54

Y el destete llegó a nuestras vidas

DESTETE respetuoso

 

Después de 30 meses de lactancia materna el destete ha llegado a nuestras vidas. Y no ha sido nada fácil. No ha sido un destete espontáneo (que, como bien apunta el Comité de Lactancia Materna de la Asociación Española de Pediatría se produce entre los 2 años y medio y los 7) sino que ha sido dirigido por nosotros.

Así ha sido nuestro destete

Cuando me enteré del embarazo allá por finales de febrero, principios de marzo (como ya conté en este post, estamos de nuevo embarazados) tenía la ilusión de mantener la lactancia con ambos y disfrutar de la lactancia en tándem. Mi intención nunca fue destetar a Mara sino que fuera ella misma quien lo dejara cuando estuviera preparada para ello. No negaré que no he tenido crisis de agitación por amamantamiento, pero en ningún momento me había planteado el destete porque globalmente hemos disfrutado todos mucho la experiencia y, sobre todo, nos ha facilitado mucho las cosas en un montón de aspectos de nuestro día a día.

Sin embargo, desde el primer mes tuve muchísima sensibilidad en el pecho, lo que coincidió con varios virus en casa que mantenían a Mara pegada día y noche a su fuente de consuelo. El dolor era absolutamente insoportable. Tanto que cuando le daba por la noche ya no podía volver a dormir del dolor. Parece una exageración pero realmente era un dolor que no podía soportar y que, además, me producía rechazo. Esto unido a lo mal que me encontraba como consecuencia de las náuseas hizo que finalmente tomara la difícil decisión.

Hemos tardado entre mes y medio y dos meses en que Mara deje de pedir su tetita. Sigue acariciándola y hablándola como a uno más de la familia (somos papá, mamá, Mara, el bebé y la tetita). Es increíblemente tierno y amoroso verla hablar con tanto cariño con la barriga y con la tetita. Me derrito. Pero la verdad es que el camino hacia aquí ha sido bastante feo. Cuando tomamos la decisión me hice con el libro ‘Destetar sin lágrimas‘ de Pilar Martínez con el objetivo de que todos sufriéramos lo menos posible. Lo leímos de arriba a abajo. Pero en nuestro caso no conseguimos que fuera un destete tranquilo y sin lágrimas sino bastante durete. Comenzamos con las tomas nocturnas y cuando Mara pedía yo la abrazaba, le decía que la tetita estaba dormida y que teníamos que esperar. Sin embargo, nunca lo aceptó y se ponía a llorar con mucha pena y rabia. Y no es para menos, le estaba negando su alimento y su consuelo de los últimos dos años y medio. Yo me hubiera puesto igual o peor. Le decía que solo un poquito que si no se la tetita iba a despertar y que estaba muy cansada, y la pobre aceptaba. Dado el poco éxito de la teta cansada, pasamos por otra fase en la que poníamos en práctica el Plan Padre: Mara más cerquita de papá y cuando se despertaba éste la intentaba calmar a base de paseos y caricias. Si lloraba mucho y no se calmaba, la cogía yo y le daba el pecho. Así estuvimos bastante tiempo hasta que los despertares se fueron reduciendo. Me daba una pena terrible pero llegó un día en el que no se despertó pidiendo tetita por la noche.

El destete diurno fue muchísimo más sencillo. Poco a poco comenzó a pedir menos hasta que llegó un día en el que ya no pidió más. Le dijimos que si le parecía bien que le dejáramos la tetita al bebé y… ¡Zas! Le pareció una idea genial y ya nunca más volvió a pedir. La generosidad y la bondad de los niños es enorme. Muero de amor cada vez que me dice que la tetita es para el bebé e incluso le dice: “Bebé, ¿quieres tetita?”.

Destete dirigido… ¿Respetuoso?

