5

Verdades y mentiras de la urticaria a frigore #DaleLaVueltaALaUrticaria

 

Para muchos, la urticaria a frigore o alergia al frío sigue siendo una gran desconocida por lo que desde mi experiencia personal os cuento cuáles son los mitos o falsas ideas que suelen surgir en torno a esta urticaria.

 

Contaba Adrián la semana pasada en el blog, lo mucho que le sorprendió descubrir cuando nos conocimos que existía algo como la alergia al frío. O, lo que es lo mismo, urticaria a frigore. Supongo que esa misma extrañeza es la que han sentido todas y cada una de las personas que han recibido una noticia así. Como lo debe ser enterarse de que existe la alergia al sol, al agua, al calor, al contacto o, incluso, a la presión.

Y es que una urticaria crónica como la urticaria a frigore es una enfermedad que afecta a la calidad de vida de quienes la padecen, tanto a nivel físico como emocional, pero que suele ser bastante desconocida para la población en general, lo que hace que sea inevitable tener ideas erróneas sobre ella. Por ello, aprovechando mi colaboración con la campaña #DaleLaVueltaALaUrticaria, y desde mi experiencia personal después de casi dos décadas con la alergia al frío como compañera de viaje, os cuento cuáles son los mitos o falsas ideas que suelen surgir en torno a esta urticaria:

“Solo es picor al contacto con algo frío, ¿no?”

* La urticaria a frigore es una afección cutánea grave que se caracteriza por la aparición de habones con enrojecimiento, hinchazón, prurito e, incluso, en ocasiones dolor muy intenso.

Mucha gente le resta importancia y piensa que es solo “un poco de picor” al contacto con algo frío pero lo cierto es que en el caso de inmersiones en agua fría puede producirse un shock muy grave, pudiendo llegar a ser mortal. Lo mismo para la ingestión de bebidas o alimentos fríos (no necesariamente helados).

“Seguro que en unos días se te quita”

* Es una enfermedad de carácter crónico.

Yo llevo casi veinte años padeciéndola pero hay muchas personas a las que solo le ha durado meses o unos pocos años. Es una enfermedad impredecible totalmente y es imposible saber qué nos ha tocado a nosotros.

“Pero abrígate mucho y ya está”

* La alergia al frío limita la calidad de vida de quienes la padecen.

No se trata solo de abrigarse en invierno o de evitar el consumo de cosas frías, como contaba en este post sobre las 20 cosas que no puedo hacer en verano. La alergia al frío o urticaria a frigore limita la calidad de vida de quienes la padecen porque hay muchas cosas que no se pueden hacer, o que se deben hacer con cuidado, y porque siempre te queda el miedo de sufrir una reacción más grave.

“Es solo una enfermedad de la piel, ¿no?”

* Diversos estudios han tratado de encontrar una explicación a las causas directas de la enfermedad, que no es en sí misma una patología dermatológica. Se cree que aparece como consecuencia de un desajuste en el sistema inmune, que produce una activación anormal del mismo ante el frío, sin que se llegue a saber muy bien qué desencadena ese fallo.

En mi caso coincidió el inicio de la alergia al frío con una etapa muy larga de ansiedad, estrés y ataques de pánico, pero puede ser solo coincidencia y no el motivo desencadenante.

“No es una enfermedad que te condicione económicamente”

* Casi el 60% de las personas con una urticaria crónica informa de absentismo laboral como consecuencia directa de su enfermedad, y un 26% afirma que la patología conlleva tres o más días de baja al año.

Para mí, la urticaria a frigore no ha sido motivo de baja pero sí me ha condicionado económicamente por el hecho de trabajar lejos de una parada de transporte público. Durante varios años tuve que alquilar una plaza de garaje en el edificio donde trabajaba porque aparcar cerca era misión imposible y el metro y el autobús me quedaban muy lejos. En invierno para mí era inviable ir de otra manera que no fuera en coche, con el desembolso que esto suponía.

“Pide cita al médico de cabecera y que te mande algo”

* En el caso de las urticarias graves de este tipo el retraso medio de diagnóstico se sitúa en los dos años desde que aparecen los primeros síntomas de la enfermedad. Esto ocurre porque muchas veces se confunde con otras patologías o alergias o no se deriva a los pacientes al especialista adecuado. Tampoco hay un tratamiento a día de hoy que cure la alergia al frío más allá de tratamientos para los síntomas.

Siempre que digo lo de la alergia al frío me preguntan, con el objetivo de ayudar, si he ido al médico o me animan a ir para pedir cita para que me receten “algo”. Muchas veces el médico de cabecera no sabe muy bien a qué se debe y relaciona el picor con reacciones de la piel. Encontrar un profesional que te derive al especialista es fundamental para encaminarse al diagnóstico.

 

¿Conocíais la alergia al frío? ¿Hay algún mito que hayáis derribado?

 

Webs de interés:

 

Compartir es vivir

    Otras entradas

    Diana Oliver

    Diana Oliver

    5 comentarios

    1. Hola! No tengo alergia al frío pero sé lo fue es vivir con urticaria. A mi me dijeron alguna vez que era por presión, pero la mayoría de las veces me decían que era urticaria crónica y punto. No sabían de qué venía. Me apareció en la adolescencia y me ha condicionado la vida. En épocas de estrés me salía más. Y tenía que ir a urgencias a que me pincharan urbasón. También tuve tratamiento muchos años con antihistamínicos.
      Aunque ahora ya hace unos años que está bastante tranquila (hace mucho que no tengo “brotes”), mi piel no es igual que antes. Está el tema de coger las bolsas de la compra, de la depilación, o incluso no poder ir a una playa con muchas piedras, porque acabo con los pies hinchados y con mucho dolor.
      Mucho ánimo para la tuya, ya veo que es peor que la mía…

    2. Qué faena. debe ser muy complicado vivir con ello ¿No hay tratamiento para esto, aunque sea para controlar los síntomas?

      • Pues tengo que volver al hospital para empezar el tratamiento de inyecciones que no me puse porque desde que me lo recomendaron hasta ahora me han pillado dos embarazos y dos lactancias 🙂 Veremos… ¡Gracias por comentar, Teresa!

    3. Hola , yo tengo la misma alergia, además de a los cambios de temperatura bruscos. No hace falta que te diga lo dura que es a todos los niveles y lo mucho que condiciona tu vida. Eres la primera persona que se con esta alergia y yo al igual que tu la tengo desde muy pequeña,me dijeron que se me iría con la adolescencia. Luego la madurez y ya tengo 34 años y sigo igual.
      He sufrido desmayos debidos a mi alergia y problema para tragar por tomar algo un pelin frío …no puedo llevar bolsas de la compra porque de la presión me sale la alergia, no puedo lavarme las manos siempre que quiero; no puedo pasear a mis hijos para que se duerman si hace un poco de frío. Si me abrigo mucho sudo y también me sale la alergia.
      Gracias por compartir con todos nosotros este post.

      • ¡Hola, Raquel! Muchas gracias por compartir. Siento un montón que estés igual que yo. Este año he cumplido los 36 y la alergia también sigue así sin que parezca tener intenciones de irse. Es terrible. Mucho, mucho, ánimo.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *