14

La importancia de leer con nuestros hijos

la importancia de leer con nuestros hijos

Leer en familia

En casa nos encanta leer y a menudo pensamos que sería genial que Mara heredara ese amor por los libros. La verdad es que el tiempo no acompaña y los libros se van amontonando junto a las ganas de leer pero como no hay mal que por bien no venga siempre nos quedan los cuentos que leemos con la peque. Momentos que disfrutamos mucho con ella y viceversa, por eso intentamos siempre encontrar un ratito, o varios, al día para echar mano de alguno de los tesoros de nuestra pequeña biblioteca particular que vamos ampliando con mucho cariño. ¿Es importante leer con nuestros hijos? Nosotros pensamos que sí porque, como en todo, lo que hagamos en casa pues influirá sí o sí en ella a futuro. Pero es que, además, son momentos estupendos que compartir y que antes de que nos demos cuenta desaparecerán. ¡Zas!

Eva Gracia que está al frente de Pekeleke, un portal especializado en literatura infantil genial en el que reseña álbumes ilustrados y da buena cuenta de todas las novedades en libros para niños,  se ha animado a explicar en el blog algunas ideas de por qué es importante leer con nuestros hijos. ¡Allá va!

La importancia de leer con nuestros hijos

Seguro que a la mayoría de los papás nos gustaría que nuestros hijos fueran grandes lectores porque entendemos que la lectura es, por un lado, una fuente inagotable de aventuras y emociones y, por otro, un instrumento divertido y apasionante de aprendizaje.

Si queremos que nuestros niños se apasionen por la lectura tanto como nosotros, leer con ellos es una de las formas más sencillas de conseguir nuestro objetivo:

1.- Los niños hacen lo que ven. Si los niños ven que leemos, si leemos con ellos, los niños terminarán convirtiéndolo en un hábito, en algo que forma parte de su día a día y que si un alguna ocasión les falta, por ejemplo por porque un día vamos muy justos de tiempo, lo van a echar de menos.

2.- Compartir el tiempo de lectura refuerza el vínculo con nuestros hijos. El momento de sentarse a leer en familia es un momento de complicidad, de afectividad, en el que el adulto y el niño comparten la lectura y sus impresiones sobre lo que han leído. Este momento de compartir es un momento fantástico para hablar de nuestros sentimientos, de las cosas que nos han pasado durante el día, de nuestras opiniones sobre la lectura. Pocas ocasiones mejores tendremos a diario para fomentar buenos valores y dialogar con nuestros hijos. ¡Qué fluya la comunicación!

3.- Leer juntos ayuda a los niños a desarrollar el lenguaje, ya que todos los días están aprendiendo palabras nuevas, cómo se pronuncian, qué significan y, conforme vayan siendo mayores, cómo se leen y cómo se escriben.

4.- La lectura en familia ayuda al niño a conocerse a si mismo, a su entorno más cercano y también al resto del mundo. Acompañar al niño asomándonos juntos a un libro supone recorrer de la mano el camino de fantasía que la obra nos muestra, ayudándole a integrar todo lo leído en su vida cotidiana.

5.- Leer todos los días les ayuda a desarrollar su intelecto mejorando su capacidad de concentración, abstracción, memoria e imaginación, herramientas que son fundamentales para un correcto desarrollo del niño.

6.- La lectura favorece el desarrollo emocionalmente sano del niño. Es un momento fantástico para ayudar a nuestros hijos a entender sus sentimientos y ordenarlos, como en el fantástico libro El Monstruo de Colores, de Anna Llenas.

7.- Los niños que tienen un hábito lector integrado en su vida obtienen mejores resultados académicos ya que les resulta más fácil leer y comprender lo leído y ya tienen desarrolladas habilidades imprescindibles para estudiar como son la concentración o la capacidad de análisis.

¿Qué pensáis vosotros? ¿Es importante leer con nuestros hijos para fomentar el amor por la lectura?

 

Otras entradas

Colaborador

Colaborador

14 Comments

  1. Yo ahora leo menos de lo que me gustaría, pero en nuestra casa el hábito de leer está establecido. Todos los días, después de ponernos el pijama y antes de cenar, me siento en el sofá con un libro y a continuación vienen las dos peques con sus cuentos. Hay días que yo no lo hago y lo hacen ellas. Lo mejor es dar ejemplo y no obligar.

    • ¡Totalmente! Qué buena costumbre esa de antes de la cena 🙂 Te voy a copiar porque yo no paro de correr 😀

  2. ¡¡Pues yo lo considero absolutamente fundamental!! Leer debería ser como respirar, algo vital. En casa llevamos a la niña a la zona infantil de la biblioteca desde antes que cumpliera un año, yo creo… Y hemos pillado muchos libros de allí. Le leemos todas las noches (o lo intentamos, que si se nos desmadra y se come el tiempo de lectura haciendo moñeces, a veces se queda sin ello…), y en ocasiones elige “leer” en su tiempo de juego. Muchas veces la he pillado abriendo sus libros ella sola y pasando el rato mirando los dibujitos y montándose sus pelis, sin nosotros decirle nada. Lo del hábito, que dice Eva, es TAL CUAL. Si los peques VEN que en casa hay hábito de lectura, si VEN libros en las estanterías, si VEN leer a sus padres, ellos nos imitarán y serán lectores, seguro.

    • Sí, yo también creo que el hábito y el ejemplo son importantes a la hora de que los peques lean en el futuro o, al menos, los disfruten. La clave personalmente creo que está en hacerlo sin que sea una obligación ni mucho menos una imposición sino algo natural 🙂

      A ver si ahora que nos mudamos tenemos la biblio más cerca y nos animamos a ir a disfrutar un ratito de la zona infantil. Muaka!!

  3. Yo era devoradora de libros, siempre tenía cinco o seis entre manos, uno en el bolso…qué recuerdos, jeje…antes aún leía algo cuando se pegaba buenas siestas en la teta, pero ahora, casi nada y como el único ratito es cuando ella se ha dormido, a las dos páginas estoy frita. Pero nuestro momento favorito del día es el de los cuentos a la hora de dormir, a veces se convierten en un bucle infinito de “oto pueto” pero son maravillosos. Y lo mejor es cuando intenta contarlos ella recordando lo que le hemos leído. Nosotros aún no nos hemos atrevido a ir a la biblioteca, a ver si en breve nos animamos, yo tengo recuerdos maravillosos de mis ratos en la biblio.

    • Ay! Las dos páginas… A mi me pasa también. Y, además, es que las leo con un esfuerzo tremendo 😀

  4. Cuando terminé la carrera y empecé a trabajar me hice socia de la biblioteca, y desde que me independicé hace siete años leo unos cincuenta libros al año, así que para mí es muy importante que mi hijo sea también un gran lector, y aunque desde que nació le he rodeado de cuentos (en su cochecito con menos de seis meses iba con un libro de tela en la mano), ha sido al cumplir los tres años cuando instauramos la rutina del cuento antes de dormir.

    Y desde que tenía poco más de dos años le he llevado a la Biblioteca para niños (bebeteka) que tenemos la gran suerte de disfrutar en nuestra ciudad, donde tienen decenas de cuentos a su alcance, y allí estamos un ratito, y hace unos meses empezamos a llevar algunos a casa, y es bonito ver cómo sabe perfectamente que esos son para devolver, y hay que cuidarlos especialmente, y sobre todo, cómo se ha aprendido alguno que otro de memoria y me pide “hoy te lo leo yo, ama”.

    Por cierto, me ha encantado ver la colaboración de Eva en tu blog, sois dos de mis blogueras favoritas por todo lo que aprendo con vosotras.

    • Wow! ¿Sigues leyendo 50 libros al año? Ay, ¡qué bien de verdad! Jolin yo no encuentro el tiempo desde hace 27 meses pero prometo volver a recuperar tan buenas costumbras 😀
      Nosotras también fuimos alguna vez a la biblio de peques pero nos pilla un poco lejos así que a ver si ahora que nos vamos a mudar encontramos alguna cerca porque me encanta hacer esos planes con ella. ¡Ay! ¡Gracias, Laura! Un besazo <3

  5. Odio admitirlo, pero no soy lectora. Sin embargo, antes de irme a dormir, cuando estaba en la uni, le leía a mi hermano el cuento que él quería. A día de hoy aunque es un fanático de los videojuegos, le encanta leer y además cuando lo hace en voz alta lo hace con mucha soltura y tiene un gran vocabulario. Tengo muy claro que quiero hacer esto con mi niña ahora, aunque aún no muestra demasiado interés. Ya llegará 🙂

    • Qué bonito lo de tu hermano 🙂 El mío también es un fanántico de los videojuegos, aunque a él no ha habido manera de que la lectura le atrape 🙂

  6. En mi casa también nos encanta leer, yo si el cuerpo me lo permite intento hacerlo cada vez que puedo por la noche..asi que durante el día nos dedicamos a libros para niños, aunque todavía mi hijo no sigue muy bien toda la historia, prefiere mirar los dibujos y pasar pagina rapido mientras le hacemos una síntesis!! Pero me emociona y soy feliz cuando le veo sentado en el sofá concentrado frente las paginas, inmerso en el mundo fantástico de los libros! Comparto totalmente!
    Un abrazo

    • ¡Qué bien, Marta! 🙂 A Mara le encanta también mirar los dibujitos. Le resumimos la historia y ella feliz jeje… A veces siente amor por un cuento y ya no hay quien cambie a otro en unos cuentos días o semanas… Luego, ¡plof! Pasó a mejor vida.

  7. Totalmente de acuerdo. Nosotros leemos cada noche antes de dormir y, los fines de semana en otros momentos también, como otro juego más. Él ya va pidiendo libros, se acerca al rincón en el que están y los coge o dice “ento, ento” (cuento).
    Me has recordado un post que quedó en borradores y que iba parejo a la selección de libros que hice para Navidad…. Ay, que desastre jejeej. Gracias. Un beso
    Nos pasa lo mismo con lo de leer nosotros… Es verdad que, al menos en mi caso, es cuesión de sacar el momento pero, la verdad, me dejo atrapar por el móvil con la tele en un segundo plano porque el cerebro ya no me da para más.

    • Ains… es que encontrar fuerzas para nada a última hora de la noche es una misión imposible 🙂 Yo llevo meses cin el mismo libro. Si me lo dicen no me lo creo 😀

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

En cumplimiento de la legislación española vigente en materia de protección de datos de carácter personal y del reglamento europeo RGPD 679/2016 le informamos de:

Responsable: Diana Oliver + info

Finalidad: Gestión del envío de información solicitada, gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios. + info

Legitimación:: Consentimiento expreso del interesado. + info

Destinatarios: No se cederán datos a terceros para la gestión de estos datos.

Derechos: Tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. + info

Información adicional:: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en mi página web Marujismo.com + info