12

Zumos para niños: ¿son una alternativa a la fruta?

zumos-y-niños

Los zumos son bebidas apetecibles, sobre todo para los niños, pero ¿pueden considerarse una alternativa saludable a la fruta fresca? Aitor Sánchez García, Dietista-Nutricionista y autor del blog Mi dieta cojea, nos cuenta que “desgraciadamente, un zumo no es una “buena” forma de tomar fruta. Es la forma fácil e insuficiente de hacerlo, y se recurre mucho a ella por comodidad.” Sin embargo, como apunta el nutricionista,  pese a que a menudo la comodidad no es sinónimo de salud, siempre es preferible a un refresco. Eso sí, no de manera habitual y, por supuesto, no en sustitución de una fruta fresca.

Y es que, ver a los niños con un zumo tamaño mini es ya un clásico de las salidas de los coles de cualquier ciudad. “Los niños son el grupo de población que más los consume. Sus familias lo perciben como un alimento saludable que además no es complicado de darles”, explica el autor de Mi dieta cojea.  Sobre este tema, la Asociación Española de Pediatría ya recogía en el año 2003 un informe con las implicaciones para la salud de un mal uso y abuso de bebidas “blandas” como los zumos. Los profesionales insisten en que el consumo de éstos debe ser una opción de consumo ocasional y no una práctica habitual ya que un consumo excesivo de zumos en niños está asociado,entre otros, al riesgo de padecer obesidad.

Pero, ¿por qué no es equiparable un zumo a la fruta fresca? Aitor tiene la respuesta: “No es lo mismo porque al privarle de la fibra, la fruta pierde mucha de las características nutricionales que la hace más interesante. Si además tenemos en cuenta que ese zumo proviene a partir de concentrado (cosa que suele ser habitual en los tetrabricks que normalmente adquiere la población), la calidad es incluso mayor, ya que durante el procesado se pierden sustancias bioactivas de la fruta, y vitaminas que luego hay que adicionar.”

Un alimento poco interesante

Los zumos sin azúcar añadido (por ley desde 2013) siguen teniendo demasiado azúcar. ¿Son comparables a un refresco? “No son exactamente igual de “dañinos”, pero es un alimento poco interesante en líneas generales. Sigue siendo agua con azúcar y vitaminas añadidas, que es su principal diferencia respecto a un zumo. Si el zumo comercial tiene pulpa mejora su calidad nutricional, por lo que es una alternativa preferible al que proviene a partir de concentrado.” En cuanto a los zumos hechos en casa, siempre y cuando sean recién exprimidos y con la pulpa serán una alternativa mejor que la comercial. Además dan juego para ser adicionados en otras preparaciones. Pero, ¡ojo! Aitor Sánchez advierte de que “no debemos perder la perspectiva de que educacionalmente la fruta debe estar presente, para que los chavales estén acostumbrados a tomarla, ya que si no podríamos estar comprometiendo la incorporación en el futuro.”

frutaActualmente, dentro de las recomendaciones de la ingesta de 5 raciones de frutas y verduras diarias, se permite como máximo una de zumo. “Yo personalmente invitaría a intentar no recurrir al zumo de manera regular, y por supuesto nunca superaría esta recomendación. Se trata de un máximo, no que deba consumirse un zumo cada día”, señala el nutricionista.

Hábitos normalizados

Se ha normalizado el consumo de zumos y refrescos hasta tal punto que parece que exageramos cuando hablamos de las consecuencias para la salud del “abuso de zumos”. “Es complicado cambiar ideas tan arraigadas. Pasa en todos los aspectos de la vida pero más en los relacionados con la salud. Buenos ejemplos parecidos es la percepción de salud sobre el aceite de oliva, el huevo, los pescados azules que tanto a costado cambiar. El próximo reto es dejar de criminalizar a las grasas e incluso los frutos secos, que siguen bajo el foco de atención en algunos casos”, cuenta Aitor.

