6

#MujeresQueSonHistoria o la necesidad de una Historia feminista

historia feminista - playmobil

#MujeresQueSonHistoria

La necesidad de una historia feminista se ha visto reflejada en un suceso que hemos conocido estas últimas semanas y que Madresfera y Mujeres y Madres Magazine quieren visibilizar a través de un carnaval de posts bajo el hashtag #MujeresQueSonHistoria. Y es que, entre las 60 figuras de una colección de libros y figuras para que los niños aprendan sobre las etapas, lugares y civilizaciones de la historia, lanzada por Planeta DeAgostini y Playmobil, no aparecía ni una sola mujer. Y digo “aparecía” porque según ha informado la compañía a través de un comunicado, tras la polémica suscitada han confirmado que incorporarán figuras de personajes históricos femeninos a la colección.

objetividad falsaPaula Martos Ardid y Pedro Ochoa Crespo, doctores en Historia contemporánea por la Universidad Complutense de Madrid y autores del blog Historia Feminista, ven en este hecho dos problemas fundamentales: “Por un lado, el más obvio y el que ha disparado todas las alarmas es la decisión flagrante de prescindir de figuras femeninas en una colección destinada a ilustrar al público infantil la “aventura de la historia”. Por otro lado, esta omisión lo que hace es poner en evidencia una cuestión más profunda y compleja: apunta a que la colección de Planeta DeAgostini servirá para perpetuar una concepción extremadamente limitada y obsoleta de la historia, una concepción que se ampara en una falsa idea de objetividad para ratificar explicaciones históricas atravesadas por prejuicios de sexo (y por lo que vemos en la descripción de la colección, seguramente también de raza y clase)“.

Para Paula y Pedro, la historia universal de la que suelen dar cuenta las explicaciones generalistas y simplistas en realidad no tiene nada de universal: “Es únicamente la historia de los hombres blancos, occidentales, propietarios y heterosexuales, que silencia y coarta la experiencia de los sujetos y las comunidades históricas tradicionalmente oprimidas por aquéllos. En resumen, no es sólo que hayan dejado fuera a las mujeres, es que además esta omisión denota una forma de hacer historia anquilosada y en nuestra opinión muy poco interesante“.

Pese a que la sociedad cada vez está más concienciada acerca de la importancia de muchos personajes históricos femeninos “todavía es una conciencia marginal, que no atraviesa todas las manifestaciones de nuestra cultura“. Y esta colección es una prueba de ello.

Motivos comerciales

Según leemos en varias webs Planeta DeAgostini esgrime “motivos comerciales” a que no aparezcan figuras femeninas entre sus muñecos. Aseguran que en los libros sí se hace referencia al papel de las mujeres. Para los autores de Historia Feminista el hecho de que Planeta DeAgostini sea una editorial de corte conservador puede provocar que como tal “tenga una visión muy miope de los consumidores”. Ambos insisten en que, además, desde la editorial entenderán que “una niña puede identificarse con un indio cherokee de sexo masculino (que ellos dan erróneamente por neutro), mientras que es imposible que ocurra lo contrario, esto es, que un niño se identifique con una figura femenina como Cleopatra, por ejemplo“.

¿Puede ser que  la historia esté tan asociada a la figura masculina que desde la editorial ni siquiera  se planteen cuestiones como ésta? Los expertos opinan que efectivamente es así. “La historia es siempre la historia de los vencedores. No conocemos la historia de los esclavos de Egipto que murieron en masa bajo el sol del desierto. Conocemos la historia de los faraones que vivieron eternamente en las tumbas levantadas con la sangre esclava. Pues ocurre que las mujeres han sido siempre las grandes vencidas de la historia: la historia la escriben hombres porque, primero, son los que saben escribir (ya se han ocupado ellos de que las mujeres no puedan hacerlo); segundo, son ellos los qué han decidido qué temas son interesantes de ser contados y pasar así a ser considerados de importancia histórica (hacer el pan, preparar ungüentos, asistir partos, dar el pecho y otras actividades tradicionalmente femeninas son irrelevantes a los ojos de esos hombres; no así las guerras, los tratados, las expediciones marítimas…); y tercero, controlan todas las instituciones que contribuyen a la construcción del conocimiento histórico (los archivos, las bibliotecas, las universidades, los centros de investigación, etc.). Así que sí, la historia universal es historia masculina y la única manera de evitarlo es dejando de hacer historia universal: lo que hace falta es hacer historia crítica feminista, postcolonial, marxista”.

Los grandes personajes históricos femeninos no son grandes desconocidos

Pregunta obligada: ¿Qué figuras femeninas creéis que hubieran encajado a la perfección en la colección? “Ya han salido muchos nombres: Cleopatra, Juana de Arco, Marie Curie… Lo ideal sería que en una colección como esta hubiera figuras genéricas de mujeres, como una campesina, una monja, una cortesana, una bruja (¡aunque miedo nos da pensar cómo trataría Planeta DeAgostini la figura tradicionalmente tan denostada de la bruja!). Por desgracia, la historia escrita por los hombres tiene pocos nombres propios de mujeres porque su rastro, tanto en la documentación histórica como en los grandes relatos, ha tendido a quedar silenciado: las mujeres en la historia con frecuencia no tienen nombre, no tienen rostro, porque no sabían escribir, porque su vida no les parecía relevante a quién sí sabía hacerlo, porque sus historias se han transmitido de forma oral y porque en definitiva sus huellas han sido borradas sistemáticamente por la acción destructiva de los hombres“.

historia femenina silenciada

Dicen Paula y Pedro que si tuvieran que elegir un nombre emblemático que representase bien un proceso especialmente significativo de la historia en clave feminista esa sería el de Mary Wollstonecraft, autora del famoso texto Vindicación de los derechos de la mujer y una de las madres más representativas del feminismo.

No es sólo que esta colección se haya olvidado de las mujeres; es que se ha olvidado de una de las mayores y más significativas revoluciones que han tenido lugar en la historia: la revolución que, por simplificar mucho y mal, cuajó durante la Ilustración y estalló en el siglo XX cuando la vida pública se llenó de mujeres que reclamaban derechos y libertades“, aseguran.

Los doctores en Historia contemporánea insisten en que los grandes personajes históricos femeninos no son grandes desconocidos, “aunque algunos no sientan rubor alguno cuando se olvidan de ellos”, pero “la naturaleza de las relaciones de poder que se han dado en la historia de Occidente ha hecho que haya relativamente muy pocas mujeres que puedan señalarse como “grandes personajes históricos”: apenas han ocupado cargos de poder (las leyes sucesorias han tenido este efecto), no han ido a la guerra, no han recibido mecenazgos para desarrollar su obra pictórica… Pero lo que nosotros le pedimos a una historia feminista no es tanto que reivindique esos nombres (que también), como sobre todo que sea capaz de abrir nuevos canales en la historia que invoquen el valor de otro tipo de figuras históricas: figuras tan interesante como la de Hildegarda de Bingen, por ejemplo, que ha recibido bastante atención en los últimos meses“.

Pierre Adrien-Sollier

¿Por qué necesitamos una historia feminista?

