29

Lo mejor de los dos años

¿Los terribles dos años?

¿Los terribles dos años?

Estamos acostumbrados a oír hablar de los famosos “terribles dos años”. Que si rabietas, que si formación de la personalidad, que si crisis de lactancia, que si la fase del mío… Son innumerables los posts que todos escribimos sobre aquello que nos preocupa, nos molesta o nos desborda. Como padres agotados y quejicosos tendemos a quedarnos con esas cosas que tanto nos molestan a los adultos pero nos olvidamos de la otra parte, la que de verdad importa: Lo mejor de los dos años.

Llegar a esta conclusión tras largas noches sin dormir, empalmando una rabieta con otra y el estrés diario al que esta vida nos somete no es fácil pero por supuesto que es posible. Mejor dicho, no sólo es posible sino que es necesario pararse, respirar y disfrutar de esos dos años.

Lo mejor de los dos años

Los terribles dos años son terribles en función de lo que nosotros queramos. Podemos ver la parte más agotadora, esa que pone a prueba nuestra paciencia, o quedarnos con la parte bella. Esto es lo mejor de los dos años de mi pequeña Mara(moto):

Sus primeras frases. Absolutamente maravilloso. Primero oírla decir sus primeras palabras, después que el listado de palabras vaya aumentando y luego ver como se esfuerza en unir esas palabras que va aprendiendo hasta conseguir construir una frase completa, o casi completa. Es imposible no derretirse cuando se despierta y dice aquello de”Papá-Mamá, ¡ya he dormido!” o cuando me toca la barriga y dice “Hola bebé, ¿quieres un poquito?” y le ofrece lo que esté comiendo.

Sus abrazos y sus besos. Seguimos colechando y una de las cosas más bonitas del colecho con Mara es dormirse o despertarse con sus besos. Besos pequeños y dulces. Y sus abrazos improvisados. Esos que te espachurran pero no molestan. Los que te dejan sin respiración pero vale la pena dejar de coger aire para disfrutarlos.

– Sus preguntas. Creo que esto es lo que más me gusta. “Mami, ¿qué haces?” o “Mami, ¿esto qué es?” son las preguntas que me lanza cada día. Da igual lo que esté haciendo, donde estemos… Siempre encuentra un lugar para una de estas dos preguntas. Me encanta su fascinación por todo y sus respuestas cuando le explico lo que hago o lo que es: “Ahhhh, vale” o “Ala que guay” (literal).

– Su curiosidad inagotable. Me encanta. Es maravilloso ver cómo quiere saber más, cómo investiga, cómo observa todo. Me da una envidia terrible porque creo que es algo que con el tiempo va menguando y cuando eres adulto esa curiosidad se ha reducido mucho. Ojalá no perdiéramos nunca ese afán por saber. Por descubrir. Ahora pregunta mucho: “¿Y esto qué es, mamá?”, y yo muero de amor.

– Su bella inocencia. Los niños son pura inocencia. Quien diga lo contrario es que jamás a convivido con uno. Somos nosotros quienes rompemos esa inocencia a base de golpes de realidad. Una realidad bastante fea, por cierto. Es fantástico ver sus reacciones tan puras y naturales ante determinadas cosas. ¡Qué pena que esto no dure siempre!

– Sus caras de sorpresa. Increíbles. Cuando algo le gusta o le sorprende, se le ve en la cara en seguida y es algo precioso. Hace unos días le compramos un patinete, algo que llevaba mucho tiempo pidiendo. Cuando lo tuvo por primera vez, alucinó. Pero lo mejor fue su cara al ir a buscarla un día al cole con él. Esa cara no se me va a olvidar nunca. ¡Imposible!

– Su capacidad de asombrarse y emocionarse. Es increíble como lo nuevo o las cosas que le gustan le producen una emoción tan grande. Me recuerda mucho a cuando viajas a un país con una cultura diferente y todo te asombra y te maravilla. Recuerdo con esa misma sensación mi viaje a Egipto hace 8 años. Todo era tan diferente, tan asombroso que estaba completamente emocionada. Me encantó. Creo que esa misma sensación es la que siente Mara cuando ve algo nuevo o cuando algo le gusta tanto que se emociona hasta el infinito.

– Su forma de disfrutar de las pequeñas cosas. Creo que esto es lo mejor. Para ella basta con salir al campo o al parque para ser feliz. No necesita más que coger unos cuantos palos y unas pocas piedras. O que le leas un cuento. O que le cuentes una historia. O nos comamos un helado. Disfruta tanto esas cosas que parecen simples pero que realmente son tan importantes para ella que no puedo dejar de sentir una envidia terrible y una admiración absoluta. Los dos años tienen mucho que enseñarnos y el disfrute de las cosas sencillas es una de sus mayores enseñanzas.

– Su capacidad para perdonar y olvidar. Mentiría si dijera que soy la mujer de la paciencia infinita. Con el tiempo, el cansancio y el estrés han mermado mi paciencia. Ahora me enfado mucho más y estoy de mal humor más veces de las que me gustaría. Cuando el día está torcido y las cosas no salen como esperábamos nos enfadamos. No somos padres perfectos, ni por asomo. Pero cuando gritamos, fruncimos el ceño y despotricamos siempre hay un momento después para la reflexión. Para la calma. Para pedir perdón. Para aprender. Y ella siempre nos tiende los brazos. Amorosa. Los niños son seres maravillosos de los que, insisto, tenemos mucho que aprender.

¿Y vosotros? ¿Qué es lo mejor de los dos años de los peques en vuestra opinión? ¿Cambiamos los terribles dos años por los maravillosos dos años?

 

Otras entradas

Diana Oliver

Diana Oliver

29 comentarios

  1. La vida, y la maternidad, depende mucho de cómo te la tomes. A mí todavía me sorprende leer artículos en los que te dicen lo horribles que son las primeras semanas como madre, con frases motivadoras y consejos para superarlas… Cuando para mí, fueron maravillosas desde el primer minuto. Sin entrar en aquellas madres que sufren deptesión post parto, creo que hay muchas mujeres que se predisponen a pasarlo mal porque les han contado que se pasa mal. Y los “terribles dos años” me parece un horror. Los magníficos dos años, con todo lo bueno que tienen, son para disfrutarlos, disfrutar a nuestros hijos en esa edad tan preciosa. Pero si crees en lo de la aDOSlescencia, y piensas que tu hijo va a ser un niño terrible, probablemente acabará ocurriendo porque solo te estás enfocando en esa parte de esta preciosa etapa como si fuera un problema.

    • Muy de acuerdo con todo lo que dices. Y que conste que yo soy la primera que a veces me desespero y mi empatía sale por la puerta. Pero para mi son maravillosos por muchas cosas y no sólo éstas. Cada día tengo una nueva que apuntar, y que disfrutar, y por la que maravillarme. Estoy completamente enamorada de mi pequeño terremoto 😀

  2. Completamente de acuerdo! Yo he escrito sobre lo mismo alguna vez, reivindicando todo lo bueno que tienen los 2 años. Por supuesto que también me superan las rabietas y todo lo demás, pero es una edad llena de aprendizajes y descubrimientos y es todo un lujo poder acompañarles en el proceso. Pasa lo mismo con la adolescencia, todo el mundo venga a quejarse de los adolescentes y lo difíciles que son, pero es una etapa llena de cosas buenas.

  3. Qué especial es esta etapa, ¿verdad, Diana? Coincido plenamente. Yo simplemente añadiría, como colofón, que al ver cómo los peques van entrando en esta etapa, que empiezan a desarrollarse en todas estas cosas, y comienzan a experimentar las primeras fases de autonomía, es cuando verdaderamente uno entiende, comprende y siente que la decisión de tener a estos pequeños es lo MEJOR que ha hecho jamás. A mí me tiene absolutamente fascinado… 😉

    • Qué bonito leerte 🙂 Sí, cuando les ves concentrados haciendo cosas solitos es lo más. Ains…

  4. Totalmente de acuerdo contigo.a nosotros aún se nos hace difícil esta etapa porque ha coincidido con el nacimiento de su hermana y a lo mejor no hemos podido ver todas las cosas buenas de los dos años pero ahora q las cosas están más calmadas en tema celos rabietas…parece q empezamos a ver lo positivo de esta edad.me encanta como explícalas cosas,esa coletilla al final de las frases diciendo “si?” Y su lengua de trapo ( preparando post). Me encanta como empieza a entender la vida a verla y como nos deja compartir ese primer momento con ella.siempre sabe poner una sonrisa a todo.cuantas cosas q aprender de ella !!!

    • Sí, cuántas cosas por aprender! La verdad es que la lengua de trapo también nos tiene enamorados a nosotros… Es impresionantes ver como cada día aprende nuevas palabras y las va enlazando con sentido. Qué especial todo y qué rápido y despacio pasa 😀

  5. Siempre logras poner un toque de optimismo en todas las etapas. Yo reconozco que si no fuera por las rabietas de mi bichilla ¡los 2 años están siendo un camino apasionante de descubrimientos y progresos nuevos a cada instante! Pero luego se me pone a gritar como una loca y se me olvida lo demás.