Al principio me costaba unir destete y respetuoso cuando es el adulto el que lo inicia. Creo que hacerlo más o menos fácil dependerá mucho de cada niño, de la necesidad que tengan o no del pecho y de la edad en la que se encuentren. Cuando le comenté a Pilar Martínez en el evento que organizaron en Mujeres y Madres Magazine el tema del destete (aún no habíamos contado ni siquiera que era por el embarazo) me dijo que los dos años suele ser el momento más delicado: “Puede que los tres sean más sencillos para destetar que los dos”. Y creo que tiene muchísima razón. Al final pienso que los dos años es ese momento de cambio brutal en el que los niños comienzan a tener más autonomía, más capacidad de hacer, pero siguen siendo muy pequeños y siguen necesitando a mamá. Su refugio.

Después de la experiencia, creo que el destete dirigido será respetuoso en la medida que los padres intenten respetar al máximo al niño con sus palabras y acciones pero no dejará de ser un momento duro para todos si el niño en cuestión no está preparado para dejarlo.

El sentimiento de culpabilidad y la pena, compañeras de viaje

El sentimiento de culpa y la pena me han acompañado estos meses. Por un lado, no quería llegar al destete pero por otro no podía soportar el dolor. Y pesaba más lo segundo. Sin embargo, como decía arriba sabía que aún no era el momento para ella, seguía necesitándonos. Imposible que la culpabilidad no se uniera a la fiesta. Tampoco la pena. Ya tenía yo en mi mente a los dos hermanos compartiendo ese momento y que Mara lo recordara como algo especial. Y, sobre todo, que fuera ella la que por iniciativa propia lo dejara. Sin forzar el fin.

A veces las cosas no son como esperábamos pero habrá que compensar de otra forma. O al menos intentarlo.

 

¿Cómo fue vuestro destete? ¿Habéis vivido una situación parecida? ¿Creéis que puede ser un destete dirigido respetuoso?

 

Otras entradas

54 comentarios

  1. Nuestro destete fue a los 28 meses, aprovechando que, tras una laaarga crisis de los dos años, parecía que su interés se había reducido. Nosotras ya habíamos hecho destete nocturno a los 13 meses (a raíz de la operación de mi hernia umbilical y tirando del “método padre”), así que solo quedaba el diurno, pero siendo una niña taaan intensa, pensé que iba a ser más difícil. Y aunque fue elegido por mí también (sentí que había llegado el momento, ya que tenía bastante agitamiento a veces y ya empezaba a no disfrutarlo e incluso a llevarlo bastante mal a veces), creo que fue muy respetuoso. Se le expliqué, que la tetita ya se había ido, y aunque al principio me pedía “un poquito así, mami” y me moría de pena, pronto lo entendió, le daba un besito y se ponía a otra cosa. En nuestro caso funcionó muy bien el distraerla con otra cosa que le gustara, y como es culo de mal asiento, pues se distraía rápido al cambiar de actividad jeje.
    Cómo nos sorprenden estas bichillas a veces….

    • Totalmente, Esther. La verdad es que es una sorpresa permanente. Me alegro de que te fuera bien y no fuera muy duro 🙂 Un abrazo, y gracias por comentar.

  2. El nuestro fue parecido pero a los 13 meses. Yo no podía del agotamiento y dolor de pezon con el embarazo. Hicimos el método padre y en 2 semanas la había dejado, habíamos descolechado la cuna y dormíamos del tirón. Seguro que os habéis ido adaptando a su ritmo y no ha sufrido, quien sabe si en unos meses de unirá al ver al herrman@, bss

    • ¡A saber! Aunque la verdad es que creo que a Mara se le ha olvidado porque alguna vez ha vuelto a coger la tetilla, creo que más jugando que otra cosa, y no recordaba cómo se hacía 🙂

  3. Me alegra leer tus palabras de destete exitoso, que no por ello sencillo, y me asombra la ternura con la que Mara cede su sitio al bebé.Por lo que os leo, a ti y a Adrián, tiene que estar siendo un momento muy emocionante al ver a Maramoto tan entregada con su hermanito.¡Enhorabuena, os merecéis eso y màs!A seguir disfrutando!

    • La verdad es que es alucinante como le habla y los besitos que le da… Me tiene absolutamente fascinada y enamorada 😀 Un besito grande! Millones de gracias <3

  4. A nosotros nos pasó parecido por el embarazo, pero la patita ya tenía casi 3 años y medio, así que no es lo mismo. Por el día cada vez pedía menos, pero por las noches no faltaba alguna toma. Con el embarazo empecé a sentir sensibilidad, en mi caso no era realmente dolor, pero me sentía molesta. Me apetecía mucho hacer lactancia en tandem, pero las noches con los dos a la teta no las tenía muy claras, así que decidimos destetar por la noche. Nos fue genial con el plan padre, pero sobre todo hablando mucho con ella y razonandole todo. Y una vez destetada de noche por el día cada vez pedía menos y hablamos con ella el dejar la teta para el bebé, a lo que accedió estupendamente. Eso si, nos hemos inventado la “mimititi” que viene a ser hacernos mimos en posición teta, y cuando está cansada o le ha pasado algo me lo pide! jejeje! Lo conté en el blog por si te apetece leerlo 😉

  5. Siento que fuera un proceso tan duro y que lo hayáis sufrido tanto, pero no te sientas culpable. Habéis tratado de hacer lo mejor y de la mejor forma posible. A veces las circunstancias nos van marcando caminos distintos a lo que nos gustaría, pero no queda otra que adaptarse. Yo tuve un destete natural, porque ambos lo dejaron voluntariamente: el mayor a los 10 meses y el pequeño a los 11. Yo habría seguido (sobre todo con el pequeño, que, como había sido prematuro, la pediatra me insistía en que se lo prolongara todo lo que pudiera porque era muy bueno para él), pero no hubo forma. Sufrí yo más que ellos, porque me daba mucha pena que se acabara esa etapa, pero qué le íbamos a hacer. Besos!

    • Qué suerte entonces, Marian. Mi intención era que lo dejara ella también cuando quisiera, y no forzar la situación, aunque al final por lo que os leo se sufre también 🙂 Un beso.

  6. Igual no era su momento, pero si el tuyo, en mi opinión y tal y como lo cuentas, no creo que pudieras haberlo hecho mejor. La lactancia es para disfrutarla, no hay que sufrir con ella.
    Un saludo.

  7. Diana, es normal sentir la culpa, pero Mara no lo siente así seguro. Pena, pues sí, da muchísima pena que sea así. Pero te digo que también da mucha pena cuando la dejan ellos.
    A mí con Elsa me pasó como a ti, que me dolía muchísimo e intenté aguantar. Un día me hizo mucho daño, grité y me puse a llorar y no olvidaré su carita de culpabilidad. Nunca más me volvió a pedir teta y yo se la ofrecí pero me dijo que no, que me hacía pupa. Creo que mejor no llegar a esto. Así que ánimo!

    • Muchísimas gracias, Vanesa 🙂 Es increíble cómo son los niños de verdad, me maravilla su capacidad de entender determinadas cosas. Su generosidad. Siempre se hable de lo egoístas que son, de lo “tiranos” que son… Pero a mi me parecen seres únicos de los que tenemos muchísimo que aprender. Un beso grande.

  8. ¡Hola Diana! Primero de todo felicitarte por el embarazo, llevaba un tiempo desconectada de leer y me ha hecho mucha ilusión saber que vuelves a estar embarazada… y me ha encantado cómo Mara al final ha decidido asumir su destete para dejársela al bebé, adorable… Nosotras continuamos con la lactancia, vamos por los 38 meses y en principio pienso como tú, que cuando Maria diga… si por algún motivo decidimos antes, me irá genial haber leído tu experiencia. ¡Un abrazo familia!

    • ¡Muchas gracias, Yolanda! Sigo de cerca cada plato que preparas con María 🙂 ¡Cómo me gustan! Gracias por comentar y enhorabuena por esa lactancia maravillosa. A ver qué tal con Leo cuando llegue, lo mismo me sorprende y me vuelve a pedir jejeje… Un beso.

  9. Entiendo perfectamente la mezcla de sentimientos y de culpabilidad. En nuestro caso el destete fue con 27 meses, y pq me quedé sin leche por el nuevo embarazo. Yo me imaginaba haciendo tándem y me quedé sin leche de la noche a la mañana… Los primeros días la dejaba usarme de chupete pero me hacía muchísimo daño, acabábamos las dos llorando… Fue horrible, tanto por el sentimiento de culpabilidad como por verla pasarse horas y horas llorando, chillando pidiendo teta… Por el día (hacia mucho q sólo mamaba de noche) le explicaba q no podía ser, q ya no había leche, q me dolía mucho y lo aceptaba pero al ser el momento era incapaz de dormirse. Pasamos varias semanas sin dormir, algunos días nos daban las 6 sin haber pegado ojo… Por suerte nos coincidió con una visita de la neuróloga y nos dijo q le diéramos melatonina, q nos ayudaría esos días, pero q aparte, por sus problemas previos le iría muy bien (antes de esta crisis normalmente tenia 6-8 despertares). La verdad fue empezar con las gotas y mejoró muchísimo.
    A día de hoy, seguimos con las gotas y “sólo” se despierta 3-4 veces cada noche. La hermanita nació hace 2 semanas y en ningún momento me ha pedido teta, pero si me las acaricia siempre q puede.

    • Mara también les tiene mucho amor… Siempre habla a su “tetita” con un amor que es impresionante 🙂

  10. En nuestro caso está siendo muy progresivo. Tanto, que un día parece que va para adelante y otro que va para detrás. En ocasiones me gustaría que fuera de un minuto para otro y en otras pienso que de esta manera es mejor, pero muchas veces se me hace cuesta arriba.
    Ojazos no mama ya por las noches, salvo que se despierte y lo haga para coger el sueño de nuevo, porque para dormirse y en algún momento esporádico del día sí lo hace. Supongo que de esta forma es más llevadero.
    Estoy segura de que lo habéis hecho de la mejor manera a vuestro alcance porque sois unos padres de 10.
    Un besazo.

    • Gracias por tus palabras siempre, bonita 🙂 Lo hemos hecho como hemos podido… Veremos qué tal. Supongo que tienen rachas y momentos, no? Al final si tú lo llevas más o menos bien, será más fácil esperar. Otra cosa es que estés agotada, que también es cierto que puede llegar a ser muy cansado. Un beso enorme.

  11. Martín mamaba mucho aún cuando me quedé de nuevo embarazada, pero sí tenía claro que, si podía, evitaría el tándem, no me veía capaz y pienso que debes estar con muchas ganas y tenerlo muy claro, para llevarlo a cabo. Me parece admirable. Nuestro destete era una ” muerte anunciada” pero pasaban las semanas y ni había ganas ni una idea clara de cómo hacerlo, sólo quería que fuese lo más respetuoso posible, hubo un momento en que pensé que la naturaleza hiciera su trabajo, si tenía que hacer tándem,lo haría, pero no quería que él sufriera. Y la naturaleza me ayudó! Cuando estaba de casi siete meses, la producción bajó considerablemente y las tomas, por tanto, también. Eso y que Martín durmiera casi todas las noches del tirón provocó el destete dirigido con el que yo soñaba… Nuestros últimos días de lactancia tan sólo pedía para dormirse, una o dos veces al día en total y entonces, ya sí lo hicimos de un día para otro, ese 4 de marzo ya no mamó más. Se acordó de su teta un par de días, pero enseguida se acostumbró. Luego, hasta que nació Fabio, mi miedo era cómo iba a afrontar el ver a su hermano mamar, puesto que su destete había sido tan cercano, pero lo llevó genial! Asumió rápido que la teta era para el bebé y no hemos tenido ningún problema al respecto. Mucho ánimo que el sentimiento de culpa es duro de llevar, pero también piensa que ha sido un privilegio estar tanto tiempo con la lactancia de Mara y que Leo te tendrá en exclusiva en esos momentos y verás que son muy necesarios tanto para él como para ti, por no hablar de las tablas que te dan 30 meses de experiencia!!😋

