46

¿Merece la pena comprar un abrigo de porteo?

La decisión de comprar un abrigo de porteo

No imaginábamos cuando comenzamos a portear que nuestra relación con el porteo se extendería tanto en el tiempo. Tampoco que nos resultaría una opción tan práctica y amorosa. Sin embargo, llevamos ya más de tres años porteando, primero a Mara, y ahora a Mara y a Leo, y nos sigue pareciendo la mejor opción para movernos de aquí para allá. De hecho, os parecerá increíble pero no tenemos carro (debemos ser la única familia en España sin carro), y no lo tenemos por voluntad propia porque realmente no le daríamos uso: el transporte público en Madrid no lo pone fácil, vivimos en un tercero sin ascensor y, además, nos resulta más cómodo movernos de aquí para allá con las manos libres y sin cargar con nada más allá de una mochilita con pañales y toallitas.

El caso es que cuando nació Mara nos pilló de por medio el invierno madrileño que, oye, no es el de Dinamarca ni mucho menos pero hay días heladores, así que tuvimos que ingeniar diferentes maneras de abrigarnos sin que supusiera un agobio. Compré un forro polar extra grande que me podía por encima de las dos, me ponía un abrigo grandote o la abrigaba a ella con una capa extra. Todo dependía del frío que hiciera. Pero no me planteaba comprar un abrigo de porteo porque me parecía que no iba a sacarle partido (“¡Para unos meses no merece la pena tanta inversión!”). Me equivoqué, pero eso lo he visto tras nuestra experiencia y situación personal, por eso os cuento qué ventajas he encontrado y qué creo que debemos valorar cuando nos planteamos si merece la pena invertir en un abrigo de porteo.

Ventajas de comprar un abrigo para portear

Vida más allá del porteo

Creo que un beneficio claro de este tipo de abrigos es que podemos usarlo tanto en el embarazo, como para portear, como después, cuando ya no porteemos por lo que no se limita solo a la etapa en la que porteamos. Esto es posible porque los abrigos de porteo tienen una pieza central que se pone y se quita, y que es ajustable, adaptándose a nuestra situación o pudiendo quitarse completamente en el caso de no portear ni estar embarazada, convirtiéndose así en un abrigo normal.

Mayor comodidad

El abrigo de porteo me ha resultado mucho más cómodo de utilizar que todo el dispositivo que teníamos que montar. No tenemos que llevar capas sino que es el abrigo el que cumple esa función sin añadidos. Si hace calor, te quitas el abrigo o lo desabrochas pero no supone un “trasto” más, y eso si te gusta moverte de aquí para allá, entrando y saliendo de sitios, es de agradecer.

Rápido y fácil de utilizar

Un poco relacionado con el punto anterior, también es mucho más rápido y fácil de usar que cualquier apaño que podamos hacer ya es es “solo” eso: un abrigo que te pones y que te quitas pero que os abriga a ambos por igual. Sin más historias.

Qué valorar de un abrigo de porteo

Antes de comprar un abrigo de porteo creo que hay dos aspectos que tenemos que valorar: el clima de nuestra zona y si porteamos de manera habitual o puntual.

El clima. Creo que esto es lo primero que tenemos que pensar. Vivir en una región con inviernos cálidos seguramente no anima mucho a un abrigo de porteo demasiado grueso. Hay opciones más ligeras que la que tengo yo que pueden ser la mar de interesantes, aunque también puede que nos arreglemos con “apaños” más económicos. Si vivimos en una región con inviernos fríos, yo no lo dudaría; principalmente porque no solo podemos usar para portear sino también durante el embarazo y después como abrigo normal.

Porteo habitual o puntual. También importante plantearnos si vamos a portear de manera habitual o si preferimos otras opciones y, por tanto, el porteo lo vamos a dejar para ocasiones puntuales. En este caso seguramente será mejor hacernos un arreglo a base de capas que invertir en un abrigo de este tipo.

