1

Lombarda rehogada con manzana y pasas

lombarda

 

Son muchas las formas en las que podemos preparar la lombarda pero, sin duda, ésta es mi favorita por ese sabor dulzón que le da la manzana y las pasas.

La lombarda rehogada con manzana y pasas es una receta tradicional ideal para una cenita ligera o bien como primer plato para acompañar una carne o un pescado. Es una receta muy sencilla de preparar , por lo que podemos hacerla toda la familia en amor y compañía. Y, además es un plato muy barato (¡viva el ahorro!). ¿Manos a la obra? ¡Vamos!

¿Qué necesitamos?

1/2 lombarda

1 manzana golden

1 puñado de pasas

2 dientes de ajo

Sal

Aceite de oliva virgen extra

Opcional: vinagre

¿Cómo lo hacemos?

Lo primero que vamos a hacer es cortar y lavar la lombarda, y reservamos (aunque os parezca mucha cantidad, luego mengua). Ponemos en una sartén amplia, olla o similar (yo uso para todo un wok maravilloso), un chorrito de aceite de oliva, si es virgen extra, mejor. Doramos los dientes de ajo e incorporamos la manzana cortada en dados y el puñado de pasas (si os gustan, que sea un puñado generoso). Removemos unos minutillos y añadimos la lombarda y la sal. Vamos a dejarlo unos minutillos, sin para de mover, para que se mezclen bien los sabores.

A continuación, echamos de dos a tres vasos de agua (con nuestro “ojimetro” mágico pondremos más o menos cantidad de agua en función de la cantidad de lombarda, el tamaño varía tanto de unas a otras que nuestra percepción es la mejor medida). Tapamos y lo dejamos hacer a fuego medio (sí, como el inglés) hasta que se consuma totalmente el líquido.Una vez que nos hemos quedado sin agua, comprobamos el punto de cocción. Si os gusta más blandita, podéis añadir más agua y dejarlo otro ratito, pero en principio con estas cantidades sale perfecta. Y ¡listo!

La podemos servir con un chorrito de vinagre que le da un sabor estupendo (¡qué expresión tan de madre!).

Si os sobra, no la tiréis (¡ay! no tiréis comida nunca, por favor, es una pena), podéis congelarla tal cual que después queda genial. Eso sí, siempre sin el vinagre. Cuando la vayáis a consumir, la sacáis del congelador la noche anterior y solo tendréis que calentarla cuando comáis.

¿Por qué nos gusta la lombarda?

La lombarda pertenece a la familia del repollo y se caracteriza por ese color morado tan bonito que queda ideal en nuestros platos. Podemos encontrarla prácticamente todo el año en el supermercado pero, por lo general, es habitual que se consuma durante el invierno.

Es un vegetal con alto contenido en fibracalcio y potasio, así como ácido fólico (por lo que es perfecta para embarazadas).

¡Por cierto! La lombarda es un plato típico que podemos encontrar en las mesas de las familias madrileñas en Nochebuena.

¿Os animáis a prepararla?

Diana Oliver

Diana Oliver

Un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

En cumplimiento de la legislación española vigente en materia de protección de datos de carácter personal y del reglamento europeo RGPD 679/2016 le informamos de:

Responsable: Diana Oliver + info

Finalidad: Gestión del envío de información solicitada, gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios. + info

Legitimación:: Consentimiento expreso del interesado. + info

Destinatarios: No se cederán datos a terceros para la gestión de estos datos.

Derechos: Tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. + info

Información adicional:: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en mi página web Marujismo.com + info