39

Tres años de marujismo

Tener un blog

Hace (muchos) años tuve un blog. Se llamaba ‘El estorbo de la memoria’, por la letra de una canción de Héroes del Silencio (sí, soy así de friki). Y yo me hacía llamar “Incomprendida”. Me encantaba todo aquello. Aquel blog fue mi psicólogo, mi confidente, mi vía de escape en una etapa larga y difícil de mi vida. Aunque, en realidad, nunca fue fácil, para que nos vamos a engañar.

También me trajo muchas alegrías e hice una pandilla virtual con la que compartía ganas de escribir, de compartir. Incluso años después me topé con Carlos Torres, el autor de uno de los blogs a los que seguía, en Interviú: “- ¿Tú eres incomprendida? – ¿Tú eres Uqbar?”. Soy fan absoluta de estas coincidencias.

A finales de 2010 cerraba el blog y con él esa etapa. Lo que no esperaba era todo lo que me depararía 2011; entre otras cosas conocer a Adrián. Tendrían que pasar tres años más de esa puesta a cero de mi cuentakilómetros para que volviera a enamorarme de los blogs y sería precisamente de su mano, con Un papá en prácticas, y de la mano de Mónica de la Fuente, con Madresfera. Y, por supuesto, de mi recién estrenada maternidad. No creo que haya nada más inspirador que convertirte en madre.

El 1 de abril de 2014 inauguraba blog. Y lo hacía con esa ilusión y esas ganas que caracterizan a las primeras veces, como si nunca antes hubiera tenido uno. Esta fue la primera imagen “corporativa”:

Aquello comenzó sin pretensión alguna, y entonces, como ahora, sin la intención de monetizarlo. Tan solo con ganas de compartir, de disfrutar y de aprender (y vaya si he aprendido cosas desde entonces). Lo hacía con el “Todo No Vale” como bandera, una filosofía que he intentado mantener durante todo este tiempo cuidando y limitando mucho qué contenidos  y qué información compartía.

A finales de 2014, mi amiga Sandra Romero, a la que quiero mil, me regalaba la imagen del blog y las redes sociales que lo identifican actualmente (¡Gracias, Sandra!). Una imagen mucho más cuidada, más limpia.

Tres años de blog en una montaña rusa

Han pasado muchas cosas desde aquel 1 de abril de 2014.

A nivel personal, el blog me ha dado más alegrías que tristezas. Este espacio me ha servido para conocer muchas historias a través de comentarios y mensajes; de ellas he aprendido mucho. También para conocer personalmente o unirme más a gente fantástica con la que compartir los desvelos de la maternidad. Y recetas, muchas recetas. Mentiría si dijera que no ha habido también momentos más grises o, incluso, negros. Momentos en los que me he planteado poner punto y final al blog, ya sea por reorganización de prioridades en mi continuo intento de arañarle horas a la semana, o por agotamiento ante determinadas batallas. Siempre he vivido en una crisis permanente con el nombre de este espacio. Siento un amor infinito y un rechazo brutal al término “Marujismo”. Me asusta mi bipolaridad en este sentido.

Por un lado, para mí “Marujismo” es un grito al respeto por el hogar y la familia, los cuidados, la cocina. Es una necesidad enorme de decirle al mundo que los cuidados importan, que la cocina es divertida y que no hace falta invertir mil horas para comer mejor, que podemos alimentarnos rico y de manera más saludable, que se pueden hacer las cosas de mil maneras pero que “No Todo Vale”. Que la crianza de los hijos no tiene por qué ser un obstáculo en el desarrollo de la persona ni, por supuesto, de su carrera profesional. Que no debemos desprestigiar el valor y la contribución a la sociedad que tienen los cuidados.

Por otro, he lidiado con un nombre que muchos identifican de manera despectiva. Me he planteado muchas veces si cambiar de dominio, de nombre, de imagen. Y las mismas veces me he vuelto a auto convencer de que no. De que si lo hiciera le estaría traicionando. A él. Al blog. ¿Y dónde quedaría mi “marujismo con amor”? ¿Cómo reivindicaría todo lo anterior?

Esta semana me planteaba qué rumbo tomar con respecto al blog, de dónde sacar tiempo y aunque ha llegado el momento de bajar el ritmo, y no ser tan exigente conmigo misma, no estoy preparada para decirle adiós. No todavía.

 

¿Os quedáis conmigo un ratito más en marujismo?