Una vez que tengamos claro esto, debemos elegir un abrigo de porteo que vaya a resultarnos útil de verdad. Desde mi experiencia, hay tres aspectos que valoraría:

  • Si permite portear en diferentes posiciones. El mío me permite portear tanto delante como a la espalda. Eso sí, en el segundo caso tenemos que tener un poco de maña para poder colocarlo bien o, casi mejor, que alguien nos eche un cable para ajustarlo bien.
  • Si está fabricado con materiales de calidad. Lo normal es que este tipo de abrigos estén fabricados con tejidos muy resistentes y cálidos. El mío me ha sorprendido mucho en este sentido porque, pese a que sabía que era “bueno” no me imaginaba que era tanto
  • Si es apto para nuestro o nuestros portabebés. Creo que, en general, todos los portabebés se pueden utilizar con el abrigo de porteo. Yo he probado la mochila y el fular elástico y, aunque resulta más cómodo con el fular, con ambos me arreglaba de maravilla.

 

Conclusión

Si a mi alguien me preguntara si ha merecido la pena invertir en un abrigo de porteo diría que, sin ninguna duda, sí. Fue una inversión grande que solventé ahorrando un poco de aquí y de allá y guardando algo de dinero que me dieron para mi cumpleaños muchos meses antes. No me parece caro para lo que realmente es, para como está fabricado y para el uso que se le puede dar pero entiendo que no es un gasto que se pueda hacer fácilmente. Incluso, con suerte, podemos encontrar opciones en el mercado de segunda meno. Es una cuestión de prioridades. Ya digo que nosotros hemos prescindido de otras cosas que sabíamos que no íbamos a utilizar y nos hemos centrado en invertir en cosas que realmente nos hicieran todo más fácil. Y el abrigo de porteo ha cumplido esa misión con creces.

¿Qué pensáis vosotros? ¿Merece la pena comprar un abrigo de porteo?

Quizás también te interese:

Otras entradas

Diana Oliver

Diana Oliver

46 comentarios

  1. Hola! Me encanta tu abrigo podrias decirme marca y modelo? Ninguno de los que he visto me convencen tanto como el tuyo, gracias un saludo

  2. Hola,
    estoy buscando abrigo y este me encaja bastante, ¿podrías decirme que marca y modelo es para buscarlo?
    Mil gracias!!!!

    • Si porfavor!! A mi me vendría estupendo y me ha encantado el modelo. Y es que yo vivo en una zona super fría y los que he visto solo son forros finos.

  3. Yo le di muchas vueltas y al final me hice con un cobertor de porteo artesanal. Lo mejor que he podido hacer… ni tallas, ni problemas para que lo use mi chico

  4. Buenas noches, en relación al abrigo de porteo me surge la duda de la talla que debo comprar, antes de estar embarazada usaba un S ó M depende del fabricante pero ahora embarazada de mellizos y con 17 kilos más qué talla debería comprar para porteo doble y que después lo pueda usar también. Muchas gracias.

    • Uy, qué difícil pregunta 🙂 Te cuento mi experiencia por si te sirve: Yo suelo usar la talla S o M y en la tienda compré XS porque dan talla y al probármelo embarazada me quedaba “justo”. Pensé que al parir me quedaría en su sitio pero al nacer Leo e ir a ponérmelo me lo vi muy incómodo, así que cambié a la S. Si utilizas entre S y M, pienso que te pasará un poco como a mí, y la talla S puede irte bien. Pero ya sabes que es muy relativo. Normalmente si te lo pruebas y no te vale lo puedes cambiar, ¿no?
      Besos y espero que te sirva 🙂

  5. Pues me parece muy bonito, tengo que decir, porque cuando yo estuve mirando, casi todo me parecía de montañera jajaja Yo tenía un abrigo que tapaba al bebé con 2 capas y que me compré hace 10 años en NY XDD pero que no es de portear ni na, de hecho, tengo a medio preparar un post de abrigos que sirvan para portear un poco más de vestir, que NO HAY, y claro, me está costando. Por cierto, esáis super bonitos los 4. :*)

    • Millones de gracias 🙂 Oye pues lo mismo ahí hay proyecto molón: abrigos de porteo más “arreglados” je je je…

    • Pues hay muchas tiendas online que venden abrigos de porteo. También tiendas físicas en las que tengan mochilas portabebés. Otra idea es buscarlo a través de plataformas de compra-venta de segunda mano. Puede ser genial darle una segunda vida a un abrigo que alguien ya no utiliza. Un abrazo.