    • Eso sí, Patri. ¡30 meses de experiencia! Aunque yo creo que nada tendrá que ver uno con otro 🙂 A ver cómo se nos da esta vez. Es cierto que sé más sobre lactancia, agarre, problemas… etc. pero nunca se sabe qué nos deparará esta nueva aventura. Qué bonita tu historia. Y qué maravillosos son los niños, de verdad. Un beso enorme 🙂

  12. Gracias por tu post, yo estoy embarazada de 8 semanas y me lo estoy planteando… me duelen mucho los pechos, sobre todo por las noches, pero se me hace duro pensar en destetarlo, ella tiene 32 meses, confío en que en el tercer o cuarto mes lo haga pero y sino lo hace???? En cuántas semanas empezaste tu a destetar????

    • Pues la verdad es que yo empecé a tener muchísima sensibilidad y dolor desde las primeras semanas. De hecho, supe que estaba embarazada por eso. Creo que a las 3 o 4 semanas ya tenía mucho dolor y no tardamos mucho en tomar la decisión. Muchísimo ánimo! Un beso

  13. La lactancia es cosa de dos y si tú ya no estabas agusto me parece muy acertada la decisión que habéis tomado y sobre todo la forma en la que lo habéis hecho. Poco más puedo decir ya que solo tengo una niña pero te mando todo mi apoyo para los momentos bajos. Un besazo

  14. Yo creo que estamos postergando la búsqueda del siguiente bebé porque a mí la lactancia en tándem me da pánico, no quiero destetar a mi bichilla por iniciativa mía y ella no parece tener planes de hacerlo voluntariamente. Así es que auguro una lactancia eterna y hermanos muy separados en el tiempo.

    • Es durete, la verdad… Aunque no tiene por qué pasarte que siga con el pecho. Hay niños que lo dejan cuando la mamá se queda embarazada 🙂

  15. Pues nosotras xomenzamos con el deatete a los 26 meses porque mi nuevo embarazo me ha dado muxho dolor en los pechis al principio.
    La destete por las noches porque a parte del dolor luego no me dormía y eao sumado a mi cansancio y náuseas se me hacía insoportable. Mi niña lloró la primera semana pero yo la decía que tenía pupu en las teyas y tenían que descansar, que solo tomariamos teta en el salón, y ella se conformó rápido. Culpa y pena se siente pero si ya no lo disfrutas sino que duele…
    Así llevamos unos tres meses, si no eatamos en casa ni se acuerda de la teta y si estamos pide antes y después de la siesta. Así que hay días que no mama pero el destete total aún no ha llegado, pero dormir las noches del tirón me ayuda mucho con el embarazo

  16. Diana, si era tu momento, era el suyo. Una transición dura pero yo me quedo con la generosidad de Mara. Es que los niños son lo más de lo más. ¿Cómo puede ser tan generosa con un bebé que aun no ha visto? Para morirse de amor.
    Yo tuve épocas que soñaba con el destete pero ahora que solo hace una toma soy consciente de cuanto lo añoraré. Ya ni recuerdo los momentos más duros :D.
    ¡Un beso!

