22

Lactancia materna: Normalizando lo normal

como-normalizar-la-lactancia-materna

La normalización de la lactancia artificial ha conducido de manera irremediable hacia una concepción menos usual de lo que es la lactancia materna. La divulgación y la visibilidad creo que son dos elementos importantes para la normalización de un proceso tan natural como es el del amantamiento.

Amamantar en público, una de las claves de la normalización

Hace unos meses publicaba un post bajo el título “Mamá no te escondas” en el que hablaba de lo importante que me parece devolver al acto del amamantamiento el espacio que le ha sido robado. Para hacerlo proponía romper con las barreras psicológicas que nos impiden verlo como un acto “normal” y dejar de escondernos bajo un trapo o una sala de lactancia, algo que transforma algo natural en artificial.

En este sentido, el pasado 28 de octubre me sorprendía una noticia en la que se hablaba del arranque del programa “Esto es vida” en el que su presentadora, Cristina Lasvignes, aparecía dando el pecho a su hijo Jacobo junto a otras madres que también amamantaban a los suyos.

El programa arrancaba así:

Bienvenidos al nuevo programa de las tardes de Televisión Española, donde vamos a hablar de salud y de bienestar. Sí, lo sé. No es muy habitual empezar presentando un programa dando el pecho a tu hijo, ¿verdad? Pero es que en ‘Esto es vida’ van a pasar cosas muy poco habituales. Y vamos a hacerlo de una manera muy natural. ¿Y qué hay más natural en el mundo que dar el pecho a tu hijo? ¿Verdad que sí?“.

Pero creo que de nuevo se equivocaron cuando la presentadora argumentó lo siguiente: “Yo no le pude dar el pecho a mi niña de 23 meses, porque se me fue la leche enseguida. Es la opción de cada uno, pero yo me sentí mal y hay parte de la sociedad y de las madres que te estigmatizan. A veces es complicado“. Creo que su intención era maravillosa (¡bravo por todo lo que sea “normalizar”!) pero decir públicamente que “se te fue la leche enseguida” no ayuda a derribar los mitos que giran en torno a la lactancia materna sino, más bien, a hacer fuerte el mensaje de “la lactancia es complicada y frágil”.

nomalizar-amamantar

Divulgar para poder elegir en libertad

No sé en qué momento se ha querido convertir la elección de cada cual en un objeto de debate. Nunca deberíamos juzgar las opciones de cada cual, todas igualmente válidas. Lo que sí creo, desde mi experiencia, es que sólo la información nos hace realmente libres para tomar las decisiones con convicción. No hace mucho leía un texto en El Mundo sobre la supuesta eterna lucha entre madres que dan el pecho contra las madres que dan biberón, y viceversa. Yo prefiero pensar que detrás de esto sólo hay sensacionalismo y ganas de armar revuelo (algo que, por cierto, no sé a quién le interesa) porque, efectivamente, habrá gente que no use las mejores formas o desconozca el valor de las palabras educación y empatía pero no creo que sea algo que se pueda generalizar. Radicalismos hay en todos los ámbitos de la vida pero culpar a la lactancia, ya sea materna o artificial, de ello me parece tremendamente injusto. Me gusta imaginar que nadie me critica por dar el pecho a mi hija de dos años al igual que jamás se me pasaría a mi hacerlo con una madre que emplee leche artificial para alimentar a sus hijos.

También pienso que es importante divulgar tanto sobre los peligros de la lactancia artificial como de los falsos mitos que giran en torno a la lactancia materna para que quienes tomen una decisión puedan hacerlo con libertad. Y ayudar a otras madres, enseñar, aprender, preguntar y equivocarnos una y otra vez porque la falta de referentes en nuestro entorno y, por supuesto, la publicidad salvaje de los sustitutos de leche materna (que comienza a llamarnos desde las propias consultas pediátricas) poco ayudan a quienes se enfrentan a la crianza de sus hijos.

A menudo, cualquiera que haga un comentario en favor de la lactancia materna se arriesga a recibir una respuesta tan injusta como absurda. Puede que muchas veces el tono no sea el acertado pero, como apuntaba Julio Basulto en este texto de PsicologiayNutricion.com, hablar de los beneficios de la lactancia materna, o de los riesgos de la artificial, poco tiene que ver con ataques personales:

Cuando hablo de los beneficios de la lactancia materna o de los riesgos de la lactancia artificial, jamás digo, insinúo o pienso que una mujer que no da o no ha dado el pecho sea “mala madre”, por la sencilla razón de que no es cierto. Como tampoco lo es que quien indica que el ejercicio físico es fundamental para la salud esté acusando a quien no hace ejercicio (o no puede hacerlo) de ser mala persona.

Yo no puedo estar más de acuerdo con él.

¿Qué pensáis vosotros sobre normalizar la lactancia materna? ¿Creéis que es importante darle visibilidad? ¿Son acertados los mensajes de las asociaciones de lactancia? 

 

Diana Oliver

Diana Oliver

22 comentarios

  1. En mis últimos meses de embarazo reconozco que algo me radicalicé, pero creo que era algo que necesitaba para contraponer lo que había leído y me daba fuerzas, y lo más importante, información y medios, frente a comentarios “ufff, pues a mi hermana le dolía mucho y lo tuvo que dejar” “pues a mí no me bajó la leche hasta el 3º día y claro tuve que darle biberón” “pues a los 3 meses tendrás que darle biberón porque la leche se corta” “pues mi vecina tenía la leche tan fuerte que no podía darle”… y más cosas del estilo…
    Yo me mantuve firme, pero he sido tan insegura, que a pesar de que en casa me negué a tener un solo biberón o leche en polvo, en el centro comercial me metía en las “salas de lactancia”, en una cafetería o restaurante me iba al sitio más apartado, en casa de mis suegros me iba a la cocina, hasta en un cumpleaños me encerré en una habitación… lo peor por voluntad propia, que al año siguiente mi prima en plena mesa familiar dando de mamar a su hija y no pasa nada, en aquél cumpleaños fueron muchos miembros de mi familia quienes se acercaron a ver al bebé, o a estar conmigo, y yo encima roja de vergüenza… Con el tiempo esas tonterías se van, si en medio del supermercado me tenía que poner a dar de mamar al niño lo hacía, pero al principio reconozco que me costó, y por eso estoy convencida de que necesitaba ser radical.
    ¿Sabéis lo curioso? que cuanto más cómoda y con menos inseguridades y prejuicios me sentía, menos radical me fui volviendo. Y quien me ayudó mucho fue mi chico, era yo la que decidía pero él tenía a mi lado una actitud tan de “normalidad” que sin saberlo fue quien más me ayudó con las inseguridades. Mi familia también, el ponerme en ese brete de esconderme yo pero acercarse ellos y tan normal, también ayudó.
    Así que estoy de acuerdo que hay que normalizarlo, lo más importante, informar, insistir más que en los hospitales den mucha más información (en el mío si no podías ir a las charlas ni se molestaron en pasar por la habitación), pero todo eso sin radicalismos y hacer sentir mal a las madres que por lo que sea no han podido tener tanta información o por cualquier otro motivo, que cada uno cría a sus hijos como mejor sabe.

    • Totalmente de acuerdo contigo. Creo que ese “radicalismo” y esos comandos de la teta que organizan tetadas y demás le hacen muy flaco favor a la lactancia. Al contrario de lo que pretenden creo que terminan por conseguir un efecto negativo.

  2. Yo me convertí en una “radical” de la lactancia materna. Estaba en un grupo de lactancia donde las asesoras no dejaban entrar a madres con niños que usaban chupetes, imagina como se ponían con el tema lactancia artificial. En aquel momento me creí todo lo que contaban , como que era mejor madre por dar de mamar y colechar, hasta que un día me sacaron un tema espinoso: Mi cesárea. Tuve cesárea por nalgas , aunque no dejé que fuera programada y me puse de parto sola. Una de las asesoras me dijo que mi hija no sería como una de parto vaginal, que naciendo por cesárea sería más insegura. En ese momento me di cuenta de lo dolidas que podrían sentirse otras madres con mi radicalismo.

    Con todo este rollo, en realidad pretendo decir, la lactancia materna es lo natural y lo normal, no hay que esconderse para dar de mamar, pero tampoco juzgar a las madres que, por “x” motivos, dan artificial.

    • En general, creo que no hay que juzgar nunca a nadie por las decisiones que cada cual toma en esta vida. Me cuesta entender por qué una persona juzga a otra por dar el pecho durante años o, por el contrario, por no darlo. Radicales o personas sin empatía ninguna ni educación hay en todos lados pero me gusta pensar que, en general, esto de criar a nuestros hijos no se trata de bandos sino de falta o no de información, de libertad de decisión (o de la falta de la misma), de ponernos en el lugar del otro o de apoyo. Gracias por tu comentario, Clara.

    • No me puedo creer que te dijeran algo así, qué cara más dura! Si es que la ignorancia es muy atrevida. Pero creo que es muy importante tu experiencia, cómo la realidad te ha hecho cambiar, porque a mí también me ha pasado, con la maternidad y con otras muchas cosas de la vida. Sin ser por el mismo tema, me he sentido muy identificada contigo. Quedémonos con lo bueno y disfruta de esa niña que segurísimo que es maravillosa!

  3. Es tan triste tener que normalizar lo natural, es como si alguien quisiera darme clases de cómo respirar, pero esperanzador que las mamás seamos las primeras en quitarnos tanta paja mental y disfrutemos de un regalo maravilloso. Que esto crezca más y más y entre mamás apoyarnos independiente teta o bibe.

  4. Lo malo de Internet es que te da carta blanca para soltar todas las burradas que te apetezca sin más consecuencia para uno, salvo que te repliquen. Por eso la lactancia en sí no es mala (hablando del debate) sino las fanáticas (y fanáticos, ojo). Y pasa con todo, con la lactancia sí o no, el colecho sí o no, la política, la religión… Un asquete vamos. En la vida real la gente no es tan desagradable. Quizás lo piensen, pero si les viene ese sentimiento a la mente, no podemos hacer nada. Unos se callan por educación, otros porque no tienen huevos a decir lo que piensan, otros porque directamente ni les va ni les viene… Pero sí que creo que es una pena que entre madres, que se supone que hemos sufrido tantos sentimientos negativos comunes, en vez de apoyarnos nos ataquemos. Poco a poco, no?

    • Exacto, Kletva, hay extremismos en todos los ámbitos pero no por ello creo que haya que atacar la acción (en este caso la lactancia materna). De todas formas, prefiero pensar que son 4 gatos y que, en general, las mamás no nos atacamos unas a otras.

  5. Totalmente de acuerdo. Yo creo que las personas a veces nos agarramos a algo para sentirnos seguros y de ahí la polémica pecho-biberón. Como todas podemos sentirnos juzgadas en uno u otro sentido pues nos aferramos a nuestra opción, elegida o no, y nos situamos a veces en contra de la otra.
    Lo que dice Carlos González es que es evidente pero como aquí entra en juego una carga emocional brutal porque se trata de nuestros hijos y de darles lo mejor, pues no es comparable porque aunque él no ataque en absoluto, simplemente dice evidencias científicas, las mujeres se sienten atacadas.
    Total, anda que no hay vida para cagarla o hacerlo genial con nuestros hijos.

    • Exacto! Creo que muchas veces es falta de confianza, o desinformación. Tenemos toda la vida para acertar y equivocarno. Me encanta eso. Es así 😀

  6. Claro que si! Odio las salas de lactancia- normalmente huelen fatal! !!!
    A mi, si me pilla en casa y hay invitados, intento irme a otra habitación, por un lado porque la niña se distrae, pero también porque puedo entender que a alguien le resulte incomodo. Tengo la posibilidad de irme a un sitio tranquilo y lo hago. En cambio, si me pilla en la calle, pues no siempre se puede buscar un lugar apartado y priorizo antes que sea cómodo, que no haga frío. .. con lo cual le termino dando el pecho con mucha gente alrededor, que le vamos a hacer!!! A quien no le guste que no mire- total, el pecho se inventó para eso, para dar el pecho!! En mi opinión, si no te atrevesi a dar el pecho en público la lactancia tiene los días contados, porque te recluyesi en casa o vives entre toma y toma y eso es insostenible

  7. Estoy totalmente de acuerdo contigo (obviamente jaja).
    Yo creo que es importante ofrecer información veraz a las madres para que puedan tomar sus propias decisiones. Y esta información no debe incluir los juicios personales.
    Yo personalmente estoy bastante agotada de estas “guerras” 🙁

  8. Coincido plenamente contigo, tenemos que normalizar la lactancia materna y darle visibilidad. Precisamente sobre este programa se hablaba hace unos días en la web de elpaís, y comentaba alguien que los animales se apartan a un lugar tranquilo para amamantar, y que damos el pecho en público porque nos estamos “asalvajando”, y ante mi comentario indicando que si un niño necesita teta en la calle y su madre se la da, y ella siempre podrá mirar para otro lado (mientras que difícilmente podrá dejar de escucharle si sigue llorando) me decía que las madres que amamantan suelen estar de baja mientras lo hacen (menos de cuatro meses?, mi hijo tomó teta hasta que ha tenido casi cuatro años y trabajo desde que cumplió los cinco meses) y no es tan difícil organizarse (¿y las crisis de lactancia?).

    En fin, y es que como bien dices es taaaan necesaria la información, el ser conscientes que no, no es lo mismo lactancia artificial que lactancia materna, y difundir en lo posible los mitos de la lactancia materna (que tan bien recogiste en ese post), para que las madres primerizas no sigan creyendo que buen, si se puede, pero realmente no pasa nada porque tome biberón…

    • ¿Asalvajando? 🙁 Comentarios como ese dan buena cuenta de lo mucho que queda aún por hacer. Ay!
      ¿Cuatro años de lactancia y trabajando? Eres un ejemplo a seguir, desde luego. Esto demuestra que se puede trabajar y amamantar, de verdad: mi admiración total. No hay mucha gente que continúe con la lactancia materna después de incorporarse al trabajo y a mi me parece admirable poder compatibilizarlo con los horarios que hay en este país y las pocas facilidades que dan para que una madre pueda dar el pecho. Bueno, en general para poder criar a tus hijos. Un beso enorme, Laura.

  9. Me parece bien que se le de visibilidad al tema pero sin llegar al fanatismo. No entiendo por qué tanto revuelo con esto, cuando se ha estado haciendo desde el inicio de nuestra especie y debería ser normal. Creo que hacemos las cosas más difíciles de lo que en realidad son y desde mi punto de vista es por el poco respeto que hay en este mundo en el que nos ha tocado vivir.

    • Así es 🙁 Estoy totalmente de acuerdo. Por esto que comentas a mi las famosas “tetadas” que se organizan no me parecen nada acertadas porque creo que lejos de dar visibilidad lo que provoca es un rechazo brutal entre el común de los mortales. A eso hay que unir que efectivamente vivimos en un mundo poco respetuoso hacia las opciones, creencias, de los demás y para que eso cambie me parece que aún vamos a tener que esperar mucho más.

  10. Cuanto más se vea, mejor pero sí es verdad que yo he escuchado a madres criticar a otras por dar biberón (“no lo intentaste lo suficiente”) e incluso conozco a una agobiada porque su hijo de 2 años mama muy poco y ella asocia buena madre a teta. Los radicalismos dañan en los dos sentidos…

    • Totalmente de acuerdo contigo. Sí que es verdad que radicales hay en tooooodos los ámbitos de la vida pero culpar a la lactancia de los mismo me parece desafortunado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

En cumplimiento de la legislación española vigente en materia de protección de datos de carácter personal y del reglamento europeo RGPD 679/2016 le informamos de:

Responsable: Diana Oliver + info

Finalidad: Gestión del envío de información solicitada, gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios. + info

Legitimación:: Consentimiento expreso del interesado. + info

Destinatarios: No se cederán datos a terceros para la gestión de estos datos.

Derechos: Tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. + info

Información adicional:: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en mi página web Marujismo.com + info