31

¿Por qué apoyamos la lactancia materna?

Hace un par de años imaginábamos nuestro futuro más cercano. Recuerdo nuestros largos paseos hablando sobre la posibilidad de ser padres. En esas charlas nos planteábamos cómo criaríamos a nuestros niños, como lo haríamos para seguir acudiendo a clases de salsa, si viajaríamos… Al parecer, todo seguiría más o menos igual, con la excepción de que seríamos uno más.

Sin embargo, desde el momento en el que nos quedamos embarazados algo comenzó a cambiar en nuestra forma de pensar. La idea de seguir yendo a clases de salsa mientras nuestro bebé se quedaba con la abuela ya no nos hacía tanta gracia (más bien ninguna). A partir de aquí todo fue un cambio radical. Un cambio en la percepción del papel que juega un padre o una madre en la crianza de los hijos. Podríamos decir que tomamos plena conciencia de nuestra maternidad/paternidad. ¡Qué gran aventura!

Con la lactancia ocurrió exactamente igual. Una noche de verano (celebrábamos ya el sexto mes de embarazo) picábamos algo con unos amigos en una terraza y salió el tema de dar el pecho. Yo, que aún no tenía ni idea de nada que tuviera que ver con la crianza, manifesté que “si podía” me gustaría dar el pecho a mi bebé “todo lo que pudiera”. Ante esto, recuerdo que Sandra me dijo (Gracias, Sandra): “claro que puedes, todo el mundo puede. ¿Por qué no lo ibas a poder hacer?”. Y comenzó a hablarme de sus hermanas y del éxito de sus lactancias gracias a una buena información, mucha paciencia y amor. Sin más. Me recomendó un libro: “Un regalo para toda la vida”, de Carlos González, y a partir de aquí comencé a informarme a través de otros libros, experiencias de otras mamás y asociaciones de lactancia. La matrona del centro de salud también fue un apoyo fundamental para que nos replanteáramos las cosas y viéramos que todo lo culturalmente aprendido no era un dogma de fe.

Fundamental: buscar información y huir de los lugares comunes

Un día, mi amiga y hermana Pilar me dijo: “sólo los peces muertos siguen la corriente”. Y vaya si tenía razón.

Estamos acostumbrados a creer que determinadas acciones son normales porque es lo que la mayoría de la gente hace. Parece que saltar por encima de todo esto y tomar tus propias conclusiones es un acto revolucionario, casi un atrevimiento.

Oveja e hijos

Oveja e hijos disfrutando de un día de picnic.

Los lugares comunes, los sanitarios desactualizados y la desinformación provocan que muchas mamás, que realmente quieren dar el pecho (¡ojo! que las habrá que prefieran no hacerlo y están en su derecho), terminen por abandonarlo ante cualquier problema o, incluso, que sus lactancias se vayan al traste por acciones consideradas “normales” como meter biberones extras, marcar horarios (¿os imagináis a una oveja poniendo horarios de comida a sus bebés?), saltarse tomas o dar infusiones.

Curiosamente todas esas mamás que me han dado consejos basándose en el “siempre se ha hecho así” no lo hicieron por mucho tiempo y prácticamente todas concluían con el mismo argumento: “es que a mi se me acabó la leche a los X meses”.

Oh wait! ¿Su corto período de amamantamiento no les hace pensar que algo no salió bien? Quizás esas fórmulas de crianza que se pusieron de moda en los 60, 70, 80 no sean tan buenas como les aseguraron. Tal vez debamos ir unos cuantos años atrás para recuperar la crianza natural, respetuosa, y la confianza en nosotras mismas como mujeres. ¡Podemos hacerlo! (aunque muchos se empeñen en hacernos creer que no).

A día de hoy, y aunque muchas veces dude de mi misma (menos mal que en esos momentos de bajón, el papá en prácticas me recuerda que todo está bien, que la lactancia está consolidada y que puedo hacerlo), llevamos más de seis meses de lactancia exclusiva sin haber incluido en ningún momento biberones, “ayuditas”, manzanillas, nada. Si yo he podido, y tú quieres, ¿por qué no vas a poder?

El biberón, última opción

Los biberones son una ayuda imprescindible cuando no se puede dar el pecho, ya sea por problemas médicos o porque la mamá simplemente prefiere no hacerlo. En mi caso, prefiero verlos como una última opción, somos felices lactando. ¿Por qué cambiar?

Lo más importante es que madre e hijo se encuentren cómodos, felices, sanos. La lactancia debe ser algo satisfactorio no una tortura ni una obligación. ¿Por qué obligar a nadie a dar el pecho? Es absurdo. Al igual, ¿por qué obligar a una mamá a destetar a su bebé introduciendo biberones? No tiene sentido.

En la sociedad que vivimos, a veces no es fácil optar por la lactancia materna. Nada fácil. El ritmo de vida, la falsa conciliación laboral, la familia (y sus lugares comunes) o la cultura del biberón la complican en muchas ocasiones. Si hablamos de los profesionales de la salud, rematamos. La crianza no es una ciencia, amigos, cada bebé es distinto.

Lo importante es informarse, asesorarse (hay cientos de asesoras de lactancia preparadas para ayudar) y una vez hecho todo esto elegir con pleno conocimiento que queremos/podemos hacer.

¿Por qué apoyamos la lactancia materna?

Parece increíble que haya que hacer continuamente un ejercicio de defensa y apoyo a la lactancia materna ante familia, amigos, mundo en general. Para muchos, si el biberón, el chupete, la guardería o las papillas no entran en tus planes eres una rara avis (¡¿por qué?!). A veces tengo la sensación de que optar por la lactancia materna es, para muchos, una “modernidad” o una moda. ¡Qué barbaridad!

Bebé feliz, mamá feliz.

Bebé feliz, mamá feliz.

Son innumerables los beneficios de la leche materna para la madre, para el bebé y para la sociedad en general. Esto sí es ciencia.

¿Por qué la apoyamos?

-Porque… La leche materna contiene anticuerpos, algo que la leche de fórmula no aporta, lo que hace que el desarrollo del sistema inmunitario del bebé vaya viento en popa. Bebés más sanos, papás más felices.
-Porque… Los bebés que toman pecho tienen menos riesgo de desarrollar algunas enfermedades en el futuro como dermatitis, obesidad, diabetes e hipertensión. Incluso, hay estudios que hablan sobre una reducción importante del síndrome de muerte súbita en bebés alimentados con lactancia materna. Esta es una razón de peso (y bien gorda) a la hora de pensar en cómo alimentamos a nuestra terremoto.
-Porque… Toda leche materna alimenta. Eso de “es que su leche no le alimenta” o “a partir de X meses ya no alimenta igual” es un absurdo y falso argumento inventado por alguna empresa de leche artificial, y que incluso muchos pediatras años atrás se animaban a abanderar sin razón aparente. La leche materna es el alimento ideal para bebés y toda la leche tiene todos los nutrientes necesarios para ellos. Es perfecta y maravillosa.
-Porque… El contacto físico aumenta la seguridad del bebé y el pecho es un arma perfecta para consolarlo y tranquilizarlo. ¡Bendita tetita!
-Porque… Es gratis. En medio de este consumismo irracional en el que vivimos todavía queda algo por lo que no hay que pagar. La leche materna es el alimento perfecto para nuestros bebés y, además, no vamos a gastar un duro. Parad un segundo y calculad el gasto anual de una familia en biberones, leche, agua, tetinas, limpiadores de biberones, etc. ¿Qué necesidad? Lo verdaderamente valioso en esta vida no cuesta dinero y ésta es una de esas cosas.
-Porque… Es comodísimo. Salir a pasear con el biberón, el agua y la leche artificial es un rollete. La teta lo lleva todo incorporado. Un “sírvete tú mismo” portátil que podemos llevar a cualquier parte. ¡Es genial!

Alimento, consuelo, confianza, amor. ¿Existe algo más valioso que la lactancia materna? Para nosotros, no.

Esta es nuestra elección. ¿Cuál es la vuestra?

Diana Oliver

Diana Oliver

31 comentarios

  1. yo quería dar el pecho y lo hice hasta los 15 meses y fue mi peque quien decidió ir dejandolo, pero mi experiencia es que todo el mundo dice lo bueno que es pero si estas mas tiempo de lo que consideran “normal” ya empiezas a oir todo tipo de comentarios.Yo también tuve comentarios de las “ayuditas”, sigo sin entender para que sirven y tambien la doctora que hace el seguimiento de la alergia de mi hija a las proteinas de la leche me dijo cuando mi peque tenia 12 meses que podia dejar el pecho porque no le aportaba nada.Aun flipo con estos comentarios de personal sanitario

    • Hay comentarios realmente alucinantes. Yo no salgo de mi asombro con cosas como esto de que “ya no le aporta nada”. Y lo de las “ayuditas” en fin… supongo que las compañías de alimentación infantil han hecho una buena tarea de marketing con los sanitarios porque otra explicación no le encuentro 🙂
      Un abrazo y gracias por tu comentario.

  2. No se si será por como lo he vivido en mi entorno pero yo siempre pensaba que lo natural es la lactancia. Y ahora que estoy embarazada y leyendo veo muchas webs a favor de la lactancia y pienso, “si, si es lo natural, lo normal”.
    No ha sido hasta que he visto a los “contra lactancia” que me he dado cuenta de por qué habían tenido que nacer los pro. Tampoco se siquiera qué mitos tienen los antilactancia, al parecer he vivido en una sociedad paralela xD

    Al menos al leeros ya se que igual algún medico o enfermera desactualizado e intrusivo me intenta “aconsejar” que no de lactancia, pero me parece tan extraño e irrespetuoso. Espero que no me pase porque yo no me callaré ni una.

    • Parece increíble pero así es. A mi no solo me ha parecido irrespetuoso, me ha parecido algo terrible que confunde a mamás que de verdad tienen claro lo que quieren hacer. La falsa conciliación laboral tampoco ayuda nada a la hora de decidir qué se quiere hacer.
      En mi entorno, mi madre volvió a trabajar a los dos meses pero en cambio a mi hermano llegó a darle nueve meses (no es que sea la apoteosis pero mejoró bastante su récord :-)) Gracias por tu comentario y enhorabuena por ese bebé! Seguro que todo sale genial. Besos.
      .

  3. Pues a mí con la lactancia me dicen lo contrario, en ves de moderna me consideran una cateta y una antigua de pueblo de la España profunda por andar por ahí venteando la teta con lo higiénico que es el biberón. A veces creo que ya mismo la gente se apartará a mi paso por si les salpico con un chorrito de leche.

    • Jajajaja… ¡¡Me ha encantado lo de la España profunda!! Hija pues yo me sumo a lo de ventear la teta, y siempre digo lo mismo: cada uno que críe a sus niños como quiera. Yo a la mía prefiero darle solomillo que McDonalds, y soy feliz haciéndolo, así que ¿dónde está el problema? Las miradas o comentarios no me importan en absoluto; duelen más cuando las opiniones “criticonas” (que haberlas las hay, seguro) son de personas cercanas. Pero bueno, hay que pensar en que si estamos seguras de lo que hacemos, de lo que hemos elegido y de lo que queremos, nada lo puede estropear 😀

  4. Que post más bonito! Recuerdo que cuando estaba embarazada pensaba que quería dar el pecho todo el tiempo que pudiera, siempre y cuando fuera algo bonito para los dos! Yo, como enfermera, en mi hospital , son pro lactancia materna, y leí mucho y me informé todo lo que pude, pregunte a mi madre y a otras madres, pero la verdad es que uno no sabe como será hasta que no lo vive! Y como bien dices hay que superar baches y crisis, y personalmente algunos tremendamente complicados, pero ni una sola vez he pensado en abandonar, porque es lo mejor para monstruito, porque yo soy capaz de alimentarle, y fundamentalmente porque no hay noche que no le mire mientras esta mamando y durmiéndose a la vez, y no sienta que la vida es maravillosa, y que somos unas afortunadas! Es MAGIA!
    En fin, que me pongo sensible rápidamente… 🙂
    Enhorabuena por tu blog, me gusta mucho!!! Un abrazo.

    • Gracias por tu experiencia, Ana. Yo pienso exactamente igual, es pura magia. Somos afortunadas, mucho. 🙂 Mil gracias!

  5. ¡¡Me ha encantado el post!!

    Nosotros “descubrimos” la lactancia un poco como vosotros, gracias al libro de Carlos González. Y estábamos super convencidos….