“Necesitamos una historia feminista”. Así de claros son los autores del blog Historia Feminista quienes no dudan en afirmar que “la crítica feminista debe reivindicar una historia que no sólo visibilice el papel de las mujeres dentro de la historia universal/masculina, sino que trastoque nuestros conceptos de lo histórico hasta transformar completamente las formas de hacer historia“. Y ponen de ejemplo: “Si como al final parece Planeta DeAgostini se decide a incluir una suerte de apéndice a su colección con una serie de figuras de mujeres seguramente sería una pobre victoria. Lo que tendría que hacer es reconcebir toda la colección desde sus cimientos para que narrara una historia menos universal y más crítica“.

la historia sera feministaEntonces, ¿debemos replantear la Historia? “Sí, completamente. Precisamente el feminismo lo que hace es señalar que la historia no puede seguir haciéndose como hasta ahora, que tiene que ser más crítica consigo misma, que tiene que darse cuenta de sus limitaciones y de los privilegios sobre los que se sustenta: de lo contrario la historia está abocada a una perdida completa de su propia esencia. Por eso decimos que la historia será feminista o no será.

* Imágenes: Obras pictóricas del artista Pierre Adrien-Sollier.

Diana Oliver

Diana Oliver

6 comentarios

  1. ¡Fantástico Diana! Me encanta que haya gente experta en historia que se haya dado cuenta y explique tan bien este problemón que tenemos con el machismo integrado en el cerebro y en la sociedad tras años y años!

    • ¡Gracias Nieves! Qué bien que te haya gustado. La verdad es que por Paula y Pedro siento una admiración enorme 🙂

  2. Me ha resultado interesante que destacaran la “versión comercial”, en el que no importa si las niñas se identifican con roles masculinos, pero al revés resulta “raro”. Lo de esta colección, en realidad, no es más que la punta del iceberg sobre cómo se afronta la Historia. No hay más que echar un vistazo a los libros de texto de nuestros hijos. No podemos obviar que hay un mayor número de nombres propios masculinos, ya que sólo algunas mujeres se atrevían a romper las reglas, pero deberían aparecer. Lo peor de todo es que mucha gente cree que, cuando aparecen, es porque son mujeres y no por sus logros… En fin, el tema da para muchas reflexiones.

    • Totalmente, Marian, así es. Yo es algo en lo que no había reparado hasta ahora. La maternidad es una bonita caja de sorpresas 🙂

  3. Lo que ha sucedido con esta colección es el relato típico de uno de esos granos que «no hacen granero pero ayudan al compañero». Estoy seguro de que mucha gente diría y dirá que quejarse por algo así es ser unos exagerados. A más de una le habrán colgado el cartel de feminazi, incluso, no me cabe duda. Pero así funciona ese goteo machista. Esta colección no hará que un niño llegue a la conclusión razonada de que su género másculino lo hace superior a sus compañeras de clase, pero gota a gota, página tras página de su libro de Historia del colegio, habremos perpetuado una vez más ese poso en su subconsciente de que no somos iguales, de que son los chicos los que viajan a la Luna mientras ellas cuidan de los hijos atrás en el planeta Tierra.

    Como dicen Paula y Pedro, conseguir un apéndice a la colección resulta casi ridículo. Habría que rehacerla desde el principio, igual que necesitaríamos reescribir la Historia desde el comienzo. Tarea harto complicada a estas alturas, por cierto. ¡A por ella!

    • Por favor… Qué gran frase: “Granos que no hacen granero pero ayudan al compañero”. Nunca la había escuchado y me parece fantástica 🙂 Con tu permiso, me la apunto.
      Pues sí, yo opino igual. Al final no es cuestión de que “esto es una tontería sin importancia” sino que al final poco a poco el machaque es alucinante. Como bien dices seguramente sería mejor rehacerla entera pero no sólo la colección sino la Historia, sí. A ver si expertos como Paula y Pedro pueden colaborar en que sea posible. ¡Besazo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

En cumplimiento de la legislación española vigente en materia de protección de datos de carácter personal y del reglamento europeo RGPD 679/2016 le informamos de:

Responsable: Diana Oliver + info

Finalidad: Gestión del envío de información solicitada, gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios. + info

Legitimación:: Consentimiento expreso del interesado. + info

Destinatarios: No se cederán datos a terceros para la gestión de estos datos.

Derechos: Tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. + info

Información adicional:: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en mi página web Marujismo.com + info