16

Mermelada casera de fresas y arándanos sin azúcar

 

Mermelada de fresas y arándanos sin azúcar paso a paso

Hace años que en casa no compramos mermeladas ni mantequillas (y eso que Adrián estaba enganchado a la de Albaricoque y la desayunaba cada mañana con tostadas). Las hemos sustituido por otro tipo de alimentos más ricos e interesantes como, por ejemplo, una crema de cacahuete casera a modo de mantequilla o esta especie de mermelada de fresas y arándanos sin azúcar. Y hemos cambiado mucho nuestros desayunos. Así que cuando nos apetece algo dulce por aquí nos ponemos el delantal y nos lanzamos a la aventura.

Digo lo de que es una “especie” de mermelada porque me diréis que de mermelada tiene poco pero lo cierto es que está muy rica y, oye, la “función” es la misma.

¿Qué necesitamos?

200 gramos de fresas
100 gramos de arándanos
3 dátiles grandes
1 puñadito más de arándanos
*Opcional: unas gotas de limón

¿Cómo lo hacemos?

1. Lavamos y secamos bien con papel de cocina 200 gramos de fresas y 100 gramos de arándanos y los introducimos en un vaso donde podamos triturarlos.

2. Añadimos tres dátiles grandecitos y trituramos todo.

3. Lo pasamos a un bote de cristal con tapa y añadimos un puñado más de arándanos un poco aplastados con un tenedor para darle más consistencia. Y si vamos a mantenerlo muchos días en la nevera añadimos unas gotas de limón para que no se oxide. ¡Y listo!

 

 

¿Por qué nos gusta?

¡Qué difícil pregunta! La verdad es que nos ha encantado por muchas cosas. La primera es que el sabor de esta mermelada es espectacular. ¡Sabe a fresa de verdad!

La segunda es que no tiene ningún tipo de complicación: triturar y listo. Sin más. Nada de calentar, ni hervir, ni nada. Solo triturar.

Y la tercera es, obviamente, que no contiene nada más que fruta. Sin azúcar ni edulcorantes. Solo fruta.

El ideal para tomar, por ejemplo, en un yogur casero o sobre un poco de pan integral tostado. También es una buena opción para decorar o rellenar bizcochos caseros.

 

*Consejos de la abuela

– Imprescindible que los ingredientes que utilicemos sean de calidad para que el resultado sea bueno. Mejor unas fresas dulces y que no estén verdes o duras como una piedra y unos dátiles con carne y cuerpo.

– La textura no es como la de la mermelada tradicional sino que es algo más líquida pero, de verdad, que está deliciosa.

– Nosotros la guardamos en la nevera, en un bote de cristal con tapa y creo que una semana aguantaría bien. A ciencia cierta no puedo decirlo porque siempre nos la acabamos antes. Si le echamos unas gotitas de limón se mantiene mejor y no sabe al limón.

 

¿Os animáis a probar a hacer mermelada casera de fresas y arándanos sin azúcar?

 

Quizás también te interese:

 

Compartir es vivir

    Otras entradas

    16 comentarios

    1. Hola
      Muy buena idea endulzar la mermelada con los dátiles, voy a probar.Yo la hago incorporando semillas de chia para mejorar consistencia. Al estar en húmedo, la chia produce una substancia gelatinosa sin sabor.

    2. Qué buena idea. La probaré, usamos de mora con poco azúcar, habrá que probar esta. Más fácil imposible.

      • ¡Facilísimo! 🙂 La textura es distinta pero el sabor es delicioso. Si la dejas unas horas en la nevera, la consistencia es mayor.

    3. En casa estamos empezando a sustituir azúcar x dátiles en algunas preparaciones y es todo un descubrimiento 😉

    4. Qué pinta! Nosotros hacíamos muchas así pero con la peque pasamos a modo seguro y ahora las hacemos cocidas mínimo.
      De todas formas, tenemos que usar fruta congelada porque nuestro gran problema es que las fresas y los arándanos frescos a veces no llegan ni a casa😅.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *