11

“Si no lo has probado, ¿cómo sabes que no te gusta?”

De repente un día estás comiendo con tu peque y le dices aquello de… “Pero si no lo has probado, ¿cómo sabes que no te gusta?”. Y entonces ya no hay vuelta a atrás: te has convertido en madre.


1

 

La verdad es que siempre digo que el rey de las frases en esta casa es el papá en prácticas, y que yo intento evitar la mayoría de ellas. Sin embargo, hay frases que de repente un día aparecen en mi boca y no sé cómo hacerlas desaparecer. Vuelven una y otra vez (para mi desgracia).

Íbamos a empezar a comer. No recuerdo muy bien el qué pero lo que está claro es que solo había una comida para todos, como casi, casi siempre. Y entonces Mara dijo: “¡No quiero” ¡Esto no me gusta!”. Ops… ¿En serio? Ante tanta rotundidad solo puede decir aquello de…

“Pero si no lo has probado, ¿cómo sabes que no te gusta?”

Frase absurda, por otra parte, porque da igual lo que argumente para que lo pruebe: ella no se lo iba a comer, por mucho que fuera algo nuevo o que lo hubiera comido otras veces. Creo que, incluso, ese “no me gusta” significa muchas veces “no me apetece”, pero eso ya forma parte de las teorías maternales que yo me hago sin base científica ni experimental.

Estoy prácticamente segura de que no se puede convencer a un niño de tres años con semejante frase para que pruebe algo, por mi coherente que sea lo que le contemos. Al menos, de momento, nosotros no lo hemos conseguido. #PalabraDeMadre

palabra-de-madre


¿Vosotros? ¿Decís mucho aquello de “Si no lo has probado… cómo sabes que no te gusta”?

11 comentarios

  1. Ja, ja, a mí también se me escapa, aunque sé que es inútil. ¡Y estoy completamente de acuerdo contigo en que muchas veces “No me gusta” es “No me apetece”!

  2. Jejeje, me voy a tener que cortar la lengua para no decir ésta. Yo creo que ya la he soltado alguna vez, y eso que nuestra gusanita suele animarse a probarlo todo. De hecho, creo que cuanto menos le digan que lo pruebe, más interés muestra.

    Yo tengo la suerte de que me guste prácticamente el 99% de las cosas que pruebo, así que allá donde voy me lanzo a pedir siempre lo más raro que veo. Por eso me cuesta entender no ya que niños, sino que los adultos mismos se resistan tanto a probar cosas que a mí me parecen normales y corrientes. No me entra en la cabeza. Pero si no lo han probado, ¿cómo saben que no les va a gustar? Ains…

    • ¡Ay! Si es que creo que somos la misma persona 😀 Lo veo exactamente igual que tú. A mi me encanta probar cosas nuevas pero por aquí… Es una tarea imposible jejeje… Si no lo pruebas no puedes saber si te gusta o no te gusta. ¡Qué lucha!

  3. jajaja, yo también soy de las que piensa que el no me gusta es igual que el no me apetece, pensar así facilita mucho la vida. Esta frase es genial, yo se la he escuchado miles de veces a mi madre…y ahora al padre de M también.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

En cumplimiento de la legislación española vigente en materia de protección de datos de carácter personal y del reglamento europeo RGPD 679/2016 le informamos de:

Responsable: Diana Oliver + info

Finalidad: Gestión del envío de información solicitada, gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios. + info

Legitimación:: Consentimiento expreso del interesado. + info

Destinatarios: No se cederán datos a terceros para la gestión de estos datos.

Derechos: Tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. + info

Información adicional:: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en mi página web Marujismo.com + info