    • La verdad es que cuando ya se espacia más, es fantástico porque podéis tener esos ratitos pero también tiene ya más autonomía. Ay! A ver qué tal con Leo 🙂

  17. Hola Diana, lo mío fue horroroso, a los 4 meses de tener a Suyay me dicen que tengo que dejar de lactar, tenía bocio así que me cortaron la lactancia; lo pasamos muy mal, Suyay la primera ya que de la noche q la mañana dejo el pecho su único alimento, por un alimento distintos y una tetina nada agradable para ella…. Me he sentido tan culpable por que no ubieramos dejado de amamantar. Aparte que físicamente lo pase mal… Con Jana fue más controlado solo para que tampoco pude darle mucho tiempo solo 7 meses.
    Lo curioso que cuando nació Jana y Suyay vio verla lactar me dijo yo quiero tetita de mamá, ya había leído que hay niños que piden pecho. Así que le dije que si….. Me miró y venía hacia mi con una cara de asco y satisfacción…. Cuando abrió la boca dijo que asco, no quiero mejor para mi hermanita….. Ahora sólo les habla, las acaricia dice mamá son mis tetita.. Y por añadidura Jana también imita a su hermana por algo son la sal y la pimienta…

    • Vaya Sandra, como lo siento 🙁 La verdad es que es un momento tela marinera si no están preparados para dejarlo aún. Mucho ánimo!

  18. Mi destete fue hace una semana con mellizos. Tienen 28 meses, llevábamos una temporada que la teta era solo para dormir por las noches y la siesta. Como mi niño ha tenido un problema con los dientes (esmalte débil, y teta nocturno acabo con 10 caries y 4 dientes irrecuperables) y mañana tenemos dentista con sedacion consciente para arreglarlos. La verdad es que mis pollitos me sorprendieron… Hasta hace una semana no sabían dormir si no era con teta. Un día les dije que había que decir agur a la teta para siempre, y la verdad tuvo un berrinche cada uno ye intentos de persuasión para que les diera otra vez, pero lo han aceptado fenomenal. La niña aún acaricia la teta por la noche, pero sabe que ya no hay más, y su hermano se lo recuerda. Sinceramente ha sido más fácil de lo que pensaba y nuestra relación no ha cambiado nada,ya que para dormirlos me sigo acostando con ellos. Los niños son increíbles. Cada día una lección.

    • No sabes la admiración que tengo a quienes amamantáis con mellizos porque demostráis que ¡se puede! Felicidades, de verdad. Los niños son maravillosos, yo no dejo de sorprenderme, de verdad. Un abrazo.

  19. Yo siempre he defendido en casa que la lactancia debería seguir mientras las dos partes estén a gusto. Si el dolor, el sentimiento de rechazo, la dificultad logística, lo que sea… se vuelven insoportables, creo que forzar la continuación puede acabar siendo contraproducente. La teta es muchísimo más que leche y alimento, pero con más de dos años seguro que encontráis infinidad de formas en las que suplir ese algo más que hasta ahora Mara encontraba en «su tetita», no lo dudes. Ya las habéis encontrado, de hecho. Y no tiene sentido prolongar tu dolor y ahogarte en otro tipo de sentimientos de culpa por estar dándole el pecho pensando en lo mucho que te duele o en lo que te gustaría que lo dejara ya mismo.

    Ojalá todos los bebés recibieran como regalo una lactancia como la vuestra y un destete así de respetuoso. Doloroso como dices, seguro, es inevitable, pero con toda la ternura y el respeto que siempre demostráis hacia Mara. Quédate con eso y empieza a envolver de nuevo el regalo para Leo 🙂

    Pero bueno, yo solo puedo hablar desde la barrera, por mucho que os vea y que vea cosas que cuentas reflejadas en Vanesa. Nuestro papel de papás tiene que ser de apoyo total; por mucho que hablemos este tipo de cosas, nunca podremos estar en el lugar de vuestro pecho dolorido hasta el infinito, ni en las turbulencia de vuestra agitación por amamantamiento. Ya sabes en qué punto estamos nosotros… La verdad es que son decisiones muy difíciles y sin una salida óptima, pero así es cada día en la maternidad, ¿no?

    ¡Un besazo!

    • ¡Diana, hermosa! Te iba a escribir, cuando he leído este comentario de Enrique. Es calcado cada pensamiento a lo que él ya ha escrito perfectamente, así que suscribo cada palabra… Y poco más. Dentro de poco reanudarás la experiencia. Ley de vida, hermosa, pero dura a veces. ¡Besazo!

    • Ay que me emociono, de verdad. Gracias infinitas siempre por tus palabras tan cariñosas hacia nosotros <3 La verdad es que es cierto lo de que no tiene sentido prologar la pena, de hecho estamos contentos con la decisión pero hasta llegar aquí ha sido un poco rollete. Sí que creo que es un "regalo para toda la vida" y en realidad poder haber disfrutado de una lactancia tan "larga" y de los meses que he estado con Mara (hasta que fue al cole con 2 años y casi medio) es un tesoro. Ahora mi miedo es, ¿podré ofrecerle lo mismo a Leo? Espero que sí 🙂 Y Vanesa pobre mía, se pasa mal. Para mi lo peor fue en agosto del año pasado. Terrible. Al final pasa, porque todo pasa, pero se hace muy difícil. Un beso enorme. Y ánimo!!

  20. Ánimo! Lo habéis hecho muy bien. Nosotros estamos en la misma tesitura. La mía es un poco más pequeña, 19 meses. Hemos empezado con el plan padre nocturno para dormirla. Se ha llevado una semana llamándome mucho y llorando (y yo llorando en el salón), pero hace 3 noches que no me llama y se duerme en 5 minutos! Eso sí, cuando se despierta por la noche: teti, teti, teti. Si yo estoy al lado no consiente que el padre la toque, pero cuando yo no estoy se duerme sin problemas… Y claro, el dolor me desvela, y si sumamos el cansancio del embarazo, el resultado es que al día siguiente soy una zombi :S Vamos dando pasitos poco a poco. Tengo ese doble sentimiento de que me gustaría que siguiera con su teti para que tenga ese refugio cuando venga la hermanita, pero por otro lado pienso que puede ser complicado el tándem y luego me llegue a arrepentir…

    • Uf! Es que es una decisión muy complicada… Mucho ánimo, Reme. Millones de gracias!

  21. Hola Diana os sigo hace tiempo tanto a tí como a un Papá en prácticas y tengo un bebé de 25 meses muy parecido a Mara. Siempre ha sido muy intenso en cuanto a carácter y para mí el pecho es una herramienta imprescindible para que nuestro día a día sea más fácil. En Diciembre me quedé embarazada de forma un poco inesperada. Al principio no me dolía nada al darle pero cn el paso de los días empezó a molestarme un escozor cada vez que se enganchaba. Y además de eso estaba también lo que comentabas antes de las náuseas, lo mal que te encuentras y una extraña sensación (no se si será la famosa agitación…) como de no apetecerte nada darle el pecho en ese momento. Yo pasé de estar en una nube con él a hacérseme un mundo cada vez que llegaban momentos como la hora de dormir donde sabía que tenía que estar un rato tumbada dándole el pecho hasta que se durmiera. No sabía qué hacer porque me moría de la pena pensar que tenía que destetarle por obligación sin tener en cuenta sus necesidades y por otro lado si tiraba para adelante me ponía a pensar que iba a ser horroroso lidiar con un niño extremendamente demandante de pecho y un bebé recién nacido a la vez. Pasé un mes fatal dándole vueltas y finalmente en una eco rutinaria me diero la noticia de que había perdido el embarazo. Ni qué decir tiene que por mi cabeza pasaron ideas como que lo había perdido por no destetar (aunque ya conozco la evidencia científica….) como que soy una blanda…….en fin, con esto te quiero decir que quién sabe cual es la mejor decisión??? Decidimos lo que decidimos en cada momento y no siempre acertamos pero lo importante es estar ahí apechugando y como comentabas antes compensar!!!! Un besazooooooo enorme

    • Qué duro leerte, Carmen 🙁 Nos castigamos muchísimo y no te lo mereces. Hay cosas que no podemos evitar. Suceden. Si hemos tomado una buena decisión o no… ¿Quién lo sabe? Mucho ánimo y un beso enorme.

