6

“Más vale que sobre que no que falte”

Parece que vale más pasarse que no tener suficiente. Y esto se aplica a todo: desde la comida hasta la ropa de abrigo. Cualquier ocasión es buena para soltar aquello de… “Más vale que sobre que no que falte”.


 

Andaba yo un sábado por la mañana lanzando mis pensamientos vía Twitter (¿qué mejor lugar, oye?) acerca del tema de poner un punto después de un signo de interrogación o exclamación (según la RAE después de un signo de cierre de interrogación (?) o exclamación (!) se puede escribir cualquier signo de puntuación excepto uno: el punto).  Sin ánimo de dar lecciones a nadie, eso sí; que las lecciones buena falta me harían a mí. Lecciones, y más memoria y menos despiste.

El caso es que ante mi comentario sobre el exceso de signos ortográficos, Lucía de Planeando ser padres me decía aquello de…

“Más vale que sobre que no que falte”

Un #PalabraDeMadre de manual. Y es que “lo mismo sirve para un roto que para un descosido”: que no falte comida, que no falte agua, que no falte ropa de abrigo, que no falte trabajo, que no falte… Porque esta frase tan precavida tiene lugar en muchos contextos; contextos serios y en clave de humor. Todo le queda estupendo.

Personalmente, la imagen que viene a mi cabeza cuando escucho “Más vale que sobre que no que falte” es la de una abuela amorosa llenando tu plato un domingo. Abuelas que también son madres. Madres precavidas “que valen por dos”. Pero mejor que no sobre, y si sobra, al congelador. #PalabraDeMadre


¿Vosotros? ¿Decís mucho aquello de “Más vale que sobre que no que falte”?

Compartir es vivir

    Otras entradas

    6 comentarios

    1. Jajaja! A mí me pasa algo parecido con el tema de la ortografía y gramática. Se me va mucho la pinza😅.
      Prefiero aprender a calcular lo que hace falta. Si sobra, hay altas probabilidades de que se desperdicie. Gasto innecesario, lo que no me gusta nada.
      Besos!

    2. No lo digo, pero lo aplico. Jajaja. Así me pasa, que hago lentejas para un regimiento y que, cuando nos vamos de viaje, llevo la maleta hasta los topes y que luego hay ropa que ni nos ponemos. Eso sí, con los signos de puntuación tiendo a poner los justos y necesarios. Salvo algún despiste, procuro ser muy cuidadosa.

      • Jejejeje… Lo de las lentejas es genial para congelar 🙂 Nosotros tenemos siempre un buen arsenal de legumbres en el congelador. Ñam!

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *