30

Mitos sobre la lactancia materna

lactancia-materna

“La OMS recomienda la lactancia materna exclusiva durante seis meses, la introducción de alimentos apropiados para la edad y seguros a partir de entonces, y el mantenimiento de la lactancia materna hasta los 2 años o más.”

Recuerdo perfectamente lo que decía con 25 años cuando aparecía alguna conversación sobre maternidad: “Si tengo un hijo, le daremos biberón y nos turnaremos para poder dormir por las noches”. Por aquel entonces ni siquiera conocía al papá en prácticas, y ni mucho menos pensaba realmente en ser madre. A día de hoy, con algunos años más y alguna que otra cana, llevo 15 meses amamantando a mi bebé (¡y lo que nos queda si ella quiere!). Y, os puedo asegurar, que es una de las experiencias más bonitas de mi vida. Pero sobre todo, sé que es “un regalo para toda la vida” (como bien se titula el libro de Carlos González) que nos hacemos la una a la otra. El porqué de nuestro apoyo a la lactancia materna ya lo he dicho aquí en alguna que otra ocasión. No es una cuestión de ser mejores o peores madres. Es una elección totalmente PERSONAL. Y ésta es la nuestra; la que nosotros consideramos la mejor.

Los beneficios que aporta la lactancia materna tanto a la madre como al hijo están científicamente demostrados. Y no lo digo yo. Lo dice la Organización Mundial de la Salud (OMS) que, por cierto, recomienda la lactancia materna exclusiva durante seis meses, la introducción de alimentos apropiados para la edad y seguros a partir de entonces, y el mantenimiento de la lactancia materna hasta los 2 años o más.. Sin embargo, aún hay muchísimos mitos alrededor del tema, algo que perjudica tanto a las mamás (y futuras mamás) como a la sociedad en general.

lactancia

“La ley de la oferta y la demanda rigen la producción de leche”.

Las grandes mentiras sobre la lactancia materna

Son muchos los textos que se han escrito enumerando los mitos sobre lactancia materna pero, pese a que cada vez se normaliza más algo tan natural como el amamantamiento, las leyendas urbanas o los lugares comunes siguen apareciendo en muchas conversaciones sobre lactancia.

Sin ir más lejos, tomando café una amiga (sin hijos) me comentó con respecto a que Mara tome pecho: “si todavía tienes leche, genial”. ¿Por qué no iba a tener leche si ella mama?, es mi pregunta siempre. Ahí me plateé el nivel de desconocimiento que tenemos con respecto a este tema. ¡Y eso que es una acto de lo más natural e instintivo!

Por este motivo, creo que es importante divulgar y aclarar las grandes mentiras que giran en torno a la lactancia materna para que, al menos, podamos decidir conociendo la verdad.

¿Cuáles son los mitos sobre la lactancia materna?

1. “Hace poco que di a luz pero… creo que yo no tengo leche”. FALSO. Es un pensamiento que tienen casi todas las madres cuando dan a luz. Pero en el 99% de los casos es solo un miedo sin sentido. Como bien explican en Tu pediatra online, “Solo el 1% de las madres realmente no tiene leche”, por lo que la mejor solución para acabar con ese dilema es tener confianza en una misma y, si lo necesitamos, consultar con una asesora de lactancia.

2. “Tengo el pecho pequeño, yo no tendré suficiente leche para alimentar a mi hijo”.  FALSO.  El tamaño del pecho no interviene de ningún modo en la cantidad de leche que se produce.

3. “No tengo leche de calidad”. FALSO. ¿Por qué? TODA la leche materna es buena. No hay leche mejor o leche peor. No hay una leche que alimente más que otra. Todas las mujeres producimos leche de calidad, y la suficiente, para nuestros hijos. El cuerpo es muy sabio, de no ser así nos hubiéramos extinguido hace millones de años.

4. “No tengo bastante leche porque mi hijo llora después de mamar. Se queda con hambre”.  FALSO.  Todas las mujeres producimos la cantidad de leche suficiente si el bebé mama. La ley de la oferta y la demanda dirige el proceso de alimentación de nuestros hijos. Por tanto, son ellos los que regulan la cantidad de leche que nuestro cuerpo produce, y no nosotras mismas. Puede llorar por un sinfín de motivos, ¿por qué crees que no tiene suficiente leche? Es importante tener en cuenta aquí las crisis de crecimiento, los cólicos, etc. Y, como siempre, acudir a una asesora de lactancia o grupo de apoyo antes de tomar una decisión que no queremos.

5. “La leche materna a partir del año ya no alimenta”. FALSO. La leche a partir del año alimenta perfectamente a tu hijo. La leche tiene la composición perfecta en cada momento del desarrollo de tu hijo. Alimenta al año, a los dos, a los tres. Sois vosotros los que decidís cuando terminar con la lactancia, no la calidad de la leche.

