29

Dime tus circunstancias y te diré cómo vivirás tu maternidad

 

Antes de ser madre ni por asomo me hacía una idea de lo que era serlo. Por mucho que te cuenten, por mucho que leas, por mucho que veas, creo que hasta que no lo eres no sabes cómo va a ser tu maternidad. Cómo vas a vivirla. Es imposible. Y mira que te puedes imaginar muchas cosas, muchos momentos, durante los nueve meses de embarazo. Incluso antes, puedes proyectar cómo vais a organizaros, cómo vais a dormir, cómo vais a seguir trabajando, etc. Pero cuando el bebé llega puede que absolutamente nada de lo que habías pensado y proyectado se cumpla. La maternidad es imprevisible.

Dime tus circunstancias y te diré cómo vivirás tu maternidad

Yo mi maternidad la vivo con estrés. Y en muchos momentos, la he vivido con soledad. Paso el día corriendo, “viviendo deprisa”, como decía la canción aquella de Alejandro Sanz, y con la sensación de no llegar a nada o llegar de aquella manera. Al final, siento muchas veces que todo lo hago a medias: crío a medias, trabajo a medias, cocino a medias, vivo a medias.

Pese a que se puedan compartir muchos puntos en común, no creo que haya dos mujeres que experimenten su maternidad de la misma manera porque pienso que hay muchos factores que van a influir en ello:

El carácter y personalidad del hijo. Mara y Leo son el día y la noche. Como dos personas distintas que son, cada uno tiene su propia personalidad y sus propias necesidades, y creo que eso puede influir en cómo he vivido ambas experiencias. ¿Hubiera sido mi percepción igual si Leo hubiera llegado antes que Mara? Rotundamente no. Si el bebé necesita más contacto, más movimiento y menos horas sueño, probablemente estarás más agotada que si ocurre todo lo contrario. Y lo mismo cuando van creciendo: más o menos actividad, más o menos flexibilidad, más o menos capacidad de adaptación a los cambios. El carácter y la personalidad de cada hijo puedes hacerlo más o menos fácil (¡ojo que no digo ni mejor ni peor!).

El entorno. ¿Tienes a la familia cerca?, ¿te hace caso?, ¿tienes relación?, ¿te apoya?, ¿puedes contar con ella? Creo que contar o no con apoyo familiar influye también de manera inevitable en cómo vivas la maternidad no solo por el apoyo logístico sino también emocional (este último más importante que ninguno). Desde el primer momento, he echado mucho en falta una familia alrededor que me sostenga, unos padres “normales”. Una madre “normal”. Una de esas que te llevan tuppers por encima de tus necesidades con tu comida favorita de vez en cuando (aunque ahora que lo pienso mi madre ni siquiera sabe cuál es). O que no te los lleva, pero te llama el día de tu cumpleaños. Una madre de esas que se siente orgullosa de todo lo que haces. O que te cuida. Que no pone excusas. Una de esas madres que te quiere de manera incondicional. Y que te lo demuestra con sus actos. De esas que te echan un cable en días como ayer en los que estás agotada de hacer malabares, de sostener. En días como ayer, y como tantos otros, me siento huérfana. Hija única. Y sola, la verdad. Tampoco es fácil tener un padre con el que no te hablas y un hermano que ni siquiera conoce a su sobrino, que apenas ha visto a su sobrina un par de veces. Y todo pese a que vivimos a veinte minutos en metro. Sí, en la misma ciudad.

 

 

La pareja. Hacer equipo o no hacerlo, remar o no en la misma dirección, implicarse o no. Incluso tener pareja o no tenerla. Todo esto repercute inevitablemente también. En mi caso, tener a mi lado una pareja consciente de su paternidad, implicada y con la que comparto el 90% de las decisiones y elecciones que se toman compensa enormemente la soledad familiar con la que vivo mi maternidad. Pese a que nos enfadamos, pese a que no encontramos tiempo, pese a que nos desesperamos, sin mi papá en prácticas, estaría absolutamente perdida.

El trabajo y la economía. Creo que la crianza y la situación económica van inevitablemente unidas. Al igual que el trabajo. Siempre se vive con más estrés, más incertidumbre, cuando la situación económica o laboral es más inestable. O cuando uno de los dos, o los dos trabajan. En nuestro caso hemos pasado por muchas situaciones diferentes, no sabría decir si unas más fáciles que otras.

La personalidad de cada madre. Y, por último, un factor no menos importante: cómo seamos cada cual y nuestra capacidad para afrontar determinadas circunstancias. Tener una actitud más o menos optimista, ser más o menos resolutiva, agobiarse más o menos fácilmente, tener más necesidad de sueño o menos, tener más o menos capacidad de adaptación… Todo esto tiene que influir también de algún modo en cómo experimentamos el hecho de ser madre. La maternidad me ha cambiado en muchos aspectos, me ha hecho mejor en muchos sentidos (o al menos creo que me ha empujado a querer ser mejor), pero también creo que mi propia personalidad ha influido en cómo me he tomado determinadas coyunturas.

 

¿Qué pensáis acerca de la forma de vivir la maternidad? ¿Influyen las circunstancias de cada cual?

 

Quizás también te interese:

 

Diana Oliver

Diana Oliver

29 comentarios

  1. Hola Diana y demás mamás y papás,
    Creo que es muy cierto que según las circunstancias se vive la maternidad de formas distintas. Yo no he tenido apoyo familiar real, aunque sí muchas palabras para quedar bien o visitas para “tener foto con el lindo bebé”; cosa que me parece comprensible con la familia extensa pero no lo esperaba con la familia directa, incluso con mi propia madre.
    Es algo difícil de digerir porque piensas que ese amor incondicional de tu madre ahora se vería más que nunca; y precisamente fue todo lo contrario. Todavía ahora, con mi peque a punto de cumplir un año sigo sin comprenderlo. Fue ser madre y que mi familia directa incluida mi propia madre desaparecieran del día a día,,sin tupperwares de comida, sin un “te ayudo con la casa”… Y lo peor, juzgando casi todo el tiempo mi papel como madre y nuestro modo de entender ser padres, incluso desde la distancia ya que a los cuatro días de dar a luz mis padres se fueron de la ciudad a veranear.
    Creo que el entorno es fundamental para una madre, y más importante la familia originaria de los papás. Aunque ahora cuento con el apoyo de mi hermano que agradezco, me pregunto a veces cómo habría sido de distinto este primer año con los apoyos familiares básicos.
    Cómo entendí lo que ponías sobre la soledad de la maternidad!
    Creo además, que a pesar de todos los avances sociales, la maternidad es una etapa vital poco valorada y en la que me he sentido en muchos momentos más juzgada que acompañada. Todo el mundo opina!
    Con todo, y a pesar de esas ausencias, de lo difícil de compaginar con el trabajo, de las dudas y miedos de ser novata…. voy aprendiendo como mamá y quizás haciéndome más fuerte, viendo como crece día a día mi pequeño.
    Muchas gracias por este espacio y por compartir tanto.
    Un abrazo

    • Muchas gracias a ti por contar tu experiencia 🙂 Yo también pienso que la maternidad es una etapa vital muy poco valorada, sin duda alguna. Prueba de ello es que la crianza de los hijos no está protegida con medidas de ningún tipo. Lo vemos en los permisos de maternidad y paternidad, entre otros muchos. En fin. Ojalá algún día todo sea más fácil. Un abrazo grande y gracias 🙂

  2. Ay, Diana! Qué difícil pasar por tus circunstancias y qué maravillosa mamá eres para tus peques! No puedo imaginar lo dura que es tu situación porque yo la verdad siento que para nosotros la (p)maternidad está siendo mucho más fácil gracias a los abuelos. No llego a ver cómo sería nuestro día a día sin el papel que juegan mis padres sobre todo en la educación de mi pequeña.
    Recuerdo descubrir tu blog cuando mi niña apenas tenía unos días de vida y leerte mientras la daba el pecho. Recuerdo que lloré cuando leí a cerca de tu soledad y me dieron ganas de abrazarte mucho, pese a que nos conocemos muy poco. Habéis formado una familia maravillosa. No puedo entender a tu familia, pero jo! qué suerte que la vida te trajo a Adrián! Vuestros niños nunca se sentirán como tú. Y eso, en tus circunstancias, es tan increíble… Eres una mamá 10!!!!

    • Qué bonito, Diana. Muchas gracias por tus palabras y por tu apoyo. Solo por mensajes como el tuyo merece la pena seguir con el blog porque, aunque no lo creas, supone un chute de energía impresionante. Qué fuerte que coincidiéramos hace ya tantos años en aquellas optativas de la carrera y que sigamos por aquí; aunque yo soy más viejuna jiji 🙂
      Gracias de corazón. Un beso enorme.

  3. Sí, claro, influye y mucho. No sabía que tenías esa situación familiar tan dura. La verdad es que tengo varias amigas que desgraciadamente también tienen situaciones familiares muy complicadas (algunas de esas que me hacen ver que a veces la realidad super a la ficción…), aunque no todas tienen hijos (sí la mayor parte) y no sé si es por eso, o porque en general suelo ser una persona bastante consciente de lo que tengo y agradecida, que la verdad es que siempre pienso que aunque mis padres están lejos (estoy en Alemania) me alegro de que estén (porque luego también están las personas que tenían buena relación con su familia, pero su familia ya no está). Me alegro de que mi madre vino cinco semanas a ayudarme cuando nació mi peque, de que superó su miedo a viajar en avión sola por mí y por su nieto (más por su nieto, jeje), me alegro de que desde entonces me ha visitado ya varias veces (siempre sola, pues ya es una experta), me alegro de que hablamos casi a diario por skype, de que nos whatsappeamos un montón… Estoy super agradecida del tipo de relación que tengo con mis padres y de tener un hermano que, aunque no me ha visitado nunca y probablemente nunca lo haga, está ahí si lo necesito, igual que su mujer, y además gracias a ellos mi hijo tiene a su primo preferido al que adora y echa de menos un montón (la de veces que me dice que quiere ir a su casa…) Estar fuera es duro, no tener tribu, no saber qué pasaría si un día tuviésemos que ir los dos a un sitio (hospital, por ejemplo, si nos animamos con el segundo) sin el peque (me aterra la idea, no sé a quién se lo dejaría…), pero soy positiva pensando que aunque estén lejos, están.

    • La verdad es que es duro. Yo siempre digo que si antes no tenía una relación “normal” con mi familia, en el momento que nació mi hija sentí un antes y un después. Es como que vi claramente mi infancia, una infancia marcada por el acoso escolar, el maltrato, los castigos y la incomprensión. Yo solo quiero que mis hijos nunca lleguen a sentirse como me sentí yo. Ojalá no les haga sentir así nunca.
      Estar sola en Alemania también tiene que ser durísimo; el tema de no tener de quien tirar si ocurre algo asusta mucho. Os entiendo perfectamente porque, como dices, en el caso de que pase algo… Se hace mucho más complicado. Mucho ánimo. Un beso grande.

  4. Por supuesto que todo influye! Nosotros tenemos dos hijos maravillosos que han decidido que dormir no va con ellos, y eso ha puesto a prueba nuestra relación de pareja porque no dormir hace que te salga todo lo malo, y si la pareja no está fuertemente unida no es posible trabajar en equipo. Vivimos en Francia y nuestra familia está en España, así que nos sentimos solos a menudo, pues no le puedes pedir los mismos favores a un amigo que a un padre. Gracias a dos trabajamos los dos, pero si uno de los dos se va a al paro nos costaría mucho más tener tranquilidad para criar a nuestros hijos…

    En fin, que todo suma, todo resta y al final, todo cuenta.

    Un saludo

    • Totalmente, Nazareth al final es como dices, todo suma, todo resta, todo cuenta. Es importante hacer equipo porque si no se complica todo muchísimo más. Y no es fácil tampoco muchas veces. Qué difícil es la maternidad 🙂

  5. Totalmente de acuerdo, todos esos factores influyen mucho en la crianza, otra cosa que creo q influye mucho es el tener o no tribu, yo fui la primera de mis amigas en tener a mi peque y eché muchisimo en falta contar con otras mamas o papas con los que compartir experiencias y no es q mis amigas no estuvieran presentes! Todo lo contrario! Pero en este sentido si me he sentido muy sola! Poder contar con la familia es muy importante, siento muchisimo que no puedas contar con la tuya, tiene que ser muy duro. Es una pena que la familia del papá en prácticas. En algún momento os habeis planteado el mudaros a Valencia?? Un abrazo muy grande! Has formado una familia preciosa Diana y a tus peques no les va a faltar vuestro amor y vuestro apoyo! Besos!!

    • Millones de gracias por tus palabras, de verdad. Sentirse tan bien acompañada da mucha energía. La verdad es que lo hemos pensado muchas veces pero nuestro trabajo, aunque sea desde casa, está aquí. También el cole que queremos para Mara y Leo. Así que bueno… De momento parece que nos quedamos en Madrid 🙂 Un abrazo enorme.

  6. Nosotros somos de los que tenemos a la familia lejos, a las dos, pero hablamos con ellos a diario, por facetime, y no hace falta ni decir ven para que estén corriendo para acá cuando los necesitamos, o simplemente por gusto.

    Además, tenemos aquí un grupo de amigos-familia, y una chica maravillosa nos ayuda muchísimo.

    Aun así, yo soy una madre “absorvente” (en el buen sentido de la palabra) y el 99,9% del tiempo que no están en el cole, estoy con ellas. Pero saber que en un momento puntual te pueden echar un cable, es una tranquilidad enorme.

    • Tener a la familia cerca, aunque sea vía tecnológica es fantástico pero que además vayan cuando lo necesites ya es lo más 🙂

  7. Te leo y me veo reflejada. Q mal haberme ido de Madrid justo cuando llegasteis vosotros,habríamos sido vecinas!! Depende claro que depende.me mude de Alcalá a Madrid solo por estar cerca de mi familia y q mis padres disfrutarán de su ( antes solo1), nieta. Encontramos casa en la misma calle, una suerte. A pesar de q marido tenía el trabajo bastante lejos e iba y venía con turnos incluidos. Nada más lejos de la realidad. Me di cuenta que mis padres son los típicos abuelos de domingo de ver a sus nietos un rato y listo, ni juegos ni parque… nada. Me llevé una sorpresa para nada grata.mi hermano tb vive en la misma calle ni un día ha tenido para su ahijada. Mal. Viví mi segundo embarazo sola y con mi primera hija, sin ayudas familiares de amigos o cualquier otra persona. Me di cuenta q estaba sola. Da igual donde viviera al final no salía del barrio. No ibas un cine no quedaba con nadie… me mudé. Soy feliz ahora. Hago lo mismo que antes, criar a mis hijas pero en un entorno para mí más confortable. A veces nos damos de bruces con la realidad y si no fuera por situaciones así no nos daríamos ni cuenta. Buen post guapa 😘 Perdona por el rollo

    • Vaya, Pi, siento también tu historia. La verdad es que esa sensación de desinterés es terrorífica. Es muy parecido a lo que he vivido con mi madre y duele mucho 🙁 Te mando un abrazo grande, guapa. Mucho ánimo.

  8. Hoy precisamente le preguntaba una compi de estos lares si había tenido apoyo familiar a la hora de lanzarse a emprender y me hablaba de que sí y de lo vital que había sido. Yo mi primer negocio online lo empecé en !adrid, sin familia y con dos peques de 5 meses y dos años. Entiendo perfectamente esa sensación de vivir a medias porque es como me sentía. Las circunstancias sin duda son las que nos “modelan” finalmente, y es inevitable que influya en nuestro día a día y por supuesto en nuestra crianza. Me ha encantado tu post!

    • Muchas gracias 🙂 Efectivamente influye muchísimo, pero bueno, con el tiempo la sensación de luto familiar se va como suavizando también… Los inicios fueron… auf!

  9. Como le decía a Adrián esta mañana sois unos valientes, y eso Mara lo está viendo. Me ha gustado mucho el post porque tienes toda la razón, a veces he pensado qué diferente estaría viviendo mi maternidad si… Por eso también creo que es una pena lo que se está perdiendo tu familia, y si tuvieran un mínimo interés se darían cuenta, pero al final una madre no lo es todo, y si bien de niños la idealizamos cuesta mucho crecer y darte cuenta de que la tuya no es perfecta, y podría pero no quiere… Pero mira, no merece la pena darle muchas vueltas, mejor centrarse en lo bonito que estás consiguiendo pese a esa “mochila” que traías de tu infancia, y mira qué familia tan maravillosa has formado Diana.

    Te diré que si yo no tengo un segundo hijo es fundamentalmente porque tras un primer hijo de alta demanda que no fue a la guardería porque mis padres se encargaron de cuidarlo mientras yo iba a trabajar, no estoy dispuesta a pasar por lo mismo, con el añadido de tener ya a un niño mayor que también necesita mi atención, y por evitar cargar a mis padres, y las discusiones por las diferentes formas de hacer las cosas…

    Al final no olvides que tienes suerte de estar en casa (y para mí es admirable sacar trabajo en medio de la vorágine niños/tareas domésticas) y de contar con el padre de tus hijos al 100% (aunque me gustaría poder estar más cerca para echarte una manita…) Algún día, y antes de que te des cuenta, todo esto habrá pasado y recogerás los frutos, estoy convencida de ello. Un besazo!!!

    • La verdad es que así es, Laura. Me siento afortunada de poder estar haciendo lo que me gusta, y hacerlo acompañada de Adrián. Pero, sobre todo, de poder estar con mis niños bonitos, pese al estrés que supone trabajar cuando no hay cole, cuando se ponen malitos… Hoy no dejaba de pensar que si no fuera por cómo nos hemos organizado ahora, y yo no hubiera dejado mi trabajo, estaría a punto de reincorporarme de la baja de maternidad. ¡Uf! Lo pienso y me entra una angustia tremenda, de verdad.

      Gracias infinitas por tus palabras y por acompañarme siempre. Besazo enorme.

  10. Los que tenemos la gran suerte de contar con apoyo de la familia, no sabemos lo que tenemos… Qué duro lo que cuentas… Yo no imagino pasar tres días sin hablar con mi madre, mis suegros pierden el culo si les dejo a los peques un par de horas, de hecho casi me lo piden por favor, para disfrutar de ellos… Pero a pesar de eso, al final, la familia, la tribu, somos nosotros cuatro. Nuestra vida, con nuestras neuras, nuestras alegrías y nuestros marrones, son nuestras, de nadie más. La familia da mucho apoyo, pero cuando más felices somos, es cuando somos cuatro y nadie más.

    • La verdad es que tienes razón, Patri. El otro día hablando con Adrián le decía que qué pena no tener una familia “normal” y Mara, que no pierde una, me dijo que ellos eran mi familia. Casi me derrito allí mismo 🙂

  11. Me siento muy identificada en lo que escribes. Mi madre vive a 5 calles y sólo aparece cuando tiene ganas y le queda cómodo (Y sin tuppers). También tengo el gran apoyo de mi pareja que hace que el día a día con cuatro niños sea mucho más llevadero.
    Tengo claro que “mi familia” somos nosotros seis así que nos apoyamos y nos cuidamos y creo que el hecho de vivir estas circunstancias hace que seamos más fuertes y afrontemos de otra manera los problemas. Así que, en nuestro caso sí ha influído. Un saludo

    • Una familia de seis me parece tan maravilloso. Cuánto amor para dar y regalar. Un beso enorme 🙂

  12. Ánimo Diana. Lo estáis haciendo genial por lo que os leo, sobre todo el amor que dáis a vuestros hijos. No puedo saber por lo que pasas porque soy afortunada en mi entorno, ya que somos suertudos en las familias que tenemos, cerca y muy dispuestas. Quisiera mandarte parte de mi equipo para Madrid. Te mando un abrazo virtual que os reconforte.
    Al final todo pasará y te sentirás tan orgullosa de lo que habéis formado vosotros solos, que se disiparán esas sensaciones. Esa “familia” que no está se esta perdiendo algo tan bonito como vuestros niños y algún día se arrepentirán.
    A por todas!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

En cumplimiento de la legislación española vigente en materia de protección de datos de carácter personal y del reglamento europeo RGPD 679/2016 le informamos de:

Responsable: Diana Oliver + info

Finalidad: Gestión del envío de información solicitada, gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios. + info

Legitimación:: Consentimiento expreso del interesado. + info

Destinatarios: No se cederán datos a terceros para la gestión de estos datos.

Derechos: Tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. + info

Información adicional:: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en mi página web Marujismo.com + info