9

Claudia Pariente: “La maternidad nos convierte otra vez en un ser primitivo”

Entrevista-a-Claudia-Pariente-de-Entre-Mamas

Entrevista a Claudia Pariente de Entre Mamás

Hemos charlado con Claudia Pariente, fundadora de Entre Mamás, un espacio en el que las madres encuentran un lugar de reunión donde ser respetadas, escuchadas e informadas. Un apoyo muy necesario porque, como dice Claudia, “Nadie nos dice que la vida va a cambiar tanto, ni que puede ser tan difícil.”

Claudia Pariente es la fundadora de Entre Mamás, un espacio creado por y para madres. Para quien no lo sepa, ¿qué vamos a encontrar en Entre Mamás?

Un lugar acogedor, de encuentro. Un espacio para intercambiar experiencias de maternidad, hablar de lo que nos preocupa, encontrar información, tomar un café, sentirnos arropadas y escuchadas.

¿Cómo surge la idea de un proyecto como éste?

Un embarazo complejo, un parto nada parecido a lo que soñé (mi primera experiencia fue maravillosa y la segunda me dejó triste y confusa) y una lactancia cuesta arriba hicieron que me cuestionara la situación de la atención a la maternidad en el país. Después del nacimiento de esa hija, en España, sentí la necesidad de hablar con otras mujeres y compartir con alguien los sentimientos que me invadían.

Aunque existían grupos de lactancia, por situaciones de salud mal diagnosticadas y peor tratadas, me encontré dando alimentación mixta y me sentí muy incomprendida. Me interesaba hablar sobre otras cosas, otros temas que pudiera tener en común con otras madres y encontrar mujeres que atravesaran mi situación. No existía nada así y decidí crearlo.

A día de hoy, ¿estamos más solas en nuestra maternidad?

Muchísimo. “Solas en medio de un montón de gente” como diría Amaral. Recibiendo todo tipo de consejos y juicios de parte de los que nos rodean. Sin acompañamiento alguno. Estamos solas porque en las grandes ciudades, con las prisas, las distancias, ya no es posible contar con un grupo que nos arrope y nos mime en el posparto. El puerperio se abre ante nosotras como un total desconocido.

Nadie nos dice que la vida va a cambiar tanto, ni que puede ser tan difícil.

El primer mes del bebé puede ser muy duro sin ese apoyo del que hablo.

entre-mamas

Participas en diferentes asociaciones que defienden los derechos de las madres. ¿Qué dirías que necesita una madre reciente y que esta sociedad no le ofrece?

Apoyo y acompañamiento. Apoyo en las decisiones que quiera tomar libremente. Sin que sea presionada para hacer A o B. Respeto por aquello que decida. Pero también necesitamos espacios que nos ofrezcan información real y basada en evidencia científica, porque solo de esa manera las decisiones pueden ser realmente libres.

Y aunque no todas las mujeres lo necesitan (no es imprescindible), contar con acompañamiento para transitar ese camino menos sola puede hacer más fácil todo.

Habláis a menudo en la web de Entre Mamás de “empoderamiento femenino”. ¿La maternidad ha empoderado a Claudia?, ¿nos empodera convertirnos en madres?

Todas las mujeres, madres o no, somos poderosas. El problema es que no nos creemos ese poder. Desde que somos niñas perdemos la confianza en ese poder y llegamos a la maternidad con un largo camino recorrido en “desempoderamiento”, si es que esa palabra existe. Creemos que nuestro cuerpo es de otros; para uso y disfrute del resto menos de nosotras mismas. Crecemos con patrones irreales de tallas ideales. Pensamos que nuestros procesos fisiológicos son sucios o los relacionamos con la enfermedad (¿Has visto que en los anuncios de compresas la sangre es azul?!). Se vive como desagradable la esencia femenina y nos convencemos de que feminismo es, como dice una amiga, ser hombres que paren.

Nos embarazamos y ya estamos vencidas por el miedo y la sensación de ser imperfectas. No creemos en nuestra capacidad de gestar, parir y criar. Y desde luego, en esas condiciones, no deseamos hacernos responsables de nada y esperamos que sean otros los que se hagan cargo y decidan. Y entonces, no parimos, nos paren. Y no nos cuestionamos nada de esto; todo nos parece muy normal. ¿Podemos imaginar lo mismo al organizar algo importante en nuestra vida? ¿Nuestra boda por ejemplo?

Y luego llegamos a casa. Con puntos que curar (como si fueran imprescindibles), pechos agrietados (como si esa fuera la normalidad) y sensación de que algo ha pasado y no saber muy bien el qué. Desconectadas en algunos casos… pero se supone que “tenemos” que estar felices porque “todo ha salido bien”.

claudia-pariente-maternidad

Nos convierte otra vez en un ser primitivo, atento al llanto del hijo, necesitado de su compañía y calor. Pero nos dicen que no le cojamos, que le acostumbremos pronto a dormir solo… algo totalmente alejado de la esencia humana. Y así, ¿cómo no vamos a sentirnos confusas y solas? Un buen parto, una lactancia satisfactoria, una crianza tranquila empodera y mucho… pero en las circunstancias descritas, es casi milagroso que todo vaya sobre ruedas.

Maternidad consciente. ¿Cómo la definirías?

Como una maternidad que busca información y decide en consecuencia. Pero ojo: Todas las madres queremos lo mejor para nuestros hijos. El problema es que no todas las madres tenemos acceso a una información fiable y por ello, muchas veces decidimos en función de falacias. Si nuestro pediatra nos dice que a partir del 4º mes, la teta es agua y que le demos a nuestro bebé “mi primer yogurito”… qué vamos a hacer? Dejar de dar teta y comprar “mi primer yogurito”, claro. Porque queremos lo mejor para nuestro bebé.

Cuando las galletas y potitos dejen de tener el sello del AEP (Asociación española de pediatría), cuando se ofrezcan planes de parto en todos los hospitales, cuando existan grupos de puerperio extenso en todos los centros de salud, a lo mejor las mujeres podremos tomar decisiones más libres.

En España nos lo ponen complicado para vivir una maternidad consciente, plena, y sólo vemos propuestas políticas para seguir delegando en terceros nuestra maternidad. ¿Qué crees que se debería cambiar para facilitar el disfrute de esta etapa vital?

El sistema en general está mal hecho. No ve en la maternidad un valor. No considera que quienes están siendo criados hoy, serán los ciudadanos del futuro.

Ofrecer a las madres –y su parejas, familias- diferentes posibilidades para ejercer la crianza sin postergar otras áreas de su vida es un imperativo para cambiar las cosas. Pero además, es una cuestión de salud pública. Mientras mejor cuidados estén nuestros hijos, más saludable –física y emocionalmente- será el ciudadano del futuro.

No tiene que cambiar solo la mirada hacia la madre. También hacia los padres, permitiendo que puedan ejercer su papel sin que nadie tome represalias si se toma su baja completa, por ejemplo. Extendiendo las bajas por maternidad/paternidad, ofreciendo opciones de trabajo y conciliación… casi nada.

Una crianza saludable no es solo labor de la madre/padre sino de la sociedad en conjunto.

En general, ¿se tiene en cuenta y se respeta a las madres, a la maternidad?

No. En general se menosprecia la maternidad. Está mal visto ir con tus hijos a los sitios, está mal visto dejar de trabajar para cuidar al bebé que ha nacido, está mal visto renunciar a buenos puestos para dedicarte a tu prole. Pero al revés también: Si se vuelve pronto al trabajo, si se deja de amamantar… somos lapidadas de todas formas. También nos juzgamos mucho unas a otras.

Hace poco hablábamos en el blog del cambio vital que supone la maternidad para muchas madres. ¿En qué le ha cambiado a Claudia Pariente la maternidad?

