27

Hay vida más alla de las princesas #soyquiendecide

disfraces y estereotipos

Disfraces que marcan estereotipos

En pleno siglo XXI, y aunque parezca increíble, vivimos inmersos en una sociedad que predica con la teoría de que hombres y mujeres tienen las mismas oportunidades profesionales y educativas mientras en la práctica y en la vida real imperan el sexismo y la desigualdad. Paradojas de la vida moderna. Las diferencias y desigualdades quedan ya marcadas desde la infancia y, lamentablemente, en casi todos los ámbitos de nuestras vidas. No sólo con los juguetes, los libros, los videojuegos, la decoración o la ropa dividimos a niños y niñas en dos bandos bien diferenciados. Los disfraces, ahora que se acerca el carnaval, tampoco quedan fuera del binomio rosa y azul, de la separación tajante entre géneros.

Y es que, a veces, dejándonos llevar por lo que hace todo el mundo y parece lo lógico y normal, no nos damos cuenta de lo importante que es lo que le transmitimos a nuestros hijos cuando nos empeñamos en dividir y en decidir por ellos simplemente por una cuestión de sexo. Con los clásicos “esto es de niño” y “esto es de niña” nos olvidamos de pensar en nuestros hijos y de dejarles libertad para ser lo que realmente ellos quieren ser y para hacer lo que verdaderamente quieren hacer. ¿Ellas princesas y ellos superhéroes? Quizás sí. Pero también existe la posibilidad de que ellas no quieran ser princesas ni ellos superhéroes y verlo o darse cuenta de ello resulta mucho más complicado cuando no les ofrecemos alternativas.

La verdad es que yo nunca quise un disfraz de princesa. Me gustaban mucho más los piratas y las rockeras, así que siempre pedía disfrazarme de una de esas dos cosas. Era muy fan de Tina Turner y Alaska por lo que en plenos años 80 la tarea no era demasiado complicada. Sombra aquí, sombra allá, pelo cardado y… ¡listo! Hoy, unos cuantos años después, me pregunto de qué querrá disfrazarse mi hija y si preferirá ser la princesa del guisante o un temido pirata. Por el momento, está encantada con ser Mario Bros, indumentaria que eligió ante nuestra sorpresa en una tienda de disfraces cuando fuimos a comprarle uno para asistir a un cumpleaños. Le encanta y no quiere quitárselo así que, por lo pronto, nuestra Mara Bros es más de tuberías, setas y plantas que atacan a su paso en mundos imposibles.

disfraces sin sexismo

 

disfraces sin estereotipos

Hay vida más allá de los disfraces de princesas

Si queremos que los hombres y las mujeres del futuro tengan realmente igualdad de oportunidades, la educación y el ejemplo son dos de las grandes herramientas que tenemos los padres para, desde casa, hacer realidad ese deseo. El trabajo para romper clichés de género comienza en la infancia y en nuestra mano está poder hacerlo.

En este contexto, RealKiddys y Madresfera vuelven a unirse en la campaña “Enseñando a ser” para visibilizar cómo a través de los disfraces de princesas y superhéroes también se están manteniendo y reforzando las diferencias y los estereotipos de género.

Así que desde Marujismo nos unimos al hashtag #soyquiendecide para alzar la voz y decir que hay otra forma de hacer las cosas.

¿Qué pensáis vosotros de los estereotipos? ¿Os unís a la campaña #soyquiendecidede de RealKiddys y Madresfera?

madresfera carnaval ensenando a ser

Diana Oliver

Diana Oliver

27 comentarios

  1. La frase “es de niño” o “es de niña” me parece horrorosa aparte de una falta de respeto para el niño en sí. Mi hija a sus poco más de 2 años muchas veces elige su ropa y a mi me parece perfecto porque la que la lleva es ella y por lo tanto la que tiene que ir cómoda es ella. Y con los juguetes pues igual. Una de las cosas que más me gustaría es que cuando sea mayor y recuerde su infancia le salga una sonrisa, eso es lo que a mí me preocupa.

    • Ay… tenemos la misma preocupación. Yo puedo afirmar que no he tenido una infancia feliz. Para nada. Y, tal vez por eso, me preocupa mucho que Mara si la recuerde con amor. Ojalá lo consigamos y como dices, le salga una sonrisa al recordar su infancia. Un beso enorme.

  2. me tocas la fibra sensible porque hace unas semanas no sé que le dije a Redondo, no lo recuerdo, pero sí recuerdo perfectamente la respuesta que me dio: eso no mamá que eso es de niñas. Me dieron ganas de llorar. Le expliqué que no era de niños ni de niñas, que todos pueden hacer lo mismo pero me quedé pensando cómo alguien puede decirle esas cosas a sus hijos. ¿Como es pobile que hoy en día haya medres y padres que potencien que se sigan perpetuando estas distinciones estúpidas?
    Ah, y por cierto, que el otro día se llevó un golpe y se puso a llorar y ya vino el listo de turno a decirle “no llores hombre, que pareces una niña”… estas cosas me revientan y me entristecen a partes iguales

    • Qué cosas tan feas y absurdas le decimos a los peques… Qué manía tiene la gente con decir ese tipo de frases tan dañinas. Si queremos que de verdad nuestros niños y niñas sean iguales debemos dejar de decir ese tipo de cosas. Jolin mucho ánimo, guapa. Y mucha paciencia 🙁

  3. Excelente reflexión de los tiempos que corren. Está claro que los niños han de tener voz y voto para elegir qué quieren ser incluso en Carnaval :).

  4. Me parece estupenda la iniciativa, si bien es cierto que mi hija siempre tira por las princesas, sin que le hayamos llevado por ese camino… supongo que ya estará en la forma de ser de cada uno y en las relaciones que tengan en la escuela.

    • Totalmente. Creo que eso influye muchísimo. Desde mi punto de vista, lo ideal es que puedan decidir con libertad qué quieren ser 🙂

  5. Cuando supe que traía una niña advertí: ni rosa palo, ni lazos, ni ganchillo, ni volantes… Hay muchos tonos de rosa más molones y, por supuesto, más colores. Sin embargo, no “estoy imponiendo” mis gustos? Creo que lo importante es que los padres hagan lo que quieran y que no se ciñan al rosa y el azul “porque toca” o porque es lo que espera, simplemente porque les gusta hacerlo… O no. Cuando los niños puedan decidir, que decidan. Si el día de mañana mi hija quiere el mundo rosa pues no se lo negaré, ya que a mí no me gustaba que me negaran ir en chándal a todas partes. Sin embargo, aunque sonaré bastante pedante (espero no ofender a nadie) creo que ofrecer un mundo más abierto que el rosa o azul es mucho más positivo porque es mucho más estimulante y ofrece muchas más posibilidades, mucha más perspectiva de la vida. Pero repito que es sólo lo que yo pienso.

    • Comparto esa opinión contigo. Creo que es más divertido ofrecer posibilidades a los peques que ceñirnos en el binomio “para niño”, “para niña”.

  6. Mmmm yo creo que mi hijo tira más todavía por disfraces de animales..gato, oso, mono..pero estoy perfectamente de acuerdo, unos cuántos meses más y que elija lo que quiere ponerse( y comprar) o con lo que quiere jugar…a veces se pone mis pulseras de colores y el abuelo ya rapido de prejuicio en decir de quitarselos..en fin que sea él quién decide si!!

    • Para mi también es importante que sea ella quien decida si quiere ponerse un disfraz de princesa o si quiere ser Mario Bros.

  7. Totalmente de acuerdo. Mi hijo tiene tres años y le he preguntado que de que quería disfrazarse. No lo tenía muy claro, pero al final me ha dicho que de bruja buena, así que irá con un gorro, una capa que le he tuneado y su inseparable varita mágica con la que convierte a todos en rana 🙂

  8. Pero esto no solo pasa con los disfraces, con la ropa también, yo suelo comprar en H&M, Kiddys class… por internet, y viene separado por bebe niña y bebe niño, al final para no empacharme de rosa y de cosas moñas, acabo comprándole a mi hija más ropa de niño que de niña

    • Igual que nosotros Maite. Hemos comprado muchas cosas de “niño” porque nos gustaban los colores. A veces cuesta encontrar ropa que sea chula y que te puedas permitir. Nos gustaría comprar más de segunda mano pero al final los abuelos compran un montón de ropa siempre 🙂

  9. Pues la mía está encasillada con las princesas. esEcierto que aún no decide ella qué disfraz quiere, pero es que todo lo relativo a princesas la vuelve loca, así es que esta vez irá de Blancanieves porque de ponerse el disfraz de Elsa de Frozen a diario ya lo ha destrozado.Le encanta verse en el espejo con su vestido pomposo¡Y yo de madrastra! ¡Toma tópicos!

    • Jajajaja… ¡Pero qué graciosa! Me encanta tu peque con su disfraz a diario. A Mara también le pasa con el de Mario. Ah bueno! Y cuando vemos los Minions se quiere poner una falta que ella llama “de ballet” para bailar como las niñas de la peli 😀

  10. Pues yo era de princesas, pero mi hija le da igual ponerse un cubo y decir que es un caballero y querer jugar a luchar con la escoba y la fregona (de juguete) como se lo quita todo y se pone a bailar por que es una bailarina, en definitiva… este carnaval va a ir de MINION jajajaja.

  11. Yo no era nada de princesas, ni de faldas ni de vestidos (y sigo sin serlo mucho XD). La verdad es que la gente se complica tanto…es carnaval, que cada uno haga lo que quiera ¿no?

  12. Estoy totalmente de acuerdo. Les condicionamos incluso sin darnos cuenta, incluso siendo conscientes de que no hay que hacerlo. Yo lo evito a toda costa, más que nada porque no quiero que aprenda esa diferenciación y bastante la murga da la sociedad en general. Me da mucha rabia lo de ese juguete es de niña. Es de la niña que lo quiera. Lo que hay que hacer es estar callado y esperar a que ellos elijan. Sí que es cierto que la gente da menos, mucho menos el coñazo si la niña elige algo “de niño”, que al revés, y eso facilita mucho la paz mental de los padres.
    Yo era megaprincesa. Tenía un disfraz con raso y tutú de morirseeeee: Pero rojo, de rosa nada.
    La iniciativa es estupenda y todos deberíamos sumarnos a ella.
    Ah, y el disfraz de Mario es que es lo mássssssss.

    • Jejeje… gracias guapa. La verdad es que a mi me parece un disfraz genial! Y mira que tenía para elegir. Lo mismo el año que viene c¡nos sorprende con uno de Frozen. Ya veremos que nos depara… 🙂

  13. Ayns, tengo vuestra gorra de Mario Bros, espero que Mara me siga queriendo.
    Yo creo que hay que dejarles decidir. Yo era muy pero que muy princesa de pequeña y aunque hoy me horrorizaría que mi hija le diera por ahí, también trataría de respetarlo. Por supuesto a la inversa ni se pregunta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

En cumplimiento de la legislación española vigente en materia de protección de datos de carácter personal y del reglamento europeo RGPD 679/2016 le informamos de:

Responsable: Diana Oliver + info

Finalidad: Gestión del envío de información solicitada, gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios. + info

Legitimación:: Consentimiento expreso del interesado. + info

Destinatarios: No se cederán datos a terceros para la gestión de estos datos.

Derechos: Tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. + info

Información adicional:: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en mi página web Marujismo.com + info