0

Lubina al horno fácil con calabaza y patatas

 

Receta de lubina al horno fácil: con calabaza, cebolla y patatas

En casa los alimentos frescos los compramos habitualmente en el mercado, y lo hacemos por un montón de motivos que darían para un post. El resto, en el supermercado. Y entre mis visitas favoritas está la que le hacemos a nuestro pescadero una vez al mes: compro todo lo que necesito y lo congelo, de forma que siempre tengo a mano el pescado listo para cocinar. Basta con sacarlo la noche anterior y dejar que se descongele en la nevera. Para organizarnos mejor, nada como hacer un planing de comidas y cenas semanales.

La lubina y la dorada son junto al salmón los pescados que más nos gustan a todos por aquí, así que cuando desde Crianza de Nuestros Mares, asociación que desde mayo de 2015 aglutina a los productores de pescados españoles (doradas, lubinas y corvinas) procedente de acuicultura marina, me ofrecieron la posibilidad de preparar una receta en el blog, no dudé en animarme a ello.

Os dejo cómo hemos preparado una lubina al horno fácil y muy rica que podéis tener lista en poco más de media hora. ¡Allá va!

¿Qué necesitamos?

2 lubinas
300 gramos de calabaza
2 patatas medianas
1 cebolla pequeña
Aceite de oliva virgen
Sal
1 vaso de caldo de verduras casero
Perejil seco

 

 

¿Cómo lo hacemos?

1. Precalentamos el horno a 180 grados y mientras se va calentando pelamos y troceamos la calabaza, las patatas y la cebolla. Después ponemos la cebolla y las patatas en una fuente grande para horno y reservamos la calabaza.

2. Añadimos las dos lubinas a la fuente y añadimos un chorro de aceite de oliva, sal al gusto y un vaso de caldo de verduras casero.

3. Mantenemos la temperatura (180º) y pasados 15 minutos añadimos la calabaza. Dejamos que se cocine otros 15 minutos todo y ¡listo!

 

 

¿Por qué nos gusta?

En casa nos gusta mucho comer el pescado al horno, y yo creo que la mayoría de las veces lo preparamos así. Primero, porque ensuciamos muy poco, y segundo por el delicioso sabor que le otorga cocinarlo así.

No creo que me equivoque si digo que el horno debe ser uno de los electrodomésticos que más energía consumen en la cocina así que intentamos reducir el consumo energético del horno todo lo que podemos con acciones como no abrir la puerta si no es necesario para que no pierda temperatura o apagándolo un poco antes del tiempo estimado, de forma que la temperatura residual termine de cocinar lo que tengamos en marcha. Comemos pescado una vez a la semana así que su uso tampoco es algo excesivo.

 

 

Del pescado que nos ha ofrecido Crianza de Nuestros Mares (dos lubinas y dos doradas) me ha sorprendido mucho su sabor. De verdad de la buena. Delicioso, jugoso, apetecible totalmente. Y me gusta más aún que desde la misma asociación se fomente una producción sostenible, local y de calidad.

 

 

* Consejos de la abuela

  • Nosotros hemos utilizado lubina pero estoy segura de que con doradas quedaría estupendo también.
  • He añadido la calabaza cuando el pescado ya llevaba un rato para que no se quede demasiado blanda. Si no os importa, metedla desde el principio junto a la patata y la cebolla.
  • Por su tamaño y el acompañamiento de verduras, con dos lubinas, un poco de hummus y una ensalada comemos perfectamente los cuatro; dos adultos y dos niños, de 3 años y de 11 meses.

 

¿Os animáis a preparar a reparar esta lubina al horno fácil y rica?

 

Quizás también te interese:

 

Compartir es vivir

    Otras entradas

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *