35

Los dos años y la fase del “mío, mío, mío”

la-etapa-del-mio

La fase del Mío, del Yo y del No

Mara acaba de cumplir dos años. Desde hace tiempo quiere hacerlo absolutamente todo ella (aunque creo que ya desde que nació sentía esa necesidad imperiosa de hacerlo todo por ella misma). “Mamá yo” repite cada día ante un sinfín de cosas, y esto pese a que siempre hemos potenciado muchísimo su autonomía. Por supuesto, la dejamos hacer siempre y cuando la acción no entrañe peligro alguno. Muchas veces, incluso, nos adelantamos: ¿Quieres hacerlo tú misma? Y ella responde absolutamente feliz “Sí, mamá, Mara”. También tiene muy claras las cosas: cuando algo es no, es no. Aquí ya entra la fase negociación, mucho más compleja a veces que la anterior porque, pese a que hay cosas a las que no le damos importancia alguna (como con la ducha, por ejemplo), sí que hay otras en las que en “no” puede provocar un conflicto nada apetecible para ninguno (no querer subir a la silla del coche, no querer cambiar un pañal con caca en fase de fosilización, subir a un sitio peligroso, cruzar la calle corriendo sola…).

Junto a los conceptos del “Yo lo hago” y el “No” se une el tercero en discordia: “Mío, mío, mío”. ¿Cómo “actuamos”?

Cómo ve un niño de 2 años la propiedad de los objetos

Hablar de edades exactas en la infancia es complicado “porque la gente puede tomárselo al pie de la letra”, nos explica la psicóloga clínica Cristina Veira, autora del blog Madre y Autónoma y cofundadora de la Clínica Andainas de A Coruña, quien añade que ha observado enfados por la propiedad desde los 18 meses pero que, sin duda, si hay una edad estrella de esta etapa es la que va de los 2 a los 3 años.

Esta fase se caracteriza porque el niño se niega a dejar sus juguetes a otros pero sin entender que él tampoco puede coger todo lo que quiera. Para entender un poco por qué ocurre esto, Cristina nos explica que antes debemos saber cómo piensa un niño de 2 años: “Es una etapa de profundo egocentrismo, en el sentido más literal de la palabra. Todavía no son capaces de ponerse en el lugar del otro, ni a nivel emocional ni cognitivo. De hecho, hay una situación bastante curiosa que se da a menudo en niños de 2 años: Uno de ellos le pega al otro y éste llora. Si nos fijamos en el niño que ha pegado, vemos que tiene más curiosidad que otra cosa al ver al otro llorar: ¡no sabe por qué está llorando! Además, la noción de temporalidad no existe. Para ellos “un rato”, “para siempre” y “dos horas” significan lo mismo. Por último, no podemos olvidar que la etapa que va desde los 2 a los 3 años se caracteriza también por ser la etapa del NO. El niño se ha dado cuenta de que tiene unos deseos distintos a los de sus padres (y a los de los otros niños) y comienza a reafirmar su personalidad a través de la negativa a todos los deseos de los demás. Si mezclamos estos tres ingredientes, podemos entender perfectamente por qué les cuesta tanto compartir”.

aprender-a-compartir-con-el-ejemplo

La autora de MadreyAutónoma.com añade que “la emoción principal que sienten es la de miedo a perder algo para siempre” y, por tanto es por ahí por donde podemos empezar a enseñarles a compartir.

Por supuesto, nunca debemos humillarle con frases del estilo a “todos prestan los juguetes menos tú”, insultarle diciendo cosas como “eres un egoísta” y, ni mucho menos chantajearle al son de frases del tipo “si no le prestas el juguete, mamá no te querrá más” o “si le prestas este juguete, te doy una galleta”. La psicóloga nos explica que tampoco es conveniente utilizar la frase de hay que compartir porque “está vacía de significado ¿por qué hay que compartir?, es más ¿por qué tiene que compartir ese juguete en ese momento? Si somos capaces de responder a estas preguntas, entonces demos la respuesta y no nos quedemos con el simple ‘hay que compartir‘”.

No obligar, no premiar

En nuestro caso, a veces nos cuesta saber cómo reaccionar cuando estamos en el parque y Mara no quiere dejar sus juguetes. Es una situación incómoda para los adultos porque nos sentimos continuamente cuestionados o juzgados por lo que hacen nuestros hijos y, como bien dice Cristina, “a veces reaccionamos en función del miedo a la crítica en vez de pensar en las necesidades de los niños”. Pero el problema está en nosotros mismos, no en ellos y al igual que no obligamos a nuestra hija a comer, ¿por qué vamos a obligarla a compartir algo si no quiere?

“El error está en interpretar la negativa de tu hijo a compartir como si fuera un adulto. Un adulto que se niega a compartir puede ser tachado de egoísta, huraño o maleducado pero los motivos de un niño para no compartir nada tienen que ver con ser maleducado o egoísta”.

etapa-del-yo

¿Qué podemos hacer ante esta situación? “Lo principal es no obligar nunca a los niños a dejar algo que no quieren y validar su miedo a perder el juguete para siempre (“el juguete es tuyo y tienes miedo de que X no te lo devuelva pero sólo quiere jugar con él un rato mientras tú no lo estás usando”). Dicho esto, la psicóloga propone ofrecer alternativas:
– Dejarle el juguete mientras tu hijo juega con otra cosa.
– Jugamos todos juntos con el juguete.
– No prestar el juguete sin más. En este caso, decirle al otro niño que lo sientes pero que el juguete es de tu hijo y si no quiere dejarlo, hay que respetarlo.
– Prestarle otro juguete al niño mientras tu hijo se queda con el que no quiere dejar.
– En último caso, retirar el “juguete de la discordia” porque está creando problemas (ojo, no como castigo sino para evitar que sigan sufriendo) e intentar distraer.

Insiste en que “no es necesario ofrecerle todas las alternativas a la vez, porque no las va a asimilar. Mejor escoger dos, según esté el ánimo de tu hijo y probar con esas”.

En el caso de que elija prestar algo, Cristina sugiere “dar las gracias en nombre del niño por su generosidad y señalarle que ahora el niño está contento porque él le ha dejado el juguete. No hace falta premiarlo ni felicitarlo. Al fin y al cabo, los actos de generosidad se dan para hacer más felices a los demás y eso debería ser ya un valor en sí mismo”.

Tips para aprender a compartir

La mejor manera de enseñar a compartir es… ¡compartiendo! La psicóloga nos plantea que se puede empezar con cosas cotidianas, “si tu hijo te pide algo de tu plato dile que lo compartes con él, déjale tu ropa si quiere jugar con ella, etc.” También podemos pedirle prestado sus juguetes, jugar con ellos y devolvérselos “para que vea que los va a recuperar”.

Otros juegos interesantes para enseñar a compartir:
Dar y tomar. Pasarse un objeto del uno al otro como una pelota, un muñeco, etc.
– Los juegos con muchas piezas donde se puede compartir sin quedarse sin nada (colores, bloques de construcción, etc).

“Un aspecto importante que quería destacar, puesto que muchas veces se pasa por alto, es que no tienen por qué compartirlo todo. Por ejemplo, si tu hijo está dibujando en un folio, puede compartir las pinturas pero se le puede dar un folio al otro niño. Yo aquí apelo al sentido común: si hay posibilidad de que cada uno tenga lo suyo, pues asunto arreglado”, aclara Cristina. Hacer que comparta cuando no es necesario, sólo para que aprenda a compartir es como frustrarlo porque sí, para que aprenda a “tolerar la frustración”.

Y nos informa de que “Hay dos momentos en los que hay que intervenir sí o sí: Si uno de los niño rompe a llorar o si agrede al otro. Ahora bien, lo ideal sería poder prever estas reacciones y actuar justo antes de que se produzcan para prevenirlas: cuando el niño ya ha dicho dos veces que no, cuando se empieza a poner rojo, etc. son señales que indican que va a explotar. Si son algo mayores, se les puede preguntar antes de nada ‘¿necesitáis ayuda o podéis resolverlo solos?'”.

¿Cómo actuáis vosotros ante esta fase del mío, mío, mío? Me encantará saber que pensáis.

Diana Oliver

Diana Oliver

35 comentarios

  1. Hola! Me acaba de pasar algo similar mi hijo tiene ya 2 años 8 meses y está en la etapa de mío todooooooo lo que ve y tengo menos problemas con que preste lo suyo pero… A la hora de que otros niños le presten lo que están jugando es un conflicto mis sobrinos son más considerados y le prestan el juguete y se van por otro sin problemas pero el sobrino de mi esposo que le lleva 5 años se pone de la misma intensidad y se aferra al juguete también y como obviamente es de el ps ni como quitárselo pero que hago? Explicarle a mi hijo? No entiende razones en ese momento…… Que puedo hacer?

    • ¡Hola, Karla! Pues la verdad es que no sé si existe una solución… Poco más que esperar a que pase esta etapa e intentar intervenir solo cuando el conflicto sea “grave”. Es decir que se vayan a hacer daño.

  2. Como madre primeriza e aprendido mucho del artículo pero me surge 1 duda. Y cuando el jugete no es suyo como actuamos? Es decir mi hijo en el parque no quiere que se monten en el columpio o en la ludoteca que ahí todos los juguetes son de todos

    • Hola, Maite. Pues la verdad es que no creo que haya una respuesta exacta para tu pregunte porque no hay un manual. Cada persona te dirá una cosa 🙂 Yo, personalmente, a no ser que haya un conflicto de llegar a las “manos” intento no hacer mucho más. Si el otro niño se enfada y reclama lo suyo, le explico a mi niño (Leo ahora es el pequeño, Mara ya no hace estas cosas) que su amigo quiere coger su juguete y que vamos a otra cosa. Intento despistarle y quitar el foco de conflicto. Pero ni siempre funciona, ni siempre sé cómo hacerlo sin montar la de San Quintín :-S Ánimo con esos días de parque. Un abrazo.

  3. Muy interesante artículo pero me quedo igual… Como actuar? Hace un mes me paso que mi hija tiene 2 años y llevaba un carro de jueguete a la casa de una vecina que tiene la misma edad. Cuando ella llego dejo su carro y comenzó a jugar con los juguetes de la otra niña, entonces la otra niña vino y se monto en el carro de mi hija, al ver esto mi hija se vino contra ella y la comenzó a tirar para que se bajará y luego la mordió en el brazo… Bueno yo ahí cogí a mi hija en brazos le dije que eso estaba mal que su amiga le había prestado sus juguetes y me fui con ella a mi casa pero deje el carro en casa de la vecina… Realmente nose si hice bien o no pero esta situación se repite muy seguida con la vecina, ya no de morder pero si la golpea o la empuja 🙁 algún consejo?

    • Hola Francisca. Realmente desconozco si existe una fórmula mágica. Creo que estas cosas van a suceder, nos gusten o no como adultos porque forman parte de su desarrollo. Critina propone ofrecer alternativas:
      – Dejarle el juguete mientras tu hijo juega con otra cosa.
      – Jugamos todos juntos con el juguete.
      – No prestar el juguete sin más. En este caso, decirle al otro niño que lo sientes pero que el juguete es de tu hijo y si no quiere dejarlo, hay que respetarlo.
      – Prestarle otro juguete al niño mientras tu hijo se queda con el que no quiere dejar.
      – En último caso, retirar el “juguete de la discordia” porque está creando problemas (ojo, no como castigo sino para evitar que sigan sufriendo) e intentar distraer.

    • Es sencillo si nuestro hijo ve que nosotros compartimos entonces hará lo que ve mi nena de dos años lo ha visto en nosotros como papas y en su abuelita y así les sale natural a mi nena y hasta me sorprende porque presta todo y nosotros como adultos así lo hacemos entre nosotros

  4. Yo creo que Morlita ya lleva desde los 18 o incluso antes con problemillas para compartir, en el curso pasado ya le di un bocado a una compañera de la escoleta para que soltara un aro que se estaban disputando!! 😨 casi me di un pasmo cuando me lo dijeron al recogerla. Es complcadillo este tema! Muchas gracias por el post!

    • La verdad es que es una etapa “durilla” para los papás porque muchas veces no sabemos cómo reaccionar. Gracias a ti por comentar 🙂

  5. Hola, concuerdo contigo, pero qué hacer cuando la cosa es entre hermanos, la pequeña de dos quiere todo lo de su hermano de seis, y así….constantemente se pelean por los objetos…el de seis ya sabe lo que es compartir, pero no comprende cuando él quiere algo que tiene ella y nosotros, los adultos, no le vamos a la peque con el cuento de que mejor es compartir…por lo pronto el sistema de turnos me ayuda!
    saludos y gracuas

    • La cosa cuando es entre hermanos creo que debe ser algo más “complicada” de gestionar… Supongo que lo que propone Cristina es aplicable también en casa:
      – Dejarle el juguete al mayor mientras el pequeño juega con otra cosa.
      – Jugamos todos juntos con el juguete.
      – No prestar el juguete sin más.
      – Prestarle otro juguete a quien quiere el de la discordia.
      – Intentar distraer.

  6. Pero,q empeño en “enseñarlos a compartir”…..se debe enseñar a respetar lo ajeno
    y a inter-relacionarse con los demás.Yo me encuentro con muchos niños en los parques q su padres no les llevan juguetes,le quitan al mio,lo q tenga.lo dejan sin nada y si mi hijo no quiere…….dicen q egoista.

    • Creo que compartir y respetar no debería estar reñido! Supongo que depende de las situaciones. No es lo mismo la vida en el aula o entre “amiguitos” (palabra que no me gusta usar mucho porque que los padres sean amigos no quiere e ir que los hijos tengan que serlo) que, como dices tú, cuando van al parque, al fin y al cabo, el niño no conoce a esos otros… Quien asume la responsabilidad de que esos otros puedan romper los juguetes? Entiendo que, en la medida que sea posible, los niños deben aprender a relacionarse y a tener habilidades sociales para el entorno en que se encuentra, aunque también debe poner de manifiesto sus deseos, pero con niños que no conoce? Que le den a los papas criticones 😉

      • Sí, yo también creo que es importante tener en cuenta la opinión de los niños porque lo habitual es que no se le de importancia y ¿quiénes mejor que ellos saben lo que quieren o necesitan?

  7. TOTALMENTE DE ACUERDO!!Me encanta este post. Mi hija tiene dos años y estoy teniendo muchos problemas con otros padres precisamente pq opino exactamente como dice el post. A veces les exigimos cosas q ni los adultos hacemos.
    Besos!!

  8. Hola! Es tan abundante este tema!!! Te platico que tengo una hija de 2 a;os y 3 meses que justo esta en esta etapa de no querer compartir. Considero que en la escuela en la que esta manejan el tema bastante bien, ya su maestra me comento que utilizan distintas tecnicas pero jamas los obligan a compartir o los humillan en caso de que no quieran.
    Mi pregunta se enfoca a que puedo hacer yo cuando mi hija esta jugando con otros ni;os? Por ejemplo, hace unos dias la lleve una tarde a jugar con otros ni;os que no conociamos de distintas edades. A mi hija le gusto un telefono de juguete y cuando vio que otra ni;a estaba jugando con el, fue hacia ella, se lo arrebato y regreso conmigo para jugar con el telefono. De verdad me quede sin saber que hacer, empece a platicarle a mi hija sobre lo divertido que es compartir pero obviamente no me hizo caso. Que me podrias recomendar en estas situaciones? Gracias!!!

    • ¡Hola Gilda! Bueno, yo la verdad es que no soy ninguna experta sobre el tema. Cristina, que si es psicóloga, propone esto: – Dejarle el juguete mientras tu hijo juega con otra cosa.
      – Jugamos todos juntos con el juguete.
      – No prestar el juguete sin más. En este caso, decirle al otro niño que lo sientes pero que el juguete es de tu hijo y si no quiere dejarlo, hay que respetarlo.
      – Prestarle otro juguete al niño mientras tu hijo se queda con el que no quiere dejar.
      – En último caso, retirar el “juguete de la discordia” porque está creando problemas (ojo, no como castigo sino para evitar que sigan sufriendo) e intentar distraer.

  9. ¡Que gran tema! A veces hasta desde el lado contrario, estar en casa de una amiga, que la otra niña no quiere compartir y ser yo la que le diga al padre, o la madre el “déjalo, de verdad que es suyo y si no lo quiere compartir V lo entiende” porque -y más por convención social o por estar a bien las adultas- les obligamos a hacer cosas. Yo he tenido una suerte enorme y mi peque ha sido siempre super empática, además, que como ha compartido desde que nació las cosas con un perro (que no es o mismo, pero ayuda mucho!) de todo se aprende 🙂

    • Pues sí, Annabel, en mi opinión también es más convención social que otra cosa… Al final, ¿por que hay que obligarles?

  10. Sólo añado algo… Para los adultos, un juguete, una pala, una pelota, són cosas fàciles de compartir, des de nuestro punto de vista… pero si alguien que no conocemos de nada (de un ratito jugando en el parque), nos pide el coche, le damos las llaves porque hay que compartir? O nos pide prestado el teléfono móbil? A veces no sabemos ponernos en su lugar, y olvidamos mirarnos a nosotros mismos…! Buen artículo!

  11. Hola!!! soy educadora infantil en un aula ( pequeñiiiiiisima) de 8 niños de 2 y 3 años…te puedes imaginar, esto lo tenemos a la orden del día y que difícil es intentar respetar el momento de cada uno con su juguete…ainssss
    Estoy totalmente de acuerdo con todo…

    Un saludo!!

  12. Por aquí llevamos ya un par de meses así que, en este caso, coincidimos con la fecha de 18 meses. Se ponía enfermo incluso si un niño cogía su silla, pero no la de juguete, en la que va él sentado. Y eso que no se quiere sentar nunca. Con los juguetes igual y no nos sirve lo de dejar otro juguete a otro niño porque entonces, POR SUPUESTO, es ese el que quiere. Ja,ja,ja. Yo lo primero que hago es explicarles a los niños que se acercan, y alto para que con un poco de suerte me escuchen sus padres (muajajajaja), que estamos encantados de que vengan a jugar pero que como el niño es pequeño no entiende bien e igual no se lo quiere prestar. Así evitamos historias y lo que hago es que juego yo con el niño que se nos haya unido. Si es más pequeño y por tanto con pocas entendederas se complica la cosa pero, en general, están acompañados de su padre o madre y la gente sabe lo que hay y, al menos por mi experiencia, entiende que pasan de compartir. Lo que sí observo es que, pese a entenderlo, regañan a sus hijos si no comparten con el mío. Yo les digo que es normal, que a nosotros también nos cuesta compartir (vamos que muchas, muchísimas veces lo hacemos por pura educación) y que no pasa nada.
    Por suerte últimamente parece que mejora la cosa y el domingo estuvo jugando con una niña de 7 años y su hermana de 16 meses y sin problema excepto algún momento de reivindicación de propiedad. La mayor le dejo la bici y ese trueque debe ser la bomba. Ja,ja,ja.
    Me ha gustado mucho el artículo. Gracias a las dos.

    Un beso.

    • Jejeje… Ahí estás rápida. Es que realmente todavía son pequeñitos. Mejor intentar ir por delante como bien haces 🙂 Nosotros tampoco dejamos las cosas fácilmente, no nos engañemos. A ver a quién ves tú que deje su coche un momentito que ahora se lo devuelven… Gracias a ti, siempre.

  13. A esta etapa aún no ha llegado mi bichilla. Tampoco es que tenga muchos niños al rededor normalmente con los que disputarse las pertenencia, pero las veces que ha topado con otros en la biblioteca, en el parque o en cualquier otro sitio, no he visto yo mayores problemas para agenciarse una cosa u otra. Igual es que tampoco tiene tanto apego a los juguetes y le da un poco igual que otros los cojan.

    • Jeje… Oye pues a lo mejor no pasa por ello. Cada niño es un mundo así que lo mismo os saltáis ésta 🙂

  14. Os sigo desde hace un tiempo y no veas como identifico a mi Julia con Mara!! En cuanto a lo de compartir llevamos también un tiempo en conflicto. Tampoco la obligo,si intento explicarle que es un ratito solo y que luego se lo devuelven,igual que ella juega con los juguetes de lo demás, pero no suelo “convencerla”. El juguete suele terminar en mi bolso y ella jugando con otra cosa…Algunos padres me miran raro pero no pienso obligarla,igual que intervengo si otro niño no le quiere dejar lo suyo,le explico a mi hija que si no quiere,no quiere,que es del otro niño…y nos ponemos a jugar con otra cosa. (No sin el correspondiente enfado peeero,creo que tiene que entender que la misma norma es para todos…Qué complicado es a veces negociar con niños de 2 años…jejeje

    • ¡Muy complicado! Ríete tú de las negociaciones más duras de la Unión Europea… 🙂 La verdad es que al final lo que creo que mejor funciona para todo (y ara esto también) es el sentido común. Un beso, Inés.

  15. Eso de Mío, mío, mío me recuerda a las gaviotas de Buscando a Nemo! 🙂
    Es un tema complicado, yo tengo grandes problemas con esto porque como mi hijo no habla y pasa de escuchar, tenemos problemillas de comunicación.
    Qué mona Mara con ese kiki!

    • Ya… es que también todo esto depende infinito de cada niño, cada situación… Espero que poco a poco la cosa vaya mejorando. ¡Beso!

  16. Por aquí ya sabes que estamos igual. ¿Cómo actuamos? Pues no tengo ni idea, la verdad. Intentando actuar con sentido común y con respeto, aunque la urgencia de estos momentos hace que no siempre sea fácil. Lo que sí, en el parque, cuando llega un niño que le quita sus juguetes y no quiere devolvérselos, nunca jamás le digo lo de compartir, y trato de ponerme siempre “del lado de mi hijo” y negociar con el desconocido. Me da la sensación de que así recibe el mensaje de que puede contar conmigo para lo que sea. Pero hay muchas situaciones intermedias más complicadas.

    • Sí, fácil no es, desde luego 🙁 Yo creo que es sentido común al final es lo más efectivo. Eso, y quitarnos el miedo de encima al “qué van a pensar” o cosas similares que a veces hacen que hagamos cosas que en el fondo no haríamos así. ¡Qué complicado todo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

En cumplimiento de la legislación española vigente en materia de protección de datos de carácter personal y del reglamento europeo RGPD 679/2016 le informamos de:

Responsable: Diana Oliver + info

Finalidad: Gestión del envío de información solicitada, gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios. + info

Legitimación:: Consentimiento expreso del interesado. + info

Destinatarios: No se cederán datos a terceros para la gestión de estos datos.

Derechos: Tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. + info

Información adicional:: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en mi página web Marujismo.com + info