Quizás también te interese:

Otras entradas

Diana Oliver

Diana Oliver

39 comentarios

  1. Ante todo, ¡muchas felicidades por estos tres años! Te leí el domingo por la noche en el móvil así que no pude dejarte comentario por lo que allá voy…

    Marujismo es desde hace mucho tiempo mi blog de referencia, me encantan los contenidos, tu apuesta por la vida sana, las recetas, los trucos, tu sencillez y transparencia al exponer las cosas.

    Cada martes y cada jueves espero tu entrada, pero como ya te he dicho alguna vez te admiro profundamente por sacar adelante el blog mientras trabajas desde casa y atiendes a tu familia, por lo que entendería perfectamente que bajaras el ritmo, pero por favor Diana, no lo dejes!!! Creo que somos muchas las que te necesitamos, yo por lo menos te necesito…

    En cuanto al nombre del blog, sólo hay que echar un vistazo rápido al blog y fuera prejuicios… y además, por algún extraño motivo a pesar del cambio en los permisos de mi empresa para acceder a distintas web la tuya sigue estando accesible así que sí, Diana, yo me quedo, ¡cuenta conmigo!

    • Laura, millones de gracias, de verdad. Me anima mucho que me digas eso. ¡No te imaginas! Y qué responsabilidad tan grande. Bonita pero grande. Te mando un abrazo enorme. Gracias por estar ahí, por tus palabras tan bonitas siempre, por el apoyo y por tanto cariño. Gracias.

  2. Si tú quieres, yo quiero. Lo importante es lo que quieras tú, nosotros aquí estamos y te seguimos. Pero si en algún momento no quieres, ningún reproche por dejarlo ir. Eso sí, yo estaría encantada de que te encantase seguir 😉

    • Jolin, ¡qué me voy a emocionar con tantas cosas bonitas! :___) De verdad, muchas gracias por vuestros comentarios. Sois geniales. Beso enorme.

  3. ¡Feliz aniversario! ¿Dónde vas a expresarte tú mejor que en este espacio? Espero de verdad que no se te ocurra abandonarlo y que cumplas por lo menos otros 3 años más.

  4. -“No lo cieeerreeeeeeeesssss, Diana Oliveeeeeerrrrrr…”- (Leer así como con voz de aplomo de profe de instituto…) ¡Que tu blog es NECESARIO, mujer… Nunca dejarás de aprender; así que espero que nunca dejes de escribir. Un saco de besotes.

  5. Muchas felicidades!! Me alegro de que no lo cierres. Bajar el ritmo a veces es muy necesario. Yo también veo mi blog como una montaña rusa, cuando puedo publico muchísimo y cuando no, pues menos. pero dejarlo definitivamente ni me lo planteo. Lo echaría muchísimo de menos jajaja
    Por cierto, a mí me gusta el nombre de tu blog 😀

  6. He leído el post sin respirar😅.
    Yo me quedo hasta el infinito y más allá.
    El nombre va perfecto y es algo en lo que había reparado antes. Cuando nos veamos te lo explico en vivo.
    Monetizar paga facturas y es compatible con el “Todo No Vale”. No digo más.
    Un beso muy grande!

    • Sí, sí, eso sí 🙂 Pero la intención no es esa, vaya. Jejeje… Besazo, Marina.

  7. Felicidades!! Catorce días después yo habría el mío aunque lo tuve supe abandonado por lo mal que lo pase´por el primer trimestre de embarazo.
    No cambies a Marujismo. Marujismo mola y molas tú. Eres uno de los mejores blogs de la madresfera. Un besazo gordo!!

  8. Feliz aniversario blogueril!! Yo me quedo, no te vayas! El nombre del blog está estupendo, sorprende al principio que el contenido sea tan diferente a lo que esperas de “maruja” y mola. Como tú mil veces he frenado, arrancado y pensado en cerrar. Y cambiar de nombre sigo teniéndolo en mente, a ver que día se me ocurre uno! Feliz finde muaa

  9. Ni se te ocurra cerrarlo!! Por favor!! Viva Marujismo!! A mi me encantan el blog y la palabra 🙂

  10. Grandioso post! Y grandioso Marujismo!!

    Palante muchacha!!!!!

    Besotes familia

  11. Yo sí me quedo!! Por muchos años más de marujismo! Me encanta en lo que has transformado el ser una maruja de tu casa y de tu familia. No te hace falta cambiar de nombre!!

  12. Feliz cumpleblog bipolar ;b ¡Viva Marujismo! Escribes tan bonito, y transmites tanto primor y ternura y verdad… ¡Un besote grande, preciosura!

  13. Felicidades!!! Os leo a ambos desde el principio!!! Enhorabuena por todo. Y Gracias por compartir con nosotros todo. Besos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *