26

Bronquiolitis o cuando la Ley de Murphy se manifiesta en su máxima expresión

bronquiolitis-y-hospital

 

Hacía dos días que Leo había cumplido un mes. Dos días. Y allí estábamos Adrián y yo como dos pardillos a las puertas del centro de salud pensando que nos dirían que éramos unos exagerados por llevar a nuestro bebé al pediatra por un catarrillo de nada. Pero la Ley de Murphy quiso pasar a saludar a esta familia y nos acabó llevando directamente al hospital con una bronquiolitis. Así, sin previo aviso ni entrenamiento. Por suerte, todo quedó en un susto y unas cuantas noches sin dormir; aunque el miedo a repetir experiencia no se acaba de ir de los cuerpos cansados de estos padres con ojeras.

Y es que ya dicen que cuando tienes un segundo hijo, especialmente cuando el primero ya está escolarizado (a estas tiernas y tempranas edades, además), te obliga cerrar los ojos y a hacer un gran acto de fe que focalice todos tus pensamientos positivos en que el pequeño no pille muchos de los innumerables virus que los hermanos mayores se traerán durante los primeros años a casa. Lo que no pensábamos es que ese primer contacto con los virus escolares llegaría tan pronto.

Nuestra aventura en el hospital

Desde que comenzó el cole allá por un ya lejano septiembre, Mara se ha puesto mala bastantes veces. Eso sí, cosas sin mayor importancia más allá de algunas décimas de fiebre, toses y mocos. Muchos mocos. Sin embargo, durante el último mes, parece que los virus comenzaron a sentirse más cómodos en casa y fuimos cayendo tras ella los demás. Primero Adrián, luego yo y, por último, Leo. Y todo pese al estricto protocolo antivirus que nos montamos en casa: Nos dividimos en dos a la hora de dormir con los pequeños, nos lavamos las manos cada vez que nos tocábamos unos a otros (hasta llegar a ser enfermizo), nos desinfectábamos las manos cada dos por tres con unos de esos líquidos hidro-alcohólicos que no necesitan aclarado y ventilábamos la casa con alegría. Incluso limitamos besos, abrazos y contacto. Pero algo debió fallar en esta loca y obsesiva cadena preventiva.

Cuando fuimos al centro de salud tras varios días con Leo constipado, nuestra pediatra (que, por cierto, nos encanta) nos recomendó acercarnos al hospital por “tranquilidad”. El niño no presentaba fiebre, ni demasiado malestar, incluso seguía comiendo con relativas ganas. Sin embargo, tenía mocos, tos y mostraba un claro aumento del trabajo respiratorio, algo que unido a que es menor de tres meses pues nos aseguraba una visita larga al hospital.

Cuando llegamos, la saturación era estupenda y los síntomas apenas eran importantes pero dado que es tan pequeñito decidieron dejarnos allí para controlar que la cosa no fuera a más. Además, optaron por ponerle oxígeno para ayudarle a respirar y que ese trabajo respiratorio no fuera tan apurado. Fue un palo porque no esperábamos quedarnos, la verdad. Mi miedo entonces fue que se pusiera peor, que me separaran de mi bebé o que me obligaran a dejarle en una cuna o en otro lugar. ¡Pasó de todo por mi mente! Pedí una cama para poder colechar y, pese a las reticencias de algunas enfermeras, la pusieron. Sabía perfectamente que él, que está feliz durmiendo a mi lado no estaría bien en una cuna. Leo abre los ojos, me ve y se duerme. ¿Cómo iba a dejarle en una cuna? Lo que quería era que se curara rápido y no encuentro mejor manera que estando bien, tranquilo, y arropado por mi. Sin demasiadas “perrerías” ni cambios.

Pasamos 3 noches y 4 días eternos y la cosa lejos de ir a peor mejoró así que todo quedó en un susto más incómodo que terrible.

bronqiolitis

La separación de Mara

Sin duda, y puesto que Leo estaba evolucionando perfectamente, lo más durete fue separarme de Mara. Era la primera vez que no íbamos a dormir juntas desde que nos (re)conocimos aquel 8 de noviembre de 2013 y ambas lo hemos pasado bastante mal, especialmente la primera noche que nos la pasamos llorando al teléfono. “Mami, ven a casita ahora”, me decía. Y a mi se me partía el alma por no poder salir corriendo a consolarla.

Duro también para Adrián que tuvo que capear como pudo aquellos lloros inconsolables de Mara.

Uno de los motivos del parto en casa de Leo era precisamente no separarnos de ella y llegar a casa a los tres días con un bebé entre los brazos. Sin duda, se ha cumplido la Ley de Murphy en su máxima expresión: al mes del parto estábamos ambos ingresados en el hospital. Y no tres días, sino cuatro. ¡Toma ya!

Por “suerte” todo acabó bien, sin que la cosa hubiera ido a más y volvimos a casa juntos.

mara-leo-y-mama

Sobre la bronquiolitis

Poco nuevo voy a decir yo que no se haya dicho ya acerca de la bronquiolitis. Para los que no lo sepáis no se trata más que de una infección vírica que conlleva la inflamación de los bronquios inferiores. Es lo que para nosotros sería un simple constipado pero que, para los menores de dos o tres años pues se convierte en algo un poco más “serio”.

¿Cuáles son los síntomas?

¿Hay tratamiento?

Como es un virus, no hay tratamiento y la solución pasa por la prevención. En el hospital suelen poner aerosoles y oxígeno, hacen lavados nasales y controlan la temperatura (si hay fiebre pueden dar un antitérmico), el estado general, la hidratación y la saturación pero, a parte de esto, poco más pueden hacer porque no existe un tratamiento que “cure” la bronquiolitis.

como-prevenir-la-bronquiolitis

 

¿Os ha ocurrido alguna vez a vosotros que a vuestro peque le hayan tenido que ingresar por algo similar? ¿Cómo lo habéis vivido?

Quizás también te interese:

 

 

Diana Oliver

Diana Oliver

26 comentarios

  1. Muy buenas!
    Nosotros tuvimos una suerte fatal, tan solo con 12 días tuvimos que ingresar a nuestra nena en el hospital… 2 días más tarde nos trasladaron a la ciudad, ya que la ingresaron en la UCI, que miedo pasamos por Dios!! Cómo madre primeriza ha sido un estreno horrible y me ha convertido en una madre asustada, espero q con el tiempo se pase… Y que no me entre el pánico al verle un moquito!!! Jijiji todo pasa!!
    Me alegro de que estéis mejor.
    Un abrazo muy fuerte!

    • Jolin, Bego, lo siento mucho. Vaya llegada al mundo la pobre 🙁 Y menudo sustazo para vosotros… Me hago una idea del horror. Espero que nunca más tengáis que pasar por ello. Un besazo.

  2. Pingback: El amor infinito
  3. Pobrecito, tan chiquitín…
    Nosotros en esto hemos tenido mucha suerte, ni la mayor ha caído mucho malita, ni le pegó nada a la pequeña, y eso que van a la guarde y todo. Y no hicimos nada de lo que cuentas, obviamente lavados de manos y demás, pero lo normal de siempre, y nada más.

    Me imagino que la época del año también hace mucho, en otoño se oyen muchísimos casos de bronquiolitis.

    Espero que el peque esté completamente recuperado y vosotros podáis descansar un poco.

    Un beso

  4. Pingback: Cachitos
  5. Menos mal que, dentro del mal punto de partida de la historia, todo fue mejorando. Pudiste quedarte con Leo y dormir junto a él, algo que sería toda una novedad aún hoy en muchos hospitales, y enseguida fue mejorando. Siempre que escucho alguna historia de niños hospitalizados me preocupa lo difícil que nos lo ponen para poder estar junto a ellos. No sé qué haríamos nosotros si nuestra hija estuviera varios días ingresada más allá del permiso por enfermedad de un familiar. ¿Cogernos vacaciones? ¿Dejar el trabajo? Es increíble que este tipo de cosas no estén previstas. Qué poco humanos somos y qué poco se valoran los cuidados en primera persona.

    En fin, que nos alegramos que no fuera a más. Esperemos que no se repita la experiencia. ¡Un besote!

    • Justo eso mismo fue lo que pensamos. Para nosotros te puedes imaginar lo que supone que uno esté 5 días sin poder trabajar… Pero dentro de lo malo somos muy afortunados. Primero porque, obviamente, no fue nada. Y segundo porque… ¿cómo lo hace alguien que trabaja en una empresa? ¿Tiene que pedir vacaciones? ¿Podría quedarse 5 días ingresado? ¿Y si no tienen familia? Tremendo el tema. Sobre lo que comentas del ingreso conjunto es un tema asombroso. Hemos trabajado esta semana precisamente en un reportaje sobre ello para el número de enero de Madresfera Magazine y terribles las historias que siguen produciéndose 🙁 Hay una campaña encabezada por EPEN que está luchando muy dura para que se facilite el ingreso conjunto (#MiMamáCura).
      Un besazo.

  6. Mucho ánimo!El ingreso hospitalario es lo más traumático para unos padres y los hijos,en éste caso es tan pequeño que no se acordará.Mi nene mayor,M, ingresó por neumonía a los 18 meses y lo pasamos horrible porque eran 5 días de fiebres altas sin causa aparente y nosotros sabíamos que había algo más.El tuvo bronquiolitis con 3 meses y después bronquitis de repetición,la primera vez que enferma lo pasas horrible porque te sientes culpable ya que fue mi marido que tuvo catarro y de ahí tras una simple visita,acaba el bebé con oxígeno,que te asustas mucho porque piensas que si en vez de llevarlo hoy lo dejas para mañana, pensando que mejorará y al no tener fiebre no será para tanto..,se habría puesto fatal.No te quiero asustar para nada con lo que haga bronquitis después pero si es verdad que enferman por una predisposición a ello en cuanto a su árbol respiratorio que se dice.Nosotros también tenemos a un Leo,del 9 de septiembre,y a su hermano M,que acaba de entrar al cole ,con virus semanal ,en el último hemos caído todos menos el bebé,que tiene mucho moco pero se queda en eso.Lo paso fatal con el tema contagio, porque duermo con ambos en la habitación y las toses vuelan… También he escuchado que si la madre cae enferma,le pasa anticuerpos con la leche y se recupera antes.Un abrazo!Sois un referente cómo familia!!!

    • Oh! Pobres 🙁 La verdad es que es terrible cuando se ponen malitos. Enhorabuena por vuestro Leo, espero que siga sin caer y que no tengáis que volver a vivir la experiencia del mayor. Un beso y muchísimas gracias por tus palabras.

  7. Jo, qué mal trago Diana. Suerte en que no fue a más y Leo y tú pudistéis volver a casa prontito.
    Mi dos hijas nunca han tenido esta enfermedad, pero ahora tenemos así al pequeño Max. Yo no suelo llevarlos al pediatra por un resfriado a no ser que no les baje la fiebre o tengan fiebre más de tres días seguidos. Pero el martes noté que a Max le costaba mucho respirar y se ahogaba mientras mamaba, así que intuí que algo no iba mal y lo llevé a urgencias. Por suerte no lo ingresaron, pero lleva unos días con el tratamiento y no parece mejorar.
    Debería de llevarlo a urgencias, pero me temo que lo ingrasarán y no me hago a la idea de pasar Nochebuena sin mis hijas.
    Ayer ya me perdí el festival de Navidad. La primera vez en ocho años. Y era el primer festival de mi pequeña Elsa.
    Qué difícil es todo a veces. Un abrazo enorme a los cuatro y felices fiestas, bonita.

    • Ya me contaste que al final no fue ingreso 🙂 (llevo un retraso de comentarios que no veas… jejeje) Espero que no se os vuelva a poner malito el pequeño Max; que por cierto no puede estar más guapérrimo y comestible. Esos mofletes me tiene loca perdida. Un beso enorme, familia bonita.

  8. Lo importante que Leo este bien y ya en casa con Mara.Te entiendo perfectamente. Yo pase lo mismo con la diferencia que Jana tenia 6 meses y pasamos casi una semana, lo más tristeza que fue en reyes. Suyay lo paso muy mal, apenas tenía dos años. Y lo que explicas es muy similar a lo que vivimos.
    Que paséis una felices fiestas. Muchos besos y bendiciones.

    • Oh vaya, lo siento mucho Sandra. Espero que no volváis a pasar por ello. Un abrazo enorme y muchas gracias por comentar.

  9. Jolin… me han caido hasta lagrimas al leerte… tantas similitudes… yo tengo una peque de 2013 también y a Leo, mi super peque de ahora justo 5m.
    Pues los tengo a los 2 en casa y la pequeña cogió placas en la garganta, la contagió una amiga. Y a los días cayó Leo… no falló, bronquiolitis… esto cuando tenia 3m y medio
    Por suerte no hubo ingreso, porque reaccionó bien a los medicamentos y todo fue progreso.
    Pero estoy en pánico, paso desinfectando todo, me limito a ir al parque a horas de niños de cole, ir a lugares cerrados, ventilo todo el tiempo y como tu dices toda esta cadena de prevención.
    Jo… pero no me lo ponen nada fácil… la gente en la calle (conocidos) toca sus cosas, niños con mocos colgando que nadie limpia se acercan y quieren tocarlo, ya no se si me estoy volviendo obsesiva con el tema, pero hasta que no sea un poco más grande no quiero que se acerque nadie ni con un moco.
    Yo parí en hospital. Solo pasé 1 noche y ha sido el unico dia separada de mi pequeña, no se si podría pasar más de momento…
    Que horror… que mal lo pasamos todos…
    Ayer leí que estaban cerca de conseguir la vacuna… a ver si es verdad… por que es un sin vivir.

  10. Leyéndote he vuelto a vivir exactamente lo que nos pasó hace dos semana y otra vez hace unos dias. Tengo dos hijas de 2 años y meses y de 6 meses. Gala( la pequeñita) fue ingresada también por bronquiolitis de VRS y vivimos tu misma situación, fueron dias horribles aunque en el hospital nos trataran muy bien y nos dejar colechar sin algun problema. Por muy mala suerte tuvimos que volver a ingresarla hace unos dias por una complicación, ahora ya estamos todos en casita. Muy felices fiestas en familia!

    • Oh vaya! Espero que no se vuelva a repetir y que estéis bien 🙁 Es terrible el tema del hospital. Y asusta mucho, además.

  11. ¡Pánico me da esta situación! Con mi bichilla no hemos pasado un disgusto mayor que un resfriado estándar hasta el punto de que con todas las bronquitis que ha habido este año en su estreno en P3 ella sólo ha tenido síntomas súper leves (pese a que a mí me la ha contagiado a lo grande y llevo ya 2 meses de preñada con bronquitis que se asfixia de noche y sin tratamiento posible). Pero cuando nazca el nuevo ¿cómo podremos evitar estos contagios? Es que lo pienso y me dan ganas de criarlo en una burbuja.

    • Yo me uno a lo de la burbuja… Estoy en un modo protección cachorril que no te imaginas. Exagerado total.

  12. Aquí unos expertos en Bronquiolitis, Bronquitis y neumonia!!! Empezó nuestra odisea cuando fue a la guardería, y pasamos un año horrible.
    Estuvimos también ingresados, durante 1 semana, y para colechar nada de ayuda… Así que me la ponía en la mochila y a dormir juntas en el sillón. Sumando que tampoco había forma que nos dieran comida “normal” e insistían en traernos pures, mi niña tampoco quería comer. Además insistían en despertarla a mitad de noche para ponerle tratamiento. Conseguí que una doctora me escuchara, y pidió que no se despertara a la niña (si no tenia sintomas) y que le dieran de comer lo que pedíamos. No niego que estuviera malita, pero estoy segura que no mejoro más rápido porque no hubo colaboración de las enfermeras.
    Este año ya llevamos 2 Bronquitis y 1 neumonia, pero por lo menos no ingresamos…

    • Pobres míos 🙁 No sabes lo mucho que pienso en vosotros todo el tiempo. Sin duda, para ponerse en el lugar del otro nada como vivir la experiencia en las propias carnes. Ánimo con el invierno <3

  13. Jo, Diana, qué susto y pobrecita Mara ha tenido que ser muy duro para ella y para ti… Ahora ya ha pasado y al menos tienes la conciencia tranquila de que no fue por dejadez tuya que no tomaste las medidas necesarias (yo también soy así). Mucho ánimo y al menos ahora con las vacaciones de Mara aprovechad a descansar. Un beso muy fuerte!

    • La verdad es que ha sido una obsesión impedir que se pusiera malito pero ha sido imposible… Y adivina quien está malita otra vez 🙁 Ahora estamos multiplicando la evitación y el lavado de manos y todo. Veremos si esta vez nos libramos de que el pequeño se ponga bueno. Besazo grande y felices fiestas, Laura. Espero que paséis unos días geniales juntitos en familia <3

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

En cumplimiento de la legislación española vigente en materia de protección de datos de carácter personal y del reglamento europeo RGPD 679/2016 le informamos de:

Responsable: Diana Oliver + info

Finalidad: Gestión del envío de información solicitada, gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios. + info

Legitimación:: Consentimiento expreso del interesado. + info

Destinatarios: No se cederán datos a terceros para la gestión de estos datos.

Derechos: Tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. + info

Información adicional:: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en mi página web Marujismo.com + info