  6. Desde luego si porteas mucho y vives en cualquier sitio con varios meses de frío (o si tienes alergia al susodicho, claro), es una buena inversión. Además, si lo compras con un poco de ojo y antelación, te puede cubrir también parte de algún embarazo como le pasó a Vanesa con el suyo. Y lo bueno que tienen los que llevan una pieza desmontable es que los puedes utilizar después como una prenda normal tan tranquilamente. Vamos, que un abrigo de porteo bueno es como el cerdo.

    Para mí buscamos alguno en su momento pero, por lo menos entonces, no fuimos capaces de encontrar nada que nos convenciera. Cuando porteábamos un bebé chiquitín me apañaba con un polar grande con el que podía taparla de sobra e incluso abrocharnos la cremallera. Ahora ya que eso imposible, me pongo cualquier abrigo normal y lo combino con el cobertor, que también me abriga algo a mí y con una braga si hace viento. Eso sí, si estamos en Burgos y hay que portear, nada de hacerlo delante con el abrigo abierto: La ponemos detrás con cobertor o llevando ella abrigo dentro de la mochila, que parece que no le molesta tanto como nos imaginábamos nosotros.

    • Jajajaja… Lo de comprar el abrigo con un cerdo me ha parecido absolutamente brillante 😀

  7. ¡Hola hermosa! Ya fiché tu abrigo el finde del Bloggers, y me moló mucho. Mi Churri se pilló uno (otro modelo) en otoño para empezara usarlo ya durante el embarazo, y no lo ha soltado desde entonces, y ahora portea con él, claro. Y para mí acaba de caerme un cobertor (que espero estrenar en breve, ya que nosotros también alternamos carrito con porteo), así que ya veré cómo me apaño con él… Creo que lo más importante del todo es señalar que son… ¡Abrigos! Y que al ser buen material, bien cuidados todavía te durarán años después de que los peques crezcan y no lo uses ya para portear. Porque además de cómodos y útiles, los veo bonitos y resistentes. Una gran compra.

    • ¡Así es! Jejeje… Como dices, se amortizan porque no son solo para un momento puntual sino que sirven como abrigo normal, monérrimos y la mar de calentitos 🙂 Besos para esa familia bella de cuatro.

  8. Pues mira, yo tengo las tres cosas: carrito, cobertor y abrigo. Y uso mas o menos indistintamente. Si voy a salir con la mochila pues abrigo, si me pilla por la calle que no quiere mas carro como llevo en un bolsito la mochila y el cobertor pues asi.
    El problema es que mi abrigo solo sirve para portear delante y aunque estoy contenta con el supongo que en un par de meses, sino quiero quedarme sin espalda me la pasare atras. Que marca es el tuyo? Me parece precioso

    • ¡Hola Cristina! ¡Qué completa vas! 😀 Pues el abrigo es Wallaby y la verdad es que estoy contenta con la compra.

    • La verdad es que yo estoy encantada, de ahí la necesidad de gritarlo a los cuatro vientos jejeje… Este es el post que me hubiera encantado leer a mi cuando empecé a portear 🙂

  9. Yo pasando todo mi embarazo en el invierno canadiense compre un extensor que se ajusta a mi propio abrigo. Ha ido perfecto para el embarazo y el invierno que viene lo seguiré usando para porteo si al nene le gusta ir porteado que supongo que si. Yo compre un carro de segunda mano con idea e usarlo poco pero la presión familiar hace mucho.

  10. La verdad es que no los había visto nunca y la verdad es que me parece super practico, con el frío que hace en Salamanca es una buena forma de moverse con el peque. Genial me encanta.

  11. Yo al final, con la primera tampoco lo compré, me apañé igual con cosas anchas, cosiéndole calentadores y gorritos. Tuve un cobertor pero me pareció incómodo y lo usé pocas veces… Este bebé nacerá en Junio, pero ya veremos el invierno que viene que tal se nos presenta 🙂

  12. Otra familia sin carro, tratados además como los locos,pero con carro creo q mi vida hubiese sido más estresante. Yo después de comprar cobertor, con el que me apañe fatal, scabé comprando abrigo de segunda mano por probarlo, y es de las mejores compras que he hecho. Yo creo que en el porteo todo parece caro si se ha comprado carro de por medio, si no es muchísimo más económico

    • La verdad es que el tema del cobertor lo pensamos muchísimo pero, al final, no acabábamos de pillarle el punto y optamos por abrigo 🙂

  13. Nosotros tampoco usamos carrito, yo vivo en Cartagena y para este clima el Momawo, me va genial, lo compré cuando mi hija mayor tenía 1 año y lo usamos hasta los 2 años y pico, y ahora lo vuelvo a llevar con África, mi abrigo esta super amortizado, lo recomiendo a todo el mundo.

    • ¡Gracias por comentar y contar tu experiencia Mari Carmen! Qué bien encontrar a otra mamá a la que le resulta práctico. Bs.

  14. Aqui otra familia sin cochecito!!! Yo compré el abrigo de porteo que sólo sirve para delante y me arrepiento porque creo que el año que viene portearemos en la espalda..

  15. Yo tengo el mismo que tú y me lo compré a los 4 meses de embarazo. Vivo en Holanda y lo he usado todo el invierno, no sé qué habría hecho sin él 🙂 Me queda un mes para dar a luz y creo que en los primeros meses del nene aún tendrá uso. Estoy encantada!
    Para las que preguntáis cuánto cuesta, éste si no recuerdo mal eran 148€, pero como dice Diana tienes para antes, durante y después, así que no es mucho más gasto que comprarte un buen abrigo. Eso sí, abriga muchísimo, asi que yo creo que si viviese en zonas más cálidas buscaría opciones más fresquitas, que las hay.

    • Sí, creo que me costó eso más o menos. La verdad es que estoy alucinada con la calidad y con lo mucho que abriga 🙂 Entre el embarazo, el porteo y después como abrigo normal, amortizado, seguro jejeje…

      • Hola Marta, este es el Wallaby. Lo puedes comprar online. Es fácil que lo encuentres si pones en Google el modelo. Un abrazo.

  16. Yo estoy valorando comprar uno, porque la semana pasada salí de casa por primera vez con mi churumbelito en el fular y el abrigo no logra taparlo. He visto que además de abrigos hay también una especie de cobertores más sencillos que quizás me serían útiles, porque siempre he sido más de portear en casa que en la calle y aquí no hace tanto frío. Y otra duda es ¡si este cuerpazo mío cabrá en un abrigo de porteo!

    • ¡Anda, pues claro que sí, morena! 🙂 A mí lo del cobertor no acababa de hacerme gracia pero hay gente que lo ha usado y está encantada. Cristina de Madre y Autónoma lo tiene y le ha resultado fantástico. Todo, ya sabes, es probar.

  17. Yo era de lasdel apaño. Al subir la última capa del fular colaba una manta finita, y luego me sujetaba el abrigo porque no me llegaba a cerrar. Yo portee mucho los primeros meses del peque, un rato a uno un rato a otro, pero íbamos con un carro para el otro. Oye, cuanto cuesta un abrigo de estos?? Si las mochilas son caras el abrigo tiene que ser la leche..

    • Pues creo que sondaba los 140 euros o algo así. Es un dinero pero bueno, al final me lo he tomado como una prioridad y una inversión 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

En cumplimiento de la legislación española vigente en materia de protección de datos de carácter personal y del reglamento europeo RGPD 679/2016 le informamos de:

Responsable: Diana Oliver + info

Finalidad: Gestión del envío de información solicitada, gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios. + info

Legitimación:: Consentimiento expreso del interesado. + info

Destinatarios: No se cederán datos a terceros para la gestión de estos datos.

Derechos: Tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. + info

Información adicional:: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en mi página web Marujismo.com + info