Me hice madre hace 20 años. Me fascinó. A partir de ese momento dediqué mi vida a estudiar a las mujeres, la maternidad, la infancia y los diferentes aspectos que rodean esas temáticas; siempre relacionados con la comunicación y la salud pública. Eso en lo intelectual…

Lo verdaderamente importante surgió en mi espíritu. Antes de ser madre me cuestionaba algunas cosas, pero solo después de tener a mi primera bebé en brazos y contra mi pecho, entendí cuán grande puede ser el amor y el inmenso poder que tiene el instinto.

Estoy convencida de que nacemos dos veces: la primera a los brazos de nuestras madres y la segunda a los brazos de nuestros hijos.

Diana Oliver

Diana Oliver

9 comentarios

  1. Me han corrido las lágrimas. Apoyo, consuelo, mimos, sentirme acompañada… Sólo he tenido a mi marido incondicionalmente. Viviendo sin mi familia cerca para poder acudir a ellos ya no para que me echaran una mano (que la necesitaba y la necesito) sino para simplemente sentir cariño, que alguien me mirase a los ojos y me dijera que soy fuerte y que lo estaba haciendo bien.

    Duro, muy duro.

    Con el tiempo se lleva mejor pero aún duelen ciertas cosas del ayer y del ahora. Más que nada porque hay cosas que parecen no cambiar y una situación sin ayuda prolongada en el tiempo puede convertirse en una urgencia.

    Me ha encantado. Un beso a todas y a vuestr@s peques.

    • Muchas gracias, Aida. Por lo que cuentas vivimos una situación muy parecida. Como dices es muy duro. Mi mayor pena es siempre la falata de empatía muchas veces por parte, sobre todo, de la familia (ambas, la política y la propia). Mucho ánimo. Un placer saber de ti. Un abrazo <3

  2. Yo estoy contigo por lo de la naturalidad de gestar,parir,amamantar,pero también pienso, que las mujeres vamos perdiendo nuestro poder innato paulatinamente en esta sociedad patriarcal y machista,y que el momento del embarazo es un buen momento de empoderamieto, de coger las riendas, y después del parto invencibles,ahí si que reconocemos nuestro poder si lo hemos empezado a recuperar en el embarazo,aunque para eso es muy importante el grupo de apoyo o tribu.
    Gracias por todo :*

  3. El grupo que ha formado Claudia es fantástico! El verano pasado tuve un problemilla con la lactancia. Tenía una herida que se hacía más y más grande y me dolía un montón cada vez que la peque mamaba. Fui a una de las sesiones que organiza Claudia y me puso en contacto con una mamá que me dio la solución a mi problema. En una semana estaba resuelto! Y llevaba ya más de un mes con ello…
    Os recomiendo ir si tenéis inseguridades, dudas o simplemente queréis pasar una mañana o tarde agradable.

    • Wow Nieves, no tenía ni idea. Me alegro de que se solucionara todo. Sin duda, este tipo de iniciativas son muy necesarias. Gracias por comentar y ánimo con estos calores, mami. Besazo.

  4. No conocía esta web, me pasaré a echar un vistazo.
    Yo debo ser una afortunada porque no me siento identificada con el desempoderiento del que hablan. Parí como quise, la lactancia fue dura al principio pero me ayudaron pero nunca me sentí poderosa por todo esto. Para mí era lo normal: parir, dar el pecho, etc

    • Yo soy de tu opinión. Creo que parir, amamantar, etc son cosas normales. Sin embargo, sí que creo que en cierto modo se ha desnaturalizado todo eso. Y la maternidad hoy, en muchos casos, se vive en soledad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

En cumplimiento de la legislación española vigente en materia de protección de datos de carácter personal y del reglamento europeo RGPD 679/2016 le informamos de:

Responsable: Diana Oliver + info

Finalidad: Gestión del envío de información solicitada, gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios. + info

Legitimación:: Consentimiento expreso del interesado. + info

Destinatarios: No se cederán datos a terceros para la gestión de estos datos.

Derechos: Tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. + info

Información adicional:: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en mi página web Marujismo.com + info