8

#AclaraLaPsoriasis: Cuando la psoriasis aparece en la infancia

 

Contaba en este post que nos hemos unido a la campaña #AclaraLaPsoriasis que arrancaba el pasado 29 de marzo para dar visibilidad a la enfermedad y lograr una mayor sensibilización de la misma entre la población en general.

Aunque la psoriasis no es una enfermedad que comprometa la vida de los enfermos, a menudo lleva asociada una dura carrera detrás de información y de aceptación que puede comenzar incluso en la infancia. Por eso, me parece interesante recordar que, aunque se ha confirmado que la enfermedad tiene una base genética, y que el origen puede estar en un funcionamiento erróneo del sistema inmune, es complicado saber qué es lo que la desencadena. Y cuando esto ocurre en la infancia el shock inicial para los padres puede ser tremendo.

El diagnóstico en la infancia

Como recogen en el número 86 de la revista publicada por la asociación Acción Psoriasis, “no hay cifras acerca de la incidencia de la psoriasis infantil en España”, por lo que es complicado hacerse una idea de la prevalencia de la enfermedad en niños en nuestro país. Sin embargo, podemos hacernos una idea si tenemos en cuenta las cifras de Europa: la enfermedad afecta a entre el 0,1% y el 1,5% de la población pediátrica europea.

Lo que sí sabemos gracias a un documento publicado en 2007 por las dermatólogas Isabel Vidal Olmo y Asunción Vicente Villa (Protocolos dermatología de la Asociación Española de Pediatría) que el inicio suele ser pasada la pubertad; siendo raro que la psoriasis se manifieste antes de los dos años y que el diagnóstico, que es fundamentalmente clínico, se basa en la observación de la piel sin que sea necesaria ninguna intervención más en la mayoría de los casos.

El papel de los padres de niños con psoriasis

Desde la asociación de pacientes con psoriasis Acción Psoriasis insisten en el importante papel que tienen los padres en el tratamiento y en la aceptación de la enfermedad; y dan una serie de recomendaciones como dejar que los peques jueguen con las cremas hidratantes, las toquen, las huelan, para que no entiendan el “tratamiento” como algo negativo sino algo con lo que están familiarizados y que forma parte de su día a día; buscar un referente o alguien que el niño admire que haya superado un problema físico o una enfermedad importante; intentar no mostrar más preocupación ni importancia de la debida, de manera que los adultos no magnifiquen la enfermedad; o potenciar el contacto piel con piel, los abrazos y las caricias.

Por supuesto, insisten desde la asociación en que lo más conveniente es no hablar nunca de la psoriasis delante del niño como algo negativo o terrible sino como una parte más de sus vidas. Con naturalidad.

Potenciar la autonomía del niño, confiar en él y aumentar su autoestima completan las sugerencias que ellos, como afectados, pueden hacer a los padres que acaban de recibir la noticia de que su hijo tiene psoriasis.

 

¿Conocíais esta enfermedad? ¿La sufrís o conocéis a alguien que la padezca?

Quizás también te interese visitar:

Compartir es vivir
    Diana Oliver

    Diana Oliver

    8 comentarios

    1. A mí me salió psoriasis después del primer parto.. empecé con los codos y pasamos a rodillas, manos… estaba muy acomplejada y no dejaba de avanzar…
      Por una cuestión de peso (y nunca mejor dicho, pues estaba muy gordita) empecé una dieta con una nutricionista que me quitó todo tipo de procesados de la dieta, comida basura, azúcares… supongo que no funcionará en todos los casos, pero ha día de hoy puedo decir que estoy limpia!!!!
      Espero que mis hijas no la hayan heredado, perondoy fe de que una buena alimentación hace mucho!!

      • ¡Qué bien entonces, Mon! He escuchado alguna vez historias de mujeres a las que les había pasado como a ti que tras el embarazo y el parto les había salido. Me alegro de que el cambio de hábitos influyera en la mejora. Un abrazo y gracias por comentar.

      • Totalmente de acuerdo… Por eso creo que es tan importante este tipo de campañas de visibilización e información 🙂

    2. Yo tengo psoriasis en las uñas de las manos desde antes de los 10 años y en los pies desde los 20 más o menos. Mi bichilla ya ha nacido con varias uñas de los pies afectadas, así es que debemos tener especial cuidado para que no se le rompan ni enganchen. Sobre todo se le nota en las de los dedos meñiques. A mí me ha ido avanzando muy lentamente con la edad y espero que a ella también. Como no tiene cura, no es algo que me obsesione, pero es genial esta campaña para conocer los avances que ha habido en este tiempo.

      • Vaya así que llevas toda la vida con ella de compañera de viaje. A mí la urticaria a frigore me acompaña desde los 18, más o menos, y yo sí que lo he llevado en muchos momentos fatal porque me asusta un montón y los síntomas son molestos. Vamos, que también llevo media vida de compañera pero no me acostumbro ni de lejos…

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *