7

Limpiar el horno con bicarbonato

limpiar el horno con bicarbonato

 

Desde que en esta casa hemos descubierto el bicarbonato para uso doméstico somos más felices, tanto que hasta nos ha dado por limpiar el horno con bicarbonato. 

 

Una de las cosas que más pereza nos da de la limpieza de la cocina es limpiar el horno, así que solemos posponerlo muchísimo. De hecho, lo posponemos tanto, tanto que llega un momento en que se ha acumulado grasa y suciedad a niveles de un bar de esos de ‘Pesadilla en la cocina’ y no nos queda más remedio que buscar la manera de limpiarlo. Hemos probado muchísimas cosas (¡muchas!) pero nada ha funcionado mejor que limpiar el horno con bicarbonato sódico.

Es muy sencillo, efectivo, no es tóxico, no contamina y, sobre todo, es muy económico. Así que si preferís prescindir de los caros, contaminantes y tóxicos productos del supermercado, ésta puede ser la mejor opción.

Qué necesitamos

Bicarbonato sódico
1 estropajo de acero
1 trapo de algodón

* Para las zonas difíciles o bandejas, además:
Vinagre
1 pulverizador

Cómo limpiar el horno con bicarbonato

1. Lo primero que hacemos es sacar la bandeja y la rejilla del horno. Comprobamos si hay más piezas desmontables (en nuestro caso los raíles de las bandejas lo son y facilita mucho las cosas).

2. A continuación, mezclamos alrededor de medio vaso de bicarbonato sódico (que podéis encontrar en cualquier supermercado) con un poco de agua templada. No hace falta mucha cantidad, lo suficiente para humedecer y hacer una especie de “plasta”.

3. Extendemos por el interior del horno el bicarbonato ayudándonos del estropajo hasta que quede todo bien impregnado y hacemos lo mismo con la bandeja, la rejilla y todo lo que se desmonte del horno y que hayamos sacado. Normalmente con esa cantidad es bastante pero si no, repetimos la operación y volvemos a remojar medio vaso de bicarbonato.

4. Dejemos reposar durante varias horas. Yo dependiendo de la prisa que tenga lo dejo más o menos tiempo; lo ideal es dejarlo por la noche al irnos a la cama y por la mañana retirarlo pero yo lo he hecho en el mismo día y sale estupendamente toda la suciedad.

5. Una vez pasado el tiempo frotamos con el estropajo metálico por todo el horno ayudándonos de un poco de agua. Repetimos proceso con las bandejas del horno. Si el horno o las bandejas están muy sucias, podemos emplear vinagre. Para ello metemos en un pulverizador un poco de vinagre y esparcimos por lo más difícil (veremos que hace reacción por una especie de espuma que se forma). Dejamos actuar y limpiamos bien todo con una bayeta mojada.

6. Secamos con un trapo de algodón (yo uso retales de toallas viejas) y ¡listo!

 

limpiar el horno con bicarbonato

 

Sin productos tóxicos

Para mí lo más importante es poder prescindir de productos químicos tóxicos para limpiar el horno, y lo es por muchos motivos. En primer lugar, por los niños. La idea de echar un producto de esos mega tóxicos que requieren de muy buena ventilación y un montón de cuidado al manipular no me atraía nada. Menos aún en un piso tan pequeño como el nuestro. Tampoco me apetecía seguir contribuyendo a contaminar el mundo que le va a quedar a mis polluelos, y en la medida de mis posibilidades me gustaría hacer “algo”, por pequeño que sea ese algo.

Además de la cuestión medioambiental y de salud, creo que es barato limpiar el horno con bicarbonato. Un paquete de un kilo cuesta poco más de un euro en el supermercado y tenemos para varias veces. Recuerdo limpiar el horno con quitagrasas que costaban más de 4 euros el litro; y de los que quedaba muchísimo olor dentro del horno durante semanas.

 

¿Os ha parecido interesante cómo limpiar el horno con bicarbonato?

 

Quizás te interese:

 

Otras entradas

7 comentarios

  1. ¡Mola! Eso tengo que probarlo, Diana… Pero oye, pregunta tonta… El “dejarlo actuar” del final, con el vinagre… ¿Cuánto tiempo es eso? ¿Hasta que deje de efervescer? Hmmm… De todas maneras, tengo que ver si en mi horno se puede usar el estropajo de aluminio, no sea que lo raye… Y por cierto, este finde pasado he desatascado el lavabo con lo mismo, que recordé que ya lo pusiste por aquí hace un tiempo… 😉

    • Yo lo dejo hasta que deje de hacer espuma pero si lo dejas más, seguro que menos frotar 🙂 El poder mágico del bocarbonato es genial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

En cumplimiento de la legislación española vigente en materia de protección de datos de carácter personal y del reglamento europeo RGPD 679/2016 le informamos de:

Responsable: Diana Oliver + info

Finalidad: Gestión del envío de información solicitada, gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios. + info

Legitimación:: Consentimiento expreso del interesado. + info

Destinatarios: No se cederán datos a terceros para la gestión de estos datos.

Derechos: Tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. + info

Información adicional:: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en mi página web Marujismo.com + info