26

La importancia de las asesoras de lactancia

asesoras-de-lactancia

Las asesoras de lactancia ayudan a las madres que quieren amamantar a sus hijos.

El apoyo a la madre que amamanta es fundamental para que su lactancia tenga éxito en el caso de que surjan problemas y ella quiera continuar amantando; se sentirá mucho más segura y fuerte para hacerlos frente. Y ¡ojo! ya durante el embarazo es fantástico que la futura mamá esté bien informada para que después pueda decidir con total libertad qué quiere hacer. Familia, amigos y sociedad en general deberían brindarle ese soporte, pero no siempre es así.

Y es que, los mitos en torno a la lactancia materna, las malas experiencias personales de otras personas y la falta de información al respecto provocan que muchas madres que sí quieren amamantar abandonen la lactancia por un mal asesoramiento, generalmente su propio círculo o, incluso, profesionales desactualizados.

En este contexto cobra vital importancia la figura de la asesora de lactancia cuyo objetivo es el de ayudar a las madres que quieren amamantar a sus hijos con la información veraz y actualizada sobre lactancia materna como mejor herramienta.

¿Qué es una asesora de lactancia?

Una asesora de lactancia es una persona que se encarga de informar y dar apoyo a una mamá que quiere amamantar. Normalmente, las asesoras son mamás que han pasado por la experiencia del amamantamiento y que quieren ayudar de forma voluntaria a otras madres a resolver las dudas, problemas o baches que puedan surgir en relación a su lactancia. En definitiva, hablar de los problemas que puedan surgir de madre a madre.

En ocasiones, aparecen problemas más serios que deben ser atendidos por un profesional de la salud pero no sabemos dónde acudir. Esas mismas asesoras te informarán al respecto si lo necesitas. Hay determinados hospitales que ofrecen un asesoramiento en este sentido más específico, como el Hospital 12 de Octubre de Madrid. También encontramos un perfil de asesora más técnico que es el de la IBCLC (International Board Certified Lactation Consultant, o lo que es lo mismo, Consultora Internacional Certificada en Lactancia), que es una persona con titulación a nivel internacional que ha recibido los conocimientos teóricos y éticos para asesorar de forma profesional en temas de lactancia. A diferencia de las asesoras de lactancia que puedes encontrar en grupos de apoyo a madres, las IBCLC, como profesionales acreditados, cobran por las consultas y el asesoramiento. No voy a entrar en el debate de la “privatización” o el “negocio” de la lactancia materna (esto lo podemos dejar para otro post), pero está bien que lo sepáis a la hora de buscar ayuda.

¿Cómo puede ayudarme una asesora de lactancia?

Hay muchas formas en las que una asesora de lactancia te puede ayudar a resolver los problemas que puedan surgir durante tu lactancia: escuchándote, apoyándote, aconsejándote. Y todo lo hará desde el máximo respeto y empatía (algo que tanto necesita una mamá reciente).

En general, podrás consultar tus dudas de tres formas:

– Llamando por teléfono. Cuando das a luz a tu primer hijo todo es nuevo, distinto, y puede que te hayas llegado a preguntar: ¿lo estaré haciendo bien? Las hormonas no lo ponen muy fácil al respecto. Si además, surge algún problema en tu lactancia como grietas, pezones invertidos, mastitis… puede que necesites hablar con otra mamá que haya pasado por alguno de esos problemas o que conozca las posibles soluciones a problemas de este tipo. La mayoría de asesoras tienen un teléfono disponible para escucharte.

– Enviando un correo electrónico. Otras veces pueda que no te apetezca hablar y prefieras tratar el tema por correo electrónico. Es otra vía de contacto igual de válida. ¿El problema? Pueden tardar más en responder o puede ser más difícil explicar qué es lo que te pasa exactamente. En mi caso, los tres primeros meses de lactancia fueron muy duros. El primer mes, tuve grietas y una buena dosis de inseguridad. ¿Cómo lo superé? Con perseverancia, confianza y la inestimable ayuda de la Liga de la Leche. Vía mail (quien me conoce sabe lo mucho que odio hablar por teléfono) respondieron a todas y cada una de las preguntas que les formulaba de la manera más amable y cariñosa del mundo. Me ayudaron muchísimo.

– Asistiendo a reuniones presenciales con otras mamás. Es una forma estupenda de resolver las dudas cara a cara y conocer a otras madres que puede que estén viviendo una situación similar a la tuya. Hay multitud de asociaciones que organizan reuniones periódicas para resolver dudas, charlas, asesorar. Son una salvación para muchas lactancias. Cuando Mara tenía tres meses me acerqué a una de las reuniones que organizó la Liga de la Leche en Madrid y me sorprendió la cantidad de mamás que estábamos allí (la mayoría con bebés mucho más pequeños). Más de una abuela, suegra, tía, vecina o, simplemente, “opinadora” profesional debería acudir a una de estas citas para conocer más a fondo el tema de mano de una asesora de lactancia.

entorno-comunicativoo

A través de Google, foros o blogs encontrarás una asesora a la que consultar.

¿Dónde puedo encontrar una asesora de lactancia?

Si tienes problemas en tu lactancia, tienes un montón de dudas al respecto, o, simplemente, estás embarazada pero quieres saber más sobre lactancia de cara al nacimiento de tu hijo y necesitas una asesora de lactancia no va a ser difícil que encuentres una. Internet es una herramienta poderosa que pone a nuestra disposición un sinfín de información de utilidad  a golpe de ratón. A través de Google, foros o blogs encontrarás una asesora a la que consultar.

Las Redes Sociales también son fundamentales ya que gracias a ellas existen un montón de grupos de lactancia y crianza (como la Asociación de lactancia y crianza de Coslada el grupo de Asesoras de Lactancia Online o Gesta, Cría y Ama), perfiles de asesoras de lactancia (como el de Macarena Ruiz, que es doula y asesora de lactancia, Sheyla Gómez, asesora y acompañante maternal o la imprescindible Alba Padró que a tantas mamás a ayudado) y páginas con información sobre lactancia (como Lactancia en Libertad o APILAM).

Hay asociaciones o grupos que cuentan con asesoras de lactancia. Entre las más conocidas encontramos La Liga de la Leche, Alba Lactancia Materna, ABAM o Lactando. Gracias a FEDALMA, que reúne más de 50 asociaciones y grupos de apoyo y promoción de la lactancia materna, te será muy sencillo encontrar una asesora cerca de tu casa.

Ante la duda, si quieres seguir adelante con la lactancia materna, pide ayuda. Hay mucha gente que puede apoyarte.

Otras entradas

Diana Oliver

Diana Oliver

26 comentarios

  1. Buenas tardes, mi problema es el siguiente…por incorporación a mi trabajo, necesito destetar a mi pequeña de 5 meses…y no sé de que manera hacerlo, porque rechaza el biberón de todas, todas…he probado con diferentes tetinas y biberones… a ponerle leche mia enn el bibe…, también leche de fórmula… y no hay manera…ella se disguta muchísimo y me mira con unos ojos… como diciendo, ¿por qué me haces esto?… y yo me siento frustrada y culpable porque no sé cómo abordar la situación…
    Agradecería si me pudieran ayudar y aconsejar en este caso
    Gracias

    • Hola Rocío, yo no soy asesora pero estoy segura de que en el grupo de Asesoras de Lactancia Online podrán ayudarte. Tienes acceso en este enlace. También puedes encontrar aquí a Maca, que sí es asesora de lactancia. En Alba Lactancia también te pueden orientar.

      Si deseas seguir con la lactancia materna, es posible continuar con ella y trabajar en muchos casos. Para ofrecerle tu leche puedes usar un vasito pequeño también. Un grupo de apoyo puede ayudarte si quieres continuar con ello.

      Mucho ánimo con la vuelta. Un abrazo.

  2. A mí un GALM me salvó la lactancia. Bueno, la salvé yo jejeje pero con su apoyo. En mí caso fue más importante el aspecto psicológico que técnico. Vinieron a mi casa dos asesoras, un lujo. Luego fui a reuniones y vi que lo que me pasaba era “normal”. Cada semana que iba sacaba fuerza para otra semana más. Y así aguante hasta que a los dos meses y pico fue desapareciendo el dolor y, hasta hoy, casi 21 meses después. A todas las embarazadas les recomiendo que vayan antes de dar a luz, para estar informadas y que no les pille la cosa por sorpresa si se tuerce un poco o un mucho.

    • Sí, estoy de acuerdo contigo. Si quieres hacerlo, el apoyo y la información me parecen fundamentales porque no hay una cultura de la teta que evite que eso sea necesario. ¡Felicidades por tu fuerza! Nosotras llevamos ya 25 meses camino de 26 y, pese a que no fue un inicio fácil, aquí seguimos 🙂 ¡Un beso!

    • Así es, hace falta más información y menos mitos o consejitis. ¡Gracias por comentar!

  3. Muy interesante tu post. En cuanto al tema de las asociaciones y grupos de lactancia… yo tengo una experiencia no demasiado buena y que ahora me hacen dudar de todos. Ya sé que estan pagando justos por pecadores en mi cabeza, pero no puedo evitarlo…
    En fin, que aún sin su ayuda y cuando tenía todo en contra conseguimos prolongar nuestra lactancia hasta casi los 22 meses, y el destete fue algo completamente natural, cuando Redondo decidió que no quería más, así que mi experiencia, a pesar de los baches, ha sido inmejorable.

    • Vaya, qué rabia. La verdad es que, como en todo, depende de con quién (o quiénes) te encuentres. Menos mal que conseguiste alargarlo hasta que de forma natural se acabó. Mis inicios con la lactancia fueron algo caóticos la verdad, nunca imaginé que llegaríamos hasta aquí 🙂

    • Desafortunadamente esto ocurre a menudo, tanto en asesoras de lactancia voluntarias, como en asesoras del sector privado y en IBCLCs. Algunas dicen o hacen auténticas barbaridades. Un filtro imprescindible es ver los requisitos de formación de asesoras que tiene la asociación a la que pertenece dicha asesora. Si la asociación exige esa formación que es teórica y práctica, sus asesoras actuarán siguiendo un código ético muy estricto.
      Añadir solo una cosa, además de las IBCLCS, las asesoras privadas, consultoras maternales, doulas y demás, también cobran.

  4. Un buen lugar para encontrar una asesora es en la web de la ihan en el apartado grupos de apoyo

  5. Qué importante es la información y el apoyo. En mi caso tenía muy claro que quería dar de mamar a mi hijo desde mucho antes de ni siquiera saber si lo tendría. La única información que obtuve fue la que fui recopilando yo solita y lo poco que me hablaron de ello en el curso de preparación al parto. En este tema me sentí muy sola, solo entendida y acompañada por mi madre y mi marido…todo parecía estar en contra, desde el hospital hasta la pediatra…pero siempre lo tuve claro…

    Y ahí estamos 34 meses de feliz lactancia y lo que queda…

    Besossssssssssss

    • ¡34! ¡Enhorabuena! La verdad es que es increíble como algo tan natural se convierte a veces en una cruzada. Es terrible. Felicidades por tu esfuerzo. Nosotras llevamos ya 15 meses, ¿te alcanzaremos? 🙂

  6. En nuestro centro de salud teníamos asesora de lactancia gratis una vez ala semana, en un grupo de crianza. Si no llega a ser por esta mujer ¡yo habría abandonado la teta a la primera de cambio! ¡Qué dolor durante los primeros meses! Pero me corrigió la postura y nos animaba tanto que aquí estamos mi bichilla y yo, 14 meses después y con la teta al aire todo el día.

    • Eso es una suertaza. Nosotros tuvimos suerte con la matrona porque nos informó y ayudó bastante con el tema de la lactancia pero solo hubo dos sesiones de cuidados del bebé. Eché de menos ese tipo de grupos semanales en el Centro de Salud la verdad. Nosotras ya vamos por 15 meses… ¡Quién me lo iba a decir! 🙂

  7. Genial post, cuanta más información se tenga mejor, y más si es ofrecida por profesionales que conocen el tema , y pese a que el instinto maternal es muy fuerte es mejor estar bien informada y asesorada.

  8. Tienes razón. Una asesora de lactancia es en muchos casos fundamental. Yo establecí la lactancia yo solita, sin tener ni idea y sin pensarlo siquiera porque siempre había dicho que sería una de las mamás biberón. Pero a los seis meses el pediatra estuvo a punto de cargársela por completo diciéndome que ya le podía dejar de dar el pecho porque ya no le aportaba nada. Una asesora de lactancia me ayudó vía email y guasap a que siguiera adelante… Y ya van 30 meses.
    Gran post. Un beso

    • ¡Wow, 30 meses! ¡Enhorabuena! Nosotras llevamos la mitad, ¿llegaremos a 30? ¡Ojalá! 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

En cumplimiento de la legislación española vigente en materia de protección de datos de carácter personal y del reglamento europeo RGPD 679/2016 le informamos de:

Responsable: Diana Oliver + info

Finalidad: Gestión del envío de información solicitada, gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios. + info

Legitimación:: Consentimiento expreso del interesado. + info

Destinatarios: No se cederán datos a terceros para la gestión de estos datos.

Derechos: Tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. + info

Información adicional:: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en mi página web Marujismo.com + info