6. “De los nervios se me ha cortado la leche”. FALSO. Un nivel de estrés muy elevando puede ralentizar el flujo de leche pero es algo momentáneo. Como bien dice Carlos González en “Un regalo para toda la vida”, somos la primera generación que duerme cada noche sabiendo que al día siguiente vamos a tener un plato caliente que llevarnos a la boca. Las mujeres a lo largo de la historia han vivido guerras, conflictos, migraciones, catástrofes climáticas… (y de hecho, en una gran parte del mundo se sufren a diario conflictos terribles). Y han amantado  (y amamantan) a sus hijos. La prueba la tenéis en que la población mundial ha seguido aumentando.

7. “Me he quedado embarazada, ya no puedo seguir dándole el pecho a mi hijo”. FALSO. Se puede dar el pecho estando embarazada, incluso seguir dándolo en tándem cuando nazca el bebé, y hasta que los miembros implicados deseen. La madre produce la cantidad de leche suficiente, y de calidad, para todos sus hijos. A veces, las hormonas producidas por el embarazo cambian el sabor de la leche y nuestro bebé puede dejar de lactar poco a poco. Pero la calidad, la cantidad, sigue siendo perfecta.

8. “Estoy enferma, no le puedo dar el pecho”. FALSO. Un resfriado, una gripe, fiebre… no significa no poder dar el pecho. Otra cosa son los medicamentos que debamos tomar para curarnos. Para saber si afecta a la lactancia algún medicamento disponemos de un maravilloso portal que nos lo aclara: e-lactancia.org.

9. “El calostro no alimenta. Hasta que me suba la leche le daré biberón”. FALSO. El calostro es oro líquido. Nunca debe desecharse o dudar de sus beneficios ya que es fundamental para fortalecer el sistema inmunológico de nuestros hijos. El calostro es todo cuanto necesita nuestro bebé en sus primeros días. ¡Nada de biberones que influyan negativamente en nuestra producción!

10. “Necesito beber mucha leche para poder amamantar”. FALSO. No, no necesitas tomar ni mucha leche, ni mucha agua, ni tomar hierbas milagrosas. La producción de leche la guía el bebé: más demanda, más leche se produce. Yo misma dejé de tomar leche (y derivados, productos con trazas de leche, etc.) porque mi hija tiene IPLV (intolerancia a la proteína de leche de vaca) y llevamos, como he dicho, 15 meses de lactancia materna. Confía en ti misma, es tu mejor ayuda para una lactancia exitosa.

11. “Hay que dar el pecho cada tres horas”. FALSO. ¿Acaso estamos programados para hacer todo dentro de un horario? A las 2 comer, a las 3 hacer pis, a las 4 toser… No. Nuestro bebé tampoco es un robot programado para alimentarse a las horas que nosotros le marcamos. El pecho hay que darlo a demanda, ofrecerlo a menudo, y, sobre todo, debemos olvidarnos del reloj.

12. “No puedo comer ajo mientras doy el pecho”. FALSO. Puedes comer lo que quieras, y con “lo que quieras” damos por hecho que está fuera de ello cosas como el alcohol o la cafeína en exceso. Puedes comer ajo, cebolla, platos especiados, recetas picantes… Lo que comas no va a interferir en el sabor o en la calidad de la leche.

Ante cualquier duda, lo mejor es acudir a un grupo de apoyo de lactancia materna. A veces los pediatras no cuentan con la información actualizada sobre el tema y lo solucionan todo a golpe de biberón.

Hay muchos grupos de apoyo dispuestos a ayudar a todas las mamás que lo requieran. Yo misma contacté con la Liga de la Leche al principio de nuestra lactancia, y puedo decir que ellas salvaron mi lactancia. Ellas, y la confianza en mi misma. Si de verdad os apetece amamantar a vuestros hijos, os animo a que os informéis bien, os apoyéis en otras mamás y a que confiéis más en vuestros hijos (y por supuesto, en vosotras mismas).

¿Podéis añadir algún mito sobre lactancia materna a esta lista?

Diana Oliver

Diana Oliver

30 comentarios

  1. Que buen post! Añadiría dos mitos:
    “Cuando el niño toma biberón ya no quiere teta” FALSO. Mi hijo mayor estuvo 3 semanas en incubadora tomando biberón de mi leche, y en cuanto me lo traje a casa le costó cero coma en cogerse al pecho.
    “Es más cómodo el biberón que el pecho”. FALSO. No hay nada más rápido y cómodo, sin necesidad de preparación previa, que poner el niño al pecho.
    Saludo

    • Totalmente de acuerdo. Esas dos también las había escuchado y son también dignas de mención. Gracias por la aportación 🙂

  2. Me ha encantado el post. Muy completo y acertado…después de dos lactancias prolongadas (2 y 3 años) he oido auténticas barbaridades desde que mi leche estaba aguada (¿perdón? ) hasta que tenia que destetarlos para durmieran más y por supuesto, todos los mitos que has descrito…

    • Estamos rodeados de “opinólogos” que ponen un poco difícil el tema a veces 🙂 Lo de la leche aguada me chifla. Me gustaría saber en qué se basan para decir algo así. ¡Gracias por comentar!

  3. Tienens razón, la lactancia materna está llena de mitos.
    Yo aporto otras dos mitos que he oído bastante:
    – No tengo suficiente leche porque mi niño es muy tragón y muy grande.
    Álvaro tiene 2 años y medio, fíjate si es grande, y yo sigo teniendo toda la leche que el quiere.
    – No tengo leche porque mi madre tampoco la tuvo. Tampoco se muy bien que tiene que ver, aunque creo sinceramente que la madre también tenía leche pero no estaba bien asesorada.
    Gran post. Un besazo

    • Ambas las he escuchado también y me dejan alucinada. Especialmente la segunda. No veo relación entre madre e hija, y como dices seguramente sea un mal asesoramiento o decisión. Gracias por comentar 🙂

  4. Muy buen post y totalmente de acuerdo. No tengo buen recuerdo del comienzo de mi lactancia por la falta absoluta de apoyo que tuve pero cuando dejé de escuchar a todo el mundo y me empecé a informar todo cambió y llevo 13 meses de lactancia con mi niña…y lo que queda jajajaja

  5. ¡Qué buen repaso has hecho! Yo ya me he cansado de tratar de explicarle ala gente estas cosas.Como la bichilla fue grandecita y tragona al nacer, todos me decían que debería darle también biberones para que no se quedara con hambre. Yo nunca hice caso, pero claro, ya me miraban como a una mala madre emperrada con la lactancia a toda costa.De las señoras mayores ya paso,pero a alguna mamá primeriza he tratado de contarle estas cosas y también hay mucha juventud que no se quiere dar por enterada.

    • En general siempre que llevamos la contraria parecemos unas locas obsesionadas con algo. En este caso, con la lactancia. Pero desde luego que hagamos lo que hagamos siempre habrá alguien que opine o critique, así que siempre es mejor hacer lo que realmente nos sale hacer. Al final una mamá siempre quiere lo mejor para sus hijos; no sé quién puede pensar lo contrario.

  6. ¡Genial el post! Yo también era de las que pensaba que pasados un par de meses o tres empezaríamos con el bibi, y finalmente no fue así. Dar el pecho ha sido de las cosas más especiales que he vivido. De verdad.
    Yo añadiría (si me lo permites) una que he oído no pocas veces: cuando vuelve la menstruación, se va la leche. 🙂

  7. Muy buen post. Aunque te pondría dos “peros”. Yo creo que la lactancia no hay que tomarla como algo institntivo, y de hecho ese pensamiento es el que nos conduce a veces a grandes dramas, porque provoca que no se consulte a los grupos de apoyo o expertos en lactancia en momentos de crisis. Seguramente seamos nosotros, que queda poco de instinto en nosotros y mucho de prescripción (y el poco instinto que nos queda se pierde muchas veces en el intervencionismo extremo de los partos hospitalarios), pero es importante entender que en la lactancia intervienen poderosas fuerzas culturales (que la hacen zozobrar muchas veces y otras la sostienen) y que no todo es institnto. El otro “pero” que te pongo es que el miedo a no tener leche no es sin sentido. Precisamente, es una de esas fuerzas culturales que intervienen en el proceso (para mal, lógicamente). Pero tiene un sentido histórico concreto dentro de nuestra sociedad (hipermedicalizada, patriarcal y capitalista) y que está relacionado, en mi opinión, con la sumisión que ha sufrido el cuerpo femenino.
    Esta semana espero poder publicar una entrevista sobre lactivismo y lactancia en el blog.
    Un besazo!

    • Paula, a sus pies. Imposible decirlo mejor. Tienes toda la razón, más que instintivo tan vez debería haber dicho “natural” porque el instinto hace siglos que lo perdimos condicionados por la cultura y la sociedad. Una sociedad que como dices es una sociedad hipermedicalizada, patriarcal y capitalista. Imposible definirla de mejor forma. Muchas gracias por tu aportación 😀

  8. Genial el post, son cosas que no se saben y que, si no te informas bien, te terminas creyendo. Yo también me leí el libro de González. Creo que gracias a lo que aprendí ví que la lactancia no era imposible y fui muy perseverante. Qué gracia, porque yo también pensaba lo mismo del biberón antes de ser madre, jaja.

    • El libro de Carlos González me ayudó muchísimo en los inicios de mi lactancia. Para mi es un libro de referencia que toda mamá, abuela, tía, vecina… debería leer. Gracias por comentar 🙂

  9. Por culpa de muchos de estos mitos las personas cercanas a mí me fastidiaron mi primera lactancia. Por suerte ahora en la segunda ya sé que aunque lo diga la matrona o mi madre, no es ninguna barbaridad dar el pecho más de 6 meses.

    • Yo con lo que alucino en colores es con los consejos de tu pediatra. ¿También la matrona? O_O Ups… Desde luego, hay veces que lo mejor es no escuchar los consejos de nadie.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

En cumplimiento de la legislación española vigente en materia de protección de datos de carácter personal y del reglamento europeo RGPD 679/2016 le informamos de:

Responsable: Diana Oliver + info

Finalidad: Gestión del envío de información solicitada, gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios. + info

Legitimación:: Consentimiento expreso del interesado. + info

Destinatarios: No se cederán datos a terceros para la gestión de estos datos.

Derechos: Tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. + info

Información adicional:: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en mi página web Marujismo.com + info