20

“Quítate de la corriente”

Sería imposible contar las veces que he escuchado a lo largo de mi vida la frase “Quítate de la corriente…”. Acompañada, por supuesto, de “qué vas a coger frío” y todas sus variantes. ¿Qué hay de cierto en ello?


Cada vez que escribo un #PalabraDeMadre lo digo: es el papá en prácticas el rey de las frases históricamente conocidas como de “madres”. Yo me sigo resistiendo la mayoría de veces. ¡No sé hasta cuándo!

Los domingos solemos dedicar la mañana a limpiar porque el resto de la semana con el ritmo que llevamos de trabajo, niños, cuidados, mercado y las comidas del día pues nos resulta imposible planificar otro momento. El caso es que estábamos los tres con el aspirador y el polvo mientras Leo nos miraba alucinado desde lo alto de la trona. Habíamos aprovechado para ventilar el mini piso en el que vivimos cuando de repente Adrián dice aquello de “Está el niño en la corriente, se va a resfriar”. ¡Zas! No sabía si me estaba hablando mi madre o mi marido. Por la frondosidad de su barba supuse que efectivamente, era él (aunque aún tengo dudas).

No puedo ni mucho menos contar la cantidad de veces que habré escuchado a lo largo de toda mi vida la frase:

“Quítate de la corriente que…”

Y, por supuesto, siempre acompañada de coletillas catastróficas: “…te vas a resfriar”, “…vas a coger frío”, “…te vas a poner mala”. Y así hasta un largo etcétera. La escuchaba de pequeña pero también ya siendo adulta. No solo por parte de mi madre sino también de cualquier persona que notase una ligera corriente cerca de mí.

Si os digo la verdad dudo que haya ningún estudio científico que afirme que el resfriado y la gripe pueden ser provocados por una corriente de aire, al igual que no enfermamos por andas descalzos, ir poco abrigados o salir a la calle con el pelo mojado.

Las enfermedades infecciosas del aparato respiratorio se producen por virus, no por la exposición a bajas temperaturas. #PalabraDeMadre

Lo que realmente me sorprende es que haya personas que aún piensen que los resfriados entran por los pies o por una corriente o por no llevar bufanda pero estén convencidos de que una infección del aparato respiratorio (ya sea resfriado, amigdalitis o cualquier otro -itis de la misma familia) no se contagian por el contacto o la convivencia en un mismo espacio cerrado.

Así que lo de “Quítate de la corriente” deberíamos cambiarlo por un “lávate las manos” de manera más habitual, por ejemplo.


¿Vosotros? ¿Habéis dicho ya aquello de “Quítate de la corriente” o no creéis en tan negros pronósticos?

Quizás también te interese:

 

20 comentarios

  1. ¿Por qué dais por cierto que vuestra creencia sea la correcta si tampoco tenéis evidencia científica de ello? ¿Sabéis que intervienen más factores en los enfriamientos de los que estáis calculando? Por ejemplo que los niños, bien sea por desconocimiento de los padres o por problemas culturales o económicos, no estén correctamente nutridos, lo que provoca un bajo rendimiento de su sistema inmunológico. Esto ocurre también si los niños comen demasiadas chuches.
    Vivir expuestos a leves corrientes de aire continuas en la vivienda, o expuestos a una temperatura más baja de lo que el cuerpo requiere de forma continua, sumado a un bajo rendimiento del sistema inmunitario hace que muchos niños pasen la infancia enfermos de forma crónica porque los mayores no reparan en este asunto.
    Supongo que habláis así porque no será vuestro caso. Imagino que vuestros hijos viven en hogares confortables sin pequeñas corrientes de aire, ellos están fuertes, bien nutridos física y psicológicamente, con un sistema inmunológico en buenas condiciones y no se resfrían fácilmente. Felicidades. Comprendo vuestra experiencia.
    Os comparto la mía. He cuidado niños y ancianos durante toda mi vida. He sido trabajadora familiar y he ayudado en muchas casas donde ocurría lo que os acabo de explicar. He criado dos hijos y me tengo a mí para experimentar y entender como reacciona el cuerpo humano en diferentes ambientes. Por diferentes circunstancias he vivido en ambientes húmedos, fríos y otros confortables, y conozco en carne propia las diferentes reacciones de mi cuerpo, creo que bastante parecido al de mis semejantes. Además de la observación en muchos otros casos a lo largo de mi vida.
    No hay evidencia científica porque debéis saber que no se invierte en investigar asuntos que no están basados en productos que se pueden comercializar. No es conspiracionismo, es un hecho.
    Y mientras no hay evidencia científica, pido prudencia y moderación por las consecuencias que puede tener lo que decimos. Me ha entristecido ver que tratáis el tema como si fuera un asunto de creencias personales que no tienen más efectos en la vida de las personas que el de sustituir un color por otro en las cortinas. Lo que decimos tiene consecuencias y hay padres que alimentados por estos argumentos y actitudes de sobrado conocimiento moderno justifican su negligencia en casos donde hay enfermedad y sufrimiento. Adultos que no exploran donde están los posibles focos de problema que originan enfriamientos recurrentes, porque están afincados en las nuevas creencias postmodernas y no quieren ni oír hablar de probar cambios que tal vez podrían mejorar su calidad de vida y la de sus hijos. Ni siquieran quieren probarlos porque son “cosas de vieja”.

    • Disculpas, en vez de “nuevas creencias postmodernas” quise decir “nuevas creencias pospostmodernas.

  2. Pues claro que lo he oído y no sólo eso… ¡lo he dicho! Lo peor es que vengo de una carrera sanitaria, y aunque sé que es falso que por salir con el pelo mojado o ponerte en una corriente te resfríes, me he encontrado a mí misma repitiedo esos esquemas falsos. Hace ya tiempo que no lo digo, pero se me ha escapdo alguna vez, lo reconozco.

    Es muy difícil luchar con lo que hemos aprendido y tenemos arraigado dentro, aunque sepamos que no es cierto.

    Un saludo.

    • Sin embargo , abri la ventana pues no aguantaba el calor , encontre alivio en la agradable corriente fria que me refrescaba, asi me quede dormido, al levantarme note la garganta un poco irritada, pense que en el transcurso del dia se me pasaria, Todo lo contrario, empece a sentir los clasicos malestares , nariz tupida, dificultad para deglutir,mucosidad, luego tos, carraspera..etc etc , Asi que. Algo de cierto hay en el dicho de las abuelas…Recuerden que ” Mas sabe el diablo x viejo , k x diablo”

  3. Hola,no soy médico pero me pregunto algo k he vivido a diario.
    Porque si estas a una temperatura ambiente de unos 25 grados y sales o te sometes directamente a una corriente de aire entre 15 y 18 grados sin cubrirte mas de lo k estas en los 25 grados empiezas a estornudar,lagrimear y en varias horas comienzas a sentir malestares en las fosas nasales,garganta etc.

    • Me temo que no puedo responderte a eso. Seguro que un médico podrá hacerlo. Saludos.

  4. Pingback: Serán los dientes
  5. Las corrientes de aire, el andar desclazo, o el ir poco abrigado cuando hace frío son, efectivamente, perjudiciales. El enfriamiento activa los microorganismos patógenos de las vías respiratorias que producen enfermedades como el resfriado común. Además las corrientes de aire frío directas sobre una determinada zona del cuerpo pueden producir inflamación de músculos y articulaciones, y por tanto, rigidez y dolor. Los cambios bruscos de temperatura perjudican al sistema inmunológico, y ciertos virus se transmiten mejor en el frío. No es un mito, es un hecho que cualquier médico de familia o pediatra puede corroborar.

    • Siento decirte, Laura, que lo de que “el enfriamiento activa los microorganismos patógenos de las vías respiratorias que producen enfermedades” no es cierto. Vamos, que no lo digo yo, lo dicen los médicos 🙂 Un abrazo y gracias por comentar.

  6. ¡Bueno, bueno, Diana…! ¡En qué momento leo tu post, maja! Pochete como estoy, y de baja en casa con bronquitis…
    Yo creo que lo de la corriente de aire viene más bien porque no es la corriente en sí la que te pone malo, sino que el aire que entra (del exterior) es el que puede estar contaminado (con virus), y te haces una creencia mental de que al haber más aire, o que te llega de una forma más directa, estás más expuesto, o algo así… Imagino. Es mi teoría. Pero sí que te constato (lo estoy viviendo en mis carnes ahora….), una vez que estás malo, del pecho, el estar al lado de una corriente de aire es MATADOR, para la tos, el pecho o lo que sea, así que me imagino que eso tampoco ayuda, y refuerza el mensaje anterior, de que en el fondo, exponerte a una corriente de aire directa, pues no es muy allá. Pero claro, muy científico, pues no es esto, no… 😉
    Lo del frío en los pies, pues será como lo de poner el culo en el suelo, que os da cistitis… ¡Vete a saber!

    • Jajajaja… Oye me ha encantado tu explicación 🙂 Pues puede ser, la verdad es que sí, pero en ese caso seguiría siendo la misma causa: ¡virus! 😀 ¡Cuídate mucho guapérrimo!

  7. A mi me han llegado a decir que se me va a cortar la leche por estar dando teta en la corriente! Y también me gusta mucho “el rocio” que también es muy malo! De hecho tenemos una broma entre amigas de que Rocio es un señora que va a venir a llevarse a los niños! jeje!

    • ¡Ay, madre! Lo de los mitos de la lactancia es digno de estudio, de verdad. Lo del rocío no lo había escuchado nunca jejeje… ¡Me encanta!

  8. Odio esa frase, porque como bien dices es que dudo mucho que tenga fundamento, al igual que lo de andar descalzo… y cuando oigo a mi marido decirlo también a veces le digo “es que pareces mi madre”. Y a mí me encanta andar descalza, y en un minipiso son taaan necesarias las corrientes para ventilar.. y sobre todo es que es increíble en estos tiempos, con toda la información al alcance de la mano (sin ni siquiera tener que encender el ordenador) que haya semejante desinformación y sigamos dejándonos llevar por los mitos.

    • Pues toda la razón, la verdad. A mí lo que me alucina es que haya quien piense que esto es así mientras opina que los resfriados no se pegan fácilmente. ¡Ay!

    • Pues sí, lo de andar descalzos yo ya lo he dejado por imposible jejeje… Al final es lo que digo siempre: es imposible hacer a una persona cambiar de opinión cuando sus creencias están taaaaaaan arraigadas. Paciencia y ánimo es lo que nos queda. Un besito 🙂

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

En cumplimiento de la legislación española vigente en materia de protección de datos de carácter personal y del reglamento europeo RGPD 679/2016 le informamos de:

Responsable: Diana Oliver + info

Finalidad: Gestión del envío de información solicitada, gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios. + info

Legitimación:: Consentimiento expreso del interesado. + info

Destinatarios: No se cederán datos a terceros para la gestión de estos datos.

Derechos: Tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. + info

Información adicional:: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en mi página web Marujismo.com + info