    • Jajajaja… Sí, el momento de los gritos es durete. Que se lo digan a Adrián que se va de aquí por las mañanas con la cara desencajada. Pero pasará 🙂

  6. Precioso post, coincido en todo, mi nena me enamora cada dia con sus maravillosos dos años

  7. Me encanta ver que alguien saca cosas bonitas a esta etapa!! Nosotros aún no hemos llegado, pero estoy contigo en que a veces falta sacar más lo bueno y no pensar tanto en lo malo…ya os contaré!! 😉

    • ¡Claro que sí! A veces es complicado ver más allá (¡Maldito ritmo de vida frenético!) pero está ahí y es maravilloso.

  8. ¡Qué post tan chulo!
    A mi me están encantando los dos años por todo lo que dices y porque me acapara menos y me da margen para coger perspectiva, creo yo.
    Lo de terribles a nosotros como que no. Será que de tanto oírlo nos esperábamos algo …. terrible. O será que algunos bebés tranquilos de repente empiezan a hacer cosas complicadas, yo que sé.
    En cualquier caso, a disfrutarlos porque solo duran un año :D.
    Un besote!

  9. Qué bonito, Diana, de llorar de bonito, y eso que nosotros todavía no estamos ahí sino solo atisbándolo de lejos. Y qué importante es no olvidarse de todo eso para no caer en la desesperanza; después de cada día de locos, cuando por fin se duerme, o tras cada noche de pesadilla, cuando sale el sol y la ves ahí dormidita, se pasan todos los males y te enamoras otra vez. Y todo vuelve a merecer la pena.

    • Muy importante no olvidarlo, sí. Siempre nos quedamos con la parte más fea o difícil y nos cuesta pararnos a pensar en esto. Tal vez estar durmiendo más nos haga verlo todo con más optimismo o no sé… Pero es cierto que es una etapa maravillosa, llena de ilusción, de descubrimientos… Y sabes lo que más me impresiona de todo? Que ahora somos lo más para ella. Nos mira con una amor y nos pregunta las cosas de una forma que no sé… Luego eso pasará y su mundo será otro pero ahora es tan bonito que quiera estar con nosotros, que hagamos cosas, que le contemos cosas, que le enseñemos cosas que… Uf! <3 Y es increíble como lo vive.

  10. El mío se acerca a los 2 años y se nota en todos los aspectos. Por un lado me encanta ver como se le esta formando el carácter, como cambia cada día al nivel cognitivo y aunque sus cambios de humor son de un milisecundo al otro, hay algo mágico detrás de ello. Por otro lado, hay días con mucho cansancio y de que todo sale al revés pero de esta forma se valora esta espontaneidad y frescura de cada momento con tu hijo de dos años 🙂 Coincido con todos los puntos!!!

    • Totalmente 🙂 El cansancio es el peor enemigo para ver tantas cosas bonitas y maravillosas 🙂 ¡Gracias por comentar, Joanna!

    • A veces solo vemos eso, la parte fea 🙁 Una pena porque nos perdemos muchas cosas. Ay!

  11. Pues sí, hemos de ver el lado positivo, esas caritas de curiosidad, esos seres tan cariñosos que son..Pero a veces, el cansancio nos puede y la paciencia se agota, suerte que quedan esas pequeñas grandes cosas que nos llenan como padres. Besitos!

  12. Que post tan bonito. Mi nena tiene 16 meses aún, pero me encanta verla descubrir cosas nuevas, empezar a sacar su carácter. Ya veo que me esperan situaciones dificiles pero tambien cosas maravillosas

    • Bueno, a lo mejor no te esperan situaciones tan difíciles. Muchas veces depende de cómo afrontemos las cosas 🙂 ¡Gracias por comentar Mireia!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

En cumplimiento de la legislación española vigente en materia de protección de datos de carácter personal y del reglamento europeo RGPD 679/2016 le informamos de:

Responsable: Diana Oliver + info

Finalidad: Gestión del envío de información solicitada, gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios. + info

Legitimación:: Consentimiento expreso del interesado. + info

Destinatarios: No se cederán datos a terceros para la gestión de estos datos.

Derechos: Tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. + info

Información adicional:: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en mi página web Marujismo.com + info