  22. Buenas;

    Si te sirve de consuelo yo aguante la lactancia durante el embarazo a pesar de todo los malestares. Y la verdad es que la lactancia en tandem ha sido muy dura. La demanda de teta de los dos ha sido impresionante, sobre todo el primer mes, cuando mi pequeño de 26 meses volvia a estar todo el dia y toda la noche enganchado a la teta y el bebe igual. Lo que imaginamos como ideal, no lo es tanto en la realidad, tener un bebe en cada teta me resulto desagradable. Pase tambien por una agitacion por amamantiento, sobre todo nocturna, horrible. Ahora estamos con un destete progresivo.. Hemos pasado ya por el destete nocturno y he llegado a un acuerdo con el, para que durante el dia sean solo 2 tomas. Ahora me da mucha pena pensar que ya estoy cansada de la teta y el pequeño tiene 4 meses, y no es muy justo para el, espero que se me pase y volver a disfrutar de la lactancia con el. En el lado bueno… Mi pequeño se consolaba facil a pesar de los cambios, cuando lo necesitaba tenia su teta Y que las veces que mamaban juntos se agarraban las manitas

    • Vaya, como lo siento, Nekane. Espero que pase ese sentimiento, o al menos pueda cambiar la situación para que mejoren las cosas. Muchas veces es cierto que idealizamos las cosas y luego no son como creemos. Un abrazo y mucho ánimo.

  23. No te sientas culpable, que habéis tomado una decisión consciente y razonada, y la habéis aplicado de la forma más respetuosa y cariñosa posible. ¡Ojalá todo el mundo lo hiciese así!
    Cuando me quedé embarazada yo también pensé en destetar porque me dolía y me daba un poco de miedo el tándem, no descansar cuando tenga que darle a los dos por la noche, etc., pero al final parece que vamos de cabeza a ello, porque el dolor ha ido a menos y, la verdad, ¡estamos tan bien así! Espero no arrepentirme…

    • Eso hemos intentado 🙁 Pero siempre te queda la cosa de “No era su momento”. Intentaremos compensar por otro lado, eso siempre 🙂 Seguro que no te arrepientes, y es una experiencia bonita. ¡Disfruta! Un beso y gracias por comentar, Tamara.

  24. El calificativo de respetuoso creo que más bien es si lo haces sabiendo que va a ser duro para el niño y acompañándole para que sea lo menos duro posible. Como bien dices, lo más fácil para ellos es destetarse cuando y cómo quieren ellos.
    A parte es cosa de dos y si tú ya nos estabas a gusto… ¿por qué sufrir?

    En mi caso, el destete fue muy fácil, a los 13 meses. Decidimos hacer el destete nocturno para poder descansar por las noches, y, lejos de ser difícil, no lloró ni protestó una sola noche (en los despertares el papa le ofrecía leche de vaca). Al mes, fue quitando las tomas que hacía por las tardes hasta llegar el día que no pidió más teta… Yo me quedé un poco triste, pero sé que ella no lo ha pasado mal.

    • Sí, creo que evitar hacer cosas como picante en los pezones o similar o desaparecer de casa durante días para que deje el pecho también influyen en que sea más respetuoso o no. La verdad es que para mi ya era insostenible por el dolor, si no, me hubiera encantado continuar hasta que llegara el momento en el que ella quisiera dejarlo. Qué bien lo de tu peque, al final es la prueba de que cada niño es completamente diferente, y que depende de muchísimas cosas 🙂 Un beso, Laura, y gracias por comentar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

En cumplimiento de la legislación española vigente en materia de protección de datos de carácter personal y del reglamento europeo RGPD 679/2016 le informamos de:

Responsable: Diana Oliver + info

Finalidad: Gestión del envío de información solicitada, gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios. + info

Legitimación:: Consentimiento expreso del interesado. + info

Destinatarios: No se cederán datos a terceros para la gestión de estos datos.

Derechos: Tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. + info

Información adicional:: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en mi página web Marujismo.com + info