Y es que, ¿es un zumo un alimento tan beneficioso como nos cuenta la publicidad? “No, y precisamente es uno de los motivos por el que ha despertado recelo. La industria del zumo ha intentado publicitarse (obviamente) de una manera más conveniente que con toda esta información. Ese es el motivo por el que todos sus eslóganes y declaraciones van en la línea de equipararlo con la fruta, de aportar energía o incluso vitaminas. Una verdad a medias, ya que solo nos hablan de esa parte que interesa.

Además, sigue siendo complicado tomar conciencia de la importancia de una dieta sin tanto azúcar. En palabras de Aitor, esto es complicado, ya que desde la Industria alimentaria se ha vertebrado una inocuidad bastante grande sobre el azúcar, sobre todo mediante una criminalización de las grasas. “Invitaría a observar por parte de las familias el etiquetado, y darse cuenta de la gran cantidad de productos en los que el azúcar está presente”, concluye.

12 comentarios

  1. Pingback: Receta de hummus
  2. Yo tenía claro que el zumo de bote muy molón no era. Pero ya me ha quedado claro, clarinete. El de naranja recién exprimido me encanta pero nunca se me ha ocurrido asemejarlo a tomar la pieza de fruta. El dilema con el que me planteo al leerte es ¿qué le meteré en la mochila para la merienda del recreo del cole? Tenía pensado alternar fruta con bocadillitos pero el brick de zumo pululaba por mi mente. Supongo que lo simultanearé con leche e incluso algún batido. Aunque, queda muuucho para eso.

    • ¿Y la fruta entera o cortada en trozos? Alternar varios tipos de frutas, bocadillitos, cereales… Puede ser una buena idea, ¿no?

  3. El día que descubrí toda esta información sobre los zumos envasados casi me da un pasmo. Yo soy un ejemplo de muchacha a la que la publicidad le ha hecho creer que beberse un zumo de paquete era igual de sano que una pieza de fruta y hasta que nació mi bichilla no me enteré de lo contrario. Pues me parece una vergüenza que se permita este tipo de desinformación.

    • La verdad es que creo que se ha normalizado tanto, tanto que parece hasta raro “arremeter” contra los zumos.

  4. En casa procuramos que el zumo sea siempre de naranja natural. Y muy esporádicamente le doy al fiera alguno de piña, pero no me gustan esos zumos por el azúcar que llevan. Otra cosa es el mosto, cómo le gusta pedirse un mosto en un bar de vez en cuando… 🙂

    • Adrián es experto en lo de los zumos de naranja natural. No esperaba menos siendo de la tierra de las naranjas… Y el mosto es una cosa muy rica 🙂

  5. Ay pues a mi el zumo de naranja natural me chifla y en casa todos los días romanos con el desayuno recién exprimido. Mopito también toma un chupito y luego toma un montón de fruta a lo largo del día así que no me preocupa.

    • A mi el zumo de naranja también me gusta, aunque no me mata. Y el de mandarina también está rico. Sí que es verdad que lo tomo muy puntualmente 🙂

  6. Nosotros hemos enseñando a M a hacer zumo, porque cuando J está malo se toma “a modo medicinal” 2 o 3 al día. Eso sí, M el zumo no le interesa y se come la pulpa, así, a cucharada limpia

    • Jeje… M sí que sabe. ¡Qué rico! A Mara le hemos ofrecido alguna vez zumo de naranja pero no quiere saber nada. De las naranjas tampoco. La verdad es que solo le gustan las fresas; es una chica selectiva 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

En cumplimiento de la legislación española vigente en materia de protección de datos de carácter personal y del reglamento europeo RGPD 679/2016 le informamos de:

Responsable: Diana Oliver + info

Finalidad: Gestión del envío de información solicitada, gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios. + info

Legitimación:: Consentimiento expreso del interesado. + info

Destinatarios: No se cederán datos a terceros para la gestión de estos datos.

Derechos: Tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. + info

Información adicional:: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en mi página web Marujismo.com + info