    Pero no fué tan sencillo. Nuria nació antes de tiempo, y tuvimos que estar en el hospital hasta que cogiera peso. Y al principio lo pasamos un poco mal. No cogía peso tan rápido como sus “compañeros” (que tomaban biberón) y estuvimos tentados de abandonar, pero gracias a super-mami que se mantuvo como una campeona (y también al apoyo que recibimos de una de las enfermeras), ahí seguimos, 7 meses después. 🙂
    ¿Y por qué no cogía peso? Pues basicamente por los horarios que nos imponían en el hospi, porque le daban binerón por las noches, porque le daban chupete… Y nosotros peleándonos con las enfermeras, pediatras, etc. que nos decían que no pasaba nada por dar biberones ni chupetes….

    ¿La mejor demostración de que la lactancia “funciona”? En 1 mes en casa, con horario libre y acceso libre a la teta, Nuria ganó más de 1 kilo… 🙂 Y otros 800 gramos en el siguiente mes.

    Ah, y aparte de las dificultades que mencionas, añadiría el que “te miran mal” si das de comer a tu hijo en público (un centro comercial, por ejemplo). Parece que molesta que no sigas la corriente…

    Un abrazote

    • Nuria es una chica valiente y sus papás unos padrazos que no han desistido en su deseo. Enhorabuena por luchar así y demostrar que otra forma de criar es posible. No creo que haya que imponer a nadie la forma de hacer las cosas y, de hecho, habéis demostrado que con paciencia, constancia, información y amor se puede conseguir lo que uno se proponga. Bravo por vosotros! OS mandamos un besazo 🙂

      • Jajaja estaba escribiendo yo un comentario y ya era más largo que tu post. Menos mal que papi lo ha resumido mejor que yo!
        Besotes

  6. Ya te digo….yo he leído y me informado mucho en el embarazo y gracias a eso tuve una lactancia exitosa. Es una pena que haya falta de información y lo que es peor mucha información falsa. El otro día me juntaba con unas amigas y todas contra mi diciendo que a su tia-prima… no tenían leche, que si era agua cuando se la sacaban, que si tenían la piel delicada y no podían dar pecho….yo intente por todos lados verles que son mitos falsos pero no hubo manera, muy frustante. Pero en fin…ojala cambie todo.
    Me ha encantado el post! Besazos

    • La verdad es que es muy difícil enterrar mitos que deberían estar ya superados. Ante opiniones erróneas solo se puede intentar explicar por qué están equivocadas pero es complicado romper con argumentos que están taaaaaaaan asentados en la sociedad. Cuando alguien tiene una idea en la cabeza…
      Gracias por tu comentario y enhorabuena por tu lactancia 🙂

  7. Pero cómo no he descubierto yo este blog antes?
    Que estética mas bonita y que contenido que me encanta todo jajaja

    Que te voy a decir yo que llevo tres años dando pecho jajaja
    Al principio a todos nos pasa que parece que todo va a seguir igual y luego naranjas de la china.

    Los profesionales desactualizados…bueno ya les he dicho de todo en mi blog xD

    Un besote me quedo por aquí!

    • Muchas gracias! 😀 Qué alegría más grande que te digan cosas bonitas. Tres años?! Envidia máxima! Los profesionales de la salud, en su mayoría, dejan bastante que desear… Nos toca hacer grandes labores de investigación por nuestra cuenta. En fin. Gracias por venir, y enhorabuena por esa maravillosa lactancia. Besos.

  8. Tienes más razón que una santa. La clave de todo está en la información y desafortunadamente esta brilla por su ausencia. Yo también era de las que decía que “si podía” daría el pecho y mírame ahora, que ya van 18 meses…
    Buenísimo tu post de hoy. Si me lo permites, me quedo por aquí investigando 😉

    • Gracias por tus palabras. La verdad es que, como dices, desafortunadamente la información sobre lactancia y demás es bastante confusa o brilla por su ausencia. Hay que investigar mucho y hacer mucho caso a algo que nunca falla: el instinto. Puedes quedarte todo el tiempo que quieras 🙂 Gracias, y bienvenida.

  9. A mi también me parece increíble que haya tantos mitos en torno a la lactancia.. Afortunadamente mi madre fue una de las raras que nos dió el pecho a mi madre y a mi en los 80… durante 9 meses!!! Con horarios, eso si, aunque creo que mi madre se los saltaba un poco y eso fue precisamente lo que nos salvó… En fin, que en ese sentido en mi casa hay tradición de teta y eso me ha ayudado mucho.

    Muy buen post guapa!
    Besitos a Mara!

    • Eso es una suertaza! Mi madre a mi no me dio más allá de un par de meses (una penita; yo creo que de ahí me vienen tantas alergias raras) pero a mi hermano le dio también 9 meses. Un afortunado!!
      Mil gracias por tu tiempo, muchos besos

  10. Me ha encantado leerte. Un post magnífico!
    Además me has recordado mis comienzos con la lactancia. En mi caso fue una prima la que me dijo claro que se puede! Y me habló de las asociaciones de lactancia y me desterró de un plumazo todos esos mitos que pululan por ahí!
    Un saludo!

    • Muchísimas gracias 🙂 Me alegro de que te haya gustado. Si todas tuviéramos esa amiga, esa prima, esa abuela o tía… que nos echara una mano a la hora de comenzar con la lactancia todo sería más fácil. 🙂 Besos

  11. Gran post! Me ha gustado muchisimo. Algo así pensaba yo antes de dar a luz.. y el resultado es q tras complicaciones pudimos tener nuestra lactancia que continúa al cumplir un añito.
    Es un horror tener que justificarse por algo natural… a mi ya me miran como que la niña es mayorcita, q lo hace por vicio xq ya no saca nada…

    • Wow! Un añito! Qué maravilla! Qué bien! Mi intención es continuar hasta que ella quiera. Ojalá sea posible 🙂 Y a los que dicen tantas tonterías ya sabes… Enhorabuena por tu lactancia y muchos besos.

  12. Para mi es un instrumento muy valioso y cuando tenga hijos lo voy a intentar… no, lo voy a conseguir. Supongo que tendré que enfrentarme a muchas dificultades pero pediré ayuda si la necesito.

    Me duele mucho escuchar a una amiga decirme que no tiene leche y ver que su bebé ya le han tenido que cambiar la leche de formula dos veces por estreñimiento y por gases. Lo único que me he atrevido a hacer es darle la dirección de un grupo de crianza/lactancia muy cerca de su casa. No quiero presionarla en momentos tan delicados. Diga lo que diga se va a ver como una crítica y no quiero que se sienta mal.

    • Es un tema muy delicado, es cierto. Muchas personas se sienten atacadas al hablar este tema. Es una pena que algo tan natural se complique tanto, verdad? En fin, espero que cuando seas mamá puedas hacer lo que más te apetezca, lo que sientas que de verdad quieres hacer. A veces el comienzo puede ser dificultoso, pero no hay nada que no se pueda lograr con mucha paciencia y si lo necesitas con un poquito de ayuda. Ánimo! y gracias por pasar 🙂

  13. Me encanta! me da una rabia cuando las mujeres en las clases de preparación al parto me dicen “bueno, es que no es tan fácil como lo pintas, todas las que conozco, aún con buenas posturas y un agarre correcto, tuvieron muchas mastitis y grietas” porque… ¿quién está asesorando a esas mujeres? o todas las que a los 2-3 meses se pasan al biberón porque su hijo no coge peso y les recomiendan ese cambio… claro, al pediatra de turno no le interesará dedicar unos minutos a observar una toma y corregir lo que hiciera falta. Es más fácil (y, sobre todo, rápido) recomendar biberón y listo.

    • Yo creo que falta mucha información al respecto. Lo más fácil ante un problema con la lactancia es tirar de biberón, incluso los propios pediatras o enfermeras te animan continuamente a pasarte al biberón. Yo no lo entiendo. Nosotros nos hemos informado muchísimo y gracias a eso hemos superado grietas, crisis y consejos que no hemos pedido. Hace falta mucha paciencia para capear la lluvia de opiniones pero si se quiere, se puede. 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

En cumplimiento de la legislación española vigente en materia de protección de datos de carácter personal y del reglamento europeo RGPD 679/2016 le informamos de:

Responsable: Diana Oliver + info

Finalidad: Gestión del envío de información solicitada, gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios. + info

Legitimación:: Consentimiento expreso del interesado. + info

Destinatarios: No se cederán datos a terceros para la gestión de estos datos.

Derechos: Tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. + info

Información adicional:: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en mi página web Marujismo.com + info