en la guardería es donde mejor están. ¡Ay! ¿Para qué nos lanzamos a la maternidad entonces? Si vivíamos tan a gusto sin churumbeles. ¡Vaya exitazo de entrevista que te has sacado de la manga señora!

    • Amén, Lucía. Así lo veo yo también: los adultos somos el centro de atención. ¿Y los niños? En fin… Gracias por tus palabras 🙂

  19. ¡Felicidades por la entrevista! Yo es que adoro a este hombre, lo descubrí antes de estar embarazada y comulgo en todo con el, sobre todo respecto a las guarderías 🙂

  20. Qué pedazo de entrevista, me ha encantado. Muy muy interesante y estoy de acuerdo con esta visión, la verdad. ‘Bésame mucho’ fue el primer libro que leí estando embarazada y a mí también me marcó. Eres muy buena improvisando entrevistas 😉

    • Ay, muchas gracias de verdad. Estoy feliz de ver que os ha gustado tanto. De verdad, gracias.

  21. Me ha gusta mucho la entrevista, sobre todo la primera parte, cuando habla como pediatra (Me he dado cuenta de que tanto él como yo hemos llegado a la misma conclusión sobre los niños de alta demanda). Con lo que ya no estoy de acuerdo es cuando habla de conciliación y sus medidas para solucionarla, ahí salta de su papel de pediatra al de político y no comparto la mayor parte de su visión.
    Enhorabuena por la entrevista, es un lujo poder leerte, eres una gran periodista

    • Muchas gracias, de verdad. ¡Qué buena acogida! Gracias, gracias, gracias. Al final me lo voy a creer y todo 🙂

  22. toma entrevista que te has marcado! gran titular, ni a tu vecina ni a tu jefe le importan los niños. El mundo está concebido para que sean los niños los que vayan a remolque de los adultos y a darles caña desde bien pequeños. Totalmente de acuerdo con muchas cosas, lástima que no todo es tan idílico ni tan fácil. Besotes!

  23. ¡Menos mal que fue algo improvisado, porque vaya entrevista Diana! Me ha parecido muy interesante y has tocado aspectos que yo desconocía (lo de desfogarse por ejemplo). En mi caso le descubrí al volver a trabajar, cuando empezaba con la alimentación complementaria leyendo “Mi niño no me come” y luego leí Bésame mucho y “Entre tú y tu pediatra” y me gusta mucho su punto de vista que siempre se centra en las necesidades del niño.

    Leyendo tu entrevista me he acordado del marido de una amiga, que será padre en agosto, que un día cuando mi hijo tenía poco más de un año, y se echó a llorar (no me acuerdo por qué) se echó a reír y dijo “lágrimas de cocodrilo, no le hagas caso”. Tuve que morderme la lengua para no decir nada y sencillamente atender al niño, pensando que ojalá cuando tenga a su propio hijo no siga pensando así, porque en todo caso ¿no sería mejor que como padres les pudiéramos evitar llorar por cosas más graves, y sus lágrimas siempre fueran por cosas “sin importancia” para los adultos?

    • Muchas gracias por tus palabras, Laura. Por desgracia, el caso del marido de tu amiga es algo demasiado común. Para muchos, los niños son seres molestos, maliciosos y que nos manipulan a su antojo. Sin ir más lejos, una de las profes de matronatación del polideportivo de mi ciudad piensa así. Tremendo.

  24. ¡Qué buena entrevista Diana! Menuda suerte tuviste, cuando salen así las cosas da mucho, mucho gusto. Me alegro mil de que hayas tenido este ratito con él 🙂
    Yo como siempre con este hombre, hay cosas que sí y otras en cambio con las que discrepo profundamente.
    Un besote enorme y enhorabuena por este trabajazo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

En cumplimiento de la legislación española vigente en materia de protección de datos de carácter personal y del reglamento europeo RGPD 679/2016 le informamos de:

Responsable: Diana Oliver + info

Finalidad: Gestión del envío de información solicitada, gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios. + info

Legitimación:: Consentimiento expreso del interesado. + info

Destinatarios: No se cederán datos a terceros para la gestión de estos datos.

Derechos: Tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. + info

Información adicional:: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en mi página web